Ordenar por:

relevancia fecha

10/07/2017

Aves y un local precioso con cocina vista

Julio 2017

Nueva visita a este restaurante que ha tenido un cambio brutal en la cocina desde que en él oficia Gonzalo, el antiguo chef del ya cerrado restaurante Alma que tan buenas críticas cosechó en su breve tiempo abierto.

Todos los platos que probé estaban verdaderamente logrados y el sitio sigue siendo igual de agradable.

Sube a 4* sin duda y ahora tengo muchas ganas de conocer Fuego, de los mismos dueños.

---------


16 febrero, comida. 3 ++++ (que llegaría al 4 si se contuviesen los precios)

Sólo ver con ver Aire por fuera empieza a gustar, algo que se corrobora cuando cruzas las puertas del local y subes las escaleras que guían hasta la sala, presidida por la cocina vista tal cual, sin trampa ni cartón. Allí ves cómo los pollos giran en la rotisserie o cómo los caldos van reduciendo en enormes marmitas, todo es transparente. Preciosísimo el local con detalles muy pero que muy cuidados y un servicio atento y amabilísimo, estupendos todos.

Carta escueta basada exclusivamente en productos avícolas traídos directamente desde Higinio a precios que ya intuyen una factura no del todo escueta. Huele a comida, por la cocina abierta, pero no salimos con ningún pestazo excesivo. Jarra de agua mediante, una copa de blanco Lynch (carta de vinos by La Tintorería, bien elegidos por Flequi, con selección biodinámica) a 3,5€ y una cerveza servida en copa pequeña a 1,5€ nos decantamos por:
-CROQUETAS DE AVE: cremosísimas, de sabor suave y fino rebozado. Muy buenas. Seis croquetas, seis, 12€. 2€ lereles la croqueta que, según nos dijeron, se podían pedir por unidades. Nos lo comentaron porque queríamos media para probar más cosas pero al final nos la pusieron entera porque el maitre lo decidió así.
-CODORNIZ EN TEMPURA PICANTE: buenísima, carne marinada en soja y chilli garlic para luego pasarla en tempura y freírla y acompañarla por una ensaladita de corujas y nabo y una salsa picante para mojar. Genial.
-POCHAS CON PICHÓN: guiso brutal, lleno de sabor, pocha que se deshace y la pechuguita del pichón marcada a la plancha por encima. Ración para dos.
-COQUELET, con patatas ratte mediterráneas, escalivada, salsa coreana y salsa de curry. El pollito viene partido a la mitad y regado con una salsa de curry, está rico pero tampoco da para más, al final es un pollito asado. Muy buena la escalivada y sin más las patatas ratte mediterráneas. Ambas salsas buenas destacando la coreana a base de kimchi.

Todo esto fue para dos personas que llegamos bastante llenas (con habernos traído cuatro croquetas era más que suficiente) pero que nos excedimos en el postre porque el día libre hay que aprovecharlo:
-TARTA DE MANZANA: maravillosa. Hojaldre en la base, una crema híper suave por encima y trocitos finos de manzana caramelizada con soplete. Poco sabor a manzana pero un buen resultado.
-MOUSSE DE CHOCOLATE: bien de sabor, escaso de cantidad. Correcto.

Con un café cortado y la simpatía de todo el personal, con Stefan (jefe de cocina) a la cabeza, pagamos 45,5€ por persona, que para no haber bebido vino suena excesivo a pesar de que todo estaba bueno, y algunas cosas muy buenas. La llegada desde La Moraleja puede resultar inflacionaria, algo que tendrán que ajustar en el futuro para seguir llenando una sala que un lunes a mediodía estaba a media entrada.

acme

Tenías que haber ido a la Tasquería, que no me lees.

16 de febrero de 2015

Lady Spider76

Subidito sin vino...

16 de febrero de 2015

spider72

Joé sí 45 eur con esa materia prima...no sé yo

16 de febrero de 2015

Canal Food

Para comer pollo Casa Mingo

hace 9 meses

15/01/2016

Pollos pijos. Buena cocina, quizá simple en exceso lastrada por una RCP un poco exagerada. Local cálido y bien atendido.

2+ Bajamos calificación

Nueva visita a este aire al que le va faltando el "idem".

La apuesta era arriesgada: una cocina basada en el pollo, alimento popular y barato dónde los haya, en versión "gama alta". Tenía potencial pero después de lo vivido anoche, me da que la cosa se desinfla (por seguir con la metáfora aérea).

Porque si uno va a pagar 16 eur por un coquelet, guarnición aparte, o 20 y muchos euros por pichones o similares, lo lógico es pedir que todo lo circundante, además de la cocina, funcione.

Y no lo hace.

