Ordenar por:

relevancia fecha

16/05/2017

Master”Chips”

El día era propicio y la ocasión lo merecía (¡17 aniversario!, ¡cómo pasa el tiempo!). Después de comer bajo cielos estrellados en varias ocasiones (22 estrellas en total), era el momento de seguir explorando el firmamento y descubrir las dos de Jordi Cruz. Y digo que era el momento porque, tras algunos años de evasivas (debido a las reticencias, quizás infundadas, o tal vez no tanto, hacia los cocineros tan sumamente mediáticos) nos dejamos convencer, por fin, por las muchas y buenas opiniones que nos contrariaban. Nos equivocamos, no era el momento, el firmamento, si en algún momento nos pareció claro, se tornó oscuro, lleno de nubarrones tan negros que cualquier atisbo de luz proveniente de alguna estrella se desvanecía como una mera ilusión óptica. Ni siquiera pudimos divisar alguna estrella fugaz y no fue por falta de predisposición, lo intentamos, lo buscamos y esperamos,…, pero no pudo ser.
Después de unos momentos intentando adivinar por donde acceder al restaurante, una chica acudió a nuestro encuentro y nos acompañó en el ascensor que nos llevaría a él. Ni una palabra, un instante tan frío que resultó incómodo. Nos acompañó al jardín, donde, sin otra opción, nos servirían los primeros platos. El frío (ahora meteorológico), nos seguía acompañando (no creo que fuera el día más adecuado, al menos para mí, para aprovechar el bonito jardín).
Optamos por el Menú más largo, “Nuestra vanguardia” (170€):
Bloody Mary on the Rocks y Cucos cubanos de margarita: el Bloody mary, excelente, aunque atrevido, subidito de su “ras el hanout”, lo que le hace adictivo. Los merengues, uno relleno de menta y el otro con sal, ni fu ni fa, aunque algo más acertado el de menta.
Almeja de Carril con mantequilla de algas y caviar y Macarons de Bloody Mary: la almeja muy buena, sabrosa, sin embargo, el Bloody Mary en esta forma, todo lo contrario a la forma anterior, soso, sin gracia.
Consomé de erizos con ron añejo y Caña Zacapa: Bullabesa de erizos de mar en copa pulverizada con ron Zacapa que resultó ser muy insípida, acompañada de teja de alga nori, bien presentada y sabrosa.
Por fin podemos pasar al restaurante! El frío se estaba convirtiendo en desagradable. De camino, visita a la cocina. Jordi, simpático, atento, voz profunda y mano firme. Nos gustó saludarle.
El salón, con chimenea y biblioteca, muy acogedor, elegante, mesas bien vestidas y decoradas, buen ambiente. Creímos haber dejado el frío en el jardín, pero no fue así. El personal de la sala lo devolvió a nuestro lado. Servicio mecánico, robótico, sin alma.
Médula y costilla de atún con ostrón, limón y pipas: quizá uno de los peores platos. Muy buena presentación, eso sí, pero ausencia total de sabor. Hoja de ostra con aire de… que no sabía a nada, dadito de atún que, ni siquiera, permite apreciar el sabor…
Baba de cacahuetes embebido de corales tibios de gamba con nabicol al aceite de oliva y Consomé de gamba con pan de algas: buena puesta en escena para su terminación. El problema surgió con la alergia de mi pareja al cacahuete, ya que éste contenía medio bizcochito de cacahuete para cada una. Después de idas y venidas de este plato, recriminación de la jefa de sala al camarero incluida, la única solución que se les ocurrió fue sustituir el bizcocho por una pequeña gamba. Quizá un pequeño bizcochito simple, de gamba, o sustituyendo el cacahuete por otro fruto seco…? Inaceptable después de la advertencia, tanto en la reserva (2 meses antes), como al comienzo del menú. Más cuando el siguiente plato vuelve a ser un consomé de gambas con trocitos de gamba igualmente tratada, otra vez! Nada acorde con la categoría del restaurante.
Pequeños guisantes del Maresme con grasa de jamón ibérico sin grasa: guisantes del maresme sobre una gelificación fría e insulsa de jamón con “chips” de jamón. “Chips”??, esas hebras refritas y apelotonadas?? Uff! Esto va de mal en peor. Los guisantes, extraordinarios y bien tratados, eso sí, mérito casi total del maresme, por otro lado. Un agravio hacia el oro verde.
