En un ambiente acogedor con mucha madera y grandes ventanales que nos permiten ver, de primera mano, una de las calles con más movimiento en las noches madrileñas. Aquí disfrutarás de exquisitos platos de cocina tradicional e internacional donde el vino adquiere gran protagonismo así como su carta de cócteles.

Ordenar por:

relevancia fecha

21/05/2017

Sorpreçao.

Con lo bien que vivía yo en el centro y me llevan a Mirasierra.

Es más o menos lo que pienso cuando descubro un Angelita de la vida y me doy cuenta los paseos que me debo de dar para llegar allí.

Bonito local, gran servicio, increíble carta de vinos, y corta pero sabrosa carta.

Muy pero muy recomendable, salvo mi ceviche que era bastante malo con una leche de tigre demasiado acida, el resto de lo que pusieron en la mesa fue el delirio.

300 vinos en carta.

Salimos a 50 por barba porque fuimos con "un degenerado" que no se cortó un pelo a la hora de pedir vino, ni en precio ni en cantidad. Podíamos haber salido a 35 sin problemas.

Al salir hablamos con el dueño (creo que recordar, un tal David), muy majo.

Avelio

Buen vino pedisteis, sí señor. La próxima vez no os perdáis el copeteo en la planta baja, que lleva el otro hermano Villalón (Mario)

3 de mayo de 2017

nindiola

No me jodas!!!, pues de haberlo sabido.

3 de mayo de 2017

12/11/2017

Angelita mola mucho.

Ultimas visitas: Angelita se ha convertido en uno de nuestros sitios de referencia, la cocina esta bien, pero lo que aprendes de vinos si te dejas llevar es la leche, salimos de allí siempre flipando, lo malo es que parte del flipe se debe a que de media en media copa salimos borrachos y cantando bajito. Especial mención a las ostras, la ultima vez que estuvimos nos parecieron la puta caña, de las mejores de nuestra vida.
--------
Primeras visitas: Aquí se viene a beber vino y de paso tienen cocina, que no lo digo yo, que lo dicen ellos mismos cuando llegas, honesta declaración de intenciones a la que tenemos que añadir que la en la cocina se defienden bien. Muy rico el pisto, ricas las croquetas de ropa vieja, ricos los pimientos, mejorable la carrillera, muy rico el salmón, imprescindible acabar con la tabla de quesos, prescindibles los postres.

El servicio de mesa es amable y profesional, y el servicio de vino es la caña, son muy buenos, muy simpáticos y siempre dispuestos a ayudar, con gente así dan ganas de volver a los sitios, dan mucho valor añadido.

De vinos empezamos con un cava agustí torrello reserva buenísimo, pasamos a un "as sortes", que es un vinazo alucinante que nos encanta, 50 pavetes mediante, que están muy bien pagados, a partir de ahí nos dejamos aconsejar y probamos un borgoña de pierre bourne muy bueno ligero y delicado, después un potente y rico "díscolo" de toro y finalmente para acompañar los quesos un palo cortado muy rico (no le hice foto y soy un desmemoriado). La próxima vez que vaya a Angelita, y seguro que habrá próxima vez, nos dejaremos aconsejar totalmente. Al terminar de cenar pasamos abajo a tomar una copa y es un sitio agradable.

Fantástico sitio para ir con amigos ( o sin ellos) 4++. Para volver seguro.

Nuria Meléndez

De los platos "ricos" que comentas, ¿con cuál/cuáles te quedas si tuvieras que elegir dos? :)

12 de abril de 2017

VARGAS & SCOUT

el salmón estaba muy rico, el pisto muy agradable y los quesos imprescindibles.

13 de abril de 2017

Nuria Meléndez

¡Oído! :) Gracias. Me lo apunto.

17 de abril de 2017

10/01/2017

Me mola.

Nueva visita. Qué sitio más agradable. Bota de Manzanilla número 32, 4 monos y Lousas de la Ribeira Sacra. Para finalizar, Casta Diva.

Muy rica ensalada de pimientos, pisto y tabla de quesos.

Servicio inteligente, impecable.

