72 sitios, 22 siguiendo, 29 seguidores, 7 descubiertos, 882 visitas

La gastropedia de la clase media

Morrete Fino

MONTIA, la estrella de la Sierra

me encanta, uno de mis favoritos

MONTIA

Calle Calvario 4, San Lorenzo de El Escorial, Madrid.

No te gastarás más de… 55 euros si eliges el menú corto y 85 con el más largo

Plato estrella… Los menús cambian constantemente, déjate sorprender

Llevaba el nombre de este restaurante en nuestra agenda largo tiempo bajo la etiqueta de “una de las estrellas Michelín más baratas de España”, y eso, para un blog que presume de ser “la gastropedia de la clase media”, no es moco de pavo.

Así que después de varios intentos fallidos reservamos antes del verano para pegarnos un buen fin de semana de septiembre en la Sierra de Madrid. Sí, ya veis que lo planeamos con bastante tiempo, y es que las pocas mesas del restaurante suelen estar copadas con varias semanas de antelación, especialmente si hablamos de viernes y sábados.

Antes de afrontar una cena de estas características como lo hacemos nosotros, es decir, como si fuese el banquete de boda de la hija de Luis XIV; decidimos quemar unas calorías y hacer más hambre con un buen paseíto por el monte Abantos. En realidad, más que un efecto físico, esta actividad deportiva perseguía un efecto psicológico: que no nos sintiéramos horribles cuando saliésemos de cenar rodando.

Así que guapos, entrenados y hambrientos nos adentramos en Montia dispuestos a dar lo mejor de nosotros mismos.

El restaurante se ubica en una pequeña plaza del centro de San Lorenzo de El Escorial, casi escondido tras una pequeña puerta y un pequeño cartel y a unos 500 metros de la zona más turística alrededor del Monasterio. Está dividido en dos espacios: una zona de entrada con una barra y una suerte de patio -con estanque incluído- como estancia previa a los baños; y la sala, a la izquierda, pequeña y sobria, y con una chimenea y algunos toques de madera y piedra que buscan un ambiente acogedor, rústico y sencillo.

La carta es sencilla, no te vas a pasar media hora indeciso con ella abierta porque directamente no hay. Las opciones son tres menús de entre 45 y 65 euros según su tamaño y la posibilidad de añadirles un maridaje por entre 25 y 35 euros. Nosotros nos decantamos, como no podía ser de otra manera, por el menú más largo pero sin maridaje, aunque aún así dejamos que los vinos y la cerveza inicial que regaron la cena fueran al gusto de los anfitriones, que para eso son los que saben. La cerveza que ofrecen es la ya famosa Cibeles, en su versión de grifo, y en cuanto a los vinos todos parecen tener en común su singularidad y su carácter ecológico. Nosotros bebimos un blanco Picarana, de Madrid y elaborado con la uva Albillo Real y un tinto joven de Valladolid, ambos estupendos, especialmente el blanco.

El menú se componía de siete aperitivos , seis platos, un plato degustación de quesos y dos postres (que luego resultaron ser tres). A diferencia de en otros menús degustación, aquí los aperitivos no se sirven todos al inicio sino que algunos se intercalan entre los platos principales a modo de “interludios”.

Para empezar probamos una fantástica mantequilla de cabra elaborada en la Sierra de Madrid y que nos hizo comernos el primer trozo del adictivo pan que sirven y que proviene de la ya famosa panadería Madre hizo pan, que es proveedora de muchos de los más conocidos restaurantes de la Comunidad.

Lo siguiente fue un trío de aperitivos que nos hacía empezar a remangarnos: chupito de gamba al ajillo, crema de acelgas y crujiente de jamón, que situaba a las acelgas en una categoría nunca antes conocida; una sabrosísima tosta de cereales con chipirón, butifarra y alioli; y un milhojas de patata, pisto y albahaca, que aunque no sorprendía tanto sí tenía un sabor y una textura a a altura de sus dos compañeros.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog:
morretefino.com/2017/11/02/montia-la-estrella-de-la-sierra

etiquetas: , , , ,

Bar Ramírez

+34 917 42 33 75

Calle de Santa Tecla 58 <m> Torre Arias 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes tapas en Madrid

Bar Ramírez, el de toda la vida.