Canelón de calamar a la parmesana: de los que más nos gustó.
Buey de mar al Garum con Pecorino romano, romero y salazones: volvemos a los caldos limpios, pero ausentes de sabor, las esferas de queso sosas, el único sabor se encontraba en los salazones, pero, lo más recriminable, si cabe, la presencia de dos trozos de cáscara en el buey (y he de decir que la cantidad de buey no era como para que las cascaras pasaran desapercibidas, por lo que la falta de atención me parece mayor).
Lubina con caviar, patatas a la mantequilla y bayas de Bataks: excelente presentación y sabor. Un único pero, la textura de la lubina que, para conseguir su presentación, se sacrificó obteniendo una textura de pudin. En este caso, el chips de patata fue perfecto.
Los tiempos de espera entre plato y plato se hacían eternos y esto iba en detrimento de muchos platos que llegaban templados a la mesa. El problema fue más acusado en los platos de carne…
Rillette de liebre con blinis de remolacha: liebre tapada por una salsa que, quizá por el tiempo de espera, quedó templada y demasiado solidificada, casi como una glace. Eso sí, un plato muy sabroso. Acompañado de unos blinis de remolacha a los que no les encontramos mucho sentido.
Berenjena a la brasa con entrécula y jugo de carne añeja: para nosotras, el mejor plato del menú, aunque con su luces y sus sombras. Las luces, la presentación (la carne de ternera nos llega tapada con una piel de berenjena, nos pareció original); el punto y la calidad de la carne (la entrécula, muy muy tierna); el sabor (gran sabor en la salsa). Las sombras, las esferificaciones de berenjenas (totalmente insustanciales), la salsa, al ser tan extremadamente reducida (como en el caso anterior) queda literalmente adherida al plato (suponemos que el tiempo de espera también ayuda a esto) y tapa, en gran medida, el protagonismo de la carne.
Infusión de cordero con resina de pino “Katuosbuhi occidental”: buen olor, cero sabor.
Helado de queso de pastor ahumado, chips de cordero y brotes de pino: buena puesta en escena, haciendo el helado a la vista, si no fuera porque la aparente monotonía y la apatía del actor hace que esperes que el nitrógeno haga su trabajo y se consiga el helado lo antes posible. Y otra vez hacen su aparición los chips (chip para ti chip para mí…), de cordero, en este caso, pero casi tan descuidados como los de jamón.
Chaplin: postre muy rico, nos sorprendió. Muy buena presentación.
La caja frágil, Camomila, leche y barquillo con toques cítricos y suavemente especiados: fresco, pero otra vez aparece esa textura vaporosa e insípida que nos acompaño durante el menú.
Tartaleta fina haciendo referencia a la tatin de manzanas: el primer bocado es muy divertido y refrescante, aunque, seguramente por el tiempo de espera, otra vez!, al primer bocado se deshace y se rompe. Una pena.
Corte de limón con ginebra y enebro: para limpiar boca. Prometía, pero se quedo en nada, no estaba frío, creo que ese podría ser el fallo.
Dulces en calabaza: mini bocados, mini tartas de cacahuete, de queso, de chocolate, todas muy buenas de sabor pero todas con la misma repetitiva textura. El primer bocado gusta, agrada y sorprende, el segundo deja de hacerlo. Bocados esponjosos con distintos sabores. Ah!, y una mini tableta de chocolate que estaba riquísima. Y dos pequeñas trufitas con una fresa partida por la mitad (sin ninguna complicación, me pareció estar en otro sitio).
2 cervezas + 2 Menús “Nuestra vanguardia” + 1 botella de vino (Perelada) + 1 café, 410€.
Conclusión, platos excesivamente minimalistas, de dudosa técnica y ausencia de sabor en la mayoría de ellos y personal que no está (o no estuvo) a la altura.
Por todo esto, lo siento Jordi, pero el delantal negro hoy es para ti y tu equipo.
Abril - 2017

