44 sitios, 13 siguiendo, 51 seguidores, un sitio descubierto, 1.867 visitas

Profesional del mundo de la moda; adicta a ésta y a las tendecias de diseño, incluídos los nuevos restaurantes. Foodie y amante de los cocktails. Y Mamá.

Pilar Monfort

mostrando 4 sitios

Bacira

+34 918 66 40 30

Calle del Castillo 16 <m> Iglesia 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 262 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Excelente. Buen nivel culinario a buenos precios. Para repetir.

me encanta, uno de mis favoritos

Varias visitas y pendiente de plasmarlo todo.

Barrio tranquilo, local con encanto y equipo muy majo con ganas de agradar.

Buena cocina, platos clasicos como la anguila o las vieiras con salsa huancaina están muy buenos. Hay platos más sorprendentes y otros mucho más normales, pero siempre ricos y a buen nivel. Hay meteduras de pata en algunos platos con ingredientes que no terminan de encajar pero es la moneda de pago a que los clientes formamos parte de su evolución creativa. Mi recomendación: tener 2-3 platos fijos y arriesgarse en los otros 2-3.

Me pierden sus postres... siempre enlazan con el recuerdo de otros postres/dulces de nuestra infancia y es algo que te saca una sonrisa sí o sí.

etiquetas: , , , ,

1Falces

La anguila con ricota es floja. Los postres de 10. La torrija mundial y el chocolate copiado de Maido, así que riquísimo.

6 de agosto de 2016

Kabuki Wellington

+34 915 77 78 77

Calle de Velázquez, 6 (Hotel Wellington) <m> Retiro 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 271 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

Buena fusión hispano-japonesa pero no excelente. Si desaparece la trufa del mundo, kabuki también lo haría. Servicio ruinoso.

está OK

Comida de Viernes y lleno hasta arriba. Camareros desborados y 15 min. sentados en la mesa sin carta y esperando a que alguien se acerque...

Servicio (perdonadme la palabra) de mierda. Gracia a Dios que hay un sumiller japonés que es una excelente persona y profesional que cuidó de nosotros durante la comida después del desplante inicial de 15 minutos ignorándonos en un Estrella Michelín en el que nos dejamos casi 600€ 3 personas.

Comida con altibajos. Este señor inventó unso nigiris de trufa y unos usuzukuris muy muy ricos que mantienen el restaurante a flote. Cierto que son adictivos... pero yo sólo iria a comer eso y me olvidaría de todo lo demás...

Un entrante de mini rodaballos que nos estuvieron repitiendo a todos durante toda la tarde... Pagas por 15 gramos de mini rodaballos casi 16€ si no recuerdo mal. Y no sabe a nada... tiene que untarlos con sal de wasabi para que sepa a algo. De nuevo postureo gastronómico sin sentido (que harta estoy de esto en España por favor... Haces esto en América y se rien de ti...).

Usuzukuri ricos (bilbaina y pan tumaca) pero nada impresionantes... Las salsas españolas están muy ricas, ya lo sabemos todos, pero matan el sabor de pescados de mucha calidad. Aun sí son disfrutables.

Nigiris como he dicho adictivos (triada de huevo de codorniz y trufa, pez mantequilla y trufa y hamburguesa de wagyu con tomate). El de hamburguesa me sobró y creo que no funciona, y y de nuevo es postureo mal pensado culinariamente hablando.

Gindara o bacalao asado con miso rico, pero el del 99 Sushibar o Miyama está mil veces más rico...

Postres horribles... (todo se lo hace Oriol Balaguer). Nada japonés. Preguntamos y nos dice el camarero que los japoneses no comen postres y que fue lo más dificil, encontrar algo dulce japonés... Me encanta ver como la gente engaña a los comensales apoyándose en sus estrellas Michelín y todo el mundo traga y asiente como corderos... Hay cientos de elaboraciones dulces japonesas. Si bien no son muy asiduos al postre, sí que los son a los dulces (Tokyo es junto con Paris la capital del dulce...). Los hay tradicionales, como el mochi, el dorayaki, el dango, anmitsu, karumeyaki, warabi mochi, kasutera, anpan, meronpan... y muchos otros, y elaboraciones occidentales con toques japoneses o asumidos por los japoneses como suyos, como el Mont-blanc, shortcake, partfait, etc. que hacen a su manera usando ingredientes como el sésamo negro, el té verde, el azuki, el kinako o el tofu, entre otros.

