No me gasto mi dinero en vestidos, me lo gasto en restaurantes.

Miss Migas

mostrando 18 sitios

Cuisine Wat Damnak

+855 77 347 762

Wat Damnak Market Street, Pobox 93108 Siem Reap, Camboya

guardado por 2 personas

ver más restaurantes en Siem Reap

Una castaña Pilonga

para no volver

Julio 2015 - la decepción del año.

Teníamos que ir. No habíamos pensado en él pero tras unos cuantos comentarios desde España sobre que este era el mejor restaurante de Camboya y leyendo las fabulosas opiniones en una de las webs más fiables de internet, Tripadvisor - fin del apartado irónico -, reservamos en su comedor con aire acondicionado (lleno la primera noche que lo intentamos, y lleno también en la noche que nosotros cenamos).

Parecía cercano a nuestro hotel así que decidimos ir dando un paseo que resultó de lo más fructífero: conocimos los puticlubs más de moda en Siem Reap y las calles más oscuras y de acojone de la zona antes de llegar a una casita preciosa que ya no pensamos que encontraríamos. Bien decorada, dos pisos, ambiente de lo más acogedor y zen. Servicio excelente desde la llegada y con un mojito a su estilo y un zumo de piña natural para la señorita nos decantamos por un menú cada uno, para probar más platos. Me gusta, no nos obligan a comer lo mismo, ¡viva la anarkia!

Así que este es el mío, aunque lo compartimos todo, eso es lo que tienen los glotones, que partimos los platos a la mitad siempre, para que no nos falte nada de nada, os cuento el menú 2 de la semana, de "seis platos en teoría" por 28$, caro para lo que es Camboya (ha sido nuestra comida más cara en los 23 días que llevamos por el sudeste asiático).

La aventura comenzó con lo que ellos llaman "Amuse Buche", para eso el cocinero es francés, que no era más que un pescadito frito invadido de sus espinas - que teníamos que limpiar, of course - con una salsa potentísima de pimienta negra y limón que si lo impregnabas con ella no sabía a nada más. Aquí ya me entró el canguelo.

Mi menú prosiguió con una ensalada de corazón de cocotero de sorprendente textura que venía con unos trocitos de rambután y dos langostinos pasadísimos de punto y bien duros con una vinagreta rica pero espolvoreados con una hoja que tienen por esta zona que sabe a pescado podrido - literal, la llaman la hierba del pescado y a nosotros particularmente nos da un poco de asquete.

Lo que yo llamaría el segundo plato del menú, para ellos el tercero, que el amuse buche cuenta, es una terrina de cerdo picado hecha al vapor, una especie de flan que daba la sensación de que acababa de salir del microondas y que estaba mala. Con una ensalada que tenía más hierbas de nuestras favoritas y estaba sin aliñar así que la dejamos entera. La termina era diminuta pero no os preocupéis, que no saldréis con hambre, bol de arroz blanco para acompañar, y llenar el estómago.

El pollo a la barbacoa con sopa de ajo y tamarindo estaba rico, el mejor de los platos salados de este menú. Caldito suave, pollito bien de punto, hierbas no invasoras. Bien. Pero acompañado de otro bol más de arroz, que tenemos que seguir llenando el estómago.

Para terminar, un muy buen lomo de pescado, perfecto de punto, con unos desaparecidos calamares (yo no los vi y el Mr. dice que tampoco los encontró) sobre un pastel de arroz pasado mezclado con calabaza y un curry muy suave. El lomito del pez de un dedo gordo (mío) de tamaño.

Así que, haciendo recuento, en mi menú dos boles de arroz más otro plastón de arroz del último plato. Buen balance.

Lo mejor, sin duda, el postre. Que estaba muy rico. Un chocolate intenso con plátano no demasiado presente y una oblea muy crujiente por encima de cacahuete. Buenísimo.

Los petits, que los trajo el cocinero en persona - sin preguntarnos qué tal la cena ni nada - se los podrían haber ahorrado. Eran unas frutas de aquí que no estaba buena ninguna excepto la última, un primo del lichi.

