“A vÁnvera” nace de la idea y el deseo de trasladar al publico mi pasión por la cocina, una cocina italiana sencilla, en el respeto de las tradiciones y de las recetas, no sol...

Ordenar por:

relevancia fecha

24/03/2018

Recetas clásicas infalibles

De vez en cuando hay que alejarse un poco de la fusión “americo japonesa vietnamita con toques nikkei emulsionada con la asturiana” y volver a esos platos no tan complejos pero que perfectamente ejecutados te sacan una sonrisa de oreja a oreja.

Este pequeño italiano es un claro ejemplo de que muchas veces no hay que renovarse para no morir, si no que viven a base de tradición y en mi visita el local lleno hasta arriba desde primera hora.

Destacar que en mi visita (hace ya tiempo) tenían trufa de temporada que te rallaban directamente en la mesa sobre el plato, que gran acierto, que potencia de sabor tiene este producto.

Raciones para mi gusto un poco justas pero suficientes, esta o estaba disponible con el tenedor y kviar

20/06/2016

Italiano respetuoso con la tradición, y los sabores

El propietario de A Vánvera (un italiano de Emilia Romagna que anteriormente fue directivo en Vodafone y cansado de todo montó este pequeño restaurante) tiene clara su propuesta: cocina italiana clásica, hiper respetuosa con la materia prima y "alla italiana" en la cocción de la pasta, al dente y dura para los paladares españoles pero deliciosa, y una magnífica carta de vinos. Los garganelli, una especie de marracones, salen riquísimos a la matriciana. La bolognese es más clásica que la misa de domingo pero magnífica. Generosidad en los platos, trufa incluida. El tiramisu adolece de poco dulce (para mí) pero si solo tienen sitio para un postre no lo duden, resérvense para la morcilla de chocolate. Un descubrimiento increible!

Servilletas y manteles de tela. Local pequeño y angosto. Buen servicio. Unos 30€ por cabeza

01/08/2016

recetas italianas más clásicas que el foro (el romano)

Visita en Julio'16, a probar este italiano que lo tenia pendiente desde hace mucho, y la verdad es que pasa a un fondo de armario básico desde ya... recetas italianas clásicas, una carta suficientemente larga pero no inmensa, y lo que probamos está muy rico, con unos spaghetti carbonara que para mi son los mejores que he comido en Madrid, y he probado muchos en Roma... también muy bueno el huevo con trufa (aunque ahora no es la mejor temporada de la trufa), y con el descuento de el tenedor a un precio muy razonable... para repetir. Sale un primero, un segundo y un postre (sin vino) a unos 35 euros... eso sí, como han dicho otros la sala es muy antipática (el antiguo Lua). Los tiempos muy correctos

07/06/2017

Un italiano en el centro de Madrid

Es como estar en Italia. Pequeño, y muy acogedor con una comida típicamente italiana.

07/03/2015

Cocina italiana de calidad.

7-3-2015. Mediodia.

Después de haber leido los buenos comentarios existentes tanto por los usuarios de este portal como por la critica especializada, tenia pendiente una visita a este lugar y despues de haberse producido, no me resta mas que manifestar mi total acuerdo con las reseñas y criticas leidas.

Como ya se ha escrito en este portal, sala dificil, un tanto complicada, pero por la ubicacion que hemos ocupado, - ventajas de llegar los primeros -, hemos podido estar bastante a gusto, sin agobios excesivos y con una razonable luz.

Cocina sencilla, tradicional, sin alardes, pero tan autentica que, cerrando los ojos, me he sentido transportado en el tiempo; por un momento me he vuelto a ver en cualquiera de los multiples lugares que por las cosas de la vida, me ha tocado compartir en Italia con excolegas de aquella procedencia.

Carta de vinos, con buena presencia de vinos italianos y, comprensiblemente, mas escasa de vinos de otras procedencias. En esta ocasion, nos hemos decantado por un Aulente Bianco San Patrignano del 2013, fresco, con recuerdos en boca a manzana verde.

Como aperitivo, bolitas de mozarella con tomate seco, y mortadela.

- Huevo a estilo A Vanvera: Base de pure de patata, yema de huevo, queso parmesano y generosa racion de trufa negra. Si comparo con el huevo millesime de Tumbarello, no sabria decir cual es mejor de los dos, ambos a buen nivel, pero este, sin tanta fama no le va a la zaga.