Avelio

Vino.... Perelada?? En serio? Un vino de 6 pavos en un estrella Michelín?

hace 9 meses

El Paladar de Carola

Pues de 6 a 48..., ya me dirás!

hace 9 meses

Sr Rodriguez

¿qué Perelada?

hace 9 meses

El Paladar de Carola

Finca La Garriga 2012, creo recordar, lo siento, no soy muy entendida en vinos.

hace 9 meses

Miss Superlike Aveli...

Por el comentario y por el vino....ya me han visto...que venga Jordi a verme a mi

hace 9 meses

16/08/2014

Perfecta técnica aunque repetitiva y 0 sorpresa. Ni Vanguardia, ni Rock&Roll.

Después de varios días y ya mas en frío voy a contar mi experiencia en aBac. No sabía si poner 2 estrellas o 3 pero pensándolo mejor lo dejo en 2 porque he salido muy desencantado y la verdad, 'no me gusta', ni a mi ni a los 4 que fuimos, es mas, pensamos que sus dos estrellas Michelin van justas.

Antes de nada debo decir que no iba con expectativas altas ni mucho menos, ni siquiera había visto fotos ni sabía nada acerca de su cocina. El personaje televisivo me caía bien y la decepción no tuvo nada que ver con lo anteriormente expuesto, sino que fue surgiendo a la vez que se sucedían los platos.

Podría estar loco, ¿cómo voy a contradecir a los expertos? Humildemente lo que vi fue solo uno o dos platos memorables de 16, y entre estas 16 elaboraciones se repitieron varias técnicas y productos, mas concretamente 3 veces la esferificación, en distintas formas eso si, pero hay que recordar que es una técnica de hace mas de 10 años y mas importante, es bastante recurrida en restaurantes de menor nivel (que yo haya visto por ejemplo en el estrella michelin Belcanto e incluso en restaurantes informales como Arriba en Platea).

Los platos ahumados se repitieron otras 3 veces, un sabor que me encanta pero que se realiza con una pipa de ahumado (podéis encontrarla en internet por menos de 50€) quemando un poco de madera y simplemente pulsando un botón y en 4 de los platos nada mas y nada menos apareció una salsa alioli, cojonuda, si, pero en un dos estrellas no me pueden repetir 4 veces una elaboración y menos a ese precio, 165€, es decir, aproximadamente el precio del menú largo en El Celler de Can Roca o DiverXO, y en el primero no he estado pero en DiverXO si y le da 70.000 vueltas en todo: Originalidad, sabores, cantidad, elaboraciones, no repiten nada... Pero es lo que tiene estar en ese hotel tan de lujo donde se mueve tanta pasta.

Por último, el bizcocho de sifón (como el del bocata de calamares de StreetXO) lo vimos en 3 ocasiones. Yo no he visto la segunda edición de MasterChef (y menos mal) pero me comentaron que todo esto había salido en el programa. Las 2 veces que estuve en El Bohío disfruté muchísimo mas y pienso que se merece mas categoría de la que tiene, aunque no se como estará ahora.

Lo único en lo que gana aBac es en la sala e instalaciones debido a la ubicación en este precioso hotel. También tiene una bonita terraza donde tomar los petit fours con el café pero eso sí, la sala es un jodido velatorio, no me gustan los sitios tan presuntuosos donde tienes que hablar susurrando para que no te escuchen hasta en la cocina.

Por último no me gusta la carta de vinos, en la cual no baja ninguno de 40€ pero no solo eso... Nosotros probamos un vino bastante interesante que costaba 45€ y cual fue mi sorpresa cuando lo busco en internet y veo que lo venden a 13,50€...! Que se revalorice el vino un 250% por arte de magia me parece una tomadura de pelo. Tomamos además un cava bastante flojo.

El servicio es joven y demasiado correctos excepto el sumiller, muy agradable. Personalmente no me gusta tanta seriedad lo cual no quiere decir que esté mal.

En cuanto al menú elegimos el largo, consistente en los siguientes platos:

NITROCÓCTEL DE BLOODYMARY CON CEREZAS. Empezamos bien, porque fue uno de los que mas me gustó. Intenso sabor a tomate y muy buenas cerezas. Muy rico.

FOIE EN DOS PASES: CON CALDO DE PICHÓN Y de lo otro no me acuerdo. Bastante bueno sin llegar a sorprender. Gran sabor y textura del foie y buen caldo.

GAZPACHO CON ESFÉRICO DE AGUA DE TOMATE Y ANCHOA. Buen sabor, me gustó mucho el esférico. La dificultad técnica de esta elaboración reside en esferificar el aceite de la anchoa, debido a lo cual lo hacen con este congelado.

BRIOCHE DE ANGUILA AHUMADA CON ALIOLI Y MOSTAZA DE WASABI. Muy buen bocado, me encanta la anguila natural y no la de sobre. El alioli estaba genial, de los mejores que he probado, no obstante es otro plato que no me llega a sorprender.

CEVICHE DE OSTRA. Servida en no se que fruta tropical. Buenos los dos trocitos de ostra acevichada pero el conjunto del plato no tardaré en olvidarlo.

