No me gasto mi dinero en vestidos, me lo gasto en restaurantes.

Miss Migas

mostrando 14 sitios

Miyama

+34 915 40 13 86

Calle de la Flor Baja 5 <m> Plaza de España 2 3 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 425 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

está OK

En mi afán de conocer sitios nuevos, no me desplazo hasta Kokoro a saciar las ganas de pescado crudo de mi acompañante y busco en la lista de pendientes algún lugar que me permita comer cerca del trabajo. Así llegamos a Miyama un sábado a medio día, hasta la bandera de gente y reservas completas, sólo quedaba sitio (previa reserva, of course) en la barra. ¡Pues mucho más diverdido!
La oferta es puramente japonesa, con distintos entrantes bastante atractivos y diferentes de lo que se ve en los demás restaurantes de este tipo de comida, una buena selección de cortes de pescado tanto en sushis como en sashimis y una selección de platos calientes que suenan muy bien. También tienen un menú degustación por 46€ y, lo que me parece más atractivo de todo, los diferentes menús del día con los que parece que podrás comer por unos 20€.
Vamos a pedir de carta y pedimos recomendación, que rápidamente nos lleva a un soso pero efectivamente picante Tartar de Atún, elaborado casi como una pasta, unas correctas y simplonas vieiras con setas salteadas, salsa de soja y dashi, tres cortes de sashimi (excelente el atún que se deshacía en la boca, salmón y dorada) junto con finísimas lonchas de rodaballo con salsa ponzu. También nos traen una sopa de huevo cuajado con pollo, marisco y verduras, una textura extraña de sabor agradable y calmado con poca salinidad. Por último un mixto de sushi especial MIYAMA que resulta ser un nigiri de calamar, uno de vieira, uno de salmón, uno de pez mantequilla y dos de atún flameados y acompañados con distintas salsas (y aquí incido, si somos dos la disputa llega y tenemos que partir los nigiris por la mitad para probar todo, algo bastante poco ortodoxo) y cuatro rolls de langostino temporizado, muy rico y con sus salsas también fantásticas. Lo cierto es que esa obsesión por el soplete me resulta cansina y que además destroza el sabor del pescado dejando un regusto a llama sintética que elipse todo lo demás, una pena.
La sorpresa llega en los postres, muy buenos para lo que estamos acostumbrados en los japoneses, fantástica la copa de chocolate blanco, frambuesa, rosa y litchi y aún mejor la maceta de chocolates. Un acierto.
Y después de todo y de tres botellas de agua pequeñas llega la hora de pagar y nos cascan 60€ por persona, un total de 120€ por una comida que no sobresale en absoluto; y de ahí vienen las 3*, porque al final lo que pagas es importante. Hubiese pagado a gusto 40€ por lo que comí, pero sumarle 20 más me parece completamente excesivo y, por supuesto, no volveré y la próxima vez que el mono de sushi aparezca, volveré a mi querido Kokoro.

etiquetas: , ,

Kibuka

+34 932 37 89 94

Carrer de Goya 9 <m> Fontana L3 Barcelona, Barcelona provincia, España

guardado por 81 personas

ver más restaurantes japoneses en Barcelona

Ikura Sushi Bar

+34 915 35 64 64

Calle Modesto Lafuente, 64 <m> Nuevos Ministerios 6 8 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 44 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

BANZAI!

- cerrado

Calle Espiritu Santo, 16 <m> Tribunal 1 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 99 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

Sin más.

está OK

El sitio, de decoración aséptica un tanto desaliñada ofrece una carta muy variada, con rolls de muchos tipos y sushis flambeados. Para empezar una muy fría pero rica ensalada wakame. El tartar de salmón con mayonesa japonesa fue un fracaso, demasiada salsa eclipsaba el sabor del pescado. El mixto de sushi estaba claramente estropeado por el uso de un "alga" verde fosforito demasiado seca, la variedad estaba bien y la calidad del pescado correcta. Rico el arroz, en su punto justo de cocción. El nigiri de lubina con trufa tenía demasiada trufa, eliminando al pescado otra vez. El postre fue el mayor fracaso junto con el tartar. La tarta de chocolate con cobertura de té verde era en realidad una "layer cake" densa cuyo bizcocho de chocolate estaba rico pero la cobertura no tenía ni pizca de té; eso sí, digna de admiraciones cupcakelosóficas. El camarero que nos atendió, encantador. El precio un poco caro.

etiquetas: ,