44 sitios, 13 siguiendo, 51 seguidores, un sitio descubierto, 1.867 visitas

Profesional del mundo de la moda; adicta a ésta y a las tendecias de diseño, incluídos los nuevos restaurantes. Foodie y amante de los cocktails. Y Mamá.

Pilar Monfort

mostrando 2 sitios

StreetXO

+34 915 31 98 84

Calle Serrano 52 (Gourmet Experience de Serrano) <m> Serrano 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 442 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Visita en Agosto y de nuevo en forma! Una de las mejores comidas del 2016.

me gusta

AGOSTO 2016

Tras un laargo espacio de tiempo de rodaje tras la anunciada apertura en Serrano, he vuelto a ir, esta vez sentada en terraza y haciendo menos cola siendo Agosto y he de decir que... AHORA SI! POR FIN! Cocina de altura, con base, reflexión, research. Veo técnica, veo viajes volcados en platos, veo creatividad reflexionada...

Ya no hay churros asquerosos con tuetano y salsas que te revuelven el estómago ni tortillas de patatas o empanadillas de atún mal entendidas y ejecutadas. No me gustó nada esa faceta de "jugar" con esas comidas populares españolas y meterlas con calzador en elaboraciones asiáticas porque no funcionan y revuelven el estómago... Un ejemplo de fusión mal entendida también es la que comí en Chifa y en El Perro que tiene abierto donde antes estaba StreetXO en el Corte Inglés de Callao... Siempre el local más vacio y es por razones obvias... Hablé un día con la responsable (una mexicana enorme) y le pregunté qué era lo más vendido cuando aun era Chifa Boteco y me dijo que el perrito caliente (ya esto dice mucho...). Pues bueno, 1 mes después el local se llamaba el Perro Bar, y se especilizaba en perritos. Supongo que es lo que venden, pues no quedaba otra... Despropósitos que deben ser comunicados en lugar de dejarse llevar por el nombre y decir que "espectacular".

En cuanto a StreeXO esta vez me ha mostrado una carta mucho más pensada, con toques franceses muy interesantes, con base, con fondo, con una aplicación reflexionada de productos, técnicas y sabores que se notan traídos de sus viajes. Y ahora sí, me ha gustado mucho...

· Vieiras ahumadas con mantequilla, kimchi, coco y salsa XO: Para comerse 12 (aunque acabes arruinado pagando a 6€ la unidad...). Debería subir el calibre de vieira, es mi única crítica, puesto que pagas por una vieira grande y estos son muy peques.

· Caballa frita al revés, pimienta Sichuán, huevas de trucha, ponzu cítrica y chips de patata morada con una especie de emulsión de ají amarillo encima: Muy rico. Salsa intensa pero muy sabrosa que aunque lo vendan como un ponzu, realmente no lo es sino un caldo de pescado o dashi al que han acidulado con un ponzu. Emulsión para hacerle un plato aparte (como un ajoblanco de ají amarillo) y huevas y chips que redondean la experiencia.

· Patata de feria con toques ahumados, queso y alita de pollo con mojo: quizás el más simple, pero muy sabroso y un buen acompañamiento. Precio algo elevado (10€) para 2 patatas enanas, pero OK... Interesante aquí un clásico de los puestos callejeros a lo largo y ancho del mundo reinterpretado y sabroso. Creo que este plato puede dar más de sí y si tiene algo de tiempo seguro que lo hará, porque creatividad no le falta.

· Civet blanco de jabalí con udón japonés y huevo... Me mató. Técnica, producto, base, reflexión. Lo vi todo en este plato y casi pido pan para acabarlo. Tremendamente rico. Lo único que sobra es la dichosa "puntilla" del huevo frito de arriba. Desde mi punto de vista, siempre que quiere hacerse el gracioso con algo tirando de chabacano y de jugar con cosas españolas innecesarias, la lía y resta puntos... y cuando se pone fino, piensa y reflexiona y se centra en la comida internacional, lo borda. Es mi opinión, pero asi lo percibo.

En definitiva, asi sí, David. Y lo mejor: digestión perfecta. Sensación mínima de pesadez. Y buenos recuerdos. Muchas ganas de probar otros platos.