Y en total 68$ para los dos, precio por el que en Madrid nos pegamos un festín maravilloso a base de buñuelos de bacalao en la Maruca por decir un sitio que ahora se me antoja.

Eso, que me pareció un timo. Y esta mañana nos hemos levantado a las 7 como devoradores del buffet del desayuno, menos mal que está rico.

etiquetas: , ,

ver comentarios anteriores (1)

Gath

Excelente reseña del mejor restaurante de Camboya.

23 de julio de 2015

Miss Migas

Afortunadamente en los restaurantes locales "más cutrecillos" se come bien. Hemos descubierto el Amok y nos ha encantado.

23 de julio de 2015

Cristina

Miss!!! La hierba del pescado, sabe y huele a establo???? En Birmania nos ponían en algunos platos una cosa que sabia como a pescado seco muy chungo y nunca averiguamos que era... Lo llamábamos el "susto" con eso lo digo todo.. Puede que sea lo mismo!

23 de julio de 2015

Miss Migas

Huele y sabe a caca. Sí. No sé, lo recuerdo y me entran náuseas. Pero aquí es que esos olores parecen estar a la orden del día así que les debe de molar...

23 de julio de 2015

Cristina

Tiene que ser la misma! Nosotros nos turnábamos para ir probando las cosas y detectar si tenía el susto, así cada vez sufría uno...

23 de julio de 2015

acme

buena táctica Cris.... si falla la mía que es hacerse el remolón, ir al baño, etc, para hacer tiempo y que lo pruebe otro.... :-)

..... aficionados.....

23 de julio de 2015

Bentley´s Burger

+34 638 88 69 23

Calle Alcalá 105 <m> Príncipe de Vergara 2 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 93 personas

ver más hamburgueserías en Madrid

Desastre absoluto. Caída en picado. Una tristeza.

para no volver

un check-in aquí

Junio 2015

Lo de hoy ha sido un despropósito. Bentley's se ha subido a la montaña rusa del mercado de valores americano con el corralito de Argentina y cada visita ha sido una sorpresa. Si la primera fue un sin más, la segunda un desastre y la tercera muy buena, la cuarta ha sido HORRIBLE. Me da coraje decir estas cosas de ningún sitio pero cuando no se puede, no se puede.

Local casi lleno un jueves por la noche, con la terraza funcionando y 35 comensales (contados) en la sala. Nos sientan en una mesa alta haciéndonos un gesto con la cabeza y sin acompañarnos, sin problemas porque tenemos una carta al lado que mangamos para ir pensando la comanda. Avisamos cuando estamos listos y un chico simpático que pone bebidas, cobra en caja, limpia platos y atiende mesas, nos toma la orden. Por ahora bien.

El espectáculo comienza cuando llega el agua y nos tienen veinte minutos esperando los aros de cebolla y la ensalada de col que no, no se pueden pedir medias raciones así que tráigame igualmente los dos que quiero probarlos. En ese tiempo tuvimos la oportunidad de ver el caos en el que nos habíamos sumergido. La camarera se paseaba de un lado para otro haciendo poca cosa y, además, poniendo verde a su otro compañero con el "jefe de sala", cosa que las mesas altas podíamos escuchar; eso entre otras muchas lindeces.

Cuando llega el bol, bastante grande (¿qué sentido tiene no poder pedir media?), de Aros de Cebolla, son como a mi me gustan, sin mucho rebozado, pero sosos y nadando en una piscina de aceite lo cual a mi digestión no le ha sentado del todo bien. No los acompañan con nada pero cuando pedimos un poco de salsa barbacoa nos la traen felizmente.

Terminados los aros, diez minutos después, se acerca la chica y nos pregunta qué tal, le contestamos un correcto "bien" y al momento le decimos que nos falta la ensalada de col. Tras esto nos mira como si estuviésemos locos y nos dice: -¿Ensalada de col? ¡Pero si no hay ensalada de col! - y le grita al compañero de la barra, el que nos había tomado nota, que si se le había ido la cabeza. El pobre nos pide perdón desde la lejanía, que se le ha olvidado decírnoslo, y ella nos ofrece unos palos de queso a lo que accedemos tras que ella nos confirmase una y otra vez que no tardaban más de tres minutos.

