Ordenar por:

relevancia fecha

07/03/2016

En Sevilla, Michelin está presente.

Marzo 2016. Mediodia.

Aprovechando un compromiso de carácter familiar en Sevilla, decidimos visitar a este único representante de la gastronomía sevillana entre el grupo de los restaurantes estrellados.

Y anticipándome a los comentarios posteriores, debo decir que bien mereció la pena.

Ubicado en una zona anodina, fea...., sin alardes exteriores, nadie diría que en su interior se encuentra un estrellado.

Interior, donde predomina los colores cálidos, maderas; correcta iluminación; mesas bien vestidas, con bastante separación entre ellas. Todo ello, prepara para una estancia muy agradable.

Servicio de sala profesional, con estilo de escuela, no se les escapa ni un detalle, te explican los platos con minuciosidad, ademas hablando ingles muy fluido. Sala de mucho nivel.

Carta de vinos, variada, están representadas casi todas las D'O, pero a precios altos. De entre las ofertas con precios razonables, nos decantamos por un muy agradable Garay Bleu, uva 100 % Zalema. Vino blanco, de la Palma del Condado (Huelva), con 6 meses de crianza sobre lías en roble francés. Según he podido leer, es el vino blanco andaluz con mejor puntuación en la guía Peñin del 2016.

En cuanto a la oferta gastronómica se presenta en dos formatos: 1- Menú degustación (snacks, aperitivos y 7 platos) a 62,70€/pax a mesa completa y con posibilidad de maridaje a 25€/pax. 2- A la carta: estructurada entre entrantes, del mar, de la montaña y postres. Es una carta con propuestas interesantes. Nos decantamos por esta ultima opción.

Las buenas sensaciones se empiezan a percibir con la aparición de los aperitivos: Galletitas de chorizo y parmesano; palitos de pimentón y anís; ajoblanco y crema de aguacate, y siguen subiendo con un muy sabroso caldo de puchero con una espuma de hierbabuena.

- Tartar de lubina con gazpacho de verduras asadas y helado de vinagre de jerez y fresas. Producto muy fresco, sabores que maridan entre si perfectamente, mención especial para el helado, brutal. Para repetir.

- Setas de temporada sobre patata especiada y acompañado de puré de berenjena asada y caldo de cebolla tostada. Impresionante plato, a la sencillez de las setas ligeramente pasadas por plancha, se unen el sabor a tomillo de la patata y la potencia del caldo, dando un conjunto armonioso. Para repetir.

- Merluza de pincho con crema de espinacas y espuma de garbanzos. Muy buen producto, buen sabor de la crema y de la espuma.

- Presa ibérica con crema trufada de calabaza asada, higos, pomelo y lima. Buen producto y generosa ración. Tierno, jugoso, buen sabor de la crema.

- Poleá ligera con pestiño y helado de canela. Postre andaluz basado en una gachas aligeradas con leche hasta conseguir una textura similar a unas natillas. Soberbio de por si, pero al añadir el helado de la canela, le aporta un plus de sabor. Para repetir.

Cafés con hielo y petit fours, ponen fin a esta visita. Lastima que pille tan lejos de casa, de lo contrario seria un sitio fijo.

04/01/2014

Fenomenal Abantal

Parece que es la única estrella sevillana que queda. Merecida, sin duda. Empiezo por las carencias: la mitad de la sala alejada de la ventana es oscura y de iluminación no bien resuelta. Mi postre (plumcake de plátano), podía haberlo evitado, tan insustancial como resultó. (A mi mujer, en cambio, le entusiasmó su sopa de fruta de la pasión).
Dicho eso, todo el resto fue propio de una Gran Mesa.
Entre los amuse gueules (¡qué snob!) desfiló una crema de judías insuperable, junto con dos o tres delicias en miniatura.
Ambos pedimos un salteado de setas....impecable. No mucha variedad -el tiempo manda-, pero de un sabor intenso y perfectamente equilibrado, sobre una crema muy agradable, que sustentaba las setas.
Un pescado gaditano de cocción exacta, piel crustillante, y sabor iodado sin excesos. Simplemente perfecto.
Igual que el ciervo que tomé yo, rosa intenso al corte, madurado el tiempo justo, suave de bocado y con estupenda guarnición.
10 sobre 10. Ningún otro chef lo superaría. Sencillez, calidad y mano maestra.
El personal, discreto y eficaz. Pero sorprendente por su saber hacer. Dos personas distintas nos dieron aclaraciones muy ajustadas sobre vinos olorosos y tintos andaluces.
En definitiva, Gran Mesa recomendable.