CALAMAR ATEMPERADO EN SU TINTA. Brutal, el plato que mas me gustó. Un 10 el calamar y el sabor de la salsa. El alioli le daba un toque interesante. Un plato muy parecido lo sirven en aponiente aunque a mi me pareció mejor este, también el calamar así lo puedes encontrar en sashimi en Espai Kru, el mejor bocado de sashimi que recuerdo. Puede parecer que estará duro o no muy bueno pero tiene una textura acojonante. Comería calamar así diariamente.

STEAK TARTAR CON MOSTAZA VERDE. La carne me resultó sosa y demasiado eclipsada por el sabor de la mostaza. Lo único destacable es la textura de la carne la cual consiguen con la Paco Jet. No hay foto.

ESFERIFICACIÓN DE PARMESANO CON YEMA Y CALDO DE POLLO CONCENTRADO. Otra vez esferificación aunque esta vez tiene mas sentido, se trata de llevarte a la boca una cucharada del caldo de pollo con el esférico de tal manera que pruebes primero dicho caldo y luego al estallar la esferificación se mezcle todo junto haciendo un efecto caldo sobre caldo. Es un juego de mezcla de sabores. Interesante pero no emociona.

TARTAR DE CABALLA AHUMADA. Bastante bueno y me gusta el detalle de la piel crujiente. Sobra el alioli.

LORITO A LA PLANCHA CON SUS ESPINAS, ESPUMA DE AGUA DE MAR, ALGAS Y ALIOLI.
El lorito es un pez pequeño procedente de las baleares muy difícil de encontrar ya que su pesca está controlada y por ello tiene un precio bastante alto. También se conoce con el nombre de raor.
Tenía un sabor intenso y la piel muy crujiente. Me gustaron mucho las espinas fritas y me vuelve a sobrar el alioli. Aun así no es el mejor pescado que he probado.

GAMBA DE PALAMÓS. Brutal gamba. Perfección en el punto de cocción.

DIFERENTES PARTES DEL CERDO ESTILO THAI. Nada mas olerlo ya te sentías en Tailandia. Muy muy buen plato, para mi el segundo mejor de la comida. La papada y la piel crujiente genial y el acompañamiento de pan de curry también.

El primer postre fue el típico de cítricos, HELADO DE YUZU CON BIZCOCHO DE COCO Y CHOCOLATE BLANCO en este caso, que ayuda a limpiar y bajar un poco los salados. Correcto.

Seguimos con un postre de ALMENDRAS como elemento principal, algo que no había visto antes aunque me resultó seco al final.

Terminamos con unos ESFÉRICOS DE GIN TONIC. Correcto.

Los PETIT FOURS los degustamos en la maravillosa terraza después de visitar la cocina y me parecieron flojillos. Gominola de limón (demasiado visto), trufa, obulato con no se que (se nota la influencia de Ferrán y no solo por esto), chocolatina, macaron de yuzu (los he probado mejores) y crujiente de caramelo, el mejor. También el sorbete de frambuesa en forma de pintalabios, prescindible.

El café con hielo se acaba aguando y se solucionaría simplemente haciendo hielos de café aunque esto no lo he visto en ningún lado.

La cuenta fueron 199€ lo cual para mi no merece la pena en absoluto y menos con la calidad gastronómica y creativa que hay en Barcelona. Al día siguiente comí en Espai Kru y salí completamente emocionado hasta el punto que hace que uno se pregunte el criterio para conseguir las distinciones. Que pasaría si Espai Kru estuviese en el hotel aBac (Solo imaginármelo... Buff!) y aBac en el segundo piso de una marisquería? Seguramente Espai Kru sería mucho mas reconocido de lo que es, y es que es una pena que el local acabe importando tanto.

Gath

Muy buena reseña Adreid. Efectivamente, el criterio de concesión de las Michelin, es una auténtica incógnita.

30 de julio de 2014

Sr Rodriguez

Pues encima se andaban con mosqueo porque creían que le daban la 3* que le cayó a DiverXo

30 de julio de 2014

Adreid.

Si si, ademas fue una sorpresa lo de DiverXO...

30 de julio de 2014

Miss Migas

Vaya, recién leída. Qué penita, yo sí disfruté en ABaC hace dos añitos....

4 de marzo de 2015

spider72

Bueno aún nos queda el pan runner

4 de marzo de 2015

Lady Spider76

Yo me sigo quedando con spai kru..para que mas experimentos si la cosa funciona

4 de marzo de 2015

27/11/2014

Un buen restaurante.Cocina creativa y elegante.

