Restaurante japonés con carta donde disfrutar en un bello jardín de gyozas, dumplings, takoyaki, hamachi, erizo, atún rojo, wagyu y mucho producto japonés de temporada.

Ordenar por:

relevancia fecha

23/01/2017

Con pretensiones

Cena sábado - enero 2017

Había ganas de probar el 47 Ronin, el "japonés sin sushi" de diseño situado en Jorge Juan, la milla de oro de la restauración madrileña de alto copete. Local repartido en dos plantas, abajo barra gastronómica y cocina a la vista y arriba el comedor propiamente dicho. Decoración muy elegante en tonos negros. Clientela de mediana edad, parejas y grupos con pinta de tener posibles.

No es un sitio barato, pero aprovechando el menú del gastrofestival, que cotiza a 35 euros sin vino, nos acercamos a conocerlo.

Nos colocaron en el comedor de arriba, en una mesa amplia y bien vestida, tras un aperitivo de un paté de perdiz servido en una teja de caramelo, decidimos compartir todos los platos:

Canelón relleno de cangrejo con una salsa que parecía de piquillo y arroz salvaje. Bien.

Huevo escalfado a 65 grados con un puré trufado y setitas de temporada. Se mezcla todo y para adentro. Sabroso y meloso.

Caballa marinada templada servida con un falso risotto de plancton. Venía en una campana con humo de arce, que lamentablemente ya se había disipado al tardar en ser servida. Muy buena.

Tartar de atún, trozos grandes y con el aliño clásico del steak tartar de carne. Rico, aunque creo que hubiese ganado con los trozos cortados más pequeños.

De postre un chocolate en texturas con helado de frambuesa que no nos dijo gran cosa.

Carta de vinos muy completa de la que elegimos un Borgoña Pinot Noir que acompañó bien el ágape.

Pues no cenamos mal, los platos bien ejecutados aunque no hubo nada que nos sorprendiera. El huevo a baja temperatura, la campana con humo, el tartar de atún, el chocolate en texturas, etc. son platos ya muy vistos. Tambien deben mejorar algunos detalles del servicio impropios de un restaurante con pretensiones: tener un sólo tipo de pan (de semillas), repartir las raciones si se piden a compartir, platos y copas deben estar bien repasados, servir el vino a su temperatura o estar atentos a rellenar la copa.

Yanzoo

A nosotros tampoco acabó de encajarnos del todo. Esperábamos más, creo que hay I+D en cocina pero no hay chispa en los platos.

hace 11 meses

04/02/2017

Una gran noche aunque con pequeñas cosas salvables

He aquí un japonés atípico (aplausos varios), porque cualquier persona que haya viajado a Japón ha notado (y si no que no lea esta crónica no estoy blog), que la comida nipona es mucho más que sushi, arroz y demás. Me gusta la filosofía de Ronin 47, desafiante, divertida, rebelde y justificada como digo por la comida que allí se toma. Eso sí, yo esperaba algo más parecido a la cocina kaiseki (tal y como un conocido crítico gastronómico definió este lugar), no me resultó ni parecido, está más próximo a la alta cocina de nuestro entorno con ciertos toques de aire japonés, además e su hilo conductor, relacionado con los paisajes, aromas y entornos del país. No es una crítica, sino un acierto y un apunte sobre lo que muchos comentan.

El local es espectacular y quien diga lo contrario simplemente es porque no habrá estado en el mismo, aunque me desagradara que hubiera solo dos cuartos de baño mixtos para todo el local(en este caso además uno están averiado) . En nuestro caso nos decantamos por la barra gastronómica, un menú cerrado (110 euros) servido por los propios cocineros en los que conoceríamos la filosofía que Ronin 47 intenta expandir.

