Ordenar por:

relevancia fecha

04/11/2017

Superó espectativas, que berberechos!!

Con decir que a la señora Scout se le saltaron las lágrimas con los berberechos esta todo hablado, estuvimos en la mesa larga de dentro porque hacía un precioso día de lluvia en Santiago, servicio de 10, amable atento y simpático, de esta gente que te cae bien, nos dejamos aconsejar por su menú y que nos pusieran lo que les viniera en gana:

- Mejillones en escabeche casero: ricos ricos
- Tiradito de pez de roca: de llorar, fino pero muy sabroso.
- Tar tar de jurel: increíble, de los mejores que hemos probado en tiempo
- Navajas: memorables, con tan solo un pelín de ralladura de lima, increíbles.
- Berberechos: con un punto perfecto y coocidos en agua de mar pasan al puesto nº 1 de
los mejores berberechos ever.
- Empanada: a mi fué lo que menos me gusto, a Scout algo más, prescindible.
- Pulpo a la brasa: muy rico.

Con una botella de su vino propio que está riquísimo, el fiestra, y 4 copas de valdeorras salimos de allí por unos más que justificados 88 EUR 2 personas, muy contentos, aunque también cantando bajito por la cantidad de vino ingerida.

28/12/2016

Buen concepto de cocina de mercado y ya.

Abastos 2.0 era nuestra segunda opción en Santiago tras Casa Marcelo. Siendo Lunes pensaba que los dos estarían cerrados, pero no, Abastos si abre los Lunes por la noche. Ni tan mal.

El local está pegado al mercado de abastos y es super mini, de anchura no tendrá ni 3m. Solo cabe la cocina y una mesa alargada compartida, aunque fuera hay terraza y sitios donde sentarte. A pesar de ser pequeño mola, ya que a través de las cristaleras se ve la cocina y la mesa.

Tienen dos turnos, y al presentarnos sin reserva nos dieron mesa para el primero. A las 22 hay que dejar la mesa pero no meten prisa. Tomamos el postre ya en la terraza a las 22:20.

Este se supone que fue el primer local del grupo. En Santiago tienen dos locales mas, uno de ellos justo en frente, y la última apertura fue en Madrid: Barra Atlántica. Además tienen otro en Carril.

El producto que utilizan es fresco, comprado en el día en el mismo mercado donde está situado. Este producto se sirve en forma de menú conformado por 3 entrantes y 2 segundos por 21€, al cual le puedes añadir mas platos según la disponibilidad del día, cosa que hicimos. Las cantidades son justas para probar varias cosas sin llenarte del todo.

Los camareros y cocineros son gente simpatica y se ve que disfrutan con lo que hacen. Nos atendieron muy amablemente.

Empezamos en primer lugar con una ronda de mariscos (fuera de menú). PERCEBES, ZAMBURIÑAS y BERBERECHOS que entran como pipas. Muy buenas las zamburiñas y los berberechos, con un toque de limón. En cuanto al tamaño no es muy grande, pero se trata de ofrecer marisco fresco a precio económico. Las raciones costaban de 6 a 8€.

Seguimos con un buen MEJILLÓN CON GUACAMOLE y un correcto TARTAR DE CHICHARRO.

El siguiente plato mal, un PULPO que estaba mas duro que una roca.

Después la "EMPANADA", consistente en una masa de won ton con un taco pequeño de pescado, abadejo, que venía sin sal. Sosísimo.

Lo mismo paso con la MERLUZA, completamente sosa, además la emulsión de aceituna me parece demasiado intensa para un pescado blanco, ya que le resta todo el sabor.

El mejor plato fue el HUEVO 63º, con una espuma de patata tremenda, chorizo y grelos. Recomiendo probar todo por separado antes de mezclarlo. Este plato es el único que no varía del menú y según nos dijeron lleva en la carta desde el primer día.

Se supone que finalizábamos el menú aquí pero nos ofrecieron fuera de carta VACA VIEJA (al principio no nos dijeron que había esto y de hecho creo que solo nos lo ofrecieron a nosotros). Nos sirvieron 200gr. de vaca de 9 años con una maduración de 30-40 días. En cuanto al punto de cocción lo pedimos poco hecho pero nos lo sirvieron casi crudo, había zonas donde ni siquiera la carne estaba sellada por lo que no era el punto adecuado, a pesar del buen sabor de la carne.