Morrete Fino lo descubrió en marzo de 2017

me encanta, uno de mis favoritos

Muchos son los días que no os traemos ningún artículo de una de nuestras secciones favoritas, Morrete Vulgaris, esta sección dedicada a aquellos bares y restaurante de carta tradicional y sin ningún lujo pero que son el motor de muchos barrios. Y sin duda uno de los que más nos gusta es el Bar Ramírez.

El Bar Ramírez, está situado en la calle Santa Tecla 58, en el barrio de Canillejas. Su fachada sobria y su estilo de los 90 con la barra de metal y espejos no te entusiasmará, pero lo que te enamorará y hará que repitas es su gente (mención especial al Señor Quiles), sus raciones y sus menús de día y de fin de semana.

us raciones y comidas son increíbles, en cuanto a sabor y cantidad., sobre todo cantidad, que es algo que a los Morretes nos vuelve loco. Y por si esto no fuese poco, la relación calidad precio es de lo mejorcito. Muy mal se te tiene que dar para que cuando abandones “El Ramírez” no te vayas bien comido y bebido por unos 20€.

No son pocas las veces que nos hemos dejado caer por allí. Su menú de fin de semana, está compuesto por 5 primeros y 5 segundos para elegir, pan, vino y postre o café por 11€, casi siempre cuelgan el menú en facebook (@barrestauranteramirez) para que lo conozcas antes de ir. Pero lo que a nosotros concretamente nos priva son sus raciones, sus bravas espectaculares, su oreja a la plancha (debilidad del que suscribe), sus sartenes de huevos, sus chopitos, sus calamares, su pulpo… y sus postres (siempre caseros del día que un dulce no amarga a nadie).

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2017/03/17/bar-ramirez-el-de-toda-la-vida

etiquetas: , , , ,

Nuria Meléndez

Las fotos tienen pintaza. ¡Tengo que probar esas croquetas! Por cierto, ¿de qué son? ¡Gracias por la aportación! Me encantan los bares de barrio de toda la vida... :)

4 de abril de 2017

Burger Kas

+34 629 56 95 55

Calle de Luis I, 56-58 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por una persona

ver más hamburgueserías en Madrid

Burger Kas: Un Oasis gastronómico en un desierto de metal

Morrete Fino lo descubrió en enero de 2017

me encanta, uno de mis favoritos

Creo que lo que sentimos el otro día al descubrir Burger Kas sólo puede compararse a lo que sintió Colón cuando iba a las Indias y se encontró con un continente entero; o cuando Alexander Fleming volvió a su laboratorio después de un mes de vacaciones y descubrió en unos cultivos un antibiótico llamado Penicilina; o cuando buscas en el bolsillo del abrigo un pañuelo y encuentras una monedad de 2€ que no recordabas. Que cada uno que elija la comparación que prefiera.

Y es que Burger Kas es una isla en un mar de metal. Situado en el polígono de Vallecas (Calle de Luis I, 6-58, 28031 Madrid), nadie se puede imaginar que, tras esta puerta roja rodeada de naves, se encuentra un oasis para el deporte y, por lo que viene a colación este artículo, para nuestros paladares.

Detrás de esa puerta roja encontramos unas instalaciones deportivas con 5 pistas de pádel (de nombre Padel Kas, para no desentonar), junto a la hamburguesería que nos ocupa.

Se trata de un espacio abierto con una capacidad para unas 20 personas sentadas, en el que poder disfrutar de una hamburguesa viendo a los demás cómo hacen deporte. Pocos placeres pueden superar a esto.