Me mola.

____________

Muy recomendable para cenas en grupo en las que lo importante es el bebercio.

Corrieron blancos italianos y alsacianos, tintos gallegos y moscatel. Qué selección de vinos por copas.

Ricos platos, mención especial al tomate de su huerta con katsuobushi (un corazón de buey provenzal llevado a Zamora). Puro sabor a tomate con un corte muy acertado. También destacable el pisto y las cebolletas con romesco, realmente ricas.

Estupendo servicio y precio.

Local algo ruidoso, lo habitual en los tiempos que corren.

Miss Migas

Lo tengo pendiente y todo el mundo habla genial, me daba miedo pues no soy muy bebedora. Pero si se come bien también....

23 de septiembre de 2016

Avelio

Tienes que ir ya Miss. Es una de las mejores aperturas de 2016

23 de septiembre de 2016

Sergiete

Merece la pena aunque bebas agua. La comida muy bien. Tomates y todo lo de su huerta de Zamora, el pez mantequilla, el atún,...

26 de septiembre de 2016

27/02/2017

LA MADRE DESPUÉS DE EL PADRE

Tras el proyecto familiar de El Padre en el barrio salamanca, los hijos Villalón homenajean a su madre, Mª Ángeles, con Angelita Madrid ubicado en la calle Reina, con una clara impronta coctelera con Le Cock y Del Diego.

Bar de vinos y bistro en la planta calle y gastrococtelería en la planta sótano. En el bar de vinos decoración austera con predominio de madera clara y mesas sin mantel, un mural canalla al fondo del local y una gran barra para un picoteo y una degustación de vinos más informal con una enorme vinoteca a la vista tras ella.

Carta corta con cocina de mercado para acompañar al gran protagonista, el vino, con al menos 25 referencias por copas y 500 referencias nacionales e internacionales donde tienen cabida botellas de pequeños productores y una gran selección de Borgoñas .
En la coctelería grandes sillones chéster y de nuevo una gran barra donde se preparan cócteles clásicos y otros marca de la casa, que puedes acompañar con una carta de platos de corte internacional.

Reservamos en el bar de vinos para cenar un viernes de mediados de febrero. La idea era tomar algo rico y maridar con varios vinos, para lo que es una gran idea la oferta de vinos en medias copas que para estómagos como el mío que no aceptan un exceso de taninos, es una opción excelente.

Tomamos para compartir tres personas:

Sashimi de pez mantequilla (12,50€). Plato preciosista a modo de lienzo (con permiso de David Muñoz). Muy rico, fresco y divertido. Comenzamos el capítulo vinícola con 1/2 copa de un Albariño muy afrutado (2,60€) que maridó fenomenal con el sashimi.

Continuamos con cecina (15€) cortada a máquina. Correcta y muy acertada para compartir, charlar y seguir con una copa de tinto de un pequeño productor de Mallorca (1/2 copa 3€, copa 4€).

Seguimos con ración de pisto OX (14€), uno de los platos imprescindible de La Angelita elaborado con los tomates de su huerto ecológico de Zamora. Contundente y sin complejos, para amantes del PISTO con mayúsculas. Aquí maridamos con un Vara y Pulgar de Cádiz complejo y profundo (1/2 copa 2,70€, copa 3,90€)

Terminamos con el steak tartare (18,50€). Carne de gran calidad coningredientes perfectamente integrados, aunque los amantes del picante no quedarán muy satisfechos, si es así recomiendo comentarlo porque no preguntan cómo lo prefieres. Seguimos con la copa de vino anterior que aún no habíamos terminado.

Ración de pan generosa de La Miguiña muy bueno, a un precio muy razonable (2,80€ cesta).

Servicio amable e informal muy acorde con el concepto del negocio.

Sustituimos el postre por unos cócteles en la planta sótano a un precio medio de 10€.

Cuenta total incluidos 3 cócteles/copas 119,60 euros. Estupenda RCP.

El concepto me gustó mucho, especialmente porque es un verdadero wine bar en el que puedes disfrutar de lo lindo si eres amante del vino, más teniendo en cuenta que la oferta gastronómica es muy digna y está a la altura del líquido elemento.

