312 sitios, 22 siguiendo, 19 seguidores, 125 descubiertos, 1.394 visitas

Pablo Haya
sin fotos + añadir

Soqueta

+34 962 85 14 52

Vía de Ronda Oliva, Valencia provincia, España

guardado por 5 personas

ver más restaurantes en Oliva

No es un restaurante para sorpresas

me encanta, uno de mis favoritos

Soqueta es un restaurante para señores y señoras. Desde que entras ya se adivina que vas a cenar bien y sin sobresaltos. Todo va a ir según el guión establecido lo que le resta emoción.

La decoración es sobria dominada por tonos marrones. Los platos se basan en un producto de buena calidad y una elaboración clásica y sencilla. Es un restaurante donde la ventresca sabe a ventresca, y el solomillo se prepara al Pedro Ximénez.

Por la noche en la terraza en verano se está se lujo gracias a su proximidad al mar, la suave iluminación y el ambiente de calma que se respira. El servicio también en línea con la filosofía del restaurante.

Editado: 28-07-2016
Volvimos otra vez este año, y nos volvió a convencer. Imprescindible probar los chipirones con habitas.

Editado: 9-08-2018
Definitivamente un cinco estrellas. Siempre aciertan

etiquetas:

La Goleta

+34 962 85 63 26

Carrer de la Mar Mediterrània, 7 Oliva, Valencia provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes cocina mediterránea en Oliva

Tu que llegaste por casualidad

Pablo Haya lo descubrió en agosto de 2016

me encanta, uno de mis favoritos

Descubrimos Oliva un verano que tardamos tanto en decidimos que estaban ya pillados todos los destinos que teníamos en la lista. Cuando le comenté a una compañera del trabajo que finalmente íbamos este pueblo del Levante, me recomendó que probáramos sin falta este restaurante donde ellos comieron una paella de escándalo, y encima "tiene una estrella Michelín", bueno quiso decir que "lo recomienda en la guía Michelín".

La Goleta es un sitio especial, como Olivia, y se nota desde que cruzas la puerta. Es un restaurante pequeño con apenas siete mesas, tres más si cuentas las que están en la terraza. Desde fuera no tiene apenas diferencias con cualquiera de las otras casas colindantes, únicamente una vela con el nombre del restaurante señala que has llegado al sitio correcto. Para los horarios también son un tanto particulares, aunque se están reformando. Hasta este año sólo podías comer y ahora ya han empezado a dar cenas también.

Nada más entrar, a la izquierda de la barra, te saludan desde una discreta foto Juanra y Marta, los dos artífices de este proyecto de restauración. Es una foto tomada en un día especial, podría ser la inauguración, un aniversario, cuando les mencionaron por primera vez en la guía Michelín, cuando ganaron algún premio o vete saber tú, a lo mejor fue un día corriente, lo que está claro es que fue en uno de esos momentos en los que piensas "Lo hemos conseguido, lo hicimos y aquí estamos", y vaya que si lo lograron. Ambos están súper sonriente, el fondo desdibujado, y él te apunta con el dedo, no se si diciendo que tú puedes también ser el siguiente, o si dándote las gracias por el apoyo prestado. El caso es que está foto te da la seguridad de que aquí todo va a salir bien. En nuestro caso, que se han convertido en visita obligada cada vez que volvemos a Oliva, todo ha ido como la seda siempre.

En los entrantes ya empieza la fiesta. Tienes dos opciones: la más creativa con una selección de carpaccios de carne o mariscos, salmon marinado, pez mantequilla al curry verde, ensaladas de mollejas o de ventresca, tapa de pasta de brie rellena mil cosas, alita d pollo en salsa agridulce, zamburiñas o vieras, atún al estilo oriental, y foie con huevo de codorniz. O te puedes decantar por opciones más clásicas como calamares, sepia, pulpo, marisco y habitas.

En los segundos nosotros vamos a piñón fijo: arroz, arroz, arroz con lo que no me puedo aventurar en recomendar las carnes o los pescados. Eso sí, los platos que he visto pasar tenían una pinta deliciosa. De la carta de arroces, una mención especial para el arroz a banda que posiblemente sea uno de los mejores que he comido. Del póster poco que decir ya que llegamos siempre tan tan llenos que no solemos pedir.

Dos recomendaciones para finalizar. La primera, que es casi obligatorio reservar, y si es para un fin de semana, además, con tiempo. No he visto a nadie que haya comido sin reserva, y ya son unos cuantos los que se han dado la vuelta. Segunda, en este sitio el tiempo transcurre lentamente, así que paciencia.

etiquetas: , , , , ,

sin fotos + añadir

Restaurante Oasis

+34 620 78 52 66

Calle Hort de la Bosca, s/n.,Oliva,España Oliva, Valencia provincia, España

guardado por 2 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Oliva

Pablo Haya lo descubrió en agosto de 2016

me gusta

Surtopía

+34 915 63 03 64

Calle de Núñez de Balboa 106 <m> Avenida de América 4 6 7 9 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 205 personas

ver más restaurantes andaluces en Madrid

De Madrid al cielo gaditano

me encanta, uno de mis favoritos

Según la RAE, utopía es «un plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación». No se si así se sintieron los dueños cuando decidieron abrir este restaurante de nombre tan sugerente pero por lo que a mi respecta han convertido esa utopía en una realidad.

Atraídos por los buenos comentarios de la comunidad de 11870, en particular de José Luis García, y tras varios intentos de reserva fallidos, nos dejamos caer a finales de julio. Es un local pequeño con la zona de barra separada del restaurante por una cortina gruesa. Esta última lo componen un número reducido de mesas dispuestas de manera razonablemente espaciosa, al contrario que la barra, que me pareció un tanto estrecha. Nos colocaron en la mesa que se encuentra pegada a la ventana, que para mi gusto es la mejor.

La mesa te recibe con una aceite de oliva virgen de Jaén (si no recuerdo mal) que estaba de rechupete. Como entrantes tomamos tortillita de camarones, croquetas de rabo de toro y huevos de choco fritos con alioli de ajo asado. Buen producto, sabrosos y bien cocinados, pero claro, estas frituras requieren ver el mar para que estén gloriosas.

Con los segundos tocamos el cielo. En mi caso tuvo la culpa el atún confitado en manteca colorá y kumquats. Aquí si que te puedes olvidar de la playa y entrar en un mundo nuevo. La presentación me pareció muy atractiva dominada por el rojo de la manteca. Me recordaba al atún con tomate de la abuela en versión minimalista. Ahora que cuando lo pruebas el único parecido era el intenso sabor a atún. Los kumquats, que son una diminuta naranja de origen chino, aportaban un ligero toque ácido. La combinación de un trozo de atún con un pedacito de kumquat regado en manteca colorada te sube la bilirrubina. El otro segundo que pedimos fue bonito encebollado al amontillado, que no me atrevo a juzgarlo ya que apenas lo probé, pero recibió similares alabanzas por parte de mi pareja.

Si a esto le unimos un trato muy amable y considerado (más aun teniendo en cuenta que íbamos con la peque y el carrito de bebe) no es de extrañar que Surtopia se haya fijado mi memoría con unas ganas un tanto obsesivas de volver.

etiquetas: , , ,

Gath

Pablo, me alegra haber contribuido a esa grata experiencia que describes.

6 de septiembre de 2015