Elegante, cocina con sabor, pequeñas porciones, cocina limpia y con productos catalanes.Mesas amplias y cómodas butacas. Al final te preguntan, al menos a mí, si quieres visitar la cocina.Oh¡¡ Jordi no estaba¡¡.
Cocina técnica y bien resuelta, aunque los postres tenían una textura muy cremosa y "derretida" similar. Hubo platos muy buenos. Y no bebimos vino, porque en carta el más barato pasaba de los 40 euros. Nos adecuamos a agua mineral y unas cervezas. Servicio profesional y bastante cercano. Tomamos el menú corto 135 euros que para dos personas supuso 245, 45. Más el servicio, y las cervezas y el agua, resultó ser 305,90 euros la cena.
Hubo aceite catalán muy rico, pleno de sabor, plato de pescado con espinas crujientes, otros platillos muy conseguidos. Técnica detrás y nuevas tecnologias. Amablemente me contestaron a mis dudas o preguntas sobre la composición o incluso el método - muy sintetizadamente- de cocinado. Ahora mismo, unos cuantos días despues de aquella cena, no recuerdo con precisión, a pesar de las fotos, los ingredientes de los platos. El número justo para no quedar empachados. Al final, te preguntan si quieres una carta de lo que has comido.
Nos gustó, sí realmente. Más que recomendable, dentro de una gama alta. Tienen otro menú más largo, 165 euros y por supuesto la fórmula del maridaje con vinos. Carta con platos que oscilan entre 45 y 55 euros. Los postres a 15 euros, salvo la tabla de quesos que pueden ser de 12, 18 y 24 euros.

05/03/2014

La cocina con rock and roll de Jordi Cruz

Esta semana vamos con nuestra visita al restaurante Abac de Barcelona que en la actualidad ostenta dos estrellas Michelin y que desde el año 2010 tiene como jefe de cocina al chef Jordi Cruz que en el último año y gracias a su participación en el programa Masterchef se ha convertido en uno de los personajes televisivos del año y que fue el segundo cocinero más joven del mundo en conseguir una estrella Michelin. - See more at: espaciossecretos.com/2014/03/05/restaurante-abac/#sthash.4zOlWJYP.dpuf

01/08/2013

La lógica de Jordi Cruz

En líneas generales, la cocina de Jordi me ha parecido sensata, aunada, lógica, vanguardista pero nunca olvidándose de las raíces ni del producto, armónica. Me parece una propuesta acertada que marcará tanto al cliente más moderno como a los más conservadores, un tanto escépticos ante estos menús de innumerables platos y raciones minúsculas (confieso que en ocasiones puedo echar de menos la mesa y el mantel de toda la vida…aunque eso de quedarse con ganas de más, me parece positivo). Los platos tienen sabor y cuentan con una perfecta combinación de sabores entre sus ingredientes.
El festín empezó con un Nitro Cóctel: dados de manzana ácida, jugo de lichi, licor St. Germain, Canela y lima. Los dados llegaron emplatados mientras que con la ayuda del nitrógeno Francesc, nuestro camarero, dio a luz un sorbete súper cremosito que daba un frescor especial al primer bocado de la tarde. No podía empezar mejor la cosa.
Otro entrante, las almejas y berberechos en caldo cítrico con esferas de curry. La cocción....

Si queréis ver toda mi opinión pinchad aquí: cocinayrecetas.hola.com/blogclaramasterchef/20130724/restaurante-aba...