En mi caso la coctelería es secundaria, pero esto es solo una opinión personal, siempre es una buena opción si quieres redondear la velada con una buena copa.

14/12/2016

Pasión por el vino. La mejor oferta por copas de Madrid

Algo tendrá la Angelita que siempre te deja con ganas de volver.

Incontables referencias disponibles para tomar por copas, merece la pena dejarse asesorar y escuchar las explicaciones de los hermanos Villalón. Charlas que denotan pasión y profesionalidad, conociendo a la perfección el origen y detalles de todo el producto que trabajan.

No dejen de probar sus TOMATES, son corazón de buey, traidos de su propia huerta. Una delicia.

Otro detalle que me encanta, es que según el vino que tengas, te pueden preparar una tabla de queso para acompañar.

13/11/2016

No solo vinos (pero qué vinos)

Los hermanos Villalón (ex El Padre) han creado este nuevo lugar, más acorde con su estilo en la Calle Reina.

Este lugar es, ante todo (que no simplemente), un lugar de vinos. Es más, probablemente sea el restaurante con mayor oferta de vinos (¡y qué vinos!) por copa en todo Madrid. Es bastante espectacular la larga carta de vinos, pero es que además cada día abren nuevas botellas fuera de carta que están disponibles para maridar por copas y medias copas con cada plato, un lujazo para todos aquellos que nos encanta esta opción. Me llamó mucho la atención un vino esloveno (Gredic 2013), muy especial con un aroma completamente dulce y un sabor seco espectacular, vino que nos fue recomendado para comenzar la cena y sin duda fue todo un acierto.

Pero no solo de vinos vive Angelita, la comida está bastante a la altura. Desde la famosa carne de vaca vieja que ya deleitaba a muchos en su antiguo local, hasta el tomate de su finca zamorana si mal no recuerdo (en mi última visita no estaban tan buenos como de costumbre, probablemente por estar ya casi fuera de temporada). Excepcional el pisto de tomate, yemas de corral y puntilla. Muy buenas las setas siitake en jugo de ibéricos y trufa así como unos canelones de caza, muy profundos de sabor.

El local es sencillo, muy acorde con las nuevas tendencias en decoración, a excepción del mural del fondo que es algo ecléctico (por denominarlo de alguna forma). En cualquier caso es muy agradable y está bien iluminado (sin excesos, tan clásicos en la mayoría de los locales de la capital).

Es genial toparte con un servicio que sepa tanto de vinos y en cambio no resulte empalagoso ni te haga sentirte un analfabeto (que es lo que al final somos), es más que comparta esa pasión contigo y te anime a probar referecias tan distintas a precios sensatos.

Bodega: 10

Persnal:8

Ambiente: 7

Comida: 7,5

Precio medio: 35€ -55€

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval

05/08/2016

Vinos, vinos y más vinos (y alguna cosilla para pasarlos)

Cena jueves - agosto 2016

Felizmente solucionados los problemas acústicos, suben a 5 estrellas por méritos propios, estos chicos no lo pueden hacer mejor.

Cena para 4, aperitivo de los excelentes tomates "corazón de buey" de la huerta familiar, después de un sabroso bonito escabechado, repetimos clásicos de la casa: pisto con huevo y cebolletas, todo tan bueno como siempre.

Seguimos con facera, guiso contundente parecido a la carrillera pero de atún, muy rico, aunque quizá le hubiera venido bien un poco menos de potencia en la salsa (a base de vino dulce) para poder apreciar mejor el sabor del túnido.

Cerramos con una tabla de quesos variada con sugerencias de David, lo mejor para quedar satisfecho y acabar el vinete.

Para el bebercio nos apretamos una botella de un tinto portugués, de la zona de Braganza, similar a los vinos de Toro llamado Dao, ya continuación un tinto de rufete de Salamanca de nombre Rufián. Ambos fueron aclamados por el respetable, sobre todo el salmantimo que salió a hombros de la plaza. Gracias de nuevo a David, porque la culpa fue suya.

