72 sitios, 22 siguiendo, 30 seguidores, 7 descubiertos, 885 visitas

La gastropedia de la clase media

Morrete Fino

mostrando 7 sitios

Restaurante Montia

+34 911 33 69 88

Calle Calvario 4 (San Lorenzo del Escorial) San Lorenzo de El Escorial, Madrid provincia, España

guardado por 183 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en San Lorenzo de El Escorial

MONTIA, la estrella de la Sierra

me encanta, uno de mis favoritos

MONTIA

Calle Calvario 4, San Lorenzo de El Escorial, Madrid.

No te gastarás más de… 55 euros si eliges el menú corto y 85 con el más largo

Plato estrella… Los menús cambian constantemente, déjate sorprender

Llevaba el nombre de este restaurante en nuestra agenda largo tiempo bajo la etiqueta de “una de las estrellas Michelín más baratas de España”, y eso, para un blog que presume de ser “la gastropedia de la clase media”, no es moco de pavo.

Así que después de varios intentos fallidos reservamos antes del verano para pegarnos un buen fin de semana de septiembre en la Sierra de Madrid. Sí, ya veis que lo planeamos con bastante tiempo, y es que las pocas mesas del restaurante suelen estar copadas con varias semanas de antelación, especialmente si hablamos de viernes y sábados.

Antes de afrontar una cena de estas características como lo hacemos nosotros, es decir, como si fuese el banquete de boda de la hija de Luis XIV; decidimos quemar unas calorías y hacer más hambre con un buen paseíto por el monte Abantos. En realidad, más que un efecto físico, esta actividad deportiva perseguía un efecto psicológico: que no nos sintiéramos horribles cuando saliésemos de cenar rodando.

Así que guapos, entrenados y hambrientos nos adentramos en Montia dispuestos a dar lo mejor de nosotros mismos.

El restaurante se ubica en una pequeña plaza del centro de San Lorenzo de El Escorial, casi escondido tras una pequeña puerta y un pequeño cartel y a unos 500 metros de la zona más turística alrededor del Monasterio. Está dividido en dos espacios: una zona de entrada con una barra y una suerte de patio -con estanque incluído- como estancia previa a los baños; y la sala, a la izquierda, pequeña y sobria, y con una chimenea y algunos toques de madera y piedra que buscan un ambiente acogedor, rústico y sencillo.

La carta es sencilla, no te vas a pasar media hora indeciso con ella abierta porque directamente no hay. Las opciones son tres menús de entre 45 y 65 euros según su tamaño y la posibilidad de añadirles un maridaje por entre 25 y 35 euros. Nosotros nos decantamos, como no podía ser de otra manera, por el menú más largo pero sin maridaje, aunque aún así dejamos que los vinos y la cerveza inicial que regaron la cena fueran al gusto de los anfitriones, que para eso son los que saben. La cerveza que ofrecen es la ya famosa Cibeles, en su versión de grifo, y en cuanto a los vinos todos parecen tener en común su singularidad y su carácter ecológico. Nosotros bebimos un blanco Picarana, de Madrid y elaborado con la uva Albillo Real y un tinto joven de Valladolid, ambos estupendos, especialmente el blanco.

El menú se componía de siete aperitivos , seis platos, un plato degustación de quesos y dos postres (que luego resultaron ser tres). A diferencia de en otros menús degustación, aquí los aperitivos no se sirven todos al inicio sino que algunos se intercalan entre los platos principales a modo de “interludios”.

Para empezar probamos una fantástica mantequilla de cabra elaborada en la Sierra de Madrid y que nos hizo comernos el primer trozo del adictivo pan que sirven y que proviene de la ya famosa panadería Madre hizo pan, que es proveedora de muchos de los más conocidos restaurantes de la Comunidad.

Lo siguiente fue un trío de aperitivos que nos hacía empezar a remangarnos: chupito de gamba al ajillo, crema de acelgas y crujiente de jamón, que situaba a las acelgas en una categoría nunca antes conocida; una sabrosísima tosta de cereales con chipirón, butifarra y alioli; y un milhojas de patata, pisto y albahaca, que aunque no sorprendía tanto sí tenía un sabor y una textura a a altura de sus dos compañeros.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog:
morretefino.com/2017/11/02/montia-la-estrella-de-la-sierra

etiquetas: , , , ,

TriCiclo

+34 910 24 47 98

Calle Santa María 28 <m> Antón Martín 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 403 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

TRICICLO: Móntame en tu tricicleta

me gusta

TRICICLO

Calle Santa María, 28, 28014 Madrid.