Pero claro, diez minutos después llegaron la hamburguesa y las costillas, momento en el cual avisamos de que ya, por supuesto, no se les ocurriera traer los palos de queso. En cuanto a la comida, hamburguesa pasada de punto (la pedimos poco hecha - remarcándolo dos veces- pero estaba al punto) y un tanto seca, se suponía que llevaba una mayonesa de wasabi que, desde luego, no sabia a este rábano japonés. Las costillas normales, faltas de salsa, pero ni fu ni fa. Todo acompañado de patatas cortadas en gajos grandes, corrientes, arenosas en su interior.

Por supuesto que no queríamos postre así que pedimos la cuenta diligentemente y, una vez con el ticket en la mesa, los camareros habían desaparecido. El que supuestamente cobraba estaba en la cocina fregando los platos, sí, tal cual, y lo sé porque abrí tímidamente la puerta para decirle que nos teníamos que ir y le pillé con las manos en la masa.

Cuarentena Bentley's. I am so sorry. También es que por allí no estaba el dueño.

------------------------
Diciembre 2014

Cambio total. Buen sabor de la carne, parrilla, servicio ágil y buenos complementos.

-------------------

Marzo 2014

Vaya. No sé por dónde empezar. No suelo hablar de los sitios que no me han gustado pero es que este ya estaba listado como "OK" y esta vez A. ha salido incluso cabreado, menos mal que hemos terminado con una tarta de zanahoria que estaba rica y lo ha arreglado un poco.

La cuestión no es sólo la comida sino también el servicio que, para estar vacío el local, se hace lento lentísimo y tienen detalles de lo más feos: llegamos estando solos y al rato se sienta otra mesa de tres, nosotros éramos dos. Nos traen el entrante y después a los otros sus entrantes respectivos y, al rato de haber terminado, llegan las hamburguesas de ellos tres y nos dicen que las nuestras saldrían en un rato, en diez minutos de reloj. Mal. Mal que adelanten a otras mesas y no sepan mantener un orden cuando nosotros pedimos hamburguesas de tamaño normal y sin nada raro, más bien poco hechas además.

Pero eso sería salvable si lo que iba a la boca estaba rico; cosa que no fue el caso. ¿Por qué? Porque no sabía a nada. Las patatas eran decentes (mucho más ricas las del Goiko Grill) y el pan es bueno pero la carne, que estaba en el punto pedido, no sabía a nada, el queso estaba sin derretir, la cebolla caramelizada crujía y el bacon estaba duro como una piedra. El problema, al final, es que no sabía ni siquiera a brasa. Una tristeza muy grande.
Además de los principales también tuvimos un desconcierto con el entrante, unas alitas de pollo que llegan así, sin más, fritas y punto, sosas y acompañadas con una salsa también sin sabor, de algo tomatoso, por lo que pedimos un poco de salsa barbacoa, a lo que nos responden: "creo que me queda un poco...". No comments.

-------
Con ganas de hamburguesón nos plantamos en Bentley's una tarde-noche de jueves de marzo (2014). Las críticas habían sido buenas así que a la piscina de cabeza.
Se piden dos hamburguesas de 350gr, una muy poco hecha de Aceite de trufa, Brie, Aguacate, Cebolla caramelizada, lechuga y tomate y otra un poco por debajo del punto, tirando a poco hecha, de tomate, lechuga, cebolla, bacon, huevo frito y aguacate.