Tras el preceptivo copazo "premium" en la planta baja, salimos con una sonrisa de oreja a oreja y deseando volver. Ahhh, se me olvidaba... este ratito de felicidad costó 40 euretes por barba (incluida la propina y el Ginto). Imposible cenar-copear en Madrid con esa calidad y con esta atención por ese precio. A ver... no te pido que me lo mejores... igualameló!

Cena sábado - mayo 2016

Nueva visita al "Winebar" de los Villalón. Sábado noche, lleno y doblando mesas. La única pega que le encuentro es la terrible acústica del local. Ayer parecía una jaula de grillos. Pero también es verdad que juntas a un grupito de españoles y les das una botella de vino y se lía la mundial.

Seis personas de buen comer, para compatir pedimos: para empezar ensaladilla, acompañada de unos ricos pimientos asados, y los huevos escalfados con pisto, ambas cosas tan buenas como siempre.

Continuamos con unas cebolletas traídas de su finca esa misma mañana, hechas a la parrilla con romesco tipo calsots, tiernísimas y sabrosísimas.

Terminamos con un rico tataki de pez mantequilla en una base de falso rissoto, y unos saam de codillo, en rollitos con lechuga, albahaca y crema de yogur.

De postre medio quesito de cabra francés Langres Ganevat, madurado con marc de Champagne.

Para beber, nos pusimos en manos de David y empezamos con unos mencías, a continuación cayó un magnum de Finca Sandoval, llamado Signo de uva bobal, y con el queso unas copitas de un excelente Sauternes, Chateau Liot. Y es que aquí se come bien pero se bebe mejor.

La cuenta ascendió a treinta y pocos euros por persona, buen precio visto lo consumido. Terminamos tomando un digestivo en la parte de abajo, pero esa ya es otra historia...

--------------------------------

Comida diario - abril 2016

Para muchos aficionados a la gastronomía, el traspaso de El Padre de la calle Serrano fue una pésima noticia, pues en pocos sitios de Madrid se cuidaba tanto el asunto del vino, los combinados y los cócteles.

Meses después, resulta que los hermanos Villalón, las "almas mater" de aquélla casa se han embarcado en un nuevo proyecto en Chueca, en la calle Reina, llamado ANGELITA MADRID. Se trata de un local precioso distribuido en dos plantas. En la superior lo que llaman "Bar de vinos", el restaurante propiamente dicho, que cuenta con una amplia barra con banquetas altas y unas veinte mesas dispuestas en un espacio diáfano, decorado en tonos claros, con techos altos y grandes ventanales. En la planta sótano, el "Bar Americano", decorado en plan bar clandestino de los años 20, maderas oscuras, sofás chester, etc. donde se puede terminar la comida tomando un cóctel o un combinado, y si se prolonga la cosa, tomar alguna tapita de cocina de "fusión" para acompañar las copas.

Carta de condumio corta, con platos de temporada, ensaladas, carnes y algún guiso, con especial atención a la excelencia de la materia prima. Dos personas, pedimos, en formato media ración, los siguientes platos:

Ensaladilla rusa de gambas, servida con piparras y chips de fruta, con los ingredientes cortados bien menuditos, cremosa y suave. Muy buena.

Callos a la madrileña, con pata y morro, contundentes y con el punto de picante adecuado. Especial mención a la deliciosa morcilla de sangre. Excelentes.

Pisto con huevos. El pisto, realizado con verduras de producción propia y huevos escalfados de gallinas del pueblo, todo con sabor a lo que tiene que saber. Tremendo plato.

Finiquitamos con medio picantón en pepitoria, con una salsa para no dejar de mojar pan. El pollo de buena calidad, aunque demasiado poco hecho para nuestro gusto.

Carta de vinos enciclopédica, más de 500 referencias españolas y foráneas, espumosos, generosos, etc., para todos los gustos y bolsillos. Una locura. Decidimos ponernos en manos de David, que nos puso un tinto de Toro, "El Primer Paso" de la Bodega Dominio del Bendito, intenso, elegante y complejo, que efectivamente fue una bendición para acompàñar la comida.