NUESTRA OPCIÓN:

PATO EN DOS TIEMPOS CON SALSA PERUANA. En este caso un magret y un confit. Correcto el primero (tampoco esto es complicado) e incomible por duro el segundo. ;Mal magret probamos ayer.

COQUELET ROTTISERIE. Servido con verduras al vapor y sasa thai, ambas cosas pagadas aparte. Aquí vamos a lo seguro. Buena calidad de ave. Muy bien.

ARROZ MELOSO CON POLLO. Se pidió con un "toque" de picante y el plato llegó pasadísimo de rocoto. No se podía ni tocar. Mi sufrido partenaire se lo comió pero yo lo hubiera devuelto. Realmente mal.

HUEVO DE CORRAL CON CARDO EN TEMPURA. Decepcionante puesta en escena. Un huevo con unos bastones de cardo en tempura. En fin.

Exquisitas croquetas de ave y una ensalada fresca pero anodina. Con una botella de vino de Borgoña para 4 + una copa de vino y 1 café, 40 euros por persona incluída la propina.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Tiempo interminable entre el primero y el segundo. Entiendo que las cosas llevan su tiempo, pero esto hay que programarlo. Se que es más complicado por el escaso aforo del local, apenas 3 mesas, lo que le resta rotación.

Una sola persona para atender todas las mesas. En realidad eran dos, pero nunca estuvieron juntos en sala. Hay que mirar, mirar y remirar para encontrar servicio. Eso a este precio no se puede admitir.

1,5 euros de cubierto por...¿un bol de patatas fritas picantes para 4 personas?.

CONCLUSIÓN: con esta apuesta, sin duda arriesgada, uno no puede relajarse ni para tomar impulso. Mi impresión fue de dejadez, de falta de detalles comparando con mi última visita, lo que me lleva a pensar en que no hay suficiente tirón del público. En fin, no para mi con ese precio.

Admito que hay pollos y pollos, pero a mi me ha faltado el aire.

*************************
3
No es fácil emitir una opinión objetiva de este local. Hay cosas que me gustan y otras no tanto.

Lo primero el continente: decoración hipster a saco: maderita, luces cálidas y en general un tono campestre muy agradable. Clavadito a Bosco de Lobos, en caso de que hubiera que buscar algún parecido razonable y primo hermano del Bar Tomate o Luzi Bombón.

Detalles que intentan hacer que el local "vuele" un poco por encima de éstos: servilletas de hilo, buenas cuberterías y en general un servicio mucho más serio y profesional que en cualquiera de los anteriores.

El nombre del local hace referencia a la materia prima: todo lo que se sirve aquí tiene o es a base de diferentes pájaros. Lo más curioso si me pongo un poco puñetero es que la gran mayoría de los pajaros de la carta no vuelan, así que de aire poco.

Carta muy muy corta, apenas un puñado de primeros, 4 ó 5 segundos y algún entrante/ensalada. De hecho aquí radica quizá uno de los fallos del local. Además de basar todo en aves, o más bien en pollos y familia (pichón, coquelet, gallo...), la gran mayoría de los platos son asados, ya sea espeto o en fórmula rosstiserie.

Es decir: carta sencilla (por limitada) y cocina sencilla. Demasiado sencillo, quizá. Una cosa es no jugar a enmascarar sabores a base de salsa y destacar el producto y otra que ese minimalismo te deje un poco a medio camino.

A saber, como segundo sólo hay dos opciones, las ya comentadas "en espeto" o "rotisserie" y entonces hay que elegir el animalito en cuestión: pichón, coquelet, gallo o codorniz.

Y se acabó. No hay más opción.

A esta oferta se le une una selección de guarniciones y de salsas a elegir para acompañar.

Tomen ustedes nota que un pichón sale a nada más y nada menos que 26 euros y un coquelet grande, de unos 500 grs a 24 euros.

NUESTRA OPCIÓN:

ALITAS DE POLLO. Generoso plato de alitas de pollo en salsa. Nada que ver con las alitas que uno come por ahí, todo hay que decirlo. Éstas no son secas y están muy pero que muy buenas. Debo decir que en esto y en el resto uno nota la diferencia en la materia prima. En el precio, pues también. 13 euros.

GUIOZAS DE FOIE Y OCA. Regular tirando a mal. Poco relleno y aunque caseras, sólo sabían a masa. Salsa también falta de punch. No me dijeron nada. 12 euros.

COQUELET DE 400 GRS (PEQUEÑO). Más que suficiente para una persona hambrona. Muy buen sabor y perfecto punto de "rustido". Presentado sólo en un plato hondo...uno no deja de pensar que 19 euros por este plato c´est un peut trop, pero es cierto que el sabor de este pollo nada tiene que ver con lo que nos encontramos por ahí.

