51 sitios, 2 siguiendo, 2 seguidores, 13 descubiertos, 573 visitas

+ seguir

le siguen:

Comer, beber, amar... aquí y allá, sin más que desear

Mahouforever

Restaurante Elkano

+34 943 14 00 24

Calle de Herrerieta 2 Getaria, Guipúzcoa provincia, España

guardado por 69 personas

ver más restaurantes vascos en Getaria

Calidad y servicio bien pagados

me encanta, uno de mis favoritos

A Elkano se va uno a comer buen pescado, bien comido, en una buena mesa, bien servido, y en un entorno agradable, neutro y elegante a la vez, sin perifollos, con un toque marinero discreto. Con las opiniones colgadas en la red como referencia, todas buenas, tanto en esta web como en otras, fui a cenar con mi mujer por mi 47 cumpleaños (Feb. 2013) dispuesto a hacer un dispendio excepcional, confiando en la honestidad, calidad y profesionalidad de los hosteleros guipuzcoanos, en el restaurante Elkano de Getaria.

Mi idea inicial era zamparme un besugo, pero mi mujer encargó previamente un rodaballo y no me arrepiento: tras permitirnos elegir mesa (todas amplias) junto a los ventanales sin ninguna prisa, y recogernos los abrigos antes de sentarnos, comenzamos con un aperitivo/cubierto/servicio de chicharro confitado con verduras (de autor) y tocho de pan rústico con mucho cuerpo.

Dispuestos a disfrutar del afamado servicio, pedimos nos recomendaran un Txakolí. Nos pusieron 2 copas "para probar" con su explicación, y opción a seguir con "otro" si éste no nos convencía. Nos convenció y pedimos otras dos copas para la media de Kokotxas y la media de Txangurro al horno. No hay medias raciones en carta, pero te dan la opción, sin preguntar, "para que puedas probar más cosas" al ser dos personas.

Fuimos comedidos con los entrantes ya que nos advirtieron de que el rodaballo para la parrilla tiene que tener un tamaño superior a 1 kg. Nos dijo Aitor (supongo que era él) que aunque el pez era "más grande" nos facturaría 1,4 kgs. (en carta a 68 €/kg.). Tengo mis dudas sobre el supuesto sobrepeso cuando vino el bicho, pero quizá la parrilla lo menguara, o la vista engañara. No parecía tan grande, y yo suelo ir a la pescadería. El caso es que me pareción un buen detalle el comentario previo para que uno pueda hacerse sus cálculos de estómago... y del bolsillo, con toda comodidad.

Por fin llegó el famoso pescado: buen tamaño para dos, en perfecto punto de brasa, con las aletas tostaditas, fresco, consistente, meloso y en el justo punto de sal, ligeramente salseado. La parte de las explicaciones (en tres fases) es parte del valor añadido incluído en el servicio por lo que pudimos observar en las otras dos mesas contiguas (a 2 metros de la nuestra). En la última fase, la de las "excelencias de la cabeza" se despinstó un poco y tuvimos quie reclamar su presencia como nos había prometido en la fase 2 del despiece.

Para acompañarlo, pedimos un tinto Sierra Cantabria Cuvée al módico precio de 18€ (juzguen Uds.) suave y ligero que acompañó perfectamente al pescao y al helado de queso, junto con un agua con gas Hildon (premium inglesa) del estilo de la de Mondariz. Cafés en vajilla Villeroy-Boch y mantelería deluxe.
Trato amable, prefesional y cercano, abierto a la conversación si el cliente lo desea, como fue mi caso antes de marcharme. Todas las fotos colgadas por otros usuarios son fiel reflejo de esta visita (Feb.2013).

Absolutamente recomendable para un homenaje excepcional o para hedonistas con posibles. El máximo ejemplo de cómo debería ser la restauración en todos los niveles.

etiquetas: , , , , ,