Dejamos ya la mesa libre y tomamos el postre en la terraza, una correcta ESPUMA DE ARROZ CON LECHE.

La verdad es que me gusta el concepto y tiene mérito montar sitios así en ciudades pequeñas, donde casi exclusivamente hay público para cocina tradicional. Lo malo es que los fallos de cocina pesaron demasiado.

En cuanto al precio a priori el menú parece económico, pero finalmente nos fuimos a 50€ por persona. El ticket medio será unos 35-40€.

03/11/2016

Buena idea

Pasa mucho en las ciudades que no son grandes, que restaurantes como Abastos 2.0, son un soplo de aire fresco para salir de la monotonia, y Santiago es una de ellas.

Perfecto menu degustacion basado en producto diario del propio mercado.

Cocina con toque fusion moderna perfecta para cambiar.

27/03/2016

Cousas domercado

Comida 26-3-2016

4+

De restaurante de tapas nada, el ghalpo es un gastronomico con todas las de la ley, sala acojedora con zona de barra para 4 comensales, servicio profesional y cercano.

Menu de degustación variado con varias tapas, una verdura, un pescado, una carne y dos postres, maridaje de vinos del pais por 10€.

22/10/2015

Imprescindible en Santiago

ABASTOS 2.0 se sitúa en un puesto exterior del mercado de abastos de Santiago, en el Centro, al lado de la zona monumental.

Infrecuente en Galicia, pero hacía un día espléndido, como el local es minúsculo, prácticamente toda la parroquia estaba fuera al solete, como iba sólo me acoplé en la única mesita libre que quedaba.

Carta ultracorta y cambiante, con los productos que ofrece el mercado. El simpático camarero me confeccionó una comanda más gallega imposible: empanada, navajas y pulpo, todo regado con el ribeiro de la casa.

La empanada del día era de bacalao, aunque más que empanada son dos obleas, con un relleno de pimientos verdes y rojos confitados, y un buen trozo de bacalao. Soberbia.

Navajas de buen calibre, hechas simplemente a la plancha con una ralladura de corteza de limón. Buen producto, aunque nada sorprendente.

Y finalmente el pulpo. Este si merece mención aparte. Tres buenos rabos enteros, al grill, con una ajada de pimentón, acompañado de una hoja de grelos y una patata asada. Excelente regusto a brasa y textura melosa. De los mejores pulpos que he probado.

Con tres ribeiros de la casa, la cosa se fue a 28 euros. Un poco caro para comer sentado en un taburete en plena calle, pero hay que reconocer que por producto, preparación y ambiente estos chicos merecen más visitas. Yo volveré.

spider72

Yo después de lo de Atlántico ya no me creo nada Avelio...eres un bloguero.

22 de octubre de 2015

Avelio

Los gallegos me tienen abducido, no puedo hablar mal de ninguno... Por cierto, no me puedo creer lo de Atlántico. repaso tu reseña y la mía, y parece que yo estuve en otro local...

22 de octubre de 2015

spider72

Pues mi querido Avelio...es que no soy sólo yo el que opina así...aparte del twitter en el que se puede leer alguna opinión más en este sentido, otros usuarios 1180eros (eso sí desde la cobardía...:D) me han confirmado que están de acuerdo con mi impresión. Pero vamos que ser gallego y/o Michelínico no es un cheque en blanco...si parece un pato, se mueve como un pato y hace cuac, es que es un pato se pongan como se pongan. Y esa lechuga era dark in the edges...pero vamos de libro.

Aún así ya se sabe...a cada uno le va como le va.

22 de octubre de 2015

Avelio

Totalmente de acuerdo socio. Hay veces que en un sitio que todo el mundo adora a uno le va reguleras, y al revés.

22 de octubre de 2015

27/08/2015

A mellor taberna do [meu] mundo_

Agosto 2015. Almuerzo Miércoles. Taberna aperitivo y menú en la barra del Ghalpon.