Empezaré comentando lo mejor, la comida y eso es siempre bueno cuando hablamos de ir a cenar aunque mucha gente opine diferente. Sorprendente, divertida, llena de guiños y sabores. Lo mejor del menú, en mi opinión, el mochi de trufa, el taco de aperitivo con obulato , carne(tipo) mechada y unas salsas espectaculares, y sin duda el pase de oricio (erizo en persona normal, no astur), así como la anguila lacada con perlas de piparra (qué gana de tener esa manga pastelera para bocatas, madre). Lo menos bueno la vaca rubia gallega, más llena de explicación que de sabor, pero es solo mi opinión. Los postres espectaculares, de los mejores que me he encontrado en los últimos meses, perdón años... y servidos con todo el cariño del mundo por una mujer que se veía que disfrutaba con su trabajo... y eso es mucho. En el caso de los cocineros que nos sirvieron, de igual manera parecía que disfrutaban con su trabajo y tanto si es verdad como si no lo es, siempre resulta algo muy agradable.

Y ahora viene lo menos bueno (lo siento), pedimos al llegar un vino blanco fermentado en barrica, no lo había, nos muestran otro de la misma región pero que no tiene absolutamente nada que ver, obviamente pedimos la carta para volver a ojearla, la persona a cargo nos recomienda un sake sparkling de la friolera de 140 euros, que no se parecía en nada a lo que habíamos pedido de primeras (ni por cualidades ni por precio, una diferencia de 100 euros), decimos que estábamos buscando una cosa distinta, pedimos otro vino blanco con cuerpo de malaga, tampoco lo hay (qué hay? Acabaríamos antes así ) , pero nos recomiendan otro de la zona con cuerpo, lo cogemos por no enredar más y estaba muy bueno, pero no es ni de lejos lo que esperas en cuanto a servicio se refiere de un lugar así. Nos hubiera gustado haber votado con un sumiller que estuviera a la altura del lugar. Con la tontería llevábamos los primeros 20 minutos de la cena desconcertados, con el cuerpo raro y sin probar bocado gracias a este desencuentro.

Por último, el precio, me ha encantado la comida y la atención por parte de cocina, vaya por delante, pero el precio no me parece justificado para lo que hay en la capital, existen lugares como a barra (entiéndanse las diferencias en ambos casos) a los que hemos ido recientemente o Santceloni donde por un precio similar o inferior te ponen una calidad de productos mayor, servicio ni digamos y el precio es algo menos (en el caso de a barra), me parece incomprensible y esto es una crítica que va dirigida a gente que está mucho más arriba que a la gente a la que hago referencia en esta crónica, obviamente. Con todo ello, si Ronin 47 ajustase todos estos temas se convertirá, sin ninguna duda, en un lugar de referencia en Madrid, yo desde aquí les deseo lo mejor y sé que aprenderán de sus errores, algo súper destacable.

(No tengo todas las fotos del menú porque la tecnología ha hecho de las suyas pero espero me disculpen). Espectacular vajilla.

Comida: 8

Servicio: 3 el de sala, los cocineros estupendamente

Local: 8

Bodega:sigo sin saber qué tenían así que 3

RCP: 6

Precio: 110 euros el menú en barra gastronómica (es lo que probamos) + bebidas

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval

03/04/2017

Ópera gastronómica con sabor japonés

Impresionante restaurante.... Local en plena milla de oro del barrio de salamanca, techos de 6-7 m de altura, gran arbol rojo en medio, sillas, vajilla, detalles... todo de lujo. En cualquier sitio esto costaría 150-200€ por comensal, pero aquí, al menos por ahora, nosotros comimos muy bien a la carta por 60€/comensal con una botella de Riesling muy interesante que nos recomendó el sommelier. Nos gustó tanto que la siguiente visita a Madrid volvimos con Menú degustación y la experiencia fue espectacular... efectos especiales en la mesa, grandes texturas y sabores nuevos para nosotros como la vieira o el plato de erizo y trufa negra... para comerse 10! Con 2 menús, copa de champagne y botella de sake Dassai 50 (muy rica) por 98€ por persona.

Típico sitio que quieres enseñar a todo el mundo y quedas genial, porque no hay nada igual. Ganas de volver inmensas.