No te gastarás más de… 50 euros. Aunque también está la opción de darte un homenaje y salir por el doble.

Plato estrella… cualquiera. Déjate aconsejar.

Hoy os traemos un clásico de la cocina madrileña de los últimos años: TriCiclo.

Este restaurante es el proyecto estrella de los chefs Javier Goya, David Alfonso y Javier Mayor que, habiendo trabajado ya en restaurantes de alta cocina, quisieron iniciar una nueva aventura más familiar y accesible para el gran público. Es así como crearon el universo de TriCiclo con: Tadem, en la misma calle y de estilo más informal; Taberna Elisa, más pensada para el tapeo y el cañeo; su food truck que podemos ver todos los meses en MadrEat; y, por supuesto, la joya de la corona, TriCiclo.

El restaurante TriCiclo está situado en pleno centro de Madrid, concretamente en la calle Santa María, a escasos metros de la calle Huertas en el barrio de Las Letras. Gracias a su emplazamiento y a su clásica fachada logra trasladarnos a una cálida casa de comidas del Siglo de Oro.

Una vez dentro, nos damos cuenta de que se le ha dado un buen lavado de cara al local, encontrándonos con un restaurante a medio camino entre una tasca castiza y un bistrot francés. En su interior, en un primer espacio, se encuentra la barra así como un considerable número de mesas altas. Este espacio es ideal para picotear y sirve como antesala de los sucesivos salones de forma alargada que se encadenan uno tras otro en una especie de laberinto. En general, el local cuenta con una iluminación tenue e intimista lo que lo hace perfecto para disfrutar de una cena en total tranquilidad, que es lo que más se valora.

En cuanto a la bebida, el restaurante cuenta con una carta de vinos cortita, pero con alguna opción interesante. Pese a ello, y visto que en la comida ya nos íbamos a dejar un buen pastiche, decidimos optar por nuestra amiga Mahou (en su versión Maestra), que nunca te da sorpresas a la hora de la cuenta.

Y respecto a la comida, sus chefs optan por una cocina en la que mezclan el producto de mercado pero tratados de una forma más elaborada y con ciertos toques exóticos (astiáticos y sudamericanos). Pero, pese a los toques modernos, tenerlo claro: aquí prima la comida sencilla, sabrosa y bien preparada.

A la hora de la comida cabría hacer una mención especial a la forma de trabajar de TriCiclo y a su carta dividida en tres partes:

La primera columna, Del Mercado al TriCiclo, contiene platos en los que destaca la materia prima con productos de temporada sin mucho tratamiento. Aquí lo que prima es la calidad del género, sin demasiados artificios. Encontramos propuestas tan variadas como: cecina de León, lomo de vaca vieja a la brasa, carabinero asado al sarmiento, tabla de quesos artesanos,…

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2017/10/19/triciclo-montame-en-tu-tricicleta

etiquetas: , , , ,

Alameda

+34 943 64 27 89

Minasoroeta Kalea 1 Hondarribia, Guipúzcoa provincia, España

guardado por 7 personas

ver más restaurantes vascos en Hondarribia

Alameda: El spin off con Estrella Michelin

me gusta

Como de todas las grandes historias, siempre nacen otras buenas. De 7 vidas, Aída. De Friends, Joey (igual este no es el mejor ejemplo). Nuestra visita a Alameda se fraguó en la celebración de cumpleaños de mis fieles compañeros de Blog: Héctor, Lucena y Ayuso. Cumpleaños que dejaría como una fiesta infantil a los que hacía Ronaldo el gordo. Tras beber unas cuantas cervezas, copas y demás brebajes fueron sorprendidos con su regalo.

Y que mejor, siendo de morrete caliente los tres, que agradecerles sus 30 años sobre la tierra con un buen menú degustación en Alameda (con su correspondiente viaje a Hondarribia, claro. Viaje al cual me acoplé instantáneamente).

Con nuestras mejores ideas nos presentamos allí para comenzar a disfrutar la noche.

El local de primeras presenta un aspecto más serio que otros de Estrella Michelin en los que hemos estado. Más cerca del Mirador de Ulía que de Cenador de Amós. Aun así estábamos dispuestos a dejar unos cuantos highlights elipeños.