No le doy las 5 estrellas por 3 cosas que siguen faltando:
- Camareros muy rudos... cada uno con su personalidad que eclipsa el servicio y hasta la comida misma. Tan pronto te viene un andaluz con tanto acento que hasta cuesta entender y que te hace cuatro chistes como un chico con todo el cuerpo agujereado y tatuado que en lugar de contarte los platos te los "escupe" y se va y... bueno esto un día yendo sola me da igual, pero llevando gente me limita mucho. Y además, con educación y simpatia y mejor explicado seria aun mejor la experiencia...
- No hay postres. Hay que mojarse y aunque no le guste lo dulce los clientes queremos terminar con algo dulce... Y tampoco hay café... y esto obliga a hacer otra cola al lado para coger un helado/café y a veces no hay tiempo o no apetece. Además, te quedas con ganas de ver creatividad "dulce".
- Falta aun refinar cosas. Si haces streetfood asiático al uso, pues OK, no hace falta refinar nada, pero tampoco cobras 45-50€ por persona ni fusionas, pero entiendo yo que esta comida es más que eso. Es una extensión de Diverxo donde hay bases culinarias, técnica, estudio, research, equipos amplios que analizan y testan conceptos hasta dar con combinaciones que te dejan boquiabierto por sabor/concepto/estética. Y de hecho me he demostrado que en los platos que hay estos elementos en StreetXO, la experiencia es increíble y en aquellos que no, la experiencia es para no volver... Espero que tenga buenos consejeros y buen criterio y que siga por esta línea. Con la evolución vista en este último año, estoy convencida que va por un excelente camino.

Expectante por ver más.

___________________
Pues bien, comida el Viernes en StreetXO (me fui con una amiga del curro a Cascabel después del trabajo para empezar el viernes con unos cocktails y unos tacos, cuando nos entró curiosidad y tuvimos que hacer cola en StreetXO...).

El espacio nos sorprendió positiva y negativamente. Quizás habiamos imaginado demasiado y pensábamos encontrarnos algo loquísimo y mucho más grande, con mesas también, y lo que encontramos fue una barra enorme (Como la 2de Callao pero el triple) con un concepto muy similar. Nos sorprendió la terraza y que parece que en cualquier momento van a quitar el tejado y te vas a quedar en una megabarra en lo alto de la azotea del Corte inglés. Eso nos gustó, al igual que el hecho de que en verano haya terraza (anque no muy bonita...).
Lo que no nos gustó es que no hubiera mesas (es barra si o si, o terraza pero ahora no procede a 2-3º), los carteles y demás lo he visto muy "Kitsch". Siempre he sido una firme defensora de StreetXO y de su estética rupturista, pero creo que el concepto tiene mucho más donde buscar para crear ambiente. Un cartel de "StreetXO Fighter"... o unos mensajes que no habia manera de entender como "golosismo puro"... Una carta cutre con un diseño muy muy de diseñador gráfico recién salido de la facultad... No sé.. me fijo mucho en estos detalles que para mí es lo que da encanto a un sitio y este StreetXO me dejó completamente fría.

Pero no pasa nada, las expectativas iban demasiado altas para que el material gráfico hiciera mella. Así que después de 1 hora de cola nos sentaron en la barra. Aquí de nuevo blancos y negros... Bien por el nuevo servicio que mide los tiempos de entrada de la gente para no saturar cocina y para no saturarnos y agobiarnos a los clientes (gracias a Dios, al contrario que en Callao, nadie me miró con cara de querer matarme si dejaba de comer un min...). Mal tener que esperar 20 min. sentadas con un cocktail (si llega a ser una cerveza me da algo..) a que los cocineros terminasen su Mise-en-place o producción previa a que abrieran cocina...
Un cocinero cortando cebolla al lado de mi Gabardina Burberry de 2.000€, pues va a ser que no, oye... Le digo que si le importa cortar cebolla un poco más apartado de mi ropa y me mira con cara de risa y sigue cortando... Increíble... Por muy de moda que esté la cocina abierta, a veces hay cocineros que no son precisamente relaciones públicas y debería quedarse de puertas hacia dentro... En fin, le paso la gabardina a una amiga que estaba más apartada y nos ponemos a mirar la carta mientras esperamos a que el chico éste termine su sofrito...

Tengo que mencionar que durante la espera, hubo "movida" entre los cocineros y tuvieron una riña entre ellos que nos quedó a todos con bastante mal rollo... Supongo que esto es también para ambientar el sudeste asiático...

En la carta, 5 platos antiguos y los demás nuevos. Después de muchas visitas al StreetXO original, ya tenemos los platos antiguos trilladisimos y nos decantamos por pedir cosas nuevas y aquí es donde empezó la peor comida de mi vida en un restaurante en los últimos 5-6 años...