29/01/2013

Sin palabras

Un buen día tomamos la decisión de ir a Barcelona a hacer un fin de semana gastronómico. Y decidimos que este restaurante sería la piedra angular del mismo.
- La comida:
Proponen dos menús, uno largo y otro muy largo, por 125 y 145 euros respectivamente. Nosotros optamos por el de 125, porque había platos que nos seducían más, aunque algunos del otro menú nos llamaban mucho la atención. Cuando se lo comentamos al maître, nos dio todo tipo de facilidades para intercambiar platos y confeccionar el menú a nuestro gusto. Ese tipo de detalles favorece que la velada sea perfecta. La comida comenzó con un nitro mojito de piña hecho en la mesa, que más allá de la parafernalia de ver cómo se elabora (algo que ya habíamos contemplado en otros restaurantes) resultó ser lo más flojo del menú. Continuamos con: un sabroso curry de erizos; fina y deliciosa ventresca de atún con unos originales macarrones de Ponzu; espectaculares ñoquis de parmesano con trufa negra, que explotaban en la boca; aquí hubo una pequeña bifurcación: uno probó el foie-gras con cacao precedido de un suculento vino italiano (increíble combinación) y el otro pequeños lomos de bacalao con guisantes y trufa (difícil decidir quién acertó en la elección); steak tartar ahumado (el mejor steak tartar que hemos probado nunca); excelente gamba de Palamós; pasta Casarecce con espardeñas y queso Comté (el mejor plato de pasta que hemos probado nunca); vieira asada (aún a riesgo de ser repetitivos, quizá la mejor vieira que hemos probado nunca); y liebre Royal, buen plato para acabar lo salado. El dulce fue: merengue, yogur, fresitas, Kafir, lima y jengibre (refrescante y delicioso); y sobre tierras ahumadas, bizcocho asado, platano, café, vainilla y bourbon (espectacular presentación, mejor sabor y contraste). Deberían acortar los nombres de los postres (nos lleva mucho tiempo escribirlos). Añadimos un plato de exquisitos quesos catalanes artesanales servidos con pan tostado. Y de colofón, los petit fours: pintalabios de frambuesa, galleta de limón, galleta de dulce de leche, oblea y bombón.
- El servicio:
Fenomenal. Como hemos dicho, muy amable el maître, muy simpáticos y atentos todos los camareros, y excelente elección del cava por parte del sommelier.
- El local:
Elegante y amplio, con grandes ventanales que permiten la entrada de luz solar, algo que no es muy habitual en los restaurantes y que es muy de agradecer. Mesas muy amplias donde se está muy cómodo.
- Conclusión:
Sin palabras.

11/01/2014

Boutique Hotel In Barcelona

Room service is available 24 hours a day in our high class Boutique hotel, Boutique hotel in Barcelona, Exclusive hotels and Hotel restaurant Barcelona

09/06/2012

Experiencia gastronómica

Más que una comida, es una experiencia, al menos para mí, que no estoy acostumbrado a estos sitios. Menú degustación de 125 euros, sin bebida: tres entrantes, siete principales y tres postres. Sabores, texturas, olores y formas sorprendentes. Foie, espectacular, tartar, muy fuerte, con humo de haya, liebre cocinada 30 horas, muy sabrosa. El postre con bourbon no me enloqueció. Vinos: psi 09 pingus y principia mathematica Penedés. Total: 160 por barba, y lo volvería a pagar.
Fotos: picasaweb.google.com/105202253297747517362/CenaEnABaC

08/06/2010

Javier Güenechea lo descubrió en mayo de 2007

Refinada cocina

Elegante y refinado.
se trata de un restaurante de cocina creativa, bien preaparada y sin demasiadas conplicaciones.
unos macarrones con boloñesa de bogavante es sorprendente, buenísimo, solomillo de ternera. tiene muy buenos postres, un sablé caliente de chocolate exquisito. una carta de vinos interesante,quizá abusen de referencias al vino catalán: 5.y un gran servicio. quizá sea algo carillo para lo que ofrecen, pero merece la pena. precio medio: 95€

30/10/2013

Allí donde las empinadas rampas del calle Balmes empiezan a castigar las piernas, lejos de los grandes ejes gastronómicos de la ciudad, encontramos uno de los restaurantes "Top" de Barcelona.
Claro, un restaurante donde te reciben con la mesa vestida con una vajilla Versace, no podría estar en otro lugar. No hay duda de que en el Abac tienen cierta predilección por el lujo. Un lujo del todo patente en las habitaciones del hotel. Las cuales incluyen iPad, Televisor Bang & Olufsen o Amenities de Hermes, por poner algunos ejemplos. Pero también en la cocina con productos como el Caviar Irani, Trufa o Mariscos de primera calidad. Todo en unas instalaciones magnificas ubicadas en la antigua casa de la hija del Dr. Andreu -Sí, el de las famosas pastillas-, que fue totalmente remodelada para adecuarlo a los nuevos usos. También se construyo un nuevo edificio, totalmente acristalado, que es donde se encuentra el restaurante. Hace pocos meses, recibieron la certificación FAD por la calidad de diseño de todo el complejo.

Lee el artículo completo en gastrofiliav20.wordpress.com/2013/07/30/abac-restaurant-hotel

28/08/2007

Abac

Xavier Pellicer's cuisine is innovative and refreshing. It deserves a visit. The Taster's Menu is large but agile. The table of chesse is correct. Deserts are a must. Wines are expensive but the conservation and temperature are optimum. Reservations are essential. I was there with Manel Poch.