El menú (con maridaje, ¡OJO!) comenzó con un aperitivo de la casa. Unos bombones de foie y un caldo para comenzar el camino.

Los bombones espectaculares y el caldo correcto. Si bien, no encontramos mucha relación entre ambos pero fue un gran comienzo.

El primer plato y, para muchos el mejor de la noche, fue Txitxarro marinado en cítricos con ensalada de encurtidos.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2016/10/28/alameda-el-spin-off-con-estrella-michelin

etiquetas: , , , ,

Cenador de Amós

+34 942 50 82 43

Plaza del Sol s/n (Villaverde de Pontones) Villaverde de Pontones, Cantabria , España

guardado por 48 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Villaverde de Pontones

Cenador de Amós: Un viaje para recordar

me encanta, uno de mis favoritos

Para todo en la vida hay una primera vez. Tu primera caña, tu primer beso, tu primera novia… Son recuerdos bonitos, momentos en los que no sabes si estarás a la altura. En esta ocasión era mi primera vez en un restaurante con estrella Michelin. ¿Me comportaré? ¿Pareceré Paco Martínez Soria cuando llegó a la ciudad? ¿Merecerá la pena aflojar la gallina por este menú? ¿Me quedaré con hambre? Todas estas preguntas me rondaban los días anteriores. El restaurante elegido para desvirgarnos gastronómicamente fue Cenador de Amós (Villaverde de Pontones, Cantabria). Llegamos con tiempo al restaurante y nos quitaron los abrigos. Primera gañanada al no saber reaccionar. Tras esto nos pasaron a un saloncito a tomar el aperitivo con dos cañas. Aquí ya estábamos como pez en el agua.

Nos trajeron dos pequeños aperitivos: uno de queso y uno de tomate y unos chips de verduras deshidratadas. Yo como experto en Lay´s descubrí que llevaba mucho tiempo equivocado. Un snack crunchy podía ser de verduras y engordar menos de 500Kcal!

Aquí ya podíamos ver donde estábamos: Camareros elegantes, educación exquisita y un máximo cuidado por todos los detalles. Tras esto nos preguntó que menú queríamos y elegimos el menú Experiencia, lo que el camarero denominó “el viaje largo”. El menú consistía en los siguientes platos.

Tras sentarnos, nos trajeron una bandeja de panadería con un pan casero exquisito y mantequilla para untar. El baile empezó con lo que podríamos denominar “los entrantes”: Comenzaron por traernos el Lomo de sarda en escabeche y la anchoa. Cómo servían era todo un ritual: Primero, cubiertos nuevos para cada plato; presentación del plato y explicación de cómo comerlo; la copa jamas tuvo menos de 10 cl ya que estaban atentos siempre para rellenártela. Detalles que hacían prever que el viaje iba a ser muy grande.

El tiempo entre platos era de 5 minutos aproximadamente. Esto hace que puedas comerte los 13 platos del menú ya que en una hora, o tienes el estómago como la Maestranza, o mueres. Esto alarga la comida (en nuestro caso 3 horas), por lo que tienes que pensar que es una experiencia y no simplemente un acto fisiológico. Continuamos con la tortilla. Nos dijeron que había que comerla de bocado y así lo hicimos. De los sabores ¿Qué decir? Todo perfecto. Éste en especial fue uno de los que mas nos gustaron.

Siguió con un Cóctel de marisco y Lima que nos prepararon en directo para rematar con el carico montañés, sopa de maíz y tostada con cilantro y sal de quicos. Todo un espectáculo.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2015/03/26/cenador-de-amos-un-viaje-para-recordar

etiquetas: , , , ,

Mirador de Ulía

+34 943 27 27 07

Paseo de Ulía 193 San Sebastián, Guipúzcoa provincia, España

guardado por 20 personas

ver más restaurantes vascos en San Sebastián

Mirador de Ulía: Sabores con vistas al mar.

me gusta

En nuestro camino por conocer las bondades del norte de España, ese regalo que tenemos y que no siempre aprovechamos, el destino ( y un calentón) nos hizo parar en El Mirador de Ulía. Otro morrete caliente sobre nuestras costillas y sobre mi cuenta corriente, a todas luces castigada por los dulces pecados del capitalismo.

Tras reservar y relamernos durante una semana llegó el día y emprendimos el camino. Por el trayecto nos dimos cuenta de que en esta ciudad (San sebastián) puedes ver mas estrellas que en el Planetario y el paseo de la fama juntos. Arzak, Akelarre, Kokotxa… Un sinfín de artistas se congregan en estas calles.