- Berenjenas a la parmesana, con helado de parmesano. Laminas de berenjena cubiertas con parmesano y gratinadas, acompañadas de un helado de parmesano. Buen plato, sencilllo pero muy sabroso.

- Raviolis rellenos de calabaza, con parmesano y trufa negra. El contraste del dulzor de la calabaza con el queso y la trufa da un resultado max que notable.

- Lasaña de boletus. Plato clasico, bien elaborado, con intenso sabor a boletus.

- Morcilla de chocolate con helado de frutos rojos. Especie de rulo de chocolate y galletas, acompañado de un helado de frutos rojos. Bien.

- Tiramisu. El plato mas flojo de la comanda. Sabor muy plano, nada destacable. Incluso me pareceria mas propio de un restaurante no italiano.

Con cafes con hielo, sin petit four, ni chupitos de grappa, finalizamos esta primera visita, a la que seguiran mas.

Avelio

Excelente reseña Don José Luis. ¿Qué tal de precio? ¿Fuisteis con el descuento del Tenedor?

7 de marzo de 2015

Gath

Gracias colega por recordarme el tema del precio, se me habia olvidado por completo. En efecto, nos hemos beneficiado del descuento de el tenedor, sin él, la factura hubiera subido a 105,6 y con él ha quedado en 82,68€ total. No es un sitio que puedas calificar de barato (sin descuento) pero si comparas con su mentor, es mas asequible.

7 de marzo de 2015

Yanzoo

Muy apetecible!!

7 de marzo de 2015

spider72

Qué bueno! Por qué la sala es complicada?

8 de marzo de 2015

Gath

Spider forma de H, nosotros estuvimos en la "zona horizontal" (solo caben dos mesas de 2 pax, imaginate el tamaño), las "zonas verticales" tampoco tienen demasiada capacidad. Pero llegando los primeros, pudimos optar por la mejor mesa de 2 pax, bajo el punto de vista de agobio y luz. Fue una experiencia agradable y que merece una repeticion, por lo menos,.....

8 de marzo de 2015

spider72

Forma de hache...la leche. Ok. Ya tuve una experiencia parecida en el gemelo Don Lisander. Me gustó mucho la comida pero en una sala así...IO NON POSSO

9 de marzo de 2015

19/07/2015

7/10

La cocina italiana me gusta pero la considero como un poco de andar por casa. De ahí que no me prodigue mucho con este tipo de restaurantes y por eso, cuando el otro día tuve que elegir uno, me vine a esta página en busca de iluminación. Y me decanté por A Vánvera.

Efectivamente, el sitio es pequeñito pero, al ser cuatro, no tuvimos el problema de las mesas para dos y me resultó cómodo aunque un poco caluroso (justo es reconocer que en la calle se estaba a 40º como 40 soles).

Pedimos:

La burrata, riquísima. De las mejores que hemos probado, por no decir la mejor.
Carpaccio clásico, bien sin más.
Piadina de porquetta (no se si se escribe así) fuera de carta. No conocía esta preparación y me gustó mucho.
Spaghetti a la carbonara, al dente pero pasados de punto de sal.
Linguini a la Vongole. De los segundos, el mejor.
Ravioli de calabaza, bien pero el dulzor de la calabaza sobresalía sobre el conjunto.
Pizza vegetal, de masa finita, bastante buena también.

De postre, un tiramisú normalito.

Nos quedamos con la ganas de la berenjena, pero preferimos dejarlo para otra incursión en fechas más fresquitas.

29/09/2014

Septiembre 2014. Almuerzo Sábado. 4-----

[Á vánvera : De aquella manera...]

Interesante opción la propuesta por Luigi Bertaccini, "mentado" de Don Giovanni cosa que, unida a nuestra no especial predilección por lo italiano, nos hacía ir con todos los warnings activados.

En el pequeño e incómodo local del primer Lúa con mesas, las de dos al menos, pequeñas y demasiado juntas. Algunas de ésas imposibles, en un recoveco del pasillo. Esto y una muy lenta cadencia inicial es lo único malo que puedo decir.