Gran descubrimiento de 2017 para nosotros. Muy recomendable.

08/10/2017

Auténticos sabores japoneses

Sabores delicados y sorprendentes en todos los platos, que además tienen una presentación maravillosa. El nivel baja un poquito en los postres, que siendo muy buenos son menos sorprendentes que el resto de platos. Gran carta de vinos, las recomendaciones del sumiller muy acertadas. El local es precioso, y la distancia entre mesas garantiza la intimidad. El servicio de sala muy atento y amable.

04/06/2016

El próximo Estrella Michelín madrileño es Japonés. Servicio de cuento de hadas. Corred antes de que sea imposible conseguir mesa

Precioso local en la calle Jorge Juan 38, enfrente de Álbora, donde al pasar ya ves un enorme árbol rojo estilo arce japonés a través de la fachada completamente acristalada.

Dentro, impresiona ver tanto personal tan guapo, profesional y bien vestido (de Calvin Klein por lo que pude apreciar y me confirmaron) y un equipo de cocina inmenso.

Sólo ver eso nuestra cena prometía mucho. Nos invitaron a tomar un cocktail a base de sake con burbujas, pisco acholado, ruibarbo y menta en la barra debajo del árbol, barra que nos comentaron está dirigida por Diego Cabrera. De fondo, música jazz. No podríamos haber empezado mejor.

Tras esto nos suben al salón de arriba, un salón sobrio decorado en diferentes tonalidades de negro, y con un precioso juego de luces dejando en semipenumbra la sala y con focos direccionados hacia manteles blancos. Tulipanes rojos frescos en mesa. Selección de panes deTriticum y de Madre hizo Pan (nosotros nos quedamos con uno de lima y jengibre y uno de centeno), mantequilla de té verde y shichimi, menu sobre el plato esperándonos en mesa...y nos cuentan el concepto detrás del restaurante y no puedes dejar de pensar... "A quién demonios se le ha ocurrido un concepto tan creativo, loco y arriesgado...!"

Vanguardia Japonesa. Romper con las normas que se dan por estandarizadas en un restaurante japonés. Traer producto desde Japón (en muchas ocasiones por avión frescos), estudiarlo en una cocina de I+D que tienen en el propio local, documentarlo, y buscar maneras creativas de presentar estos ingredientes en Madrid, aprovechando para contar historias sobre las regiones de Japón de las que proceden. Me encanta, me convence, emociona... queremos empezar y de este modo, empiezan 3 horas maravillosas donde pudimos observar un gran trabajo de sourcing de producto, de concepción estética, historia, cariño y mimo por Japón como nunca he visto y, algo básico que está ahi también... buenas bases de cocina.

Vimos desfilar por nuestra mesa Wagyu A5 de Kagoshima, ventresca de atún "toro", cangrejo real de Hokkaido, caviar de mar (alga similar al caviar con potente sabor salino), falsos rigattoni rellenos de mouse de erizo con salsa de wakame y una especia de tela hecha con alga kombu encurtida, secada y luego lijada... cerezas que no son cerezas, pato barberie con una teriyaki blanca y flores; caballa japonesa ahumada al momento con un espectacular risotto de pasta y plancton; tés infusionados en cafeteras de sifón que luego tienen un papel protagonista en uno de lo platos; .... 3 horas en las que no disfrutaba tanto desde la última vez que estuve en sitios como Diverxo (pese a que siempre he dicho que allí les falla el servicio); Disfrutar BCN, El Celler o Quique Dacosta.

Muy humildes nos mencionaron que aun había platos en rodaje, y que agradecían nuestra opinión, pero el nivelazo del que disfrutamos no entendía de rodajes y de hecho preguntamos desde cuando llevaban con este proyecto porque lo veíamos muy sólido y no nos extrañó escuchar que desde Enero están cocinando; desde Marzo con pruebas a puerta cerrada; y que desde Abril ya estaban con el equipo trabajando en cenas privadas para abrir a mediados de Mayo. Sin duda una gran apuesta que no me quiero ni imaginar el coste que tiene al ver el personal que tienen contratado tanto en número como en talento.