Pero vayamos a la carta, ¿no?, que es a lo que hemos venido.

Pues, básicamente, la carta se divide en:

Entrantes: Aquí tenemos los típicos entrantes de toda hamburguesería (aros de cebolla, nachos, fingers, alitas y tiras de pollo) y una sorpresita: salmorejo; que, viendo que es una especialidad de la casa, para la siguiente vez seguro que cae. Todos cuestan entre 4 y 6 €. En nuestro caso optamos por unos nachos.

Con salsa de yogur, queso cheddar, tomate picado y jalapeños y acompañados de un cuenco con guacamole. De sobresaliente. Muy recomendables.

Ensaladas: Mixta, César, Cabrini y Californiana. Todas entre 5 y 6 €. Nosotros optamos por una ensalada César.

Correcta, pero tampoco espectacular. Estaba buena, pero no es de las mejores que hemos probado.

Hot dogs y bocadillos varios: Asignaturas pendientes para nuestra próxima visita. Entre 4 y 6 €.
Hamburguesas: La verdadera razón por la que vinimos.
El local cuenta con 10 variedades entre 7 y 8 €, pero nosotros optamos por probar la Bacon Egg Burger.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2017/01/26/burger-kas

etiquetas: , , , , ,

Restaurante El Bohío

+34 925 51 11 26

Avenida de Castilla-La Mancha, 81 Illescas, Toledo provincia, España

guardado por 72 personas

ver más restaurantes castellanos en Illescas

Tradición manchega y alta cocina se dan la mano en El Bohío

me encanta, uno de mis favoritos

Así a bote pronto, si os decimos: Morteruelo, pisto, callos, ensaladilla, garbanzos o sopa de nabo, ¿quién de vosotros pensaría en un restaurante de cocina creativa? No os vengáis arriba, porque sabemos que la respuesta es NADIE.

Pues bien, ese es el secreto de El Bohío, el restaurante del celebérrimo presentador de Master Chef Pepe Rodríguez y su hermano Diego, que han sabido convertir la casa de comidas abierta en ¡1934! por, entre otros, su abuela, en una referencia para los amantes de las buenas mesas de Madrid y alrededores. Y es que El Bohío está a escasa media hora de la capital, en el toledano pueblo de Illescas, en la antigua carretera Madrid-Toledo para más señas.

El pasado mes de Noviembre, y con motivo de una celebración familiar, pudimos cumplir el deseo de visitarlo y comprobar el porqué de su Estrella Michelín, más que merecida a nuestro juicio.

Reservamos con bastante tiempo de antelación (existe opción de reservar por eltenedor.es) eligiendo el menú más barato de los tres que proponen. Aunque a veces vendamos lo contrario, somos gente trabajadora y nos cuestan un triunfo nuestros caprichitos gastronómicos. De hecho, nuestra presencia allí, como en el resto de restaurantes de postín que hemos visitado, supuso un descenso de diez puntos en el PIB de la sala, en la que ese día nos deleitó con su presencia, su delicado acento afrancesado y su pelazo: José Bono, ejemplar ilustre de la fauna política ibérica de ayer y siempre.

Pero volvamos al tema de los menús. El elegido por nosotros (“menú del día”, en homenaje al pasado como casa de comidas del restaurante) y que ahora pasaremos a relataros era 45 euros + IVA, pero además cuentan con otros dos más (“de temporada” y “degustación” por 70 y 110 euros + IVA respectivamente). Bebida aparte, obviamente. Total, que la cosa se nos puso en 70 euros por cabeza con un par de botellas de vino de la cercana zona de Méntrida, recomendadas por el amable sumiller que nos atendió y nos recomendó de maravilla.

0 euros disfrutados céntimo a céntimo y que te hacen recordar el valor relativo del dinero. ¡Cuántas cenas en Vips, Foster´s Hollywoood y demás tugurios salen más caras!

