23 sitios, 6 siguiendo, 3 seguidores, 11 descubiertos, 316 visitas

+ seguir

le siguen:
Moisés González

mostrando 4 sitios

Solana

+34 922 24 37 80

Calle Pérez de Rozas 15 Santa Cruz de Tenerife, Tenerife (isla), España

guardado por 7 personas

ver más restaurantes en Santa Cruz de Tenerife

Esplendido.

me gusta

Mi segunda visita a La Solana. Tengo que reconocer que la primera vez me abstuve de comentar nada porque si bien todo estuvo correcto, no acabé de cogerle el feeling a la cocina de Nacho Solana. Esta vez y con un poco más de calma me acerqué a probar el menú degustación (rota con bastante frecuencia) un jueves por la noche.

El restaurante es bastante céntrico y está bien situado. Por temas de aparcamiento, mejor el horario de cenas. La decoración es sencilla aunque de buen gusto. Funcional sin llegar al sobrecargo de barrocos manteles pero con lo suficiente para una elegante velada. La cristalería es de primera. Erika, la jefa de sala y sommelier cuida mucho la bodega y todo lo relacionado con el vino. En este sentido será difícil no encontrar algo que nos guste. Champagnes, blancos, tintos, manzanillas y dulces de corte tanto nacional como internacional. Yo siempre recomiendo dejarse aconsejar por su buen olfato.

La comida está a un gran nivel. No en vano Nacho Solana ha hecho stages en las grandes cocinas de España (Arzak, Adriá, Berasategui) y consecuentemente tiene un vasto dominio de las técnicas culinarias. Juega Solana con diferentes tipos de cocina, ingredientes locales y foráneos y reinvención de algunos platos clásicos. No es fácil conseguir el equilibrio entre todo esto y si bien su cocina está alejada de lo tradicional y se define como creativa, es lo suficientemente poco transgresora para que se pueda entender por todo el mundo. En mi caso el menú constaba de:

* Aperitivo de Solana. Una pequeña seleccion de aperitivos para ir abriendo boca.

* Milhojas caramelizada con foie micuit, manzana, queso ahumado y reducción de PX. Un clásico del lugar. Muy buena la textura del caramelizado.

* Maki negro de atún rojo. Quizás el plato menos original y que menos me sorprendió.

* Huevo con papas fritas. Un huevo cocinado a baja temperatura y rebozado con un crujiente sobre una crema de patatas. Muy sorprendente. Probablemente el plato más técnico del menú.

* Tartar de salmón con crema de yogur y perlas de soja. Aquí me cuesta ser imparcial, pues soy muy aficionado al tartar. Muy buena la idea de añadirle soja en forma de perlas.

* Cordero asado con curry de mango. Hecho a baja temperatura con lo que la carne queda muy melosa.

* Plátano, naranja y galleta

* Soufflé de chocolate con sorbete de mandarina

De beber, una botella de tinto Tridente Prieto Picudo 2009. Un crianza de la tierra de Castilla y León. Un vino al que le costó un poco oxigenarse, pero que es esplendoroso una vez lo hace. Con los postres una copa de Contiempo Malvasía Dulce. Quizás para mi gusto un vino con demasiada acidez para los postres, aunque esto es personal y seguro que otras personas lo encontrarán perfecto.

En resumen, buena y moderna cocina y un servicio de sala lúcido y fluido. De los pocos sitios que van quedando con la crisis a lo que ir a comer sobre seguro en la isla y encomendar tus mejores veladas.

etiquetas: , , , ,

sin fotos + añadir

Restaurante Mirador de Humboldt

+34 681 09 22 67

Crta. El Pinito-Las Cuevas 38003, La Orotava, Tenerife, La Orotava La Orotava, Tenerife (isla), España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes en La Orotava

Gran restaurante

Moisés González lo descubrió en marzo de 2012

me gusta

Ubicado en una edificación con unas vistas privilegiadas encontramos el nuevo restaurante de Pedro Rodríguez de Dios, uno de los cocineros canarios más relevantes del panorama actual.