Detrás de este fascinante proyecto está Borja Gracia, que ha abierto la Izakaya Hattori Hanzo (de la que escribí en su momento y que por razones de sobra sigue llena hasta la bandera aun a día de hoy) y la linea de pastelería Panda Patisserie, y que quizás sea una de las personas que más sabe de Japón tanto culturalmente como gastronómicamente en Madrid. Dirigiendo la cocina esta Xune Andrade, que tuvo el detalle de acercarse a nuestra mesa y que nos contó que está encantado con el proyecto tras su paso por El Celler de Can Roca, Quique Dacosta o Casa Gerardo. La sala está impecablemente dirigida por Guillermo Suarez, ex-Ramon Freixa, Astrid y Gaston y Teatriz.

Mención a parte merecen los postres, quizás los mejores que he probado en un gastronómico en Madrid en los últimos tiempos; y la selección de los más de 200 vinos y 20 sakes con los que el sommelier Alejandro Icart, que viene del Grupo Gordom Ramsay en Londres, ha seleccionado para comenzar esta andadura. 80€ Menu largo (el que probamos nosotros) y 60€ el corto. Mediodias tienen uno a 45€ que puede ser una buena idea para quien quiera probar antes de dejarse la cartera.
Nosotros escogimos maridaje a 38€ y salimos encantados descubriendo algunas joyas que no habíamos probado. Excelente selección de champagne.

La barra debajo del arbol con los cocktails de Diego Cabrera (12-14€) y una interesante carta de snacks creativos y mariscos se va a convertir en uno de esos puntos hasta la bandera donde dejarse ver en la capital . Y sino... al tiempo!

Lady Spider76

Eran de esperar esas cinco estrellas....

4 de junio de 2016

Lady Spider76

118 euros es para pensarlo mucho!

4 de junio de 2016

spider72

Pilar Pilarín que se te ve el plumero...hay que ser un poco más imparcialq que si no uno pierde prestige

4 de junio de 2016

Yanzoo

Tiene una pinta estupenda, pero los precios dan algo de vértigo....

6 de junio de 2016

dabisu

Osea tía, que fuerte, que llevan Calvin Klein.

10 de junio de 2016

Pilar Monfort

Lady Spider, tienes menú con cocktail a 45€ mediodias. Pruébalo y me dices si me ciega el amor o no :)

Spider, lo dicho... pruébalo y me dices si es falta de criterio o no... Doy fé de que por ahora no me paga nadie por escribir... Y hablando de ver plumeros... Necesito saber qué os ha dado a todos con Latasia y si realmente está tan bueno, o están pagando a influencers para hablar bien del sitio (lo de elmorrofino en twitter con Latasia parece más que amor a primera vista...)

Os dejo otros medios con opiniones más "objetivas" por si alguien quiere profundizar y cavilar por si mismo:

bolsamania.com/elhedonista/gourmet/restaurantes/47-ronin-83104
telva.com/2016/06/17/estilo_de_vida/1466153399.html

Eum, pedirte un menú de estos a 60 o 80€ es la típica experiencia de ir una vez cada 6/12 meses; si te gusta el sitio, te recomiendo comer a carta en la barra según entras o en los sofás del fondo que te saldrá por la mitad, o ir arriba al mediodia y probar el menú de 45€.

Dabisu, sí... CK me flipa.Y creo que la broma del "Osea tia, qué fuerte" pasó de moda hace ya una década. Creo que hay gente a la que le puede interesar este tipo de detalles, será por algo que la industria de la moda mueve cantidades ingentes de dinero...