Antes de pasar a reseñar lo que comimos, un pequeño apunte de decoración y estilo, nuestro momento Hogar & Jardín de los artículos. La sala está dividida en dos pisos: de marcado acento tradicional y con objetos homenaje a la gastronomía local y las labores del campo el inferior y con un toque más moderno el superior, donde nosotros comimos. Siendo un lugar agradable y luminoso, permítasenos la osadía de comentar que quizá sea mejorable la decoración, que peca a nuestro humilde entender de batiburrillo de estilos y referencias.

Superados los preliminares vamos, ahora sí, a lo nuestro, que es como dice mi abuelo (castellano-manchego también): MOVER EL BIGOTE.

.- El banquete comenzó con los snacks de bienvenida, que por la fobia de mis compañeras comensales a los productos del mar fueron uno más de lo normal, ya que Diego, el jefe de sala, fue tan amable de sustituir los aperitivos con pescado por otros diferentes e igualmente ricos. De esta manera pudimos probar un bocadito de ensaladilla y otro de mortetuelo en una espacie de mini-blini, una sabrosa crema de tomate y queso, un delicado crujiente de corteza de cerdo y unas rocas de sésamo y chocolate con una textura y un sabor fascinantes, y que se llevaron la primera oreja de la tarde.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2017/01/12/el-bohio

etiquetas: , , , ,

La Pagoda

+34 913 45 40 47

Calle Felix Boix, 7 <m> Plaza de Castilla 1 9 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 32 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

La Pagoda: Fusión asiática en Chamartín

me encanta, uno de mis favoritos

La Pagoda es un buen ejemplo de la evolución que han tenido algunos restaurantes chinos en los últimos años hacia la cocina asiática de fusión.

¿Y qué significa esto?

Pues ya sabéis; el típico restaurante chino de barrio que amplía la carta con platos del resto de Asia (cocina japonesa, tailandesa, coreana, etc.), le da un giro de 180º a la decoración, un toque de refinamiento y occidentalidad a la comida y pasa de ser un candidato a Morretis Vulgaris a una opción excelente para un plan CCC (Cine, cena y coito).

Pues esto es lo que ha hecho La Pagoda, ni más ni menos. Pero hemos de decir, que el resultado es sobresaliente.

La Pagoda (lapagodarestaurante.com) se encuentra en el distrito de Chamartín, entre Plaza Castilla y Cuzco (Calle Félix Boix, 7, 28036, Madrid).

El local cuenta con 2 plantas: la inferior, donde se sitúa la barra, de tamaño pequeño y con vistas a la calle gracias a unos grandes ventanales; y la superior, de mayor tamaño y donde se sitúa un gran comedor. En la decoración destacan el blanco y el azul, dando mucha luminosidad al local. El restaurante también cuenta con terraza para esos días a los que todavía les queda mucho por llegar (Winter is coming). ¡Ah! También sirven a domicilio.

En cuanto a la carta, ésta es amplia y cuenta con platos bastante apetecibles. Es de las que al leer deseas probar todo. Quizás demasiado. Es por ello que decidimos dejarnos asesorar y luego, como nos conocemos, ampliar la comanda con un par de platos más a nuestra elección. En general, toda la carta cuenta con una relación calidad/precio bastante buena.

A continuación os mostramos nuestro menú, pero lo mejor es ir a que os sorprendan, con la mente abierta, mucha hambre ¡y sin miedo al picante!

Harumaki langostino (5,90 €): Rollitos de bambú dorados que envuelven a unos langostinos con setas shiitake.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2016/12/16/la-pagoda

etiquetas: , , , ,

Dstage

+34 917 02 15 86

Calle Regueros,8 <m> Chueca 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 194 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

DSTAGE: Puro Rock&Roll

me encanta, uno de mis favoritos

De vez en cuando la vida te presenta oportunidades que no puedes rechazar. Os ponemos en situación: Nuestro amigo Javi comenzó a trabajar en Dstage un par de meses atrás. Tras comentarle nuestras enormes ganas de ir nos apuntamos a la lista de espera por si fallaba alguna reserva. En la tarde de un lunes de finales de noviembre esto ocurrió y sin analizar riesgos y con la cuenta del banco al borde del rescate nos calentamos y nos fuimos.