Por poco no he podido probar el nuevo engendro de los monstruos de abastos. Esa Taberna Atlántica que probaron en Madrid-thetableby y que pretende completar la oferta del "jaloholdin" con un bar de tragos, afterwork con platillos, chámalle X. Completar la de Santiago e iniciar la expansión imperialista por Iberia, que cada uno tiene su método de conquista.

No obstante y por aquello de innovar, hoy, tras el preceptivo y siempre recomendable aperitivo_ en la taberna hemos apostado por el menú del ghalpón, el espacio más parecido a un restaurante que tiene abastos pero que nosotros le hemos dado el toque exótico optando por la barra. Amplia ella pero con dos inconvenientes. Uno que no comparto con mi partner relativo a la comodidad de las sillas altas o más bien ausencia absoluta de ella y otra irrefutable y es que está aquello más oscuro que las uñas de tarzán.

Menú fijo de 3+1 tapas, huerta, carne, pescado y 2 postres por 35€ con un maridaje opcional de 4 copas por 10 larries, que recomiendo.

Destacó la sardinilla sobre hojaldre y crema de berenjena, el suave tartar de tomate y el taco de bonito. También gustó la tradicional vaca vella (vieja), cadera this time. Buen detalle que te pregunten por repetir, non vaias sair con fame.

Buen menú en general, bien servido y bien contado.

A abastos le perdono todo, hasta el nigiri de salmón que nos han sacado hoy. Bien de sabor pero no hombre no. Itamae a tus nigiris....


Ve, vuelve, siempre.



-----
Junio 2015. Picoteo Viernes Mediodía


Bien es sabido que yo soy "flan" de abastos en todos sus formatos y cierto también que objetivamente [o no] no descartaría ninguno. Bueno, igual el de "The table" en Madrid pero yo no opino de lo que no he probado ni creo que pruebe.

Desde aquella cena "a porta pechada" en la taberna en 2011 supe que lo que estaban montando Marcos Cerqueiro y Iago Pazos era algo especial, distinto. Cuatro años después y tras muchas #abastadas en la taberna, el ghalpón y el loxe me sigue poniendo de muy buen humor ir acercándome al mercado y ver el gentío cómodamente arremolinado entorno a la taberna, en esa aparentemente (y sólo eso) improvisada terraza, entorno a esa mínima mesa del puesto del mercado o apoyado en la comodísima minibarra.


Taberna canalla, producto puro y ese sensacional ambiente lo convierten para mi en uno de esos sitios a los que volver y volver, y sentirse siempre a gusto.

Y la ciudad, que algo también ayuda...

"Volverele". Siempre

abastos 2.0: La mejor taberna del mundo.




----------------------
Julio 2014. Un Viñiño.

Íbamos a parar no Loxe mareiro (de los mismos dueños) en Vilagarcía al salir de Solla pero ya nos pareció de demasiado gordos.

Cuando no cabe, no cabe y además es imposible con lo que nos conformamos con tomar un vino antes de Marcelo en lo que es la terracita más canalla del sitio más canalla de Santiago.

Soy fan de Abastos 2.0 para un vino, cenar de tapas, de mesa y mantel o incluso de homenaje a porta pechada. "El concepto" total
.
PS: Terraza no debería significar lo mismo aquí que en Madrid. Además, lo de Abastos no es una terraza es una barra ampliada #abastada. Lo aclaro por los afilados. Ah, temperatura el día de autos, 15 grados.

¿Pero tan barato es ser feliz?

------------------------------------
Abril 2014. Tapeo Pre-tapeo.
------------------------------------

Control de alcoholemia,...sople aquí a Abastos que afortunadamente sigue en plena forma. Ay!, que nos falta vida. Es que Abastos es agradable en cualquier formato (ver abajo, para chapa).

Un albariño en la repisita del puesto del mercado, los orígenes de Abastos, con el día que se quedó ayer en Santiago era lo más parecido a estar en la gloria. Y si de tapita te pides un salmonete de la hoxtia o una xarda en sashi-marinado al puro estilo de la casa pues ya ni pa qué.