Carta de postres aburrida. Pedimos el Jardín japonés y nos ponen un postre mal equilibrado en sabores, plano y aburrido, con un nombre con más postureo que cerebro detrás de su concepción.

Menos mal que vemos un atisbo de estrella Michelín en la carta de tés... menos mal... Té sencha con hojas de sakura que pensamos que nos haría salir con un buen sabor de boca.
Ni petit fours ni leches... La cuenta y... sorpresa final...
75€ de más en la cuenta... (les parecería poco a los muchachos los 600€ que nos gastamos...). Hay que estar más atentos que menos mal que, a falta de petit fours nos entretuvimos mirando la cuenta, porque muchas veces en sitios así ni la miramos y en este caso nos hubiesen metido el palo... (ya ni en un establecimiento así te puedes despistar!)

Le pongo tres estrellas porque para lo que cobran y para tener una estrella Michelín, el restaurante está OK por los pelos. Si costase la mitad tendría 4 estrellas (dejándonos 15 minutos sin atender nunca le daría 5 estrellas ya que ni en un chino cutre te hacen eso...).

Y si la experiencia hubiese sido buena y el servicio mejor, le daria 4 estrellas al precio que tiene. Tampoco cinco, porque la comida tiene muchos altibajos, carta de postres ridícula, y algunos platos que no son de 5 estrellas ni mucho menos...

Lo dicho, sólo para ir a comer nigiris de trufa y beber té. A lo mejor si aunan ambas cosas sacan un concepto de restaurante nuevo... Que parece que no paran de sacar réplicas de Kabuki hasta en el aeropuerto!

Dios mantenga la trufa alejadad de la extinción, por el futuro de este restaurante.

etiquetas: , , , , ,

spider72

Joé pues si que te has despachado a gusto...qué desastre,

27 de abril de 2015

Pilar Monfort

Spider, la primera sorprendida fui yo... En mi vida me hubiese imaginado que se olvidaran de nosotros tanto tiempo y verles tan estresados, desinformados y patosos... Y como sabéis, soy una golosa, y esos postres son descorazonadores.
Pero oye, que también digo que tienen unos nigiris espectaculares! :)

28 de abril de 2015

Antonio Álvarez

A mí me encantó, tendré que volver

28 de abril de 2015

Lady Spider76

La última vez no nos decantamos especialmente por los niguiris y nos salió la cena más redonda, de sabor y de precio...Y los 15 min de espera en Kabuki es común a todos. Te sientas y pasa un rato hasta que te atienden. A mi me ha pasado casi siempre....o siempre.

29 de abril de 2015

DiverXO

+34 915 70 07 66

Calle Padre Damián, 23 (Hotel NH Eurobuilding) <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 559 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

Comida de 1-2 estrellas michelín. Con el espectaculo sube a 2-3.

me gusta

Esperada comida en DiverXo, que comenzó mal con los primeros platos, pero acabó genial con los últimos y el postre. Después de comer en varios 3 Estrellas Michelín, veo muy muy claro que este restaurante es un 1-2 estrellas michelín con un espectaculo y juego que entiendo que le ha hecho subir a 3 estrellas. A quien le guste comer, mejor se va al Celler, por nombrar otro triestrellado.

Servicio deficiente para un 3 estrellas.
Comida fusión muy pensada e interesante que funciona genial unas veces y otras no.
Espectaculo muy muy pensado y divertido. Sin duda, su punto fuerte es que vives una experienica y eso es lo que pagas.
No sé si se debería tener en cuenta a la hora de dar estrellas Michelín más el espectaculo que el servicio... pero en fin...

