Especialista en Marketing Online. Amante de la buena comida, sobretodo japonesa.

Nuria Meléndez

Taberna La Mina

+34 914 46 13 56

Calle del General Alvarez de Castro 8 <m> Iglesia 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 84 personas

ver más restaurantes tapas en Madrid

TXURRI

+34 910 60 99 54

Calle del Duque de Sevilla, 18 <m> República Argentina 6 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 6 personas

ver más cafeterías en Madrid

Wangwang

+34 915 41 91 22

Calle San Bernardino,6 <m> Plaza de España 2 3 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 54 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

Carmen Casa de Cocidos

+34 910 60 72 60

Calle Ibiza 40 <m> Ibiza 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 25 personas

ver más restaurantes cocina casera en Madrid

Comerse un buen "cocidaco" tan a gusto como en casa

me encanta, uno de mis favoritos

un check-in aquí

No íbamos con la intención de comernos un cocido a 20 grados un martes de jornada laboral, pero la propuesta de Santiago nos pareció demasiado tentadora para decir que no. Y es que el local de por sí ya incita; pequeño, cómodo, muy vintage. El olor engancha y la pinta de los pucheros y sus contenidos ya convence.

De aperitivo mejillones en escabeche con patatas fritas; un clásico que no falla.

De segundo aperitivo; croquetas de cocido. Tiernas, jugosas, intensas pero nada empalagosas. ¡Deliciosas!

De primero puedes elegir entre consomé (sopa de cocido sin fideos) o sopa (con fideos). Riquísimos ambos. Muy bien desgrasados y con un sabor intenso que le aporta el jamón. Le acompañan las famosas "pelotas", hechas a base de pan (del día anterior como bien nos explicó Carmen, la dueña), tocino, huevo, carne picada... ¡De muerte! También cebolla tierna y piparras para combinar con la sopa. ¡Cuestión de gustos!

De segundo el plato fuerte; garbanzos (de los pequeñitos, super tiernos, en su punto justo de cocción) con col, zanahoria y patata y de tercero una fuente inmensa de carne (tocino, chorizo, morcilla, morcillo de vaca, pollo, y sus huesos). Un espectáculo de olores y sabores. Un cocido rico riquísimo que nada tiene que envidiar al cocido de mamá (y eso ya es muy top).

Por si esto fuera poco, ya para reventar, tomamos postre; leche frita. No soy muy de postres pero eso había que probarlo. Y no defraudó. Fue el bocado perfecto para poner el broche final a una comida 10.

La atención de los camareros exquisita. Nos mimaron mucho.

En resumen; comer y estar como en casa. (Por 31€ el cubierto merece muy mucho la pena).

Volveré.... ¡Seguro)

etiquetas: ,