El restaurante es una sala semicircular con capacidad aproximada para unos 40 comensales. Muy luminoso, ya que, prácticamente, una de las paredes es un diáfano ventanal con unas increíbles vistas sobre el valle de la Orotava y el Teide que se muestran en toda su plenitud si se acude al servicio de almuerzo.

La cocina de Rodríguez de Dios gira en torno al concepto de localidad y utiliza principalmente, productos de las islas y del propio valle de la orotava. Se persigue mucho la frescura del producto y se evita la complejidad de sabores, buscando más potenciar la materia prima.

Para esta primera visita, optamos por el menú degustación de cara a hacernos una idea del potencial gastronómico del sitio.

De entrada fuímos agasajados con unas nueces garrapiñadas con miel y unos chips de batata. Correctísimos los dos, especialmente conseguido el crujiente de los chips, que en otros lugares y con propuestas similares suelen perder la textura y ablandarse con el paso del tiempo.

En nuestro caso pedimos un cambio en el menú ya que no deseábamos el primer entrante, que era un huevo cocinado a baja temperatura y nos sugirieron introducir en su lugar una ensaladilla con tacos de salmón. Excelente cambio ya que la ensaladilla mantenía ese toque untuoso que invita a comer más. El segundo entrante consistió en una papá de color relleno de conejo en salmorejo. Un interesante concepto que no destaca especialmente por su sabor, aunque tengo que confesar que servidor no es un amante de las papas rellenas. Como tercer entrante, un mar-montaña, que no estaba incluido en la carta, y que consistía en un lomo de caballa perfectamente guisado sobre una salsa de carne emulsionada. Sorprendente y apetitosa combinación de dos sabores bastante potentes pero que maridaban estupendamente.

El siguiente plato era un lomo de pescado blanco del día (que Dios me perdone, pero no recuerdo la variedad) con mojo rojo en diferentes texturas (emulsionado, en migas) sobre un puré de batata blanca. El pescado excelentemente cocinado por dentro y con la piel crocante. Perfecto. Un plato clásico que solo incorpora la novedad de los mojos en diferente textura pero técnicamente perfecto.

El plato de carne era una pechuga de pollo su piel acompañado de quinoa, y calabacín. La pechuga perfectamente bien cocinada aunque en conjunto un plato de poco sabor.

Pasamos a los postres que es un terreno donde Rodríguez de Dios se desenvuelve perfectamente. No en vano en La Gañania (y creo que igualmente de su etapa en El Duende) era famoso por el surtido de postres con el que deleitaba a sus comensales.

El primer postre ya rompe esquemas:un surtido de cítricos (naranja, mandarina) acompañados de piña del Hierro, parchita y un sin fin de majestuosos sabores. La sorpresa viene cuando el plato es vaporizado con un frasco de perfume con aroma de azahar delante del cliente. El plato en sí tiene la función adicional de preparar la boca del comensal limpiándola para los postres mas untuosos que vendrán a continuación.

El siguiente postre es una crema de yogurt del Hierro en diferentes texturas con un toque ácido. Original aunque un poco deslucido si lo comparamos con el resto de postres.

El último postre es una presentación de chocolates al 70% que se muestra ante los ojos del comensal como un azulejo y que recuerda de pasada a alguna de las obras de Cesar Manrique. Un postre potente que encantará a los amantes del cacao.

Una vez acabado el postre y bastante satisfechos nos trajeron los petit fours. Gominolas, nubes, caramelitos... Un surtido de golosinas que ellos mismos hacen y que sirven para acabar la sobremesa de modo dulce.

Destacaría también el surtido de panes que ellos mismos hacen cada día y que van ofreciendo a medida que pasa la comida. Hay entre 6 u 8 diferentes: chorizo, aceite de oliva, hierbas de la Provenza... La amplia variedad hace casi imposible probarlos todos, pero un punto muy a su favor que merece ser destacado.