· Cocktail de Shisho, pepino, Yuzu y Ginebra... no recuerdo qué más llevaba, porque sólo me supo a zumo de limón... El yuzu que emplean es zumo de yuzu a base de concentrado porque si fuese natural sólo con acercarte un poco huele a dioses y no fue el caso. Muy prescindible y servido en un vaso de plástico desechable de los "Bubbles Teas" con pajita ancha que se suele poner para coger las bolitas de tapioca que contiene (sería original si metiera alguna bolita de algo para jugar con ese referente. Supongo que creerá que somos tontos y que con una envase de plástico y un zumo prefabricado ya vamos a tocar las palmas... Pues no.).

· Cocktail de Humo... (este de mi amiga). Sabor fuerte y con carácter. Pero la combinación del chocolate con la bebida alcoholica y el aroma a tabaco... a mi me dió nauseas. Supongo que tendrá su público.

[20 min. de espera hasta cogernos la orden y 15 para tener el primer plato enfrente. Menos mal que íbamos sin prisas]

· Lasaña koreana de wonton y vaca vieja gallega con shiitakes, tomates escabechados picantes, bechamel de cabra y cardamomo. 14€. >> Es dificil reinterpretar una buena lasagna italiana y probamos esta porque habíamos leído aquí que era muy buena... Vimos a Johny montarla y nos puso las expectativas altas, pero el plato estaba bueno sin más... El shiitake no aparece en boca en ninguna parte (una pena, porque me encanta...), la bechamel está mejor la de mi madre y... es que no había más... En fin, probadlo si queréis, pero lo veo prescindible total, hay mejores lasagnas y a mejor precio. Lo peor de todo fue que al teminar y hacer balance éste fue el mejor plato de la carta y sólo estaba bueno sin más...

[2 minutos después de la lasagna llegaron las empanadillas y el Tuétano.... Le miramos con cara rara... y decide llevarse el tuétano y adelantarlo a otro cliente.]

· Empanadillas de atun Rojo estofado en Curry thai; "crestas daviz" glaseadas y ketchup agripicante de tomatillo de árbol. 13,50€ >> Probamos las crestas angustiadas porque eran crestas de gallo de verdad y daba asquete, pero el sabor aceptable. Me recordó a la textura de los callos. Con una salsa fuerte que disimulaba el sabor. Nada que quieras comer a diario, lo puedo jurar... Las empanadillas de atún... uno de los despropósitos que da título a mi opinión. Cómo podía algo tan rico como el atún rojo saber tan mal... aun me lo sigo preguntando! La masa de la empanadilla, muy rica y artesanal; el relleno, no nos gustó nada la combinación de sabores. El curry se comía el atún, que estaba muy hecho y aportaba un toque fuerte de atún cocinado muy característico, que con el curry no pegaba nada. Dejamos la mitad del plato, saturadas.

[A los 2 min. de las empanadillas y de llevarse el tuétano nos trae la Tortilla de patatas y cebollino chino y a los 2 min. de nuevo otro tuétano... Nuestro cabreo va en aumento. Sabores malos o del montón; cocktails reguleros y encima nos están agobiando con la comida después de esperarles 1hora en la cola y 35 min. en la barra... No es justo...)

· Tortilla de patatas y cebollino chino guisada en un laksa de singapure con carabineros, yema de pato salada y pimentón ahumado. 18€ >> Teníamos hambre y necesitabámos algo "rico" para recuperarnos de tantos sabores mal combinados, así que nos lanzamos a los carabineros. Buenos, como no puede ser de otra forma pagando 18€. Decidimos echar el jugo de las cabezas en el laksa, como nos habían recomendado, y probarla y la verdad que muy buena, pero nada que nos hicera llorar y de hecho no es el típico plato que quieras comer un sábado por la noche porque es bastante pesada (al contrario que el Chilli crab, que es muy picante pero no pesado). La tortilla... ... creo que lo peor de la comida.. no sé qué le echó a parte de patata y cebollino o si es por cocerla en el laksa (que no le pega a una tortilla de patatas...), pero el sabor era lo más desagradable que he probado en mucho tiempo. Tuvimos que dejarla entera. El maitre nos preguntó si todo bien, y le dijimos que no mucho, y se hizo el loco y se fue... Por favor, Daviz, quita esa tortilla horrorosa!