Como ejemplos de mal servicio dejo escrito lo siguiente:
- No pusieron los aperitivos sin esperar a ponernos la bebida.
- Pedimos hablar con el sumiller y aparecieron 2 camareros diferentes sin carta de vinos a intentar recomendarnos sin carta ni precio sobre vinos... Pedimos la carta y ver al sumiller, y aparece otro camarero con la carta de nuevo intentando recomendar... Le pedimos ver al sumiller de nuevo y aparece un tio vestido de rojo (que debia ser el sumiller o eso pensamos), pero que le hablamos de vinos y no tiene ni pajotera idea... Una decepción tan grande que decidimos comer sin vino...
-Espera entre platos bien al comienzo, quizás demasiado rápido. Y de repente... casi 20 min. esperando sin nada en la mesa...
- Jefa de sala (que creo que es la ex del chef) con unas pintas y unas forma de hablar nada típicas para una jefa de sala, pero en fin... nos dejamos llevar por la "vanguardia" del chef y nos hacemos los tontos. Observando durante toda la experiencia, esta chica no está a la altura de un 3 estrellas.. 1 estrella máximo y siendo benevolente.
- Camareros que nos mienten hablándonos de los platos (por desconocimiento o por que repiten como papagallos cosas que les han dicho de forma incorrecta) y contándonos cosas sobre ingredientes japoneses que no son verdad... el más duro el del Kobe... estos chicos venden wagyu, no Kobe, y lo ponen en la carta lo cual puede considerarse publicidad engañosa. Preguntamos, por si es un error, y nos aseguran que es Kobe.. no insistimos, pero en la web de la Asociación de Kobe hay un listado de los restaurantes autorizados para vender Kobe que han pagado la cuota anual y que tienen un proveedor autorizado por ellos. Son muy pocos restaurantes en el mundo y uno sólo en España por ahora y está en Girona....

Creo que en la fama de Daviz hay muuucho de postureo gastronómico como ya he dicho en mi crítica con StreetXO y en esta visita a Diverxo (si bien 1.000 veces mejor que su hermano pequeño), he corroborado con asuntos como este con el Kobe que estoy en lo cierto.

En definitiva, una comida de más de 3 horas en la que pasaron muchas cosas, pero no me apetece dedicar mas tiempo a ello.

Quien quiera pagar 150-200€ por persona + bebidas por un 3 Estrellas Michelín que debería ser un 1-2 estrellas, con una atención buena, pero no perfecta, platos a veces increibles y otras veces que dejarán en el plato, y con un espectaculo divertido e inolvidable... acudan raudos a Diverxo.

Para los amantes del postureo gastronómico, les aviso que si desembolsan 200€ con la intención de hacerse foto con David, no es habitual que salga a saludar a las mesas... (sólo sale si le interesa y eres famoso o amigo o quizás si preguntas por él. Nosotros no lo hicimos).

Fin del espectaculo.

etiquetas: , , , , ,

spider72

Me voy a hacer una camiseta con esta experiencia. Eso o reparto fliers, una de dos. Por fin alguien que no le gusta.

27 de abril de 2015

nindiola

Desde mi punto de vista, en general los 3estrellas tienen un nivel de postureo importante.

27 de abril de 2015

Pilar Monfort

Jajaja Spider, yo creo que uno se crea tanto "momentum" en torno a la visita al único 3 estrellas de Madrid que pasa demasiadas cosas por alto... Es difícil ser 100% objetivo y además, para ser honesta, el espectáculo es divertido y te hace pasar cosas por alto y ser más permisivo.
El problema viene cuando ya has pasado por varios 3 estrellas en varios países y empiezas a comparar... Si fuera mi primer 3 estrellas, quizás hubiese dicho que todo ha sido maravilloso. Quien sabe...
ver comentario completo

28 de abril de 2015

Restaurante Japonés Izariya

+34 913 08 38 12

Calle Zurbano, 63 <m> Gregorio Marañón 7 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 155 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

Tienen que mejorar mucho... menu, ambiente y humos, fundamentalmente..

no me gusta

Podría decir de este restaurante que es caro para lo que comes o que la comida sabe "rara", pero después de comer mucho japonés y de probar restaurantes auténticos y sin fusión, entiendo lo que estoy comiendo: "un menú kaiseki", voy con el paladar y mente abiertos y preparo la cartera. Dónde está el problema entonces?