30/10/2011

Otro oro en Sevilla

Para nuestra visita a Sevilla, decidimos reservar en este formidable restaurante, animadas, en gran medida, por las opiniones aquí expresadas. Y fue todo un acierto.
El lugar amplio, moderno y muy elegante, con mesas grandes y mucho espacio entre ellas.
El servicio muy correcto, amable y agradable, incluido el chef, Julio Fernández, con el que pudimos intercambiar opiniones sobre sus platos.
En esta ocasión, comimos a la carta:
Dos entrantes, cortesía de la casa; Yuca, Bombón de tomate, Teja de comino, Crema de patata con vinagreta de gambas y un buenísimo Gazpacho de remolacha con almendra y mojama de atún.
De primero, Gambas blancas de Huelva con ajoblanco malagueño y gelatina de amaretto, de calidad excelente. Buenísimo el ajoblanco, muy buen acompañamiento; y Carabineros al vapor sobre arroz salteado de verduras y ali oli, perfectos en la cocción, exquisitos al gusto (incluido el arroz) y muy cuidada presentación.
De segundo, Cochinillo ibérico crujiente con naranjas a la mostaza y endibia braseada, delicioso y de presentación original y vistosa (deshuesado en dos cilindros); y Presa Ibérica de bellota en adobo, tomates asados, tallarines de miel y ali oli de mostaza, espectacular el adobo y el punto conseguido, la mejor presa que hemos comido.
Todo ello aderezado con un Martué 2007
Y para finalizar, un Licorc marc de cava gramona. d.o. cava y un Café irlandés, acompañados de la cortesía, Crema de leche con frambuesas, teja de naranja , bombón semifrío de chocolate
En fin, totalmente recomendable, volveremos sin duda.

29/08/2010

Reconozco que mi visita a abantal fue algo decepcionante, me esperaba mas de un sitio asi, la estrella michelin es muy generosa.
En primer lugar la decoracion del local me decepciono bastante, intento de local modernito pero que no llega a cuajar, no aporta nada innovador y el ambiente no llega a ser acogedor.
El servicio regular, camareros jovenes recien salidos de la escuela de hosteleria y que no se salen del patron, todo muy artificial.
Elegimos el menu de degustacion con maridaje, habia dos tipos de maridajes y no fueron capaces de explicarnos la diferencia que habia entre ambos, ni los vinos que se incluian, increible para un sitio que tiene una estrella michelin.
La comida mas creativa que andaluza, parece que aun no logran un tipo de cocina andaluza fussion, no son capaces de hacer mas refinados los sabores andaluces de toda la vida.
Comida ¨"creativa" de la de toda la vida, pero no llegue a notar la influencia de ese intento de obtener nuevos sabores andaluces.
Quiza sorprenda al sevillano acostumbrado a tascas y fritangas de toda la vida, pero al gourmet internacional seguro que no le sorprende, tampoco le decepcionara en exceso pero no se ira con un buen sabor de boca.
Le doy dos estrellas porque aunque no me llego a decepcionar del todo, no comi mal pero no fue una experiencia gastronomica inolvidable.

03/04/2011

Para dejarse sorprender

Magnífico restaurante de alta cocina, con razón tiene una estrella Michelín. El menú degustación es una colección de sorpresas a cual más apetitosa, con contrastes de sabores, texturas y temperaturas. Decoración cuidada y minimalista y excelente atención de todo el personal. Me encanta.

05/11/2009

Pequeña decepción

Abantal define su cocina como “Cocina Andaluza Creativa”. En mi opinión se ajusta más al adjetivo de creativa que al de andaluza.
Su web anuncia “Sabor, creatividad, textura, cocción, presentación, estética del plato y guarnición son algunos de los puntos claves de nuestra oferta gastronómica.”
Y cierto es, la presentación es extremadamente cuidada, la técnica en los platos principales impecable. Julio Jiménez practica una cocina elaborada, experimenta con nuevos sabores y texturas pero sin extravagancias. Hasta aquí, nada que reprochar, todo lo contrario.

Sin embargo ...

Mi experiencia fue decepcionante. ¿Por qué? Por el minimalismo en las raciones llevado al extremo. Bien entendido que no esperaba encontrar chuletones de un asador vasco, ni menús pantagruélicos, pero todo tiene un límite y , en mi opinión, Abantal rayó en la cicatería. Haciendo una comparativa con los últimos sitios que he visitado de un corte y estilo similar al tipo de oferta que se supone ofrece Abantal, el local de Julio Jiménez, suspende.

LO QUE COMÍ.