Mesas de madera sin vestir, servilletas de tela y vajilla de nivel. Servicio simpático, atento y explicando los platos. Pagamos 55 euros por todo, una excelente relación calidad-precio.

Pues nos ha gustado mucho esta Angelita, aunque hay que venir mentalizado porque en esta casa el protagonista es el vino y la cocina es secundaria, aunque se come muy decentemente. Venid antes de que se ponga imposible.

Sr Rodriguez

Aquí aquí !!

29 de marzo de 2016

Pamplinero

Yo quiero!

30 de marzo de 2016

Alforomeo

Uf. Y cerquita del curro. Me lo apunto

3 de abril de 2016

15/05/2017

Tienen que mejorar los tiempos

Quizás me falló el concepto, es un sitio de vinos con comida y no al revés. Error mío que leí por encima las opiniones, sin entrar en el meollo. Pero éste no fue el problema, la cena estuvo bien. Rico lo que pedimos: carpaccio de boletus excepcional, steak tartare discreto (con parafernalia, eso sí), entrecote correcto, tabla de quesos buena pero escasa... Y, por supuesto, una nutrida carta de vinos que se pueden pedir por copas o por botella.

El problema fue la exagerada tardanza en tomarnos nota y que, cuando lo hicieron, algunos de los platos que nos habían ofrecido inicialmente ya se habían terminado.

Respecto al local, la decoración es de la que se llevan ahora, moderna y nórdica minimalista. La iluminación y la insonorización son manifiestamente mejorables.

16/03/2017

Angelita Madrid. Noches de vino y rosas.

Angelita es un bar de vinos, un local donde se rinde homenaje a esta bebida milenaria, donde se cuida casi intimamente su elección y servicio. Aunque también es cierto que la parte culinaria tampoco se queda a la zaga.

Nos hablaron de este lugar hace unos meses, todavía no tiene un año de vida, y como buenos amantes del vino no hemos podido hacer otra cosa que darnos una vuelta por esta meca del vino, para dejarnos llevar de la mano de David Villalón, sumiller y artífice de este BAR junto a su hermano Mario.

Y es que sin lugar a dudas lo mejor que puedes hacer si pasas por aquí es dejarte llevar, abrirte a las recomendaciones vinícolas de David y su equipo, y simplemente disfrutar. Desde el primer momento con las pertinentes presentaciones que llevan a cabo de una manera en la que te ves contagiado por la pasión con la que te hablan del vino, pasando por ese primer trago donde te invitan a probar el vino para asegurarte que sea de tu gusto, hasta llegar al momento en que vino y comida se funden en tu boca en uno solo para alcanzar elevadas cotas de placer.

Como cabe esperar de un lugar así la oferta de vinos resulta abrumadora, más de 500 referencias, si bien además los vinos ofrecidos por copas (y medias copas!!!) superan las 25. Por cierto muy de agradecer para comensales acompañados, pero bebedores solitarios como yo. Lo que te permite además poder acompañar cada vino con el plato adecuado.

Sigue leyendo en...

gastrobloggia.com/2017/03/angelita-madrid-noches-de-vino-y-rosas

17/04/2017

Degustación en barra imbatible

3 platos (obviamente no muy grandes)+quesos+2 vinos chulos por 18 lauros a mediodía en barra. Pocos más por menos se encuentran en Madrid. Publicado en twitter semanalmente además por si quieres consultar antes de ir. Carta de vinos por copas espectacular.
Para el restaurante como tal hay que rascarse algo más el bolsillo. Acudan, que son muy majetes además.
Y en la planta de abajo han abierto una coctelería en plan british (ay los conciertos de la Betty,donde quedaron...) muy recomendable para acabar con copazo en sofá.

07/11/2016

Excepcional restaurante y wine bar

Restaurante de cocina cosmopolita y carta que cambia cada poco tiempo. Excepcional bodega y vinos por copas. Y la sorpresa, esa cocteleria con aroma años 30 que desde las 17 de la tarde se disfruta en el sótano del local.