· Tuétano asado con churros. Col china lentamente asada al sarmiento. Casi un gazpacho de jalapeños. 13,50€ >> No nos hacia mucha gracia, pero pedimos recomendación y nos dijeron que pidiesemos esto... Yo no soy muy amiga del tuétano y lo dejé entero, pero a mi amiga al parecer no le desagradó. Yo esa textura viscosa y grasienta con sabor a concentrado de carne... imposible. No obstante, la col y el gazpacho fueron las únicas cosas de toda la comida que me hicieron recordar al viejo Daviz de StreetXO original. Muy rico el casi gazpacho de japapeño que con la col china tenía un puntazo de sabor. Una pena que no consiga esos sabores en casi ningún plato de los que probamos... Los churros... pues sin más... salados y probablemente congelados a los que les dimos dos mordiscos y ya... (no entiendo la tradición de madrileña de meter churros en todas partes...)

78€ dos persona. con sólo un cocktail por persona. 39€ por persona compartiendo sólo 4 platos y con unas espera, servicio, y, lo más importante, platos, que no están a la altura ni de lo que esperas de un 3 estrellas michelín ni del precio que pagas.

El cambio de Callao a Serrano con subida de precios incluida compartiendo plaza con otros restauradores de estrella michelín y colas de 1 hora, para la prensa me parece mucha chicha para sacar reportajes, para los comensales la subida de precio, los tiempos desajustados entre las distintas partidas (que hace que todo te salga junto quedándose frío) y, sobre todo, la bajada de calidad y creatividad en los platos (algunos incomibles y otros muy prescindibles y reguleros...) me parece todo un despropósito. Sigo creyendo que Daviz tiene lo que hay que tener para crear platos que nos hagan gozar tanto como en su anterior Streetxo, pero lo que probamos el otro día nos está a la altura y me dejó muy muy decepcionada.

Aquí termina mi idilio de amor con Daviz hasta que no vea cambios muy muy sustanciales en su carta "low cost". Porque el Viernes me sentí estafadísima, pagando 80€ por una cocina com mucho "hype" y "postureo" pero 0 cerebro y talento detrás y si eso es en lo que se ha convertido este chico, yo prefiero gastarme el dinero en probar nuevas promesas y restaurantes, que en Madrid cada día hay más.

Mala elección hacer la cola para StreetXO y perdernos Cascabel, que nos apetecia mucho. Volveremos sólo a probar este y a repetir una maravillosos helados del Sr. Roca, que nos salvaron del hambre al salir de StreetXO el otro día y nos compuso un poco el estómago que teníamos destrozado después de comer tanta guarrada mal armonizada.

Y por cierto, cree o no debate lo que voy a decir... me parece muy fuerte que tantos foodies estén dando 5 estrellas a este Daviz... No si es que para ser foodie hay que adular a los estrella michelín o es que Daviz es tan molón que es intocable... Pero me parece muy fuerte tanto peloteo para hacerse el guay por estos lares... Soy la primera que se quedó impresionada por el StreetXO de Callao, pero esto no es lo mismo, señores... Un poco de criterio, porque luego los demás nos fiamos, vamos a probarlos y nos metemos un chasco de narices...

En fin, cada cual que vaya y pruebe. Menos mal que están los helados de Jordi Roca para salvar el día...

etiquetas: , , , , ,

ver comentarios anteriores (13)

Alexo

Francamente... me dejas de piedra con el episodio de la gabardina.

21 de enero de 2015

Pilar Monfort

Pues es sólo una anécdota que jode bastante. Gabardina o un traje nuevo que lleves del trabajo, da igual. No te apetece que se pongan a cortar cebolla a tu lado... Una cosa es un emplatado y otra cortar cebolla. Entiendo el concepto, pero tiene sus límites y la cocina es bastante grande como para no tener que hacerlo. Aunque eso es sólo una anécdota en una comida muy muy mala y decepcionante.ver comentario completo

21 de enero de 2015

Bermar

Sincera, con personalidad y criterio. Chapeau!

22 de enero de 2015

gastrolola

Segunda opinión decepcionante del nuevo Streetxo, pensábamos ir el sábado a comer, ya dudaba, pero después de leer tu post, definitivamente descartado. Estoy completamente de acuerdo contigo, 80€ se pueden gastar mucho mejor en otros sitios. Me reafirmo, a este chico se le esta yendo la olla

22 de enero de 2015

Yanzoo

Yo creo que en algún momento lo probaré pero no me voy a dar ninguna prisa..
He leído opiniones de algunos platos que si siguen en esta carta nueva me suenan apetecibles y ahora con el aliciente de no tener la barra al abordaje me motiva mas.
En todo caso el post de pilar es muy ilustrativo y nos muestra "el lado oscuro".