Servicio muy amable. Escaso, pues la sala la atienen el propio Luigi y un atento camarero, pero amable. Se está a gusto aunque arribar, arribamos a las 14:30 y hasta pasadas las 15:00 no llegó el primer plato. Luego fue todo más rodado.

Carta amplia y bastante apetecible, con atención a especialidades "a la romagnole". Eché en falta algo más de variedad en los platos de fondo, al margen de pasta y pizza digo, que se reducían a tres sugerencias de carne.

Apetecibles sugerencias fuera de carta, a las que fuimos de cabeza aunque éxito dispar. En cuanto a los vinos, amplia oferta de italianos que no puedo valorar por desconocimiento del tema. Referencias empezando cerca de los 20€.

Del amigo Giovanni ofrece algún plato como sus famosos espaguetis o los míticos huevos. Nosotros tomamos la versión Á Vánvera de este último, generoso en trufa y rico, que no memorable. Por las maravillas que habláis del del Don imagino que estará mejor.

Luego llegó una excelente piadina de ¿porcatto?, con un sabor muy próximo al cochinillo. Un acierto.

También sugerencia del día fueron unos raviolis de lenguado y langostino con chirlas y su salsa que estaban ricos también aunque el lenguado con la pasta excesivamente al dente. Ración un tanto escasa, compuesta por 3 raviolis, XXL eso sí

De postre un tremendo tiramisú.

Con 3 cañas (2,2€ each), una copa de tinto italiano (4€), botella de agua y dos cafés la cosa se quedó en 57€ total para dos gracias al efecto 30% tonificador del tenedor.

Entre 3+++++ y 4-----. Me voy al 4 porque fueron muy agradables y se estuvo muy a gusto.

15/12/2014

Un italiano austero y sencillo con elaboraciones de calidad

Un italiano. Puede parecer difícil sorprender a la gente en un tipo de cocina tan internacionalizado, exportado, globalizado y a la vez tan prostituido. No es momento de descubrir la vasta profundidad de la cocina italiana en la que hay vida, aunque pueda parecer imposible, tras la pizza y la pasta, y para ejemplo, el ejemplo y biblia: Il cucchiaio d'argento. Un libro más que recomendable para aficionados, expertos y todos aquellos que habitan entre estos extremos. A vÁnvera es una bella puerta a esta desconocida profundidad de una gastronomía básica en la configuración del paladar mediterráneo. En este restaurante no hay grandes pretensiones ni alardes lo cual no es óbice para que la comida tenga un nivel realmente alto.

Luigi Bertaccini en su propuesta de cocina sencilla y tradicional no deslumbra con extrañas elaboraciones ni nombres rimbombantes en su carta, algo que puede engañar y hacer pasar a este proyecto por uno más. Sin embargo los platos son sabrosos desde lo reconocible sin abusar de los tópicos que tan bien funcionan a cadenas y restaurantes de banderas, manteles de cuadros y nombres fáciles. Trato amable pero correcto, sin llegar a ser forzado en ningún momento. Local austero y discreto, dónde antes habitara el famoso Lúa, que centra la atención en el plato y el cuidado que se pone en cada elaboración; el propio Luigi las presenta sin caer en la habitual parafernalia. Una propuesta honesta y discreta que merece guardarse en el fondo de armario de cualquier foodie en general y de los amantes del país mediterráneo en particular. En resumen, un buen italiano, muy por encima de la media, que pone el acento en lo realmente importante y nos descubre tesoros escondidos a un precio razonable.

Web: traslamesa.com
@traslamesa

21/11/2014

A revisitar

Me sigue sorprendiendo ser el primero en dar opinión sobre un restaurante que considero bueno. Ir con un italiano a un restaurante italiano y que quede satisfecho, habla de la calidad del lugar. Pero es que el restaurante es de italianos y con servicio italiano, lo cual es una relativa garantía de entrada. Comida de diez personas, y nadie quedó insatisfecho, incluso los que pidieron pasta con trufa, con raciones del tubérculo más que generosas. Tal vez un poco más de cantidad de pasta, mejoraría la percepción, pero nada que decir de la calidad. Una comida italiana clásica, pero a la vez aggiornata, excelente desde la A a la Z. Pasan con nota la prueba de tiramisú. Acudí al restaurante con una oferta, pero no se notó nada en cuanto a la calidad. Muy recomendable.