17 de junio de 2016

Avelio

Ahhh Latasia, ahí empezó todo ;-)

17 de junio de 2016

fresh

Pues sinceramente no adivino cuales son las "razones de sobra" por las que Hatori se llena hasta la bandera. Mi experiencia en Hattori fue de las peores que he sufrido en los últimos años. Las 5 estrellas que das a Hattori, 5 más para Panda y estas otras 5 para Ronin con este spot publicitario incluido y sin el menor comentario crítico a ninguno de ellos (los 3 del mismo grupo empresarial, curioso ...), no me van a empujar a probar Ronin hasta que no vea otros comentarios mas rigurosos y con mayor credibilidad e imparcialidad.

6 de julio de 2016

Pilar Monfort

Hola fresh, pues para entender lo que decías he tenido que leer tu experiencia, y entiendo lo que dices si para ti fue así, pero para mí nunca lo ha sido... Siempre atención perfecta y justo es sorprendente más que la profesionalidad, la amabilidad de la gente que me ha atendido. Por el precio que pago siempre he pensado que la atención es muy buena.

También es cierto que yo fue la primera vez ya en 2015 y supongo que lo que tu comentas (que fue hace casi 2 años) serían los comienzos (injustificados ehh, que por mucho rodaje que sea un mal servicio, siempre es un mal servicio y no te hacen descuento por el rodaje...). Pero yo no he vivido esa experiencia.

Tengo alrededor de 30 experiencias escritas y no creo que tenga que hablar a nadie de imparcialidad, la verdad, porque lo que para ti es muy malo, para mi ha sido muy bueno y viceversa... Y como decimos mucho por aquí, estas experiencias son muy subjetivas, porque estamos hablado de sitios vivos donde hoy hay una persona y mañana hay otra y donde un plato puede ser hoy genial y mañana que le pongan algo que no te gusta (me pasó hace poco en Benarés, por ejemplo), por lo que creo que lo mejor es que cada uno cuente lo que le parezca y uno se hace una idea "general" del sitio. Si la balanza es positiva y te apetece, pues vas a probarlo y sino, pues nada: hay muchos sitios en esta ciudad.

Yo nunca he escondido mi cariño a este grupo por las experiencias que he vivido tan chulas, y seguiré hablando bien mientras no la caguen... (que repito, conmigo no lo han hecho hasta ahora y viendo el restaurante a reventar siempre que voy entiendo que con mucha gente tampoco lo han hecho..).

Fui con mucha ilusión a conocer este nuevo proyecto y la verdad que por ahora lo poco que he leido al respecto en prensa es muy bueno. Si has llegado hasta mi opinión entiendo que es porque estabas buscando información sobre el sitio... si es así, puedes leer más en otros sitios y formarte tu propia oinión.

Un saludo,

6 de julio de 2016

23/07/2016

El Japón más sofisticado

De vez en cuando aparecen restaurantes en los que el mimo por lo auténtico es lo importante, en las que se preocupan del más mínimo detalle para teletransportarte de verdad a otro país. Es el caso de 47 Ronin, un paraíso para todos los amantes de Japón. Si sueñas con ir al país del sol naciente pero los sushis plastificados no te dicen ya nada, no te puedes perder esta propuesta en la que Borja Gracia, un auténtico enamorado de Japón -no por nada fundó la primera auténtica taberna japonesa (izakaya) de Madrid, Hattori Hanzo, de la que ya te hablamos en el blog- da rienda suelta a la cocina japonesa más sofisticada y creativa sin perder de vista las raíces de sus productos y técnicas culinarias.

47 Ronin es, más que un restaurante, un auténtico centro de innovación consagrado a los productos y a la gastronomía japonesa. Las claves de este nuevo espacio, situado en plena calle Jorge Juan (uno de los polos gastronómicos de Madrid), son tres: la mejor materia prima, la puesta en valor de las técnicas japonesas de cocina más tradicionales y la innovación constante. Partiendo de estas bases se ofrecen tres conceptos muy distintos, en tres partes diferenciadas del local: una barra -presidida por una impresionante réplica de un arce japonés- en la que probar cócteles de inspiración asiática diseñados por Diego Cabrera, tapas japonesas de vanguardia e incluso un menú degustación de platos en pequeño formato (por 45 €); un comedor en el que disfrutar de una carta y de tres menús degustación de alta cocina japonesa de mercado, y una isla con barra en la que 12 afortunados podrán apuntarse a un completo menú degustación con un espectacular showcooking en directo, viendo paso a paso, y con explicaciones incluidas, la preparación de cada uno de los platos. Por eso, hay que tener claro que dependiendo de la propuesta que se elija en 47 ronin la experiencia vivida será muy diferente: más exclusiva, más innovadora y didáctica o más informal y divertida.