Luis, compañero ocasional de Morrete fue el acompañante de esta locura. Cofidis casi fue el patrocinador.

Al llegar vimos que el local se alejaba del lujo. Con un estilo neoyorkino y desenfadado nos daba la bienvenida. Paredes de ladrillo, tuberías a la vista y dos espacios: el bar, donde comenzaría el menú; y el salón, donde gozaríamos después.

En el bar: Marisco del día. Navajas al natural con dashi de apio, leche de almendra y néctar de café.

La experiencia comienza en la zona de bar. Las navajas aparecen bajo un manto de humo. El sabor perfecto y el detalle visual hacían ver que estábamos ante una noche especial.

En la barra: Cebiche de carabinero en roca de sal y coral de rocoto.

Tras tomar las navajas en el bar pasamos a la barra de la cocina. El plato te lo preparan en el momento y la cocina es puro espectáculo. Una organización perfecta que se puede ver en que todos los cocineros llevan un ritmo pausado y se les ve disfrutar de lo que están haciendo.

El ceviche se prepara sobre una roca de sal rosa del Himalaya. Uno a uno van añadiéndose los ingredientes terminando el plato sobre una hoja de plátano. Sabor brutal.

En la mesa:

Secuencia del pandan: Pandan radish, te de pandan y Tailandia en un bocado.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2016/12/12/dstage-puro-rockroll

etiquetas: , , ,

El Pajar de Fuente Hernando

+34 918 69 31 94

Calle de las Eras Chicas s/n Lozoya, Madrid provincia, España

guardado por 30 personas

ver más restaurantes castellanos en Lozoya

El Pajar de Fuente Hernando: “abrígate” un buen cocido en la Sierra Norte

me encanta, uno de mis favoritos

LLevábamos tiempo esperando que se instalara entre nosotros de manera definitiva el frío y la lluvia y que el invierno empezara a llamar a la puerta para hablaros de este templo del cocido. Porque aunque nosotros nos podríamos comer unas fabes en Agosto en Écija, sabemos que hay gente que no tolera los platos de puchero en verano.

Ya sabéis de nuestro eclecticismo gastronómico: le damos a la cocina de vanguardia, a la de mercado, a la de tasca, a la internacional… Y por supuesto le damos, y con mucho gusto, al cuchareo patrio. De entre los muchos guisos que componen el catálogo de la legumbre española , no podemos menos que quedarnos con nuestro cocidito madrileño; máximo exponente junto con los callos (ojo unos buenos callos también qué golosina…) de la tradición gastronómica capitalina, de la cual Morrete Fino, blog afincado como sabéis en El Foro, se enorgullece.

En esta ocasión, además, este blog va a fomentar, sin que sirva de precedente, el deporte y la actividad física. Y es que el restaurante que nos ocupa hoy –El Pajar de Fuente Hernando, calle Eras Chicas, s/n. 28742 Lozoya (Madrid) – está situado en plena Sierra Norte de la Comunidad de Madrid, destino ideal para una excursión de día o una escapada de fin de semana con el esquí, el senderismo, o los deportes de aventura como excusa.

Para los que no lo conocéis, Lozoya es un pequeño pueblo situado a unos 50 minutos de Madrid, a orillas del Embalse de Pinilla, en plena Sierra de Guadarrama. Rodeado por los Puertos de Canencia, Navafría y a pocos minutos de Cotos, Navacerrada y Peñalara es destino rural y de naturaleza habitual entre los madrileños. Además, y entre nosotros, es un pueblo cojonudo: bonito, tranquilo, lleno de bares y restaurantes estupendos como el que nos ocupa, con unos paisajes de película y con unas gentes de primera. Os prometo que es todo verdad, pero antes de que alguno salte confesaré que además de todo lo anterior, también es mi pueblo adoptivo-conyugal.

