Andrés DC

Ordenar por:

relevancia fecha

14/02/2017

Para comer carne y conocer un poco de la cultura colombiana

Hermano menor del famosísimo Andrés Carne de Res (Chía), nos decantamos por ir a el, ya que como se explican en muchas guías, desde Bogotá se tarda como 1 hora y 45 minutos en ir (por trayecto) estando a apenas 20 km debido al terrorífico tráfico que existe en la ciudad.

Es un buen restaurante para comer carne, su decoración es muy diferente y cargada de muchas cosas. Tienen pequeños shows, y es importante reservar con tiempo para evitar que te quedes sin mesa.

El menú es muy extenso y variado, aunque sus precios son altos, la atención es muy buena además de los ambientes que se pueden vivir, es una experiencia única tanto para locales como para extranjeros. Es el lugar perfecto para conocer un poco de la cultura colombiana, contagiarse de la alegría, sin duda uno de los sitios emblemáticos para conocer en la ciudad de Bogotá.

Destacaría de entre todos los platos el Lomo al Trapo, con un sabor muy intenso en boca. El punto de la carne, poco hecho, era perfecto y la carne muy tierna. La Punta de anca en vino ajisoso (Asado a la parrilla con chimichurri, reduccion de vino y chiles asados) tambien es una de las carnes estrellas del local, muy rica tambien. La carne la habian pasado por la parrilla después de tenerla macerando en vino ajisoso, el cual le da un toque peculiar a la carne muy agradable, que se remata mojando un poquito de chimichurri.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:
zampurreando.com/2017/02/14/andres-carne-de-res-andres-dc

17/07/2012

Josetxu lo descubrió en julio de 2012

Gran sitio si tu bolsillo no tiene tope

Muchas eran las expectativas que tenía de este sitio por las recomendaciones de un amigo, el local y la infraestructura espectacular: cinco pisos, más de cien personas trabajando allí seguro, gran despliegue de seguridad y todo muy cuidado hasta el último detalle.

Lo que está claro es que no te deja indiferente, tienes a una camarera casi en exclusiva para ti, mientras cenas pasan actores (bastante lamentables) por las mesas disfrazados acorde a la temática del piso en el que te toque, y la música muy alta durante la cena.

En cuanto a la comida ningún pero: la carne muy rica y viene acompañada de pimientos rellenos de puré de patata.

La lista de bebidas es muy extensa pero lo siento mucho, no me compensa pagar esos precios por muy buenos que sean sus mojitos (25€, ¿estamos locos?).

El ambiente es muy divertido, la gente se levanta durante la cena para bailar, aunque para mi gusto demasiado pijales, mucha gente de pasta, aunque con esos precios no se podía esperar otra cosa.

En definitiva, que si te quieres gastar más de 100€ lo vas a pasar en grande, sino, mejor ve a otro sitio que seguro que te sacan una carne igual de buena y te gastas la mitad.

09/03/2013

El DC esta bien, linda decoracion, comida mmm a vecez buena a veces regular las carnes, sobre todo cuando hay mucha gente, es una buena opcion si los turistas no pueden ir hasta Chia, pero Chia es Chia! Las entradas siempre son muy buenas.

02/07/2013

Favorito en Bogotá

Buen ambiente y buena comida. Pero caro.

31/10/2012

Albert Medrán

Andrés carne de res es una institución en Colombia. Especialmente el original, el de Chía. Desafortunadamente, estaba lleno, así que tuvimos que ir al que tienen en Bogotá, muy cerquita del centro comercial Andino. Está en una zona imprescindible para salir a rumbear por la capital colombiana.

Es dificil definir a Andrés. Y eso que no pude estar en el de Chía. Es un restaurante enorme -5 pisos- pero que es algo más que un restaurante. Me explico: la decoración es impresionante, hay una banda de música que anima a la gente a bailar, si es tu cumple te homenajean, etc. Pero no solo hay comida. Hay mucha bebida. Y cualquier pasillo se convierte en pista de baile.

La comida está deliciosa, el servicio es super atento -con camareros muy guapos- y la diversión está asegurada. Si estás en Bogotá, el de Chía o ese son the place to be.

31 de octubre de 2012