Como podrás suponer, es difícil recomendar platos imprescindibles, porque la carta y menús de 47 Ronin cambian constantemente, siempre atentos a los productos disponibles en el mercado y a la aplicación de nuevas técnicas de cocina. Sea lo que sea lo que elijas, fliparás con la combinación de estupendas materias primas (casi todas marinas, claro está), preparaciones originales y presentaciones espectaculares. Ah, y tampoco hay que olvidar la estupenda bodega del restaurante, que con más de 200 referencias ofrece vinos exclusivos de pequeños productores (y, por supuesto, algunos de los mejores sake del mundo).

Por el momento, nosotros hemos probado la experiencia de la barra, en la que hemos podido probar algún que otro delicioso y original cóctel (muy recomendable por sabor y por espectacularidad, el ‘Ikemen’, con whisky, campari, alga konbu y pomelo rosa) y el menú degustación de barra (45 €), con el que saldrás más que satisfecho tanto por cantidad como por calidad y nivel de sorpresa (buenísimos los canelones de cangrejo de Hokkaido o el sashimi de lubina curada con coco).

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/47-ronin-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

23/06/2016

Gastronómico al detalle con inspiración Japonesa

Junio 2016

Fotos del Menú de 60€.

Pronto más información.

fresh

¿Alguna info adicional Miss Migas?. Me muero por una opinión desinteresada y saber la calidad real de este sitio ...

16 de julio de 2016

20/05/2016

Gath lo descubrió en mayo de 2016

Lo nuevo del grupo propietario de Hattori Hanzo.

Segun informacion extraida de su facebook:

" 47 Rodin esta dividido en tres espacios diferentes entre si con un único objetivo en mente: rendir homenaje al producto japonés.

En The Tree Cocktail & Snack Bar, se pueden degustar cócteles de vanguardia y alma japonesa ideados por Diego Cabrera, así como deliciosos y divertidos snacks perfectos para compartir.

En 47 Ronin Restaurant, encontramos cocina de vanguardia con menú degustación creado por el chef o menú estacional cuyo recorrido escoge el propio comensal (escogido entre 25 propuestas)

Y en 47 Ronin Experience, exclusivo espectáculo gastronómico en torno a una barra para sólo 12 comensales y un menú de aproximadamente, tres horas de duración. "

spider72

Y no ha ido nadie aún??????

España, no te reconozco...

30 de mayo de 2016

Gath

Le tengo en agenda pero está muy cargada de citas cerradas a corto y medio plazo. Pero tengo mucha curiosidad y ganas, a ver si alguno con la agenda mas ligera se acerca y nos ilustra.

30 de mayo de 2016

Yanzoo

Yo estoy esperando a que vayáis :-) y ya si os va bien sigo vuestra estela.... que cada vez que innovo me estrello....

30 de mayo de 2016

spider72

Ya, claro, ahora va a ser eso...¡pues esta vez no pienso ir yo de Saving private Ryan que luego me pasa lo que me pasa!

30 de mayo de 2016

Sergiete

Yo después de la reciente experiencia ni fú ni fá de hattori y sitio nuevo en rodaje... hay pistoleros mucho más rápidos que yo en esta página y confiamos en ellos... :D

30 de mayo de 2016

1Falces

A mí me da un miedo...

30 de mayo de 2016

17/06/2016

Excelente. Gran experiencia. Divertido. Me recuerda a Dstage pero más rico.