22 de enero de 2015

Pilar Monfort

Gracias Bernar. Yo es que igual que me enamoro muy rápido de lo bueno, no soy capaz de hacerme la tonta con lo malo... y lo que no es, no es...

De todas formas, gastrola o eum, siempre es bueno visitar y valorar por vosotros mismos. Eso sí, yo seguiría los siguientes consejos:
1.- Las palabras "carabineros" o "atún rojo" son el diablo y están ahí para engatusaros. No os dejéis convencer, como nos pasó a nosotras, y evitad esa tortilla de patatas y esas empanadillas endemoniadas que los acompañan y los 31,50€ que valen y que en mi caso dejé en el plato!
2.- Creo que no me equivoco mucho al decir que mejor pasar de los cocktail; aunque cierto es que solo he probado los suficientes como para aseverar que todos son reguleros como los nuestros...)
3.- Metáis algún plato de los "clásicos" yendo sobre seguro para que al menos comáis algo rico.
4.- Si os pasa como a nosotras y acabáis con dolor de estómago, dejando todo el en el plato, y con 80€ menos en menos de 1 hora; sabed que los helados de Rocambolesc te quitan todos los males :D

Y suerte!
ver comentario completo

24 de enero de 2015

acme

Me ha gustado tu opinión, es más, me atraen enormemente las percepciones que son distintas a las mías, quizás porque vivo y trabajo en la controversia más absoluta.

Lástima de penúltimo párrafo, no obstante. Desconozco si yo soy foodie o me hago el guay por estos lares, nada más lejos de mi intención. Imagino que tampoco de la de los demás que sigo o me interesan sus comentarios. Lo que sí creo es que, al menos para mi, es tan válida su opinión de StreetXO como la tuya y "oyes" que a mi, que también me pago mis almuerzos y tengo una gabardina Burberry (más barata que la tuya), streetXO, el nuevo digo, con sus problemas de arranque y algún sabor no muy redondo, me gustó lo suficiente para no lapidar, así de entrada, al panqui que, por otra parte, es un tipo que no me cae especialmente simpático.

¿No tienen/tengo criterio simplemente porque es distinto al tuyo?
ver comentario completo

29 de enero de 2015

EandradA

¡Enhorabuena, eres la única persona en el mundo que se ha atrevido a pagar 2000€ por una gabardina Burberry! (Espero que se te haya ido la mano poniendo ceros), si no no entiendo el dolor que te causaron los 80€.

29 de enero de 2015

acme

La mía la compré en Las Pijas Village y lo peor de todo es que no vale pa ná. Creo que cala aunque no llueva. Es como unas gafas sin cristal, puro postureo

30 de enero de 2015

Pilar Monfort

Chicos,
Llevo muchos años con el hobbie de gastarme una parte de mi salario como muchos aquí en probar nuevos restaurantes, probando restaurante con estrella y antros escondidos con comida en muchas ocasiones fascinante, y viajando mucho, lo cual creo que te abre el paladar bastante a nuevos sabores y te amplia la experiencia a la hora de hablar. De nuevo, como muchos de vosotros, razón por la que decidí abrirme cuenta en esta web, porque os seguía a muchos de vosotros desde hace tiempo y admiraba la cantidad de tiempo (y obviamente dinero) que ponéis en probar muchos sitios y documentaros y el conocimiento que ponéis en las reviews que distan muchos de otras webs de opinión. De hecho he ido a muchos sitios por comentarios de gente de aquí. Por eso, me he sorprendido con tanto comentario 5 estrellas de gente que sé, por otros comentarios, que es valiente para poner lo que realmente piensa de un sitio aunque esté de moda o haya una figura importante detrás. La verdad que ese parrafo del que hablas no es sino una muestra de mi decepción en el momento...
Honestamente, tuve la peor comida de los ultimos años en Streetxo y ni siquiera me puedo inventar un excusa por rodaje o servicio, porque lo que la estropeó realmente (lo demás son anécdotas), fue la comida. No exagero si digo que salí con un dolor de estómago impresionante y que varios bocados me produjeron nauseas. Agradecí profundamente tener buenos helados a la salida para templar un poco mi estómago. Y esto, Acme, no me había pasado antes en StreetXo en Callao. Y no sé si a este señor se le acaban las ideas, o pone demasiadas en Diverxo y no se quiere copiar, o quizás es una cuestión de falta de tiempo con tanto frente abierto, pero me siento con el deber de contar que para mi hay un cambio muy serio, y desde mi punto de vista negativo, en el nuevo Streetxo. Más que nada, porque al igual que yo muchas veces me he decido a ir o no ir a un sitio por opiniones de aquí, creo que tanta 5 estrella va a confundir a mucha gente que se va a pegar un chasco.
ver comentario completo

