Restaurante Amelibia

Calle Barbacana 14, Laguardia

+34 945 62 12 07

Ordenar por:

relevancia fecha

26/10/2015

La filosofía de la tierra

Hoy nos adentramos en las murallas de una de las villas más bellas de Euskadi: Laguardia, sita en Araba. Solo ya por su belleza, ubicación (en plena ruta del buen vino), la visita es más que merecida y obligatoria, aunque incluso no dispongamos del tiempo suficiente para saborear las delicias de su tierra, si bien es de lo que se trata. Pues nosotros sí que tuvimos tiempo y disfrutamos enormemente en el restaurante Amelibia. El rey de los fogones es Patxi Amelibia, que el cual podía haberse dedicado perfectamente a la viticultura, pues es lo que conoció en su infancia y juventud, pero, afortunadamente, optó por estudiar cocina, logrando hacer felices a muchos amantes de la gastronomía.

En el momento de sentarse uno queda obnubilado con las vistas que ofrecen los enormes ventanales hacia los imponentes viñedos y la majestuosa Sierra de Cantabria. A lo que se une un comedor más que elegante, moderno y espacioso. La verdad es que las primeras sensaciones, prometedoras a más no poder. Y todo ello aderezado con una filosofía que no abandonan en ningún momento: siempre utilizar productos de temporada, de la tierra y de la máxima calidad. En definitiva, productos autóctonos, pero siempre con un pequeño toque personal de Patxi.

Y fieles seguidores de su doctrina de la materia prima local, tuvieron el detalle de ofrecernos un aperitivo cortesía de la casa, acorde y propio a la temporada otoñal en la que nos hallamos: champiñones en salsa. De veras, la salsa provocaba lagrimones de gusto, y eso que quien escribe no es, precisamente, un enamorado de este producto. Bravo.

Para continuar con la fiesta de promocionar los manjares de la tierra, ¡¡Qué mejor que un soberbio plato de hongos salteados!! Mismo guión: producto de temporada y de calidad. Era obvio que no podíamos huir del encanto mágico de este pequeño ser vivo, ni planta, ni animal.

Y como colofón a los entrantes, pues el plato que mejor representa el conjunto de los distintos productos que se pueden saborear en una época determinada: una exquisita menestra de verduras. Éxito asegurado. Materias primas del campo al puchero, y del puchero al plato. Si la materia prima, como en este caso, es de calidad, pocas posibilidades de fracaso existen.

En los platos principales seguro que están esperando ansiosos la llegada del más popular de todos ellos. Pues sí, como bien ansiaban, y creo sin miedo a equivocarme que se trataba del cordero asado, además de que efectivamente llegó a nuestra mesa, dimos buena cuenta de pieza tan distinguida. El don se tiene y se adquiere. Estoy seguro que Patxi su parte de don propio tendrá, pero los años de experiencia le han hecho que dicha habilidad se acreciente. Enhorabuena.

El otro segundo sí que se salió del guión y fue una ligera sorpresa, pero ya se sabe, el que no arriesga no gana. Y por suerte, esta vez ganamos. Degustamos unos medallones de rape rebozados acompañados de unos langostinos que nos encantaron. Hay que abandonar de una vez por todas la idea de que en tierras interiores no se pueden demandar productos del mar. Desde luego, no hay que abusar, pero no se debe de ser tan inflexible.

Mención especial igualmente para los postres. Ya les advertí que se trabaja una gastronomía tradicional, pero en determinadas ocasiones hay momentos para ciertos toques de vanguardia. Sirva de ejemplo, por un lado, torrija flambeada sobre crema inglesa y helado de canela. Espectacular y alimenticio: además de lo sabroso que resultó, nuevamente dando buen uso de los productos locales: huevos, cereales y lácteos.

Y, por otro lado, otro gran postre, siendo más vanguardista aún: chocolate amargo con aceite de oliva virgen extra de Rioja Alavesa y sal de Añana. Fiesta de productos: frutos secos, cereales, huevo, lácteos y licor. Como pueden comprobar, una vez más, no traicionan sus ideas. En cuanto al postre en sí, más difícil de saborear. Aún cuesta aficionarse a estos maridajes dulce-salado.

Si existe un lugar donde se es realmente fiel a la materia prima de la tierra, ese no es otro que Amelibia.

Última visita: 24/10/15
Web del restaurante
Ver ubicación

La Barbacana Errepidea, 14
01300 Laguardia
Araba

945 62 12 07

gastrodisfrute.blogspot.com.es/2015/10/la-filosofia-de-la-tierra.html

08/11/2012

El placer de la cocina bien hecha

Llegamos con prisa tras una infausta visita a las bodegas de Marqués de Riscal que no merecen más comentario. La idea era probar el menú degustación, pero finalmente nos decidimos por la carta. Buen servicio, amable, sin prisas, ambiente relajado y tranquilo.
Como entrantes pedimos un carpaccio de bacalao, muy, muy bueno, regado con un aceite excelente, y como recomendación unos hongos que nos supieron a gloria, finos, sabrosos, jugosos, en su justo punto.
Como plato principal, unos salmonetes, excelentes de presentación y tamaño, acordes con su sabor, y un cogote de merluza del que aún me estoy relamiendo, todo ello regado con un vino blanco de viura.
Y los postres merecen capítulo aparte: mousse de intxaursalda con virutas de Idiazabal, francamente espectacular, y hojaldre de manzana caramelizada con salsa de jenjibre, para disfrutar con deleite.
Todo ello sin llegar a 100 €. ¿Cómo se te queda el cuerpo?

21/12/2009

Correcto sin carnazas

En la medieval y vínica Laguardia, justo frente al acceso principal al centro amurallado. Con vistas a Sierra Cantabria, viñedos. Gran separación de mesas y buena luz natural. Menú degustación de 35 € Buena carta de vinos solo tiene referencias de la Rioja Alavesa, faltan variedad de blancos para comer (apena había ninguno). La cocina es más o menos tradicional con alguna pretensión de elaboración, si bien todo el menú tenía estaba presidido por juegos de dulzor que en mi caso me superan un poco. Un sitio recomendable si quieres huir de los asados, a muy buen precio.

23/08/2010

Para no perderselo

En verano 2010. Unos días por Laguardia. Dos de ellos comimos en Amelibia.
La atención extraordinaria: una sola persona pone orden en la sala. Ya podían aprender muchos.
Los platos, deliciosos, cocochas de merluza, crepe de morcilla, viera con rollito de cabracho... y los postres. Ay. Eran para hacer un menú especial de postres.

RCP muy buena. Pienso volver evidentemente.

02/04/2009

Rubén lo descubrió en abril de 2009

Menú degustación

Muy buena relación calidad precio. El menú degustación 40€