Al llegar descubrimos la primera sorpresa. El restaurante esta en lo alto de un cerro desde el que se ve todo Donostia. Un verdadero lujo que ya te predispone a disfrutar la comida de otra manera.

Después de tomar una cerveza nos pusimos manos a la obra y a lo que habíamos venido: Homenajearnos.

Tras preguntarnos si teníamos algún tipo de alergia comenzó el carrusel de platos.

El primer protagonista fue “Verdel”. El gran perdedor del menú y que por un momento hizo saltar las alarmas, que se apagaron cuando vino el segundo plato. El plato consistía en gel de arroz venere y verdel ahumado. Estaba bueno y con una buena elaboración pero fue aplastado por sus compañeros de menú.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2015/04/29/mirador-de-ulia

etiquetas: , , , , ,

Metro Bistro Templo de Debod

- cerrado

Evaristo San Miguel 21 <m> Ventura Rodriguez 3 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 167 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Metro Bistro Templo de Debod: Degustando Madrid

me gusta

Que sí; que vuelve el frío, los atascos y tu jefe. Que sí; que se acaba la jornada contínua, la piscina y la terracita. Pero tranquilos que viene Morrete Fino para levantarte el ánimo, mostrarte sitios nuevos y seguir descubriendo más rincones de esta nuestra ciudad.

Porque parafraseando a Sabina:

aunque muera el verano y tenga prisa el invierno

el otoño sabe que lo espero en Madrid.

Esta vez nos hemos decidido a probar el Metro Bistro Templo de Debod (Calle Evaristo San Miguel, 21). Se trata de un pequeño restaurante de cocina vanguardista en un local moderno y con aires minimalistas (también cuentan con uno cerca de la Plaza Mayor con más capacidad). Entre semana resulta un lugar ideal para cenar tranquilo en pareja, pero para el fin de semana creemos que será imprescindible reservar.

Pero vayamos a lo que nos importa: la comida. Nada más llegar y sentarnos, el camarero nos ofreció un mini mojito de apio como anticipo de lo que nos esperaba. Estaba resultón: Fresco y con un ligero toque a apio, justo para abrirnos el apetito.

Tras el mojito el camarero se volvió a acercar para preguntarnos amablemente qué íbamos a pedir (el servicio fue exquisito en todo momento, explicándonos todos los platos así como la forma en la que había que comerlos). Respuesta: dos menús degustación, los cuales no se anuncia su contenido en la carta (pero para eso está Morrete Fino, ¿no?); y para regarlo: una botella de El Perro Verde (DO Rueda).

En este punto, antes de comenzar el recorrido (largo recorrido) por la cocina del chef del local, Matías Smith, cabría mencionar la cesta de panes artesanos hechos por ellos mismos y que venían acompañados de dos tipos de aceite: arbequina y picual.

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2015/09/18/metro-bistro-templo-de-debod

etiquetas: , , , , ,

Desencaja

+34 914 57 56 68

Paseo de la Habana 84 <m> Colombia 8 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 62 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Desencaja: Viaje al centro de la tierra

me encanta, uno de mis favoritos

Los menús de degustación están de moda. Eso es así. Eso que hacíamos hace unos años de pedir una y cambiar de bar para probar todos los sitios y platos posibles ha evolucionado y se ha aburguesado: ¡si el hombre no va al plato, el plato va al hombre!

Es así como han nacido estos menús en los que consigues probar un poco de los platos más representativos del local para, de una tacada, llevarte una imagen completa de lo que éste ofrece. Y quitémonos los prejuicios esos de que: son platos pequeños, sales con hambre, etc. Hay algunos, como el que nos ocupa, que te harán sentir como si te hubieses metido entre pecho y espalda un cocido de los de tu madre.

El local del que os vamos a hablar hoy es Desencaja (Paseo de la Habana 84, 28036 Madrid). Se trata de un restaurante pequeño que busca la cercanía con el cliente para atenderlo con mimo en todo momento (la atención, el trato y la explicación de los platos fue perfecta todo el rato; tanto por parte de los camareros como de los cocineros ;-)). En cuanto a su decoración, destacan los colores claros y la sencillez. Como comentan ellos en su página web, el restaurante es como una caja: por fuera prima la simplicidad en la decoración porque lo que importa realmente es el interior (la comida).

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2015/11/04/desencaja

etiquetas: , , , , ,