Tengo claro que tras esta introducción ya habréis planificado vuestra visita a la sierra en los calendarios del móvil, pero por si acaso hay algún urbanita impenitente al que le da miedo alejarse más allá de Alcobendas, vamos a relatar con detalle la comida que le espera en este restaurante para que no se lo piense más. Y es que os aseguramos que el cocido de El Pajar de Fuente Hernando no es un cocido cualquiera; es un cocido cocinado en puchero de barro, con lumbre de leña y a fuego lento lento (24 horitas de nada, así que como es lógico hay que reservarlo con antelación). Auténtica tradición rebosante de gusto en un antiguo pajar rehabilitado que le dará a la comida un toque rústico y acogedor.

Vamos pues a lo importante ya. El asunto se sirve en dos fases: En primer lugar la sopa, en su olla de barro, para ir abriendo boca y con cantidad de sobra para repetir, como ha de ser. Momento cumbre del cocido para algunos, entre los que me encuentro, e introducción al festín posterior para otros, la tradicional sopa de fideo fino nos resultó sabrosa y con cuerpo.

Una vez calentado el cuerpo y con el estómago segregando ácido a litros, llega la estrella de este cocido: el bandejón de garbanzos, verduras y carnes, la peor pesadilla de un amante de la dieta paleolítica.

Para acompañar este momento orgásmico llega a mesa también un platito con una salsa de tomate y ajo, las tradicionales bolas de pan y las también inevitables guindillas verdes. Muy recomendable para aderezar las garbanzos la salsa de tomate, con un toque especiado fantástico.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2016/11/24/el-pajar-de-fuente-hernando-abrigate-un-...

etiquetas: , , , ,

StreetXO London

+44 20 3096 7555

Old Burlington St,15 Londres, Reino Unido

guardado por 13 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Londres

StreetXO London: La conquista de la City

me encanta, uno de mis favoritos

Londres se distingue por muchas cosas: sus míticos edificios, sus calles mojadas, sus parques… Pero si hay algo por lo que no se distingue esta ciudad es por su gastronomía.

Bien es cierto que hay grandes restaurantes, algunos con estrellas Michelin, pero la gama media es más bien regulera.

Todos hemos acabado comiendo en un Mc Donalds o en un Pub con comida “típica”, la cual te cobran a precio de oro y podría ser perfectamente una tapa del A´Conchiña.

Con este panorama abrió hace poco sus puertas StreetXO London. Buscando llenar ese hueco y siendo el primer restaurante en el extranjero del Chef Dabiz Muñoz.

Tras un par de años de rumores sobre una próxima apertura, fue este Noviembre de 2016 cuando finalmente se llevó a cabo.

Y, como buenos pioneros de ponernos finos y fans confesos de la cocina de Dabiz, decidimos, ya que pasábamos un finde en Londres, ir a probarlo.

Nada más entrar vemos que el estilo es diferente al StreetXO de Madrid. Algo más señorial, sin perder el gamberrismo característico StreetXO y DiverXO. Detalles como que te guarden los abrigos y el poder sentarte en mesa lo elevan un poco por encima del de Madrid, más callejero.

El local, además de las mesas, dispone de dos barras: Una para cenar y otro para los cócteles o comida líquida como dicen ellos.

Con todo esto nos pusimos manos a la obra y comenzamos el festín.

Para empezar pedimos el Dumpling de conejo a la brasa con 5 especias chinas. Mini zanahorias y “Crunchy kikos”.

Sobre un curioso plato, sostenido en una mano, comenzamos la cena con este Dumpling de conejo a la brasa. Muy intenso de sabor. Suavizado por la espuma y con el contraste de textura de los “Crunchy Kikos” y la zanahoria. Se mezcla todo y a la boca. ¡Buen comienzo!