Llegan a la mesa, en cambio, pasadas de punto, sobretodo la segunda que estaba un poco reseca y, además, no llevaba el aguacate. La primera tampoco sabía a trufa. Se nota que la carne es de calidad porque su sabor es muy bueno pero su falta de grasa hace que se seque muy rápido en la plancha. Se lo comentamos a los camareros, que están bastante atolondrados, y nos piden disculpas y se ofrecen a cambiarla pero habíamos esperado 20 minutos para que llegara a la mesa y estábamos famélicos así que le damos las gracias y conservamos la que teníamos. Al rato vuelve de la cocina y nos dice que efectivamente el cocinero nos daba la razón (Y entonces... ¿para qué la sirve?).
El pan es bueno y toda la materia prima también, las patatas están ricas y la tarta de queso muy rica por el centro, donde está cremosita, y no tanto por los bordes donde se les ha secado en exceso; una pena que la acompañen con un toffee muy líquido con un pelín de sabor a quemado.
15€ por persona con dos Alhambras y recordando el NY Burger y el Alfredo's...
El producto es bueno y la idea también, ahora sólo hay que pulir cosillas. Eso sí, ha salido en Metrópoli y claro, lo está petando.

etiquetas: , , ,

spider72

Pues he leído ya un par de opiniones de derribo de este sitio (también es verdad que muchas muy buenas)...es el único hamburguesero que me queda por conocer...no sé yo...

17 de junio de 2014

je suis béatrice

Miss, este después de críticas leidas de gente de la que me fío, decidí saltármelo, y creo que va a seguir así ....

5 de junio de 2015

Alexo

Este sitio es como jugar a la ruleta rusa.

5 de junio de 2015

sin fotos + añadir

Taberna Basarri

+34 914 01 82 43

Calle Fuente del Berro, 35 <m> O'Donnell 6 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 3 personas

ver más restaurantes en Madrid

la empanada que quiso ser caviar

para no volver

Que te cobren 6€ por un cuadradito de empanada fría de nevera hecha el dia anterior, me cabrea.

etiquetas:

Cafetería HD

+34 915 44 23 82

Calle de Guzmán El Bueno 67 <m> Islas Filipinas 7 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 450 personas

ver más cafeterías en Madrid

Buen ambiente y hamburguesas sobrevaloradas

para no volver

Fue una visita que buscaba esa hamburguesa riquísima de la que había leído. El local, en versión antigua, la verdad es que gusta y el servicio es muy simpático y rápido.
Pero la comida dejó mucho que desear.
Se equivocaron y nos trajeron las gyozas en lugar de las croquetas que pedimos, que llegaron luego. Las gyozas estaban ni fu ni fa pero la salsa que las acompañaba, en teoría una ponzu, era un puro aceite. El relleno de las croquetas estaba rico pero tenían una capa de rebozo de unos 3mm que las hacían muy densas.
Las hamburguesas estaban correctas, bien de punto y buena la carne, pero no hay carne como la del Alfredo's. ¿Es necesario poner el queso como un crujiente? Si ya tiene cebolla crujiente, ¿no será mejor ponerlo derretidito?
No me gusta hablar mal de los sitios, pero simplemente digo que no es el que tiene las hamburguesas que me harían volver....

etiquetas: ,

Pipa&Co

+34 911 43 98 49

Paseo de la Habana 105 <m> Colombia 8 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 132 personas

ver más restaurantes cocina internacional en Madrid

No volvería...

para no volver

No me gusta hablar mal de un sitio ya que pienso que todo el mundo quiere hacer las cosas bien y se esfuerza por ello, o debería ser así. Pero después de ir a tomar Brunch a Pipa&Co no puedo decir cosas muy positivas más que el local es muy agradable, muy de la onda que se lleva ahora de sitios a caballo entre lo rústico y lo vintage.
Una sola camarera se encargaba de todo el comedor cuando llegamos a las 12.30 de la mañana, algo que hizo que el servicio fuera especialmente pesado.
Como la idea era desayunar/comer, pedimos dos entrantes y dos principales que, después de 45 minutos esperando, llegaron a la vez a la mesa:
- Bagel de pavo y cebolla caramelizada que estaba correcto pero con el pan demasiado duro.
-Quesadillas con guacamole, el cual acababan de sacar de la nevera a juzgar por su temperatura.
-Huevos benedict con una falsa holandesa demasiado avinagrada, correctos por lo demás.
- Pipa Burger, fue devuelta dos veces, la primera porque no llevaba los boletus que anunciaba en la carta y la segunda porque estaba tremendamente pasada aún pidiéndola poco hecha. La segunda vez que llegó a la mesa se notó cómo el queso era el mismo que habían utilizado en la primera.
Nos atrevimos con el postre por eso de probarlo y ni la tarta de zanahoria ni la de galleta eran recientes, demasiado secas sobre todo la segunda.