Que este restaurante es el paradigma de la cualidad que más odio de muchos de los ciudadanos japoneses que he tenido la oportunidad de conocer en España... Que piensan que por ser japoneses ya pueden abrir cualquier cosa, servir lo que les de la gana y cobrar 100€ (o como me han llegado a decir personalmente: "sushi, sashimi buen negocio... Corte, poco de arroz y 4€ pieza...". Desde que conocí esta faceta de los japoneses (particulamente aquellos que no trabajan en su país...), cuido mucho mis pasos a la hora de seleccionar dónde como cuando no estoy en Japón.

Los precios japoneses son caros: materia prima buena y productos traídos de Japón no permite a ningún japo tirar los precios por los suelos a no ser que deje de ser japo, y empiece a sustituir productos japoneses por productos españoles, comience a fusionar y a bajar calidad metiendo congelados... (algo que hacen muchos japos y se nota). No obstante, una cosa es caro y otra meterle un sobremargen a las cosas con las que ganar mucho dinero con el mínimo esfuerzo...

En Japón la vida es extraordinariamente cara. Una amiga japonesa de la escuela de negocios donde estudié me comentaba que tenía amigas en la universidad en Japón que apenas comían carne, ya que era muy cara y que las frutas y verduras eran un capricho. Viajando a Japón me di cuenta de que no eran exageraciones. El caso es que allí los menús en restaurantes pueden llegar a costar miles de euros y la gente pudiente, que hay mucha, lo paga "yorokonde" (expresión japonesa para decir hacer algo "con mucho gusto"). El problema de esto es que al venir a Europa, vienen a abrir negocios donde, en muchas ocasiones y por supuesto no siempre, se esfuerzan la mitad que en Japón (ya que al fin y al cabo, la clientela por norma general aquí no tiene el criterio para darse cuenta de ciertas bajadas de calidad...) y quieren poner precios igual que allí.

Este es el caso de Izariya, donde la comida no está mal del todo y está bien presentada. Sin embargo, para querer cobrar lo que cobran, tienen que dar el servicio de un restaurante de estas características en Japón. Me explico...

El local es una patata... Normalucho, mal decorado, completamente neutro y diría que hasta feo. Lo único que vale algo la pena es la barra, ya que ir viendo el trabajo de los chefs te distrae de la decoración. Esto no es una cuestión de mal gusto... es una cuestión de dinero! No se han querido gastar un duro a pesar de tenerlo (tienen varios restaurantes en Japón...), porque están subestimando al cliente español y piensan que pueden abrir cualquier chiringuito y empezar a cobrar 100€ la cena...

El tema humos igual... En Japón es habitual cocinar frente al público, tener robatas, hacerse okomiyakis en cada mesa con planchas individuales en las mesas y hasta tener mesas con parrillas incorporadas donde hacerte los cortes de carne, pescado, etc. que compres. Por todo esto, es normal salir de comer o cenar en Japón oliendo a grasa. La gente incluso puede decirte donde has comido porque hueles a ello y no es considerado algo impertinente, sino una conversación sin más. Por ello entiendo que los humos no les preocupen a muchos japoneses cuando seleccionan un local o hacen una reforma en la cocina. Pero volvemos a lo mismo... En Japón esto no pasa en los restaurante donde pagas 100€/menu!!! (salvo contadas excepciones de restaurantes tradicionales con historia).

Allí si te cobran esa cantidad, ten por seguro que tendrás igual o mejor vajilla que en Izariya, un local espectacular (bien de corte tradicional o de corte occidental), cero humos y un olor perfecto, incluso camareros que sepan tu idioma en muchas ocasiones. Y las esperas entre plato y plato, que están muy relacionadas con la perfección japonesa y su lentitud, en restaurantes en Japón los he visto más espabilados...

