629 sitios, 64 siguiendo, 208 seguidores, 438 descubiertos, 75.872 visitas

Madrid en el alma.
Ciudadanía del mundo
por elección
y porque es así.
"There are no holy places,
and no holy people,
only holy moments,
only mome...

Ohio Goza i Más

mostrando 2 sitios

Schloss Neuschwanstein

+49 8362/939880

Neuschwansteinstraße 20 Schwangau, Alemania

guardado por 10 personas

ver más palacios y monumentos en Schwangau

Un tercio de lo que pudo haber sido

me encanta, uno de mis favoritos

Hemos visto el castillo de papá y mamá (Hohenschwangau), así que al futuro rey Luis II de Baviera no le debía atraer la idea de residir allí.
A tan sólo 19 años se convirtió en rey, su hermano Otto fue declarado débil mental y Prusia se perfilaba como líder en el mosaico de pequeños estados, ducados y reinos que era lo que es Alemania.
Aburrido quizás de los asuntos de estado, o buscando evasión decidió gastarse buena parte si no toda su fortuna personal en un proyecto que se vio truncado por su muerte prematura en extrañas circunstancias, ahogado junto a su “Nerven Arzt” (hoy psiquiatra) en un lago de apenas un palmo de profundidad cercano al castillo.
Se tendrían que leer montañas de material sobre tales enigmas de la historia, nunca esclarecida.
Mal llamado rey loco, Ludwig II fue mecenas y protector de Richard Wagner, amiguíssimo de Sissi de Austria y a punto estuvo de casarse con su hermana, aunque en el último momento rompió su compromiso.
Sea lo que fuere, Luis II no se anduvo con chiquitas: ideó un castillito que sencillamente se salía de todos los cánones, mezcla de neorromano, neogótico o casi me atrevería a decir, sueño esdrújulo de Gaudí.
Lo “poco” que hay que ver es un derroche de fantasía, opulencia y sueño de nuevo rico, aunque casi dejara a Baviera en la bancarrota. De hecho, a las pocas semanas de su muerte la familia, -aprovechando que el misterio en torno a su muerte todavía estaba fresco- decidió abrir el castillo al público en forma de museo.
A destacar: el salón del trono sin trono, ya que el apuesto monarca se murió antes de poder encargarlo, aunque el conjunto no pierda en deslumbre por su semejanza a una iglesia bizantina, con oro, mármol de Carrara y una lamparita de casi una tonelada.
Hay cisnes por todas partes, de ahí el nombre del castillo (Schwan = cisne en alemán), así como diversas alusiones pictóricas a los Nibelungos, Lohengrin y toda la mitología germana.
El pobre señor Wagner no llegó a ver tales maravillas y el rey Luis apenas residió un centenar de días en su retiro sin terminar.
Este lugar hermoso y extraño fascina por el entorno, la historia y un no-se-qué indescriptible.
Tan magno morbo atrae turistas de todo el mundo, el jubileo es monumental. Tal atracción forma parte de la "ruta romántica", indicada en las carreteras en lengua alemana y… japonesa.
Pocas veces he visto tanto turista, incluidos unos cuantos españoles de paquete turístico y bastantes coreanos.
En cuanto al acceso al lugar, lo dicho anteriormente en el castillo de Hohenschwangau, prontito por la mañanita y a mediodía salir corriendo de allí.
Para subir al lugar hay una buena tiradita, así que -como bien nos apunta Mme.Tafetán- vayan con tiempo de subir en bus, carroza o a pie y no se equivoquen de grupo!

etiquetas: , , , ,

listas: cultivarse, de lo mejor de alemania, once in a lifetime, pasearse

Königschloß Hohenschwangau

+49 8362/930830

Alpseestrasse 12 Schwangau, Alemania

guardado por 4 personas

ver más palacios y monumentos en Schwangau

El castillo de enfrente

Ohio Goza i Más lo descubrió en septiembre de 2008

me encanta, uno de mis favoritos

Casi ignorado por los turistas, este precioso castillo está prácticamente frente a Neuschwanstein.
Descubierto el entorno tras real excursión por los alrededores de Füssen, el rey Maximilian de Baviera no se lo pensó dos veces: sobre las ruinas de una antigua fortaleza del S XVI destruida casi del todo en la época de Napoleón se construyó este hermoso castillo en tan sólo cuatro años.
Todo lo que se puede visitar es absolutamente original, datando de la primera mitad del S XIX. Incluída la habitación de la reina Marie, adquirida por el rey casi enteramente en un viaje por las actuales Grecia y Turquía.
Numerosos frescos decoran las estancias, sobre todo basados en la mitología y en batallas crueles aunque no se vea una sola gota de sangre en las asépticas representaciones de tan magno lugar.
Visitas posibles sólo guiadas.
Si tienen Uds. suerte y hablan alemán, francés o inglés, el propio guía del lugar contará historia y detalles del sitio.
Si no es el caso, la azafata o guía les conducirá con el loro y CD en el idioma acordado.
Como en temporada aquello se pone de bote en bote se impone madrugar y combinar la visita con Neuschwanstein, el castillo de enfrente.
No olviden dirigirse primero a la oficina de billetes y acudan a la hora citada.
El grupo al que pertenecen Uds. se anunciará en los paneles previstos a tal efecto, como el número de la pescadería.
Inútil de querer incorporarse al turno anterior o siguiente: la máquina que lee los códigos de barra les impedirá el acceso, así que dejen los souvenirs para el final.

etiquetas: , , , , , ,

listas: cultivarse, de lo mejor de alemania, indispensable, once in a lifetime, pasearse