Durante la cena no pude dejar de pensar en una parodia del dúo Gomaespuma para una campaña de banca por internet en la cual un personaje relata el menú de la comunión de su hija: “El menú fue grano de mostaza con reducción de Pedro Ximenez ... hambre pasamos un rato, pero todo mu bonito, los platos preciosos, las soperas enormes que parecía jacuzzis, ...”

Pues esa fue más o menos la sensación con la que me quedé. Insisto en que esperaba que la elaboración y la calidad de las materias primas primase sobre el tamaño, pero todo tiene un límite, entre el entrecot que no cabe en el plato y el “grano de mostaza” hay un término medio. En fin, paso a desglosar el menú de siete platos maridado que fue por el que opté, mis disculpas porque no recuerdo el nombre exacto de alguno de los platos.

Aperitivo de bienvenida-
- Tira de hoja de yuca
(Bastante insípido de sabor y de tamaño, grosor y forma similar a un tallarín antes de su cocción)
- Membrillo con queso camembert
(Bocado sencillo y con el tamaño de una porción de quesito saldrían cuatro raciones)
- Una especie de aperitivo japonés del cual no recuerdo el nombre y de tamaño similar a media patata frita del tipo chips.

Plato 1 -Aperitivo-
Espuma de patata con aceite de hinojo y codorniz.
(Servido en un vaso de aperitivo, algo más suave que un puré de patata, aromatizado por un buen aceite de oliva, perfumado de hierbas aromáticas y coronado por dos minipedacitos de codorniz que apenas se hacía notar. Correcto, pero no emocionante y, por mucha coba que intentases darle, en tres cucharaditas de café, habías dado cuenta de él)

Plato 2 - Entrante Primero-
Foie de pato con reducción de Pedro Ximenez y pan negro de frutos silvestres
(Una pequeña ración de un buen foie del tipo micuit, la reducción de Pedro Ximenez la justa para adornar el plato y el pan partido tan fino que se podía ver al trasluz. Un plato correcto, la materia prima - foie- de primera calidad, pero la elaboración sencilla, quizá lo mejor fuese el pan).
Maridaje de vino: Un vino generoso creo que de la zona de Yecla (Alicante) elaborado con uva monastrell muy madura que le daba un sabor dulce sin empalagar. Sorprendente y muy recomendable.

Plato 3.- Entrante Segundo
Chipirón con tomate y salsa de albahaca.
(Plato de excelente técnica y cuidada presentación, nada que reprocharle salvo que si en vez de un chipirón, ponen dos, hubiese ganado el plato).
Maridaje de vino: Un cava correcto sin más, aunque no soy muy aficionado a los espumosos por lo que mi opinión quizá sea un tanto injusta.

Plato 4 - Principal de Pescado-
Pargo asado con salsa de compota de manzana
(Buen sabor, muy conseguido, de nuevo mi pega viene por lo minimalista de la ración).
Maridaje de vino: Un rueda sorprendente, pues no está elaborado con la tradicional uva verdejo (como el 99% de los vinos de esta denominación de origen) sino con otra variedad (creo que sauvignon blanc). Aroma y sabor a flores espectacular, un grato descubrimiento y mi aplauso al sumiller.

Plato 5 - Principal de Carne-
Chivo con estofado de peras y queso de cabra fundido
(Presentado en forma de cilindro, deshuesado, excelente, un plato muy conseguido y original. La guarnición casi, casi simbólica: una cucharadita de puré de pera y el queso fundido había que buscarlo con lupa).
Maridaje de vino: Un rioja joven bastante normalito. Aquí las explicaciones del sumiller sobre la elección de este vino no me convencieron en absoluto, creo que al plato le hubiese venido mucho mejor un vino con más sabor a madera.

Plato 6 - Prepostre -
Helado de canela con crema de arroz con leche.
(Muy lograda la crema, el helado algo menos, el tamaño diminuto, como no)

Plato 7 - Postre-
Una especie de gelatina de chocolate con café y helado de menta.
(Muy decepcionante, no me gustó ni la textura ni la combinación de sabores)

05/02/2008

manuela lo descubrió en febrero de 2008

Sevilla

El día 29 de diciembre estuvimos comiendo en un rest. de Sevilla que se llama abantal
Me gustó pero lo encontré caro. Tomé manitas de cerdo. De sabor muy bien pero un poco pesadas. El arroz con bacalao confitado creo que estupendo. De aperitivo huevos fritos de perdiz sobre puré de patatas al aceite de oliva riquísimo.
Si te metes en la página ( abantalrestaurante.es), que es muy complicada, tienes que pinchar en unas barritas blancas que aparecen y ahí viene la dirección, plano, interiores, etc.