Acompañado de verduras al vapor. Muy correctas y al dente.

CONTRAMUSLOS DE GALLO. De nuevo buena factura. Sencillez en el fondo y en la forma. 16 EUROS.

Con un agua con gas y dos copas de ribera, 77 eur dos personas sin postre. RCP subida.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Si jugamos a que somos caros aunque vendamos pollo, porque vendemos calidad, hay que jugar bien. Cobrar 1,50 eur de cubierto por un bol de patatas fritas y no poner ni un mísero bombón con el café no es de recibo.

Lo mismo con la mesa. Servilletas de hilo, muy bien, pero sin mantel y con mesas de plástico imitando madera. Sin duda más duraderas. Pero...

Martes al mediodía y local lleno al 90%.

CONCLUSIÓN. Si no nos extraña que nos cobren caro el sushi por aquello de la materia prima, deberíamos aprender que hay pollo-de-batalla y pollo del bueno. Al final nos pasa algo parecido con el pan, por ejemplo.

Dicho esto, este Aire es una opción más en Madrid, original y por qué no, explorable. Ojo que a mi por RCP se me va...que con vino sales por 50 euros persona sin despeinarte. Muy buena cocina a la que quizá se le echa de menos una carta más completa y algún plato con más elaboración.

Lady Spider76

Quién dijo miedo?

16 de junio de 2015

Sr Rodriguez

Premio para el que le auguró un futuro en El Tenedor. 40%

5 de febrero de 2016

spider72

Ya lo dije yo...como diría Avelio: "los pollos son los padres".

Con el 40% puede funcionar, ojo.

5 de febrero de 2016

15/01/2016

Chicken Run

2+

Segunda visita en, creo que año y medio, a Aire y la cosa cambia para mal.

Sala jueves noche con apenas 3 mesas. Creo que es un restaurante más de medio día y que por la noche en esa zona el tema de los pollos and similar no va a funcionar mucho.

Carta idéntica a la que vimos hace año y medio o al menos con pocos cambios.

Servicio lento y un poco despistado y eso con la sala medio vacía. De hecho en algún momento de la cena tuvimos que coger cubiertos y platos de otra mesa porque no hubo a quién pedirlos. Mal.

Cocina básica (que no mala) a precio fusión-jander. No está en precio una media de 40 pax por casi no comer. No al menos en este Madrid lleno de opciones mucho mejores, tanto por el lado clásico como por el lado más moderno. Me viene a la mente Bacira por la parte fus y Lakasa por la parte clásica-chula.

No hay nada que me lleve a volver, la verdad.

Pedimos:

Ensalada. No era una opción, pero nos vendieron que no era una ensalada verde al uso así es que quedamos intrigados de las bondades de esta ensalada y la pedimos. Fin del misterio, era una ensalada normalis and corrientis con su rúcula y todo.

Croquetas (4). Buenas, pero como imagináis nada nuevo bajo el sol croqueteril de Madrid.

Coquetet. Pollito bien tierno y correcto. Lo mejor de la mesa. Y las verduras al vapor que le acompañaban estaban al punto.

Pato en dos cocciones con salsa peruana. Bastante malo. No fue devuelto a toriles porque funcionó el 50% del plato. El plato constaba de un magret y un confit. El magret era realmente incomible, ni con cuchillos de sierra de los de carne fui capaz de partirlo. El tema de confit bien, pero claro en casa a mi también me sale bueno el que saco de la lata. La salsa peruana era una especie de crema-puré de boniato. Puré de camote, que dirían los peruanos.

Arroz con pato azulón. Qué bondadoso fue nuestro acompañante. Lo pidió con un toque de picante y parecía el buey del infierno.

Huevo con setas (plato original). Como no hay setas lo han cambiado por cardo en tempura . Pues eso, parecía comida para niños. Un huevo frito con unos trocitos de cardo (ojo 16 euros un huevo). Estaréis conmigo que tanto el cardo como el huevo es materia prima muy muy barata como para 16 loros. Al menos ponme unas lascas de trufilla no?.

Todo esto con dos cafés y una botella de vino franchute se nos fue a 40 pax propi incluida.

Yo salí con hambre.

Decoración: 7
Cocina: 6
Servicio: 6,5
Ambiente: 4

spider72

Fully agree. Fue un muy muy regular. Deberíamos haber ido a Pink Monkey.

Lo veo en Kviar en nada. O eso o este pato acaba como el Pato Howard. En el olvido.

15 de enero de 2016

EspaciosSecretos

Pink Monkey no hombre !! Posiblemente mi comida más floja del 2015

15 de enero de 2016

spider72

Era irónico...pero no te creas, por ahí le anda.