Seguimos con el Cantón-Galicia-Mexico . Pulpo gallego hecho al grill. Tomatillo y manzana verde con falsos noodles.

El pulpo increíble, con un sabor a fuego brutal. La salsa daba un toque de control en el cual los falsos noodles eran los que aportaban el picante. Una mezcla arriesgada pero efectiva.

En tercer lugar vino el Prawn suqet. Carabinero hecho a la robata. Tortilla de camarones con alioli y judías.

En primer lugar se chupa la cabeza. Después partimos el carabinero mezclándolo con el resto del plato. Destacaría este plato por la facilidad al comerlo. Al verlo dije “me voy a poner hasta el cuello de mierda”, pero al ponerme con él fue más sencillo de lo previsto.

Tras extraer todo lo que pude (doy fe de ello) del jugo de la cabeza del carabinero, probamos la mezcla del cuerpo con el resto del plato. Como todos los platos de StreetXO, caminan al límite pero siempre sin salirse. Los sabores son extremos pero con un punto de control. Este plato no fue la excepción y fue para mí el mejor de la noche.

Para finalizar nuestra aventura decidimos terminar con Las croquetas de la “La Pedroche”.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2016/11/11/streetxo-london-la-conquista-de-la-city

etiquetas: , , , , ,

Fin de Siècle

+32 2 512 51 23

Kartuizersstraat 9 / Rue des Chartreux 9 Bruselas, Bélgica

guardado por 14 personas

ver más restaurantes belgas en Bruselas

Morrete Viajero: Restaurante Fin de Siècle

me encanta, uno de mis favoritos

Y como si fuésemos el mismísimo Lild, seguimos con nuestra semana dedicada a Bélgica trayéndoos los mejores productos del país. Si la semana pasada le tocó el turno a la cerveza con la visita a la fábrica de Duvel, ésta le toca el turno a la comida.

Porque en Bélgica (y en Bruselas concretamente) se come algo más que los mejillones y sus famosas frites, las patatas fritas cocinadas con… pausa dramática… ¡¡¡grasa animal!!! No se lo digáis a vuestros amigos vegetarianos u os odiarán por ello (aunque con el sabor a asado de cordero de las patatas se deberían oler la tostada al primer bocado).

Pues sí, en Bruselas se pueden probar más platos y para ejemplificarlo os traemos una muestra con el restaurante que todos los foros recomiendan y que todos los españolitos por el mundo aconsejan: Fin de Siècle (acá Fin de Siglo o Fin de Ciclo para los más futboleros ;-)).

Se trata de un pequeño restaurante de finales del siglo XIX situado en el centro de Bruselas, muy cerca de la Bolsa (Rue des Chartreux 9, 1000 Bruselas). Atención, que cuesta identificarlo porque no cuenta con un cartel demasiado grande a la entrada, pero tranquilos que daréis con él.

El local, con capacidad para unas 50 personas, está formado por una serie de mesas alargadas (se comparten), una barra y una megapizarra con los platos. Nada más. Decoración prácticamente nula y sin avergonzarse por ello. Porque el que va a Fin de Siècle no va buscando la pretenciosidad, la exquisitez o tener una cena romántica en un plan CCC. Se trata de un restaurante más pensado para grupos grandes (mayoritariamente jóvenes aunque también hay gente más adulta), que buscan pasar un buen rato comiendo y bebiendo en un buen ambiente (y algo de ruido), con una calidad notable y a un precio razonable. Todo ello si llegas pronto o tarde a la hora de cenar. Como llegues a la hora punta corres el riesgo de que te toque esperar un buen rato como nos pasó a nosotros, ya sea fuera del local a la intemperie o dentro en la barra con una cerveza en la mano (nuestro caso). No se aceptan reservas.