En cuanto al aspecto de los vinos disponen de una buena carta con bastantes referencias tanto de la islas como de fuera. En nuestro caso aceptamos las propuestas del somelier de sala para el menú que consistieron en un Belondrade (Verdejo de Rueda con 10 meses barrica) y un tinto Tajinaste (Listan Negro - 4 meses barrica). Con el postre se nos sirvió un Tokaji 3 puttonyos. Destacaría especialmente el Verdejo. Totalmente atípico sin esas notas de verdor propias de la variedad, perfectamente integrado y con una acidez perfecta. Tal es así que me acompañó toda la comida excepto para la pechuga de pollo.

En resumen: un sitio que apuesta alto y que por nivel de comfort, cocina y situación lo tiene todo para convertirse en uno de los grandes. Si sigue así, doy por hecho que debería conseguir muy buenas puntuaciones en las guias de 2013.

etiquetas: , , , ,

Terrazas del Sauzal

+34 922 57 14 91

Pasaje Sierva de Dios, 9. El Sauzal Santa Cruz de Tenerife, Tenerife (isla), España

guardado por 4 personas

ver más restaurantes en Santa Cruz de Tenerife

Increíble localizacion

Moisés González lo descubrió en agosto de 2012

está OK

Abierto de mediodía a medianoche, la grandeza de este sitio gira entorno a las espectaculares vistas que dispone su terraza. Dispone además, de un salón a cubierto para cuando las condiciones climatológicas sean adversas. Se puede tanto comer como simplemente tomar un gin-tonic o disfrutar de un café o una tarta. La carta es sencilla aunque más que correcta y tres cuartos de los mismo pasa con los vinos, donde se dispone de algunas referencias más que interesantes. Se estila un tipo de cocina internacional con guiños a los productos canarios en los platos. Muy bueno el magret de pato con pastel de patata y plátano. El servicio es ágil y correcto. Recomendable ir temprano para la cena en una tarde de verano para poder disfrutar de la puesta de sol.

etiquetas: , , , ,

Restaurante Santceloni

+34 912 10 88 40

Paseo de la Castellana 57 (Hotel Hesperia) <m> Gregorio Marañón 7 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 245 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Banquete pantagruélico.

me encanta, uno de mis favoritos

Tras llevar semanas pensándolo, al final me decidí y aproveche una escapada vacacional a Madrid para hacer una reserva en SantCeloni. Así que nada, el 3 de mayo, mesa para uno, corbata planchada y para el hotel Hesperia que nos vamos.

El restaurante en sí se encuentra en los bajos del hotel en plena Castellana. Desde la entrada uno ya visualiza que aquello no va a ser normal. Te reciben en la puerta y escaleras abajo mientras se observa un cuadro del fallecido Santamaría, que como buen ángel de la guarda, sigue vigilando desde lo alto para que todo vaya bien.

Una vez en el comedor, saludo a Abel Valverde, excepcional jefe de sala y tras un breve intercambio de impresiones me decido por el Gran Menú con maridaje de vinos. Me preguntan si deseo probar algo en especial, jarrete de ternera, como no. Los ravioli de gamba para la próxima ocasión.

Y empieza el festival.

Durante la espera me preparan un pequeño surtido de entrantes de los que, Dios me perdone, no tomé nota. Todo ello con una copa de Chardonnay 2009 de Cuvée Santamaría. Me traen también la famosa mantequilla Echiré y la primera sorpresa de la noche, un aceite catalán de variedad arbequina espectacular por la complejidad de aromas que destilaba. También me comentan la variedad de panes del día que ellos mismo elaboran en la cocina: frutos secos, pan payés y un pan de centeno que fui probando a lo largó del menú a cada cual mejor.