----------------------------------------------------------
Diciembre 2013: Cena Jueves víspera festivo.
----------------------------------------------------------

Después de cuatro visitas que creo cubren lo esencial de la variada oferta que ofrecen estos monstruos puedo decir que, por creatividad, ejecución, buenrollismo y precio este conjunto de espacios es un indiscutible referente en la capital de Reino de Galicia (por cierto que han extendido tentáculos y ahora llegan hasta Vilagarcía).


También digo que partiendo como verdad absoluta de que elijas la oferta que elijas vas a acertar (cociña miúda, sesión vermouth, porta pechada, sesión golfa, menú de mercado,...) para mi lo mejor es cenar en la taberna, si puedes a puerta cerrada ( ver allá, al fondo de la review) o si no y sin duda, la cociña miúda que fue la opción de esta última pero seguro que no "derradeira" visita.

Algún pensamiento previo: entre galphon y taberna, sin duda taberna. Entre comer y cenar, sin duda cenar. Entre barra o ¿terraza? y mesa corrida de la taberna, sin duda esta última. Sentarse en esa mesa retroiluminada en verde dentro de un minúsculo puesto del mercado de abastos y con vistas (laterales, claro) al corazón del primitivo abastos2.0, esa cocina imposible que no es más que otro minúsculo puesto del citado mercado, es casi por si sólo ya una experiencia.

Sentarse a cenar en la citada mesa requiere reserva previa y además de saber de sus ventajas e inconvenientes.

Ventajas: Puedes disfrutar, cómodamente sentado, del menu(puro)mercado que no es más que darle la vuelta a la carta de tapas del día por 21€.

Inconveniente: hay dos turnos (20:15 y 21:15) y vas contra reloj ya que a las 22:00 la taberna cierra para recibir a los privilegiados comensales de "a porta pechada". A esto hay que darle una vuelta


Como era jueves y en el ghalpón había sesión golfa (hamburguesas, cerveza artesanal y gin tonic) y además no teníamos demasiada hambre, le propusimos al simpático camarero un mix, algo así como "chuperízame un sólo menú para que lo podamos probar los dos y queremos probar la hamburguesa ¿Cómo lo ves?". La cosa quedó así:


- Sashimi de Sargo: Realmente está a medio camino entre ceviche, sashimi y ninguna de la dos cosas porque el punto de aceite oliva le da un aire totalmente distinto. En cualquier caso estaba espectacular. Presentación estilo sala de despiece. Precio 4€. Sí, c-u-a-t-r-o euros


Menú(puro)mercado [uno para los dos]


- Crema de cabaza con laranxa. En el menú va un chupito pero lo chuperizó hasta dos para que no nos peleáramos. Delicioso.

- Carpaccio de calamar. La apariencia echaba para atrás pero la mezcla del calamar con
las nueces y la ¿? resultó exquisita.

- Trío de navallas. Plato ya mítico de abastos. La navaja la cocinan a baja temperatura. Rica, buena textura pero no sorprende

- Xurel con tomate. Contraste frío caliente para un bocado excelente.

- Linguado y ¿limón?....: Rico también, venía con una verdurita china de cuyo nombre no logro acordarme y que recordaba al sabor del grelo.

- Ovo a 62º con chistorra. Esto estaba de muerte, con la chistorrita crujiente y el huevo con ese punto de suavidad especial que da este tipo de cocción. La clara era casi mousse y la yema "lenta"

/Fin del Menú

- Hamburguesa. Estaba sólo ok aunque la carne era, sin duda, de calidad, quizás un poco seca a pesar de que curiosamente estaba poco hecha en el centro (no preguntaron por el punto). El queso va en el interior del "peaso" carne (marca de la casa) y mejora con el tomate para suplir la sequedad pero después del recital anterior, no nos dijo nada.

- De postre. LAS natillas. Espectaculares.



Con 3 godellos y dos cañas atención: 46,5€ total para dos.


Bien es cierto que los ingredientes no son caros en general y que no era la típica cena normal para dos pero me pareció la mejor rcp ever.


