44 sitios, 13 siguiendo, 51 seguidores, un sitio descubierto, 1.867 visitas

Profesional del mundo de la moda; adicta a ésta y a las tendecias de diseño, incluídos los nuevos restaurantes. Foodie y amante de los cocktails. Y Mamá.

Pilar Monfort

Okashi Sanda

+34 913 65 44 02

Calle de San Vicente Ferrer, 22 <m> Tribunal 1 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 89 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

Oferta de dulces japoneses escasa. Local estética "Kitsch" y muy tétrico con frikis bordes atendiendo. Para no volver.

para no volver

Nuestra experiencia es corta y traumática...

Me encanta la buena pastelería y la japonesa me parece una pasada. Tenía este sitio pendiente y, aunque no me motivaba mucho la estética del local y lo veía todo muy "amateur", tenía que darle una oportunidad al haber tan pocas pastelerías japoneses en la capital.

Así que llegamos allí un día tras dar un paseo por Malasaña con mi hermana y mi sobrino de 13 años de visita en la ciudad y visitar algunas tiendas con ganas de un frappés de té verde y algún dulce típico japonés. La puerta ya es toda una declaración de mal rollo ya que cuesta encontrarlo y es la típica puerta que te tienes que "atrever" a pasar en lugar de invitarte a entrar. En fin, imposible de describir, si vais lo entenderéis. Entramos y como hay una vitrina nos acercamos a ver qué tienen. Pues bien, local desangelado donde no había nadie pero la vitrina de pasteles más desangelada aun... Cuatro tartas y ninguna con ingredientes japoneses... Y entonces decidimos preguntar a una chica muy joven y con un marcado aire "freak" que está como de dependienta/camarera (no tenemos nada en contra de los freaks, pero bueno, por el trato que nos dio creo que hay que dar datos y dejar claro que con ese tipo de persona en la puerta eliminas de un hachazo a muchos clientes potenciales). Y así empieza esta bonita conversación:

- Perdona, ¿tenéis algún dulce japonés?
- Sí, lo que veis en la vitrina.
- Ajá... pero no vemos nada japonés. ¿No tenéis mochis, dorayakis o algo de bollería japonesa?
- No. Pero esta tarta de aquí es muy japonesa y sin gluten- nos dice apuntando a una tarta de fresa y nata que identificamos como un intento de una tarta occidental que sí es cierto que se vende en Japón con el nombre de "Shortcake" ["shôtokeki" como lo pronuncian allí], sobre todo en Navidad.
- Ahm, genial que no tenga gluten. De todas maneras buscábamos algo con té verde, azuki o yuzu. ¿Entonces no tenéis nada más?
- No, pero vamos, que esto es una pastelería japonesa y esto es una tarta japonesa...- nos suelta con malas pulgas y poniendo ojos desafiantes.
- Bueno, esperábamos algo más tradicional y...
- Esta tarta- me cortó hablando- es la más tradicional que os vais a encontrar en Japón...
- ...la verdad que estábamos buscando otra cosa. Nos habremos confundido. Muchas gracias.

Y de esta manera salimos escopetados del sitio y acabamos en Le Pain Quotidien de fuencarral. Que cada cual se haga la idea que quiera, pero hay 3 cosas que nosotros dilucidamos en esta visita:

1.- Lugar muy triste, con una decoración muy rara y con ambiente muy raro que sus dependientes no ayudan con su simpatía a mejorar... A lo mejor al no ser perfil freak-joven no se enrollaron con nosotros, no sé... Pero yendo con un niño pequeño no me parece nada recomendable.

2.- Oferta de dulces japoneses casi nula (al menos el día que fuimos) y con la variedad que presenta la pastelería japonesa han puesto todo su I+D en hacer cosas sin gluten antes que en recetas de dulces japoneses que es lo que el cliente va buscando.

3.- No volveré y mucho menos acompañada porque ese día tuve que pedir disculpas y quedé como una idiota. No sé si tuvieron mal día o qué, pero está claro que si contratas a adolescentes sin formación para hacer el trabajo de profesionales pues pasan estas cosas. Además, el ambiente y el local no me gustó. Es muy loable ver ofertas diferenciales y entiendo la dificultad de mantener estable economicamente un concpeto nicho, pero hay que hacer las cosas con mimo... Siempre pongo de ejemplo a la pastelería Usagi en Barcelona como ejemplo de pastelería 100% japonesa de pocos recursos pero de máxima calidad, con una japonesa detrás que ha hecho un local hecho con cuatro duros pero con mucho encanto y buen gusto... y que se levanta cada mañana para hacerte viajar a Japón nada más entrar por la puerta y que va cambiando la carta constantemente con productos estacionales que te hacen querer ir todas las semanas... Un abismo.

etiquetas: ,

ciudades

valoraciones

1 estrella 40%

etiquetas