30 de enero de 2015

Pilar Monfort

Así que en resumen, claro que hay criterio en opiniones diferentes a las mías.
Lo que dudo es que ese criterio lo estén aplicando para decir la verdad sobre un sitio que está tan rabiosamente de moda. Difícil de explicar, pero creo que hay un grave caso de "yo también lo he probado y me fascinó", por integración o por estar "dentro" de ese grupo de criticos, bloggers y foodies que han dado su visto bueno al nuevo StreetXo. Y creo que hay que ser valiente, tener personalidad y aplicar el criterio que muchos tienen para juzagar por sí mismos. Pero en fin, esto es una opinión mía, y una pequeña decepción con algunas opiniones de aquí, y ahí queda... A quien le haga pensar, genial, y a quien no... pues oye, cada uno es libre de hacer lo que quiera.

Espero haberte contestado a tu pregunta, ACME.

En cuanto a la gabardina... dije la marca para ejemplificar aquello de "aunque la mona se vista de seda..", porque es no es un sitio para estar en la Calle Serrano, y han queredo meterlo con calzador y "maquillar", pero al verdadero espíritu de StreetXo, ese que le da forma, no le importa cortarte una cebolla a 10 cm de una prenda cara, porque ni la reconoce ni le importa. Creo que será un nuevo juguete entre ciertas personas de clase social alta hasta que se aburran y vuelvan a otros sitios donde poder vestir y ser atendidos como esperan. Y al final, se nutrirá de turistas y gente fuera de ese ambiente que se verá obligada a ir a Serrano a probarlo a pesar de no gustarle la ubicación.

Aunque a lo mejor me sorprendo y como este señor está de moda, la gente baja la cabeza, se come tortillas y empanadillas incomibles, salen con su ropa cara oliendo a comida y probablemente manchada, beba cocktails en vasos de plastico sin gracia y se quedan medio sordos, y todo por hacerse una foto con este señor y pertenecer al "club".
ver comentario completo

30 de enero de 2015

Pilar Monfort

EandradA, por cierto, mi gabardina lleva casi 5 años conmigo, y está intacta, abriga, no cala, transpira y no ves un solo hilo suelto ni una zona descolorida o que muestre el paso del tiempo. A parte, no quiero dar clases a nadie, pero las telas que emplean son sencillamente perfectas y atemporales, al igual que el diseño, porque el que sí, muchas pagamos cifras de 3 ceros. Asi que los 2.000€ de la gabardina considero que están bien pagados después de 5 años (y los que durará... que seguramente podré dejársela a mi hija y ya para entonces hasta será vintage!), mientras que los 80€ de la nefasta comida en StreetXo me dolieron. Un dolor de estomago muy caro, la verdad...ver comentario completo

30 de enero de 2015

acme

A pesar de la extensiva, barroca diría yo, explicación , me vuelve a parecer poco elegante que saques conclusiones acerca de gente que entiendo no conoces, diciendo que justo con DiverXO/StreetXO son una especie de seres sin personalidad y que aunque hayan salido tan decepcionados como tú de su experiencia en DiverXO, dicen lo genial que les ha ido para hacerle la rosca a quien ¿a Maribona a Capel y David Muñoz?. ¿Para qué?.

Con la misma falta de elegancia, también se podría decir que existe ese colectivo de gente, también sin criterio, que lo que hace es decir justo lo contrario de lo que opina una mayoría, simplemente por no parecer parte de un grupo de borreguitos. Pero líbreme dios de pensar eso. Yo lo que creo es que a ti te ha ido muy mal y otra gente ha disfrutado ahí y punto pelota.

Muy instructuiva la review de las telas de Burberry, gracias.. También el estudio sociológico de la gente que pisa la calle Serrano.
ver comentario completo

30 de enero de 2015

spider72

Bueno, bueno, bueno...nos vamos una semanita de la página y se lía parda y nosotros sin opinar.