Es más, en el panorama pitimini santiagués ¿qué es mejor Marcelo o Abastos?. La calidad del producto en Marcelo es sin duda superior y creo que también la creatividad en lo estrictamente culinario (aunque la diferencia no es abismal) pero hay una obvia diferencia de precio y abastos es un torbellino continuo de ideas, de evolución del espacio en función de la hora, del día, dinamismo puro. Si me tuviese que quedar con uno sería posiblemente Marcelo pero lo tendría que pensar y por ahora, puedo difrutar de los dos.


...y que sea por mucho tiempo, tenéis espacio para los dos.


PS: Nuevamente fotos marca "AcmA"

--------------------------------------------------------------------------------------------

Julio 2013. Cena Sábado

Esta vez en el ghalpón (restaurante 'convencional' que tienen justo enfrente del mercado). Menú cerrado, maridado o no, que cambian con mucha frecuencia (creo que cada semana). Ojo que si vas el jueves, al menos en invierno tenían jornada de la hamburguesa.
Bueno que me lío,.....

Menú do mercado: 5 snacks, huerta, pescado , carne, prepostre y postre.
Decoración modernilla, cocina semivista, servicio amable, buen pan, agua gratis y en abundancia, los chefs/dueños integrados en el servicio y al loro de todo... y además, en Santiago. ¿Qué más se puede pedir?

Snacks: Me gustó sobre todo la crema de melón y apio, rica la navaja, la zanahoria envuelta en queso y el mejillón en tempura sólo ok y la tosta de ¿brandada de merluza?, prescindible at all.

Huerta: Variedad de tomates: No estando mal, tampoco me dijo nada

Pescado: Sargo. Rico

Carne: Vaca vieja: Muy Rica. Vella non bella

Postres: manzana confitada (pssee) y helado con una pera tan dura que era imposible cortarla con un cuchillo Aitor king II. Lo peor de la cena.


No lo pedimos maridado porque llevábamos una jornada bastante alcohólica (Casa Marcelo nada más llegar, que si cañas por Santiago,.... vamos, lo típico del pueblo más bonito del mundo. En cualquier caso, probé dos de los vinos incluidos y me gustó especialmente el Tarabelo un ribeiro tinto bastante aceptable. En esta casa cuidan los vinos, buscando pequeños productores locales.... +1


Total, unos 40€ pax. Aunque no me disgustó, prefiero las otras dos opciones de este creativo lugar, a saber la cocina miúda y el porta pechada. El primero por precio y el segundo por el excelente ambiente que se crea cenando en el mercado a puerta cerrada un menú preparado especialmente para ti y en función de lo que te quieras gastar. Cuando no tenían el galpón si te entraba el apretón y tenías que ir al baño, tenía que abrirte el vigilante del mercado de abastos. Tela. Igualito que Horcher.

En cualquier caso, ole maestros, sois unos monstruos.

PS: El café muy bueno también pero manteles, ni uno boss.




----------------------------------------


Tapeo Mayo 2013

Pasamos de camino a Casa Marcelo. En pocos sitios puedes tomarte una caña o un vino con un bocado de sashimi de sargo. En el local 'nuevo' de enfrente hacen cenas con menú degustación y los jueves de la hamburguesa, que conociendo el estilo de la casa, estoy ardando en probar.

----------------------

Cena diciembre 2011.

El local es enano y está situado en el poco glamuroso pero imprescindible mercado de abastos de Santiago. No le pega nada al sitio pero eso no deja de ser uno de los puntos del local.
Muy bien montado, cocina creativa con materia prima comprada cada día en el propio mercado.
Por la mañana y por la tarde ofrecen tapas de diseño. Si quieres algo más serio, te toca reservar 'a puerta cerrada'. Tienen sitio para 8-10 culos en una mesa alta corrida. Nosotros éramos cuatro y compartimos evento con otro grupo pequeño.

Un día antes te llaman y te preguntan cuánto te quieres gastar y qué no puedes comer. Ellos se van al mercado y para el resto, estás en sus manos (si querías mandar, haberte ido a un asador).
Para los de Madriz, la comida es del estilo del Lúa. Para los de Santiago lo más cercano es casa Marcelo aunque en mi opinión, éste último le supera.