Cristina Bertrand Pi...

No eras el primero 11870.com/pro/a-vanvera :-)

13 de enero de 2015

Blo80 + seguir 9 sitios, 4 seguidores

24/03/2014

Trufa con trufa, comida de listos.

Fuimos el sábado tres amigas a cenar a este restaurante porque habíamos leído una crítica muy positiva en el blog "Mad Queens" y no decepcionó.

Lo que más pena nos dio es que nos habían recomendado encarecidamente la burrata y las piadinas y no les quedaban, así que nos quedamos con las ganas de probarlas y la obligación de volver...

Tomamos como entrantes la berenjena a la parmesana y los huevos A Vánvera (con trufa, veréis que estamos obsesionadas con la trufa) una maravilla las dos cosas, yo creo que lo mejor.

De segundo probamos:

- Pizza de trufa negra y también blanca. Muy sencilla: Tomate, mozzarella y trufa negra y blanca sobre una masa muy finita, estaba riquísima!.

- Los taglilioni con trufa (ya veis nuestra obsesión), les tuvimos que echa un pelín de sal, pero iban acompañados de una salsa de nata y "algo más" estupenda. Nos gustaron mucho.

- Ravioli Burro e Salvia: Estaban al dente y ricos, pero quizá fue lo que menos nos entusiasmó (o que ya estábamos muy llenas y queríamos dejar un huequito para el postre).

De postre tomamos la morcilla de chocolate para compartir, y aunque yo no soy especialmente golosa la verdad es que me encantó porque me recordaba mucho a un plato muy parecido de mi infancia que hacía mi padre, el salchichón de chocolate. Además iba acompañado de un helado de frambuesa o frutos rojos que estaba muy frequito y venía muy bien para bajar la comida.

En conclusión, lo mejor la comida y el trato. El chef rallaba la trufa en la mesa y estaba constantemente pendiente de que todo estuviera a nuestro gusto.

Lo peor, el tiempo de espera hasta el primer entrante (luego va rodado) y un poco de despiste a la hora de traernos el vino. Nada grave.

El precio correcto. Como había descuento del 30% con El tenedor (que aplicaron sin tener que recordárselo, cosa que yo valoro mucho) salimos por 30 euros por comensal con una botella de vini blanco italiano Casal di Serra que no estaba nada mal.

Así que la valoración general muy positiva. Con ganas de volver a por la burrata y las piadinas!

02/04/2014

Muy buena cocina italiana

En el local que ocupaba el antiguo Lúa ha comenzado hace pocos meses su aventura Luigi Bertaccini, discípulo y amigo de Andrea Tumbarello cuyo nuevo restaurante en Marbella, Don Giovanni, recomendaba en el blog hace unas semanas.

El concepto que quiere transmitir Luigi de “cocina de amistad” es que cuando vayas te sientas como un amigo en casa.

Se trata de un pequeño local con tres mesas en el recibidor y un pequeño salón con una decoración funcional y en el que las mesas están demasiado juntas para mí gusto. En total tienen capacidad para 29 comensales.

Sin duda su talón de Aquiles lo tiene en el espacio o mejor dicho en la ausencia del mismo ya que es verdaderamente estrecho. Nosotros nos sentamos en una mesa en el recibidor junto a la recepción y cuando llegan los platos, el vino y el agua, el espacio se echa en falta. También es cierto que están muy pendientes de retirarte platos para liberar espacio y eso es un punto a favor. La buena noticia es que todo lo demás es sobresaliente.

En la carta rápidamente puedes ver la influencia de Tumbarello e incluso tienen un par de platos suyos como los Spaghetti Carbonara y el Huevo Millesime. El modelo es similar con una mezcla de cocina italiana tradicional y otros platos menos habituales. Un denominador común: muy buena calidad de su producto.

- See more at: espaciossecretos.com/2014/04/01/restaurante-a-vanvera/#sthash.cI6Ien...

29/01/2014

Comida del norte de Italia, riquísimo

Nos ha encantado este restaurante italiano diferente, todo muy elaborado y riquísimo y estupendo de precio.

Podéis leer aquí el resto de nuestra crítica

mad-queens.blogspot.com.es/2014/01/a-vanvera.html