Entiendo perfectamente que no te haya gustado Streetxo. Yo le he dado 5 stars porque me lo paso muy bien allí y el local me parece re-loco, aunque siempre mantengo que la propuesta cansa y que en mi caso después estoy unos días pelín sueltecito, si se me permite la expresión. Y que conste que a mi Diverxo me pareció ni fú ni fá por lo que yo pagué, vamos que a mi David Muñoz me parece un tío muy listo y con mucho mérito pero yo me quedo con otros locales antes.

En cualquier caso a mi me gustó el antiguo y el moderno, pero a mi me pones música chunda-chunda y una botella de vino e invado Polonia, así que mi opinión es relativamente poco fiable.

De todas formas no puedes negar que es un proyecto atractivo que puede gustar a la gente no sólo por agradar y/o pelotear. A mí me gusta. Eso sí yo lo de hacer una cola de 90 minutos...vamos ni por el Celler.

Lo que te ha pasado es que esta reseña es una genuina opinión "menudamierdatevasacagar", la típica que escribes en caliente cuando has salido decepcionado de un sitio...y te ha quedado un pelín radical, como el zumo de naranja (no sé si aún existe :D). Yo leo alguna de las mías antiguas y madre mía...me parecen super heavies. Te pasará lo mismo a ti.

(de hecho cada usuario aquí tiene una de esas ahí "tó encendidas".

Los cocktails sí que he leído que son mejorables. En nuestro caso uno bueno y otro menos güeno.

Eso sí los helados de Roca nos parecieron flojitos para el precio que tienen y de máquina, que así cunde más sin duda, lo que le resta atractivo.

¡¡Vamosss a leer tu próxima reseñaaaa!!!

Welcome to the jungle!
ver comentario completo

30 de enero de 2015

Pilar Monfort

Jajaja, Spider te lo digo de verdad de la buena, que si escribieses un libro te lo compraría... ¡Me encanta cómo escribes! Siempre me sacas una sonrisa... (o tres o cuatro...).

Tienes razón que la opinión está sin ningún tipo de filtro, tal cual lo sentí, y creo que es sobre todo porque era casi fan de StreetXO y el porrazo en Serrano fue monumental... Además de que me sentí un poco ridícula porque he llevado a StreetXo muchas personas a comer y lo he recomendado hasta la saciedad, pero porque realmente me parecía algo diferente, con comida que te hacia llorar de placer. Seguramente con otro sitio que no me gustara de antemano hubiese sido más benevolente...

Por cierto, bienvenido de vuelta Spider, que se os echaba de menos por aquí... :D

En cuanto a ti, Acme, la verdad es que prefiero pecar de falta de elegancia que de cínica. Sigo pensando que hay más de uno por aquí, y no voy a decir nombres que tampoco quiero convertir esto en un ataque personal a nadie, que por no "salirse del rebaño" regala estrellas. Y hay otros tantos que viven de opinar, que no solo regalan estrellas sino que promocionan sitios, algunos por obtener un trato de favor o una foto con el cocinero de moda y fardar de ello y otros por que directamente cobran por hacer lo que hacen.

Y antes de que entres a juzgar esto último, te habla una persona que como profesional trabaja en una compañía que consigue que muchas revistas de tirada nacional publiquen notas de prensa sobre colecciones, fiestas, tendencias, etc. sin ni siquiera probar los productos, verlos o ni siquiera informarse de lo que están publicando. Decenas de veces... El motivo: intercambio de favores e interés económico.

Así que me permitiré dudar de cosas que veo raras siempre y cuando las vea, peque o no de elegancia. Y si lo que escribo no es de tu agrado, simplemente no lo leas. Seguramente habrá quien las encuentre muy interesantes y reveladoras.

Y paro de escribir, no vaya a ser que mi exceso de barroquismo te sature ;)
ver comentario completo

1 de febrero de 2015

acme

Amén. Claramente tu orientación profesional me inhibe de mayor comentario.
Ni gota.

1 de febrero de 2015

Fatboy

Muy buena crítica, habrá que ir de nuevo, se agradece lo de la digestión, en mis dos últimas visitas me quedé más con eso que con la comida.

21 de octubre de 2016

Pilar Monfort

Mucho más controlado tema digestiones Fatboy. Desde luego ha mejorado mucho. Espero seguir leyendo por aqui cosas buenas.