El menú, un sumatorio de cremas, bocados, platos y postres. A ver si me acuerdo de todo:

- Sopa de calamar. (muy rica)
- No se qué de calamar.
- Salmón marinado con wasabi
- Navaja (muy, muy buena)
- Chopitos 2.0
- Caldo galego (excelente)
- Arroz con cogumelos ( me gustó mucho)
- escacho con una salsa para chuparse los dedos
- Merluza sobre una base de crema de aceituna (quizás un poco soso)
- Un antepostre que no recuerdo lo que era pero que estaba bueno
- De postre un colajet renovado que estaba espectacular

En resumen un sitio muy recomendable, imprescindible porque especialmente en Santiago no abundan, al margen del citado y estrellado Marcelo o el difunto y también estrellado (para mal) Toñi Vicente. A lo mejor hay alguno más pero ¿quién dijo que yo era un experto?.

Lo dicho, que teneis que ir. Es un 'concepto' realmente original que cambia a medida que el día avanza y donde probablemente nunca vayas a cenar lo mismo.

Coño, el vino: Tienen pocas referencias pero bastante interesantes, todas gallegas y que puedes pedir por copa o botella. Con el panorama del menú, nosotros pedimos ribeiro y godello (no me acuerdo de las referencias, son bodegas pequeñas, pero a mi el godello me gustó más).

El precio, con cafes, menos de 50€ por pasajero. Creo que lo merece.

No le pongo 5 estrellas porque sentí que me echaban ( eso sí era la 1:30 de la mañana y llevábamos 3 horas allí dentro).

29/12/2014

Buenísimo

Estuvimos en el restaurante pop-up que pusieron en Madrid durante un mes y la comida impresionante. Era un menú degustación y estaba todo buenísimo. Destaca mucho todo lo relacionado con marisco y el huevo hecho a baja temperatura.

18/07/2013

Visita obligatoria

Muy buenas críticas en internet, que si gastrobar, que si nuevo concepto, que si tal que si cual, nos presentamos a las 21h de un jueves porque no nos queríamos quedar sin cenar. El local/el puesto lleno pero encontramos una mesa. Tienen algunas mesas bajas con taburetes de la misma altura, también puedes quedarte en la barra. Estas mesas bajas son bastante incómodas, la verdad, pero si quieres cenar cómodamente tienes que reservar la mesa de dentro o irte a Ghalpón, que está justo enfrente.

Ya habíamos tomado una caña en otro sitio y cometimos el error de seguir pidiendo cerveza, no quisimos mezclar cereales con frutas pero por allí rondaban botellas de Mara fresquito que yo miraba con cierta envidia (tengo una de estas que compré otra vez en Ribadavia).

No hay carta, hay un menú de 6 platos por 21€ (o los platos sueltos) y 4 platos para compartir, también una hamburguesa. El camarero te canta los platos o puedes verlos en una pantalla colgada dentro; este sistema me parece absurdo, te tienes que levantar varias veces a ver los platos y luego se levanta tu compañero a lo mismo hasta que os ponéis de acuerdo. Pedimos un menú y dos de los otros platos.

- Navaja: una sola, enorme y con limón, sin menú costaba un mísero euro. Textura y sabor perfectos.

- Tartar de salmón: creo que viene con aguacate, está bueno pero tampoco es una exquisitez.

- Sashimi de sarda (caballa): muy japo, delicioso, sin duda el mejor de todos los que comimos. Este no es del menú. Habríamos repetido pero se acabó. (4'50€)

- Mejillones en lata: 4 mejillones que vienen en una lata (sí, se ha puesto de moda), grandes y ricos. Buena calidad, cómo no.

- Jurel con tomate triturado: pescado muy suave, el tomate le resta algo de sabor.

- Pinta prestige: o en su tinta. Por encima lleva parte de la piel pasada por la plancha, es lo más sabroso pero tiene escamas gigantes y se las tuvimos que quitar.

- Bacalao gallego: rico pero no destacable.

- Tixolada de ameixas: media docena de almejas de calidad sobrehumana. Una maravilla.

De postre arroz con leche sin arroz, era una espuma como de leche merengada con azúcar moreno quemado. Bien para terminar una cena porque no era contundente.

