No me gasto mi dinero en vestidos, me lo gasto en restaurantes.

Miss Migas

mostrando 2 sitios

Cuisine Wat Damnak

+855 77 347 762

Wat Damnak Market Street, Pobox 93108 Siem Reap, Camboya

guardado por 2 personas

ver más restaurantes en Siem Reap

Una castaña Pilonga

para no volver

Julio 2015 - la decepción del año.

Teníamos que ir. No habíamos pensado en él pero tras unos cuantos comentarios desde España sobre que este era el mejor restaurante de Camboya y leyendo las fabulosas opiniones en una de las webs más fiables de internet, Tripadvisor - fin del apartado irónico -, reservamos en su comedor con aire acondicionado (lleno la primera noche que lo intentamos, y lleno también en la noche que nosotros cenamos).

Parecía cercano a nuestro hotel así que decidimos ir dando un paseo que resultó de lo más fructífero: conocimos los puticlubs más de moda en Siem Reap y las calles más oscuras y de acojone de la zona antes de llegar a una casita preciosa que ya no pensamos que encontraríamos. Bien decorada, dos pisos, ambiente de lo más acogedor y zen. Servicio excelente desde la llegada y con un mojito a su estilo y un zumo de piña natural para la señorita nos decantamos por un menú cada uno, para probar más platos. Me gusta, no nos obligan a comer lo mismo, ¡viva la anarkia!

Así que este es el mío, aunque lo compartimos todo, eso es lo que tienen los glotones, que partimos los platos a la mitad siempre, para que no nos falte nada de nada, os cuento el menú 2 de la semana, de "seis platos en teoría" por 28$, caro para lo que es Camboya (ha sido nuestra comida más cara en los 23 días que llevamos por el sudeste asiático).

La aventura comenzó con lo que ellos llaman "Amuse Buche", para eso el cocinero es francés, que no era más que un pescadito frito invadido de sus espinas - que teníamos que limpiar, of course - con una salsa potentísima de pimienta negra y limón que si lo impregnabas con ella no sabía a nada más. Aquí ya me entró el canguelo.

Mi menú prosiguió con una ensalada de corazón de cocotero de sorprendente textura que venía con unos trocitos de rambután y dos langostinos pasadísimos de punto y bien duros con una vinagreta rica pero espolvoreados con una hoja que tienen por esta zona que sabe a pescado podrido - literal, la llaman la hierba del pescado y a nosotros particularmente nos da un poco de asquete.

Lo que yo llamaría el segundo plato del menú, para ellos el tercero, que el amuse buche cuenta, es una terrina de cerdo picado hecha al vapor, una especie de flan que daba la sensación de que acababa de salir del microondas y que estaba mala. Con una ensalada que tenía más hierbas de nuestras favoritas y estaba sin aliñar así que la dejamos entera. La termina era diminuta pero no os preocupéis, que no saldréis con hambre, bol de arroz blanco para acompañar, y llenar el estómago.

El pollo a la barbacoa con sopa de ajo y tamarindo estaba rico, el mejor de los platos salados de este menú. Caldito suave, pollito bien de punto, hierbas no invasoras. Bien. Pero acompañado de otro bol más de arroz, que tenemos que seguir llenando el estómago.

Para terminar, un muy buen lomo de pescado, perfecto de punto, con unos desaparecidos calamares (yo no los vi y el Mr. dice que tampoco los encontró) sobre un pastel de arroz pasado mezclado con calabaza y un curry muy suave. El lomito del pez de un dedo gordo (mío) de tamaño.

Así que, haciendo recuento, en mi menú dos boles de arroz más otro plastón de arroz del último plato. Buen balance.

Lo mejor, sin duda, el postre. Que estaba muy rico. Un chocolate intenso con plátano no demasiado presente y una oblea muy crujiente por encima de cacahuete. Buenísimo.

Los petits, que los trajo el cocinero en persona - sin preguntarnos qué tal la cena ni nada - se los podrían haber ahorrado. Eran unas frutas de aquí que no estaba buena ninguna excepto la última, un primo del lichi.

Y en total 68$ para los dos, precio por el que en Madrid nos pegamos un festín maravilloso a base de buñuelos de bacalao en la Maruca por decir un sitio que ahora se me antoja.

Eso, que me pareció un timo. Y esta mañana nos hemos levantado a las 7 como devoradores del buffet del desayuno, menos mal que está rico.

etiquetas: , ,

ver comentarios anteriores (1)

Gath

Excelente reseña del mejor restaurante de Camboya.

23 de julio de 2015

Miss Migas

Afortunadamente en los restaurantes locales "más cutrecillos" se come bien. Hemos descubierto el Amok y nos ha encantado.

23 de julio de 2015

Cristina

Miss!!! La hierba del pescado, sabe y huele a establo???? En Birmania nos ponían en algunos platos una cosa que sabia como a pescado seco muy chungo y nunca averiguamos que era... Lo llamábamos el "susto" con eso lo digo todo.. Puede que sea lo mismo!

23 de julio de 2015

Miss Migas

Huele y sabe a caca. Sí. No sé, lo recuerdo y me entran náuseas. Pero aquí es que esos olores parecen estar a la orden del día así que les debe de molar...

23 de julio de 2015

Cristina

Tiene que ser la misma! Nosotros nos turnábamos para ir probando las cosas y detectar si tenía el susto, así cada vez sufría uno...

23 de julio de 2015

acme

buena táctica Cris.... si falla la mía que es hacerse el remolón, ir al baño, etc, para hacer tiempo y que lo pruebe otro.... :-)

..... aficionados.....

23 de julio de 2015

Lynnaya Urban River Resort

+855 12 980 074

Acha Sva Road, Street 20 Siem Reap, Camboya

guardado por una persona

ver más hoteles en Siem Reap

Magnífico hotel de diseño

Miss Migas lo descubrió en julio de 2015

me encanta, uno de mis favoritos

Julio 2015 - de cuatro noches tuvimos que ampliarlo a cinco.

Paz, tranquilidad, limpieza, diseño. Paraíso. ¡Y buen desayuno!

etiquetas: , ,