El sitio es tan acogedor que da pena que pasen estas cosas que, en mi humilde opinión, creo que son por culpa de que los dueños no estaban controlando. Con un pelín de atención las cosas irían rodadas y creo que podría ser un bistró fantástico.

etiquetas: , ,

SAGÀS Pagesos i Cuiners

+34 933 10 24 34

Plaza de Palau, 13 <m> Barceloneta L4 Barcelona, Barcelona provincia, España

guardado por 20 personas

ver más restaurantes en Barcelona

Bocadillos insulsos

para no volver

Tenía ganas de conocer esta bocatería barcelonesa así que tres amigos fuimos derechos un viernes noche.
Para empezar, cabe destacar que el servicio estaba atolondrado, tardaba, no se daba cuenta muy bien de lo que estaba pasando y no supo recomendarnos bien en la carta.
Para picar no hay mucho donde elegir y optamos por un tomate san marzano bañado en un sinfín de aceite con una coliflor encurtida y unas alcaparras que estaba vulgaris.
Comimos un bocadillo cada uno, el pollo de vilafranca estaba tontísimo, seco y dejaba totalmente indiferente. Los buns de cerdo nos avisaron que eran grasientos pero aquello había ido más allá, de sabor correctos pero dimasiado pesados. Y por último el Vietnam, el que tenía más sabor de todos y estaba mejor equilibrado.
Además, no son baratos. Lo cierto es que fue una pequeña decepción.

etiquetas: ,

sin fotos + añadir

Aqua Spa Center

+34 911 81 95 95

Calle de Alcántara 54 <m> Lista 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 6 personas

ver más masajes en Madrid

No repetiremos - viejo

para no volver

Hemos estado hoy mi novio y yo y no nos ha gustado nada. Para empezar, la recepcionista ha sido una antipática. Hemos llegado y el jacuzzi no funcionaba por lo que nos han hecho empezar por las duchas. El ambiente estaba frío, la sauna húmeda no lo suficientemente caliente y la ducha de aceites (de la que sólo funcionaba un botón de 4) estaba congelada. Cuando el jacuzzi ya funcionaba hemos pasado a la zona de las piscinas y una de las camas de masaje tampoco funcionaba. Nadie nos ha controlado por lo que hemos estado el tiempo que hemos querido. Eramos sólo 4 personas. Las instalaciones están viejas, con óxido. Los vestuarios son pequeños y la ducha (única) estaba llena de pelos. Por lo que pagamos (30€ los dos) está bien pero seguro que no repetiremos.

Los Utensilios del Chef

+34 915 43 02 59

Calle de Fernández de los Ríos 73 <m> Moncloa 3 6 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 35 personas

ver más menaje del hogar en Madrid

para no volver

Ayer estuve con mi madre en esta tienda, venía con la predisposición de comprar un montón de cachibaches que tenía antojo desde hace tiempo.
Le pregunté a la dependienta, chicle en boca, por boquillas para decorar galletas y me dijo que no tenía, que si las quería finas tenía que comprar un pack entero.
Luego le pregunté por moldes para baguettes y me hizo una señal despectiva hacia el suelo.
Más tarde indagué por cortadores de galletas: "pues los que ves ahí".
Las contestaciones de la chica fueron tajantes, maleducadas y un largo etcétera. Al final, aunque me hubiese llevado cosas porque las quería, no compré nada porque me sentí de lo más incómoda. Decidí que iría a mi tienda de toda la vida y punto.
Conmigo han perdido una clienta y con mi madre otra simplemente por la mala atención prestada, una pena.

EandradA

Conmigo tampoco fueron simpáticos, así que, que les den.

22 de julio de 2013