Antipodas Tavern

Un lugar con encanto, único para disfrutar a cualquier hora del día. Desayunar, comer, tomar un café o cenar en su terraza es una auténtica experiencia para los sentidos. Las...

25/06/2011

Morir de éxito, resultado: Un desastre

La terraza tiene una de las mejores vistas de la bahía de Mazarrón y con una buena atención y una carta sugerente han conseguido ser el referente para comer o cenar en La Azohía.

Comer y, sobre todo cenar en la terraza, tenía el aliciente añadido de disfrutar de una buena cena en un entorno muy agradable. También sirven copas y refrescos y se disfruta igual de bien.

Pero el éxito tiene un precio, o mantienes los estándares de calidad y atención o pasa lo que les esta pasando: servicio muy deficiente y bajada de variedad y calidad.

Ya en semana santa notamos una rebaja notable en la atención y la oferta, tardaban mucho y casi nunca tenían de todo lo que ofrecían en la carta, pero pensamos que era pasajero. No ha sido así, hemos vuelto y nos ha pasado algo que
... opinión completa »

12/02/2012

EL rincón de la azohia

Es un encanto de sitio. Pagas por lo que comes ni mas ni menos. Ambiente relajado, vistas bonitas al mar. Puedes ir a desayunar como a tomarte un aperitivo. Puestas de sol bonitas. Lo recomiendo en verano mientras cae el sol con una cena, en compañía de amigos.

26/01/2012

Es el sitio con más encanto de la zona. Ambiente inglés, menús entre semana, personal agradable. Aunque he de decir que la calidad de la carne y el pescado varía mucho de unos días a otros. No tiene término medio: o no te la puedes comer, o te comerías dos platos. Y el Brownie ni lo probéis. Y podían echar unos trocicos de flan de queso un poco más grandes. En fin, está bien... pero no llega.

24/08/2009

Pedro Agüera lo descubrió en agosto de 2009

Un juego para los sentidos

Un lugar con encanto, único para disfrutar a cualquier hora del día. Desayunar, comer, tomar un café o cenar en su terraza es una auténtica experiencia para los sentidos. Las vistas que ofrece resultan incomparables, la bahía, el atardecer... el aire de la montaña juega con esas sensaciones hasta hacerte sentir que realmente ese lugar es un paraiso.
Sobre el trato que tienen con uno y la atención... otro aliciente más para estar allí. ¡Especial!.