Leer mas:

eltriclinium.com/2016/10/angelita-madrid-wine-bar_21.html

08/12/2017

Confirmado diciembre 2017
Por debajo de mis expectativas.
No puedo decir que nada estuviera mal, pero tan solo el tataki de salmon me pareció espectacular.
El trato correcto si mas.
La degustacion de vino buena destacando un vino tinto italiano del Piamonte que estaba riquisimo.
Lo veo como mejor opcion para ir a la barra, tomar un vino y si surge picotear algo.

22/05/2016

Vinos....

Nueva visita. En esta ocasión, cena 12 personas.

Muy buena selección de vinos y bien atendidos... hasta que se llenó de gente.

Nos aconsejaron bien en los vinos (excelente un blanco francés para los postres) pero mal en la comida, nos hicieron pedir mucho y sobró cantidad, algo que no puedo entender ya que lo habitual es pedir lo justo y luego ir completando si fuera necesario. Aun así, el precio con 5 botellas de vino fue de 32€ por cabeza, francamente bien.

Lo mejor la ensaladilla, las mollejas y el pulpo. El Sam de codillo normalito. Las tablas de quesos preparados no entusiasmaron. Además preguntamos por algún queso que nos pusieron y no tenían mucha idea, solo se sabían el "sota, caballo y Rey".

Por cierto, que mania de bajar las luces por la noche para no ver un pepino!

Buen resultado global. Buena comida, excelentes los vinos con cambio de copa con cada uno y algo desbordados en el servicio cuando se llenó. Buena RcP al final .

----------------------------------

Entramos solo para tomar unos vinos. Recomendación de un vino italiano interesante y una cerveza artesanal que estaba buena, pero algo floja. Unas lonchas de mortadela recién cortada como tapa.

El espacio es bonito, con unas cristaleras enormes que dan mucha luz al local. Nos enseñaron la parte de abajo orientada a copa post cena o comida. Agradable sin más.

El precio para mi gusto algo elevado. 8€ las dos consumiciones. Como te líes un poquito puedes salir rejoneado... Pero es lo que tiene poder tomar buenos y variados vinos por copas.

En breve iremos a comer.

06/04/2016

El Padre regresa con el nombre de la madre (supongo)

Comida en diario en Angelita Madrid, local con grandes cristaleras en una de las calles con el nombre más bonito del callejero: Reina.

Allí se ha ubicado la familia Villalón los mismos que llevaban el restaurante El Padre de la calle Serrano. Han ganado con el cambio aunque hayan perdido capacidad. Local amplio, luminoso, con una barra que triunfara a la hora del aperitivo.

Mesas de pulida madera, sin vestir, pero con servilletas de tela y muy buena cristalería hacen que ya te sientas a gusto. A los mando de la sala, David que nada más sentarte ya te esta aconsejando sobre sus numeras referencias en carta de vinos (mas de 500) según tus gustos y tu bolsillo. Locura intentar ni siquiera leerla...

Carta muy corta de comida con productos naturales que ellos mismo cultivan. Todos los productos traídos de Zamora de donde son sus orígenes. Carnes de Aliste, huevos, hortalizas, embutidos, patatas, todos con denominación de origen....de su pueblo.
Incluso el pan es bastante bueno.

Nada más sentarte te ponen unos vasos de agua de Lozoya (del Canal vaya...) con una curiosa jarra... buen detalle cada vez más extendido en los restaurantes de Madrid. Pedimos para beber un vino de su tierra de Toro, Dominio Bendito, que no conocíamos y que maridó perfectamente con la contundente comida, que consistió en varias raciones: ensaladilla rusa, callos, huevos con pisto, picantón con patatas, todo muy apetecible. A destacar los callos y el pisto.

En los bajos del local los dos hermanos se han montado una zona para copas con entrada independiente del comedor, decorado con muebles vintage, sofas chester de varias formas y tamaños y una gran barra de coctelería. Lo dicho .....local que va a dar mucho que hablar.... sitio ideal para degustar y conocer buenos vinos incluso por copas, charlar con amigos o tomar un destilado...

Volveré (me quedan por probar 499 botellas).