Y sin más dilación, vayamos al condumio. La carta únicamente está escrita en una pizarra gigante detrás de la barra y en ella podéis encontrar todos los entrantes, principales y postres que ofrece el local. Ante alguna duda no dudéis en preguntar a los camareros que os atenderán y aconsejarán (algún español había entre ellos, para los menos duchos con el francés).

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2016/10/06/fin-de-siecle

etiquetas: , , , ,

DiverXO

+34 915 70 07 66

Calle Padre Damián, 23 (Hotel NH Eurobuilding) <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 559 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

DiverXo: el primer ochomil de Morrete Fino (Parte 1)

me encanta, uno de mis favoritos

Cuando arrancamos la aventura de este blog, nuestros primeros pensamientos se centraban en tascas, pequeños rincones a descubrir y bares con encanto.

Poco a poco nuestro paladar fue formándose y paso de tener una FP a empezar a Doctorarse en la Universidad de los Sabores.

¡Todo nos sabía a poco! ¿Menú con maridaje de Triciclo? ¡Poco! ¿Restaurantes con una estrella Michelín? ¡Nah! Hasta que un día se nos calentó la cabeza y reservamos una cena en DiverXO dispuestos a gastarnos la friolera de 250€.

Dicho en frío parece un mundo pero, ¡Oh, sorpresa! Tienes que esperar 6/7 meses de lista de espera, por lo que nos dio tiempo a bajar al chino a por una hucha e ir metiendo 20 eurillos mensuales para suavizar el palo. Del chino a DiverXO, la evolución natural.

Así que una fría noche de invierno nos presentamos allí 9 elipeños de raza pura, con pedigrí y todas las vacunas en regla, dispuestos a acercar DiverXO al lumpen.

Nos enfundamos las camisetas de Morrete y nos metimos en harina.

En esta crónica no vamos a especificar mucho los detalles del sitio para guardar la sorpresa por si tenéis la oportunidad de ir. La sala es más informal de lo que te esperas en un 3 estrellas pero eso le quita hierro a la cena y te permite disfrutar en un ambiente más familiar. Comentaremos los platos que tomamos aquel día ya que seguramente cuando vayáis no repitáis ni uno.

Así que agarraos a los asientos que despegamos este viaje sideral por la gastronomía del controvertido David Muñoz (aka Dabiz), que te guste o no, no podrás negar que para el tema del guiso tiene mano.

El menú que elegimos fue el más fuerte de los tres: 220 euros aproximadamente con diez “lienzos” o pases, que como ya veréis la mayoría se componía de diversos platos. Tú eliges el menú y la cuadrilla de cocineros te pone lo que buenamente quiere y en el orden que se les antoja: lo que viene siendo un menú degustación a ciegas vamos. Así que abstenerse tisquismiquis, alérgicos y seguidores de paleodietas, crudiveganismos y demás moderneces.

LIENZO 1: “DESAYUNANDO EL LUJO DE LA CAPITAL… MAGDALENA AL VAPOR REMOJADA EN LECHE DE BÚFALA VERSIÓN “CAPRESE” CON MÁIZ TOSTADO Y TRUFA BLANCA.FLAN INVERTIDO DE MANDARINAS. CROISSANT Y GALLETAS BLANCAS.SÉSAMO NEGRO.”

El primer lienzo intentaba trasladarnos a un pretendidamente aristocrático desayuno en el Madrid de los 80 (en el de La Elipa no desayunaban por vía oral…): dos platos que desguatamos con chotis de fondo. Destacar la vajilla de época.

Sorprendente este comienzo con tono dulce del que destacaríamos de entre todo el croissant con un helado de mantequilla apabullante. Las fotos hablan por sí solas, TODO estaba cojonudo, así que nos ahorraremos adjetivos grandilocuentes.

Un comienzo muy prometedor.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2016/07/22/diverxo-el-primer-ochomil-de-morrete-fin...

etiquetas: , , ,