1.211 sitios, 86 siguiendo, 263 seguidores, 367 descubiertos, 896 check-ins, 61.783 visitas

Viendo el mundo desde la lente de una nikon que se suele mover conmigo subida a una moto.

nindiola

KungFu

+34 911 63 31 15

Calle Luna 12 <m> Santo Domingo 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 50 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

Dejarse los prejuicios en la puerta

me encanta, uno de mis favoritos

es quien más ha ido (8)

Aunque el sitio viene precedido de innumerables criticas positivas, en mi caso creo que debería haber dejado los prejuicios en la puerta.

Soy de los que me he llevado múltiples decepciones en chinos finos (Palace, Bernabeu, etc) donde he pensado que habían puesto más atención en el decorado que en su razón de ser (grave error de planteamiento, la razón de ser de estos sitios es que sus pijos y estirados clientes se sientan cómodos y disfruten de la atención y espacio, no de la comida) y la comida no deja de ser entre vulgar y muy vulgar.

El ver el Kung Fu tan reformadito (había que verlo antes, que ni siquiera sé si se llamaba Kung Fu para darse cuenta del cambio sufrido y el shock por mi parte), tan aseadito, tan decoradito, con mesas y sillas tan nuevas e incluso en las mesas cierto toques de sofisticación en la presentación de los platos, sinceramente me dio muy mala espina.

Tener que esperar, poco pero esperar, para ser sentados no ayudó en demasía a esa sensación “tenemos cerca el Jin Jin, ¿qué hacemos aquí?”. El que las mesas fuesen enanas y pegadas unas a otras tampoco ayudaban.

La carta bien presentada, habían desaparecido los 4000 platos disponibles en su anterior versión y ahora había una cosa más lógica (me parecen una locura esos restaurantes chinos o hindús con cientos de plato que te hacen perderte entre ellos). Como suele ser habitual mi compinche en estos asuntos pidió por ambos, la chica tiene mil virtudes y entre ellas el saber elegir platos (y hombres).

Volví a acordarme de Jin Jin cuando el camarero nos decía a bastantes cosas que no le quedaban, eran las 23:30. Salíamos de un concierto y aunque es algo lógico, en otros templos de la comida oriental, no saben lo que significa las palabras “no tengo”. Mal asunto volví a pensar.

PERO, cuando a los tres minutos de pedirlo, aparecieron con los rejos y les hincamos el diente, me volví a reafirmar en mi condición de hombre de poca fe y mi tendencia a la critica acelerada. ¿Qué era aquello?, me atrevería a decir que el mejor plato chino jamás probado por este que os habla en mi vida. La bomba, sinceramente sublime, immmmmmpresionante, en fin. Cubriría megas y megas de espacio en los servidores de 11870 describiéndolos. En serio, solo por esos vale la pena, el viaje hasta la calle Luna, la espera, las estrecheces e incluso los miedos y prejuicios.

Además de los rejos, pedimos un arroz que ni fu ni fa, pero que con la salsa de los rejos se convertía en un arroz sublime.

El tercer plato fueron unas gambas pimientadas. Confucio se volvió a posar sobre nuestras cabezas. Menuda cosa tan rica, no voy a decir que el segundo mejor plato chino que he probado en mi azarosa vida, pero si en el top5. Impresionantes de verdad. Volvería a sobrecargar el servidor de 11870 con alabanzas al plato, pero ustedes ya se han hecho una idea.

Por último tomamos una ancas de rana muy chungas. Las peores ancas de rana que he tomado en mi vida. Chungas, sin más.

Todo el mundo sabe que los dragones en china echaban agua y los dragones en Inglaterra echaban fuego, jamás he visto a chinos más británicos. La madre que los parió, lo que estos entienden por picante medió, en el mundo libre entendemos por llamaradas en la boca. A nosotros nos gusta, pero ojo a esto. Si no te gusta el picante (me imagino que “poco picante” será bastante) mejor McDonalds.

Como detalle decir que los de al lado tomaron exactamente lo mismo que nosotros. ¿Casualidad?, ni mucho menos, nos vieron la cara de satisfacción.

Servilletas de papel, y solo una por barba. Se hecha mucho de menos el elegantísimo detalle del paquete de servilletas que tan a menudo sirve como tarjeta de presentación de estos sitios.

La mahou en lata.

Servicio encantador.

Y un pelo caro para su segmento (e incluso localización). Pagamos 59 euros por 4 cervezas y lo arriba descrito. Sin cafés, postre o copa.

Volveré no más, sino mucho más.

PD: Avelio, te debo una.

etiquetas: ,

listas: Restaurante visitado

Avelio

Otra recomendación Nindi. Venid al Sublime Tokyo y reservad en barra, que os va a gustar.

24 de enero de 2016

nindiola

es uno de los pendientes. no fallaremos

24 de enero de 2016

Pamplinero

Sí , si, sí y a todo sí de este sitio. Sí a la dorado Yu Xian, sí a la ternera con pimienta de Sichuan y sí a casi cualquier plato. Menos a las ancas de rana, a mí también fue de los que menos me gustó.

25 de enero de 2016

rosarosa

A mi me encanta, me paso un poco igual, que el primer dia que fui pense..ay Dios!!!, que "el chino" ahora es una pijada... (antes no se si eran los mismos pero era un super antro, que yo iba .. pero un antro) despues de quedarme estaba encantadisma... ay tengo que volver..

7 de abril de 2017