15 de enero de 2016

Miss Migas

Se fue el jefe de cocina que lo abrió, que funcionaba y cocina bien, y así se quedó....

16 de enero de 2016

30/01/2016

El placer tiene alas

Aire es una rotisserie con reminiscencias rurales, pero moderna, que apuesta por una cocina de verdad, honesta y basada en un solo producto que miman con esmero de abuela: las aves, todas criadas felices y en libertad en las granjas más sostenibles de Europa.

En cuanto entras por la puerta de este espectacular restaurante situado en el barri de Chamberí, la atmósfera, entre urbana y rural-chic, ya tiene algo distinto y nostálgico: y es que en la decoración predominan la madera y los detalles retro que quieren ser coherentes con los sabores clásicos y auténticos que ofrece su carta. Desde las servilletas de lino a la cubertería de diseño o la vajilla vintage, todo está cuidado al milímetro.

El local se divide en dos espacios: una parte de abajo, muy luminosa y decorada con troncos, perfecta para un picoteo más informal, y una zona de comedor con un protagonista claro: la cocina vista, situada detrás de una barra que permite a los comensales ver como las aves se asan lentamente sobre las brasas crepitantes.

Como te hemos contado, la carta de Aire se basa casi al 100% en las aves. Pero ojo, no en cualquier ave: su trazabilidad está garantizada y proceden en exclusiva de granjas sostenibles de España y Francia (gestionadas por productores de gran reputación y ganadores de varios premios, como el extremeño Eduardo Sousa de La Patería de Sousa, cuyo foie gras ecológico ha sido premiado hasta en Francia), dónde viven en libertad y alimentándose en exclusiva de cereales naturales. Así que, si la carta de Aire te parece -comprensiblemente- algo subidita de precio (el coquelet, que es pequeñito, cuesta 16 € + 3 € de salsa + 2 € de guarnición) ten en cuenta al menos que difícilmente encontrarás un ave que haya sido criada con más mimo en ningún restaurante de Madrid.

La cocina de Aire, coherente con su defensa de la vuelta a los orígenes, parte principalmente de recetas tradicionales para preparar las aves de España y Francia, pero también podrás encontrar toques asiáticos e internacionales. Su gran especialidad es el asado en rotisserie (la mejor manera de asar las aves en su propio jugo) sobre brasas de madera de sarmiento y de encina (así preparan el contramuslo de gallo, pichones, pato… y, sobre todo, su plato más conocido: el coquelet), pero hay muchos otros tipos de preparaciones: desde primeros tan apetitosos como sus cremosas croquetas de ave caseras o sus gyozas de espinacas, oca, foie y jengibre o segundos como el jarrete de oca glaseado con puré de patatas o las fabes asturianas con perdiz.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/aire-restaurante

Buen provecho e Eat & Love!

01/03/2015

Muy bueno,muy bonito y carísimo

Un local precioso decorado por Federica & Co,con cocina vista.
Con carta corta dedicada enteramente a las aves (perdiz,pichón,codorniz),pedimos ensalada templada de perdiz escabechada, muy rica, y de segundo pichón (buenísimo) y codorniz a la brasa con salsa provenzal, también buenísima.
De postre, tarta de manzana caramelizada riquísima, la pena es que no lleva helado y al pedirlo te lo ponen pero te cobran como si pidieras otro helado de postre (por una bola).
la sorpresa más desagradable, la cuenta, estos tres platos y el postre más dos zumos de tomate y tres cervezas: 90€, todo muy bueno, pero, sinceramente, por ese precio salimos más contentos de otros restaurantes,si llegamos a pedir vino o dos postres pasa de 50€/persona

20/04/2015

gonzalo verdera lo descubrió en febrero de 2015

Aves y plumas

Restaurante recién abierto dedicado a las aves, las plumas, en todas sus variantes y estilos. Precioso local.

26/03/2015

Restaurante temático de aves

Nueva propuesta del equipo que trabajó en Montana (Lagasca, 5) y La Lumbre (en la Moraleja).

Dicen que este restaurante será parte de una trilogía de restaurantes temáticos: Aire (aves), Mar (pescados) y Tierra (verduras).

Preparando la primera visita para conocerlo ;)

05/02/2015

interesante apertura

pendiente de ir, me hablan muy bien.

spider72

Me parece muy interesante y todo lo que leo por ahí es bueno o muy bueno

5 de febrero de 2015

gordolobo

habrá que ir. Mola que salgan cosas tan hiper especializadas. Ya os contaré cuando vaya :-D

5 de febrero de 2015

spider72

Los precios por la foto no son baratos...veo muchos 20 y tantos...

5 de febrero de 2015

gordolobo

toca resolver el misterio de ver si los merece o no.

5 de febrero de 2015