11 de noviembre de 2016

Benares

+34 913 19 87 16

Calle Zurbano, 5 <m> Alonso Martínez 4 5 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 67 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Pretensiones no satisfechas. Error tras error en un local bonito.

no me gusta

Apertura muy sonada que fuimos a conocer nada más abrir. Benarés prometía muchas cosas: buena cocina india en una ciudad con poco nivel culinario indio; una cocina ligeramente adaptada al paladar español con un punto de picante que nos permitiese encontrarle los matices a esta rica comida; cocina de Estrella Michelín que, cuanto menos, nos ofreciese corrección y algunos destellos creativos; y un bonito local en barrio acomodado donde dejarse ver.

Pues bien, fuimos la primera vez y pedimos sendos menús degustación y la experiencia fue regular y con muchos altibajos. Como resumen diría que el menú es demasiado sencillo y tiene un precio elevado ya que en los platos que desfilaron frente a nosotros no encontramos justificación ni en cantidad de platos, ni en materia prima de elevado precio ni en creatividad que justificase el uso de una materia prima más humilde. Además, si todo esto lo riegas con varios errores, hace que no solo el Menú sino el restaurante sean decepcionantes.

El Menú comienza con unos entrantes crujientes hechos con harina de lenteja con distintos chutneys de fruta. Bien y entretenido.

Entre otros platos, probamos unas vieiras con coliflor correctas siendo la vieira quizás la materia prima más cara que tomamos en el menú; un muslito de pollo y un langostino asados al tandur que estaban ricos sin más; una lubina demasiado cocinada y en la que me encontré 5 espinas, algo impensable para un restaurante de esta clase; y, por último, un pollo tikka masala acompañado de lentejas amarilla dal y arroz basmati. Todo terminó con 2 vasitos de postre horribles con sabores muy bastos y poco elegantes y una gallega especiada que no estaba buena.

En resumen, postres horribles y de muy poco nivel, una lubina mal cocinada y con espinas, y 3 cositas ricas pero sin más que no te justifican el precio del menú degustación, que si no recuerdo mal eran 65€.

Pero volvimos... y el motivo fueron las estupendas lentejas dal que acompañaban el plato principal de pollo y que nos encantaron. Eso y que fuimos a las pocas semanas de abrir y queríamos darles una segunda oportunidad, además de que vimos que era cierto que el picante estaba contenido y eso nos permitía disfrutar de la comida. Eso sí, esta vez sin menú degustación.

Pues bien, volvimos y la experiencia fue aun peor... pedimos a carta varias cosas y todo ese día estaba mucho más picante que la primera vez con una variación abismal... Incluidas nuestras lentejas dal cremosas que estaban incomibles... Hablamos con ellos y, tras hablar con cocina, nos dijeron que teníamos razón, que el picante estaba muy muy subido y que lo han probado varios españoles que trabajan ahí y que no sabían cómo se les habia ido tanto el punto de picante. Nos contaron que el chef no estaba ya, que ahora está el jefe de cocina y que (atentos a esta explicación/excusa porque es la más sorprendente que me han dado nunca en un restaurante..) tenían "la boca destrozada" de tanto picante y para ellos, lo que para nosotros es una diferencia sustancial de picante, ellos no lo notan...

Lo peor fue el detalle de después ya que nos comentaron que esperásemos que al menos las lentejas, que era la principal excusa para repetir en el lugar, nos la iban a traer corregidas. Esto nos extrañó pero porque tienen pinta de llevar tiempo en elaborarse pero nos esperamos... Y a los 15 minutos aparece el maitre para pedirnos disculpas porque no van a poder servirnoslas... Ante esto y muertos de hambre (eran casi las 4 de la tarde y sólo habíamos picado entrantes) pedimos la cuenta, nos quejamos y nos fuimos a otro restaurante.

La verdad que me da mucha mucha pena que un sitio que prometía tanto tenga una cocina tan inconsistente y que, viniendo de un chef con estrella Michelín, la calidad y creatividad de los platos sea tan baja.

Tengo que decir que el servicio siempre fue muy atento sobre todo el maitre de la sala del fondo que lleva un chaleco negro. Sin embargo, el maitre principal... de verdad que no he visto persona más incompetente y que trasmitiese tan poca seguridad. Deberían de cambiarlo.

Volveremos dentro de 1 año a ver cómo ha evolucionado y si ha habido algún cambio porque he de reconocer que sigo sin creerme que un sitio con tantas posibilidades tenga el nivel que tiene actualmente. Mientras tanto, seguiré enamorada de los japoneses hasta que llegue una cocina india de nivel a Madrid.

etiquetas: , , , , ,