El primer tapiplato es una "Ensalada de cangrejo de río con nabo". Nunca había probado el cangrejo de río, mucho menos fuerte en sabor pero mas aromático que el de mar.

El segundo es una "Crema de ñámaras con la picada de mejillón y puerro". La ñamara es un tubérculo de origen brasileño con un sabor mas delicado que la patata. Todo un descubrimiento.

Y aquí empezamos con los platos per-se del menú:

Caballa marinada con guisantes de Llavaneras: un sashimi de caballa con un sabor más o menos potente con el contrapunto perfecto de estos guisantes de sabor dulce de origen biológico.

Plato de bivalvos con ostras, navajas y berberechos con aroma de hinojo. Una palabra: MAR. Muy potente el sabor, no apto para paladares sensibles y eso que el frescor del hinojo le ablandaba en sabor en la boca.

Ravioli de ricota ahumada con caviar Petrossian, anchoa y aceitunas. Un plato memorable por el contrapunto salado y el sabor del queso. De lo mejor del almuerzo.

Consomé de bogavante con fideos de arroz y verduras. Un plato con clara influencia oriental. Excelente la textura de cada ingrediente en su punto justo.

Pagel con salteado de perretxicos. Un pescado blanco traído directamente de la lonja de Blanes (Santamaría sigue mandando en detalles como este) acompañado de esta pequeña seta de primavera. Un mar-montaña excelente con una base de sabor muy equilibrada. De los mejores platos del menú.

Jarrete de ternera blanca con puré de patatas - Versión de Santceloni-. Que voy a decir de este plato que no se haya escrito ya. En Santceloní lo preparan diferente a la receta original de Can Fabes, haciéndolo a baja temperatura durante 12 horas. Una carne con una melosidad prácticamente insuperable. Solo comí una porción, pero merece la pena volver allí por un jarrete entero.

Aquí pequeño parón. Me preguntan si me gusta el queso. Claro que sí. Aparece frente a mi la mítica mesa de quesos de Santceloni y dejo que Abel Valverde me prepare un plato con ¡nueve! quesos diferentes. Ya llevaba ocho o nueve copas de vino, así que ni se me pasó por la cabeza tomar nota. Solo puedo decir que había de todo en el plato: españoles, franceses, británicos. Aromas y sabores fuertes y otros suaves. Increíble tour mundial por el mundo del queso en 10 minutos.

Descanso unos minutos y empiezan los postres. No recuerdo que ninguno desentonara pero el segundo, por la combinación de sabores, me gustó más que los demás:

Sopa de pera y ron con helado de canela.
Crema montada de haba tonka con plátano, café y yogurt.
Crema de café con la mousse de chocolate cocida.

Y luego ya, a punto de explotar, me traen los petit fours. Aquí como en los entrantes, ni me acordé de tomar nota. Había gominolas, tejas, pequeños macarons. Unas 6 variedades distintas. Para golosos.

Una relación de los vinos que acompañaron al menú:
Palliser Estate '10 (NZ)
Manzanilla en Rama Sacristía AB (ES)
Leira '11 (ES)
Cuvée Santamaria '09 (ES)
Viñas de Vero Gewürztraminer '10 (ES)
Dr. Bürklin - Wolf Ruppertsberger Riesling Trocken '09 (AL)
Quinta de Lemos '07 (PT)
Ariyanas David ' 10 (ES)
Sidra l´Àlquitara del Obispo (ES)
PX Alvear '00 (ES)

Cuando acabé eran las 5 de la tarde y había llegado a las 2. Tres horas sin parar de comer y beber. Increíble.

El servicio de sala es de otra galaxia. Obsérvenlos servir otras mesas y como se coordinan en el comedor. Da gusto verlos.

Algunos dirán que es caro, pero nadie podrá decir que es malo ni que sale con hambre. Yo por mi solo puedo decir que ya puedo morir tranquilo.

etiquetas: , , , ,