Se me antojó un vino dulce (nunca lo pido pero esta vez me dio la venada) y me trajeron una copa de un vino llamado Arman doce, de la bodega Casal de Armán de Ribadavia. No es vino, es esencia de flores, no empalaga, no tiene exceso de alcohol, es exquisito.
Ya he hablado con los de la bodega para comprar algunas botellas si se puede.

La atención del camarero fue buenísima en todo momento, el pobre estaba algo agobiado al final de la noche (el final son las 22'30h, ahí deciden que cierran).

Cada poco los camareros sacaban canapés de ensaladilla y los iban ofreciendo por las mesas. La cuenta: 47€.

En Abastos 2.0. juegan principalmente con la calidad, eligen en el mercado el mejor producto cada día y eso es lo que te sirven en la mesa. No hay grandes adornos en los ingredientes ni se falsean los sabores, solo utilizan salsas o aderezos que potencien todavía más el sabor del producto base del plato.

Con ganas de volver y probar el menú de dentro y Ghalpón. Lo bueno, o lo malo, es que cuando vuelva estos platos ya no estarán en la carta, al ser cocina (incrustada en) mercado los platos pueden cambiar cada día.

Se llevaría 5 estrellas por calidad y atención pero 4 porque no deja de ser un chiringuito aunque modernizado.

EandradA

Hay que ir a Ribadavia a buscarlo y quizás ni aun así, en Abastos dicen que les quedaba poco.

18 de julio de 2013

EandradA

jeeeeeee, también encontré esta página, el precio no me convence, aunque no tengo ni idea del precio en bodega. Espero respuesta de Casal de Armán, a ver qué se cuentan.
Gracias.

19 de julio de 2013

EandradA

La bodega nunca me respondió. Cuando vuelva de vacas intentaré contactar otra vez con ellos. ¿Probaste el vino?

19 de agosto de 2013

EandradA

Y gracias por el detalle. Ah, ya he leído que sí lo probaste.

19 de agosto de 2013

16/08/2013

Bueno pero...

Nos hemos animado a ir a Abastos 2.0 después de leer las críticas. Ibamos con 3 iños, así que preferimos ir dentro a la taberna, sentados en la mesa alta, mejor que ir al Ghalpón o quedarnos en las mesas de fuera.

La decoración y el aprovechamiento del espacio interno es sencillamente muy bueno. Todos los detalles están pensados y le dan encanto al sitio. El servicio ha sido muy bueno y atento. El menú de "cocina miuda" o menuda (?) está bien pensado y no nos hemos quedado con hambre. Fuera del menú, hemos pedido unos mejillones en escabeche y unas almejas, que estaban ambos muy buenos. Las almejas tenían algo de tierra y eran menos espectaculares.

El menú tenía navajas, tartare de vaca, jureles con crema y espuma de pimientos, merluza en crema de oliva, huevo a baja cocción con chorizo y un sargo. El menú, sin bebidas ni postre, por €21 euros está bien, con algunos elementos muy notables (jurel y merluza) y otro más normales (navaja). Al final, la factura total ha sido €135 para 5 personas incluido bebidas y un par de postres.

En contra: 1) todo era muy (demasiado ¿?) gallego; de hecho, sorprende que la página web no tenga traducción al castellano. Estoy muy a favor de potenciar lo local pero hay algo que me chirriaba un poco 2) Inflexibilidad del menú; quizás sería bueno dar 5 platos dentro de un esquema de 7 que permita elegir algo.

En todo caso, un sitio que merece la pena conocer.

EandradA

¿Demasiado gallego? estás en Galicia, con productos de primera que vienen del campo o de la mar de Galicia, es imposible que Abastos no sea 100% gallego. Lo de la web en gallego no me molesta (y no soy gallega) además se entiende casi todo.

En cuanto al menú miudo, no es necesario pedir el menú completo o des-menu-zarlo pidiendo alguno de los platos de ese menú. También hay platos extra. A mí me parece bastante flexible y variadito, eso sí, no me parece un local para niños en absoluto.
ver comentario completo

21 de agosto de 2013