El Cabanyal, parada gastronómica obligada en Valencia

Los mejores restaurantes del barrio marinero

En estos últimos años El Cabanyal de Valencia se ha convertido en el epicentro cultural y, aunque suene frívolo, en el barrio más cosmopolita de la ciudad (NOTA: los vecinos han luchado mucho para impedir la exclusión y marginación que han sufrido durante tantos años con la amenaza de la demolición de más de 1000 casas de la zona, entre otras cosas). En el siglo XIX se estableció como un municipio independiente conocido como El Poble Nou del Mar (Pueblo Nuevo de Mar) y años después su Ayuntamiento se incorporó a la ciudad de Valencia. Un pueblo de pescadores - conocido como el barrio marinero - que hoy es parada obligada si vas de visita a Valencia. A parte de la oferta cultural y de ocio, la gastronomía es uno de los principales atractivos de El Cabanyal. Cocina mediterránea, arroces, buen tapeo, materia prima de calidad, productos frescos... es lo que encontrarás en esta selección que incluye algunos de los bares y restaurantes imprescindibles de este maravilloso barrio.

Taska La Reina (Calle de la Reina 173 - El Cabanyal): su fachada de mosaico llama la atención, y mucho, pero su oferta culinaria más. Sin maquillajes ni pretensiones, su carta es honesta y sencilla. Todo lo que aquí se come proviene del mar: desde fritura de pescado, erizos de mar, ostras, clótxinas... Materia prima de calidad e ingredientes frescos, ese es el secreto. Recomiendan: el pulpo cocinado a la brasa, seco o guisado. Todo esto en un ambiente - su decoración está inspirada en las tascas marineras de toda la vida - que te transportará a orillas del Mediterráneo.

 La Bodeguita de Nerea (Calle Reina 217 - El Cabanyal): especializado en arroces, carnes y pescados. Proponen ofertas de menús de lo más interesantes (¡hasta los fines de semana!). Un sitio estupendo para ir acompañado con tu pareja y compartir una velada íntima y deliciosa. Su plato estrella es el arroz meloso de pato con setas y foie. También propone varias opciones de tapas y platillos para compartir.  

Casa Guillermo (Carrer del Progrés 15 - El Cabanyal): un clásico de El Cabanyal. Llevan desde 1957 abiertos y siempre ha sido reconocido por sus anchoas, su especialidad. ¿Por qué tanto éxito? El secreto está en que las anchoas provienen directamente del Cantábrico y, lo más importante, nada más llegar a la taberna las desalan y las limpian allí mismo y de forma totalmente natural, tras haber sido seleccionadas por tamaño y salazonadas para su última curación por sus proveedores. A las anchoas se suma una oferta de tapeo de lo más variada: conservas, ibéricos, moluscos, tomate, quesos, tostas, clóchinas, croquetas... ¡y mucho más!  

Fumiferro (Calle de Vicente Ballester 38 - El Cabanyal): con un menú de mediodía por 11,90 euros, aquí disfrutarás sobre todo de carnes asadas, ahumados, arroces y cocina de mercado en general. Todos y cada uno de los platos tienen un toque personal, el sello de la casa, alejándose así del tradicionalismo pero apostando siempre por el producto de calidad. Recomiendan: la brocheta picante de pollo ahumado y jalapeños, la pluma ibérica adobada en mojo y brasa, la sepia a la brasa con emulsión de Mary o el pollo cajún.  

Bar La Aduana (Plaza de la Aduana s/n - El Cabanyal): con una terraza con vistas al puerto, aquí degustarás tapas y raciones riquísimas. Los must de La Aduana son: la sepia a la plancha en su tinta, los buñuelos de bacalao, las patatas al cabrales con crujiente de jamón, las ortiguillas de mar y los arroces. Y para madirar los platos nada mejor que la cerveza Turia. Un servicio estupendo, una ubicación inmejorable y una carta exquisita de cocina mediterránea convierten este bar en un imprescindible del barrio.  

Casa Montaña (Calle de José Benlliure 69 - El Cabanyal): tras una fachada modernista encontramos una de las tabernas con más solera de Valencia, fundada en 1836. Y mantiene intacta su esencia. Siempre ha sido un punto de encuentro de políticos, intelectuales y artistas. El éxito de Casa Montaña radica - además de por su amplia y variada selección de vinos - en una carta de tapas donde el protagonista es el producto: patatas bravas de secano, montaditos de brandada de bacalao, anchoas de campaña, clóchinas, ibéricos, quesos, berberechos delicatessen... y un sinfín de propuestas para compartir.  

La Otra Parte Taberna Experimental (Calle Eugenia Viñes 113 - El Cabanyal): en la Playa de las Arenas se encuentra esta taberna con una terracita rodeada de palmeras de lo más apetecible. "Experimental" es su apellido y es que organizan conciertos de flamenco y reggae en directo. También son muy de experimentar con las recetas que ofrecen como el pulpo con vainitas y salsa de pimentón o las alcachofas a la barbacoa con chiles. ¡Mmmmmm!

Nehuen Tasca Vegana (Calle del Cristo del Grao 14 - El Cabanyal): en el barrio marinero también hay opciones aptas para vegetarianos. Es el caso de esta tasca vegana. A ritmo de música reggae, no te pierdas el menú diario de este local - ecológico, vegano y sin gluten - que incluye entrante, primero, segundo, postre, pan y bebida por 9,50 euros. Ensalada de kale con verduras, escalope de mijo y setas, croquetas de sémola de yuca y espárragos, ñoquis de patatas y calabaza con pisto, tartas caseras... son algunos de los platos que encontrarás en el menú.

Casa Carmela (Calle Isabel de Villena 155 - ): el origen de Casa Carmela es de lo más curioso. Allá por 1920 lo que hoy es este restaurante comenzó siendo una barraca que servía de cambiador a los bañistas ocasionales de la Malvarrosa. Con el tiempo, además de dar cobijo a los bañistas, comenzaron a servir comidas; y fue en los setenta cuando se especializaron en arroces, concretamente en paellas cocinadas con el fuego de la leña que hoy han convertido en un emblema gastronómico de Valencia. "De fina capa, con el punto justo de socarrat y el sabor ahumado del fuego, nuestra paella se cocina con ingredientes frescos y de calidad."