En cuanto a la comida... No soy amiga de las fusiones y como he dicho en otras de mis opiniones, siempre que voy a japoneses intento buscar japoneses que me recuerden a mis estancias en Japón, pero creo que hay que seleccionar mejor qué pones en un menú en función del país en el que abres un restaurante. No hablo de fusionar algo para que guste más, sino de elegir un plato en lugar de otro porque sabes que, por ejemplo, en España no estamos acostumbrados a comer puddings salados (lo que vendría a ser un "chawanmushi")... Y hablo del menú degustación, ya que en carta puedes tener lo que quieras para que sea el comensal quien decida qué quiere probar. El sabor a mi, yendo con menta abierta y todo, me dejó a medias... Buena calidad de pescado, pero esto ya lo das por hecho a este precio. Algunos productos que no me gustaron, algunos detalles "fusionados" que tampoco me molaron... (shitake y foie o gunkan con carne...) y postres de bajo nivel para el estatus que quiere marcar el restaurante.

El servicio bueno y educado como suelen ser los japoneses cuando te cobran 100€/ticket.

En conclusión: Quería darle 3 estrellas pero para mi "no está ok". Un restaurante donde me siento desangelada con una decoración sosa, neutra, sin nada que contar (...si no tienes nada que contar nada con tu interiorismo ya empiezas mal para contar una historia con tus platos...); un restaurante donde tengo que hacer un esfuerzo para terminarme algunos platos y ninguno me parece para repetir salvo el sashimi; un restaurante donde voy con ropa de trabajo y salgo oliendo a comida... No puede estar ok para mi y menos si me quieren cobrar 100€.

Le doy 2 estrellas en lugar de una, porque el servicio no fue malo, algunos platos estuvieron bien y la materia prima es de mucha calidad, especialmente el pescado. Hay detalles como el de rallar el wasabi fresco que siempre se agradecen porque el sabor es completamente diferente. Pero creo que tienen que mejorar mucho esa carta, eliminar fusiones innecesarias, seleccionar mejor entre las especialidades japonesas platos que encajen mejor con el paladar español (que los hay y muchos), y, desde mi punto de vista... contratar a un buen decorador y gastarse unos cuantos miles de euros de los que recogen a 100€/plato para que a los comensales no sólo nos agrade ir al restaurante sino que nos agrade llevar amigos/clientes/familiares a conocerlo (fundamental si quieren ampliar clientela).

Como última observación, parece cuanto menos irónico que presentando un menú kaiseki, donde se quiere agradar al comensal no sólo con los sabores sino con la vista, hayan dejado tan tan descuidada la decoración del restaurante. Y si buscan un espacio con una estética que no haga sombra a la belleza de la comida, se me ocurren muchas mejores. Sólo tienen que ver lo que hizo la japonesa Jun en Barcelona en su pasteleria Usagi con 4 duros, como ella misma me contó. Yo me comería un menú kaiseki más a gusto en aquella pequeña tetería japonesa que en el restaurante actual de izariya.

A ver si leen esto y les da qué pensar... Porque desde luego, siempre es bien recibida una propuesta nueva de comida tradicional japonesa en una ciudad donde, salvo excepciones, todo es fusión.

etiquetas: , , , , ,

Gath

Impresionante reseña Pilar.

17 de marzo de 2015

Yanzoo

Este sitio es muy controvertido!!.

17 de marzo de 2015

Rosalía Martínez (Piti)

qué bien escrito, pilar

17 de marzo de 2015

spider72

Jajajajaja el japo de la polémica...

A ver yo después de leer a Bermar y a Pilar, creo que la experiencia de menú del día y la experiencia de menú degustación no tienen mucho que ver. Lógicamente no le exiges lo mismo a uno y a otro...

18 de marzo de 2015

Pilar Monfort

Gracias José Luis y Rosalía. Me alegro que os guste! ;)

Y sí, spider.. el VFM del menú del día quizás esté mejor...

22 de marzo de 2015