Venga a conocernos y disfrute de una experiencia gastronómica que le sorprenderá. Siempre con el mejor producto y una elaboración cargada de detalles.

Ordenar por:

relevancia fecha

21/03/2017

Camino hacia la excelencia gastronómica

Hoy visitamos un lugar de los que con el tiempo siempre son recordados. Se trata del restaurante Arbidel ubicado en Ribadesella en la provincia de Asturias. Al mando Jaime Uz, dueño de una merecidísima estrella Michelín, que ha sabido crear una cocina plena de imaginación a partir de los mejores productos tradicionales asturianos. Y el nombre del local también tiene magia, dado que significa camino de piedras. Jaime ha sabido rodear todas ellas y convertir un auténtico sueño en realidad.

En cuanto al lugar, sorprende encontrarse un espacio tan coqueto en pleno centro de Ribadesella. Terraza acogedora y un comedor interior no muy espacioso, pero muy bien aprovechado y decorado con mucho gusto. A destacar la separación de las mesas, detalle que muchas veces se olvida, y que es un elemento indispensable para que el gozo gastronómico acabe siendo precisamente eso, un gozo. A diferencia del espacio, la carta es bastante amplia y además ofrece la posibilidad de degustar dos menús degustación: "Atalaya 2017" y el Gran menú de Jaime Uz. Nosotros optamos por el primero.

El inicio fue espectacular. Unos snacks y aperitivos muy variados y llenos de magia y siempre teniendo presente la rica y abundante materia prima de la tierra asturiana. Bollos preñados (rellenos) con queso, tortos (tortas asturianas elaboradas con harina de maíz), crema de boletus acompañada de la exquisita almendra asturiana y una especie de pan japonés con brandada de bacalao. Todos los sentidos al poder. Los colores y los sabores bailan al son del ritmo que marca Jaime. Soberbio.

Después llegaron los entrantes, que afortunadamente, mantuvieron el nivel. Para empezar anguila ahumada y trufa, pilpil de coliflor y ajonegro a modo de ajoblanco. Se trataba de ir troceando la anguila para poder ir mezclándola con los diferentes sabores, con lo que el paladar convertía todos sus deseos y tentaciones gastronómicas en algo real. Magnífico.

Continuemos. Meloso de centollo, callos de bacalao y papada ibérica, acompañados de jalapeño y cítricos y las espectaculares verdinas de la tierra. Un plato marinero que homenajeaba al popular ceviche y nos hacía creer que estábamos degustando los típicos callos asturianos. Antología del trampantojo.

Más magia: su versión de un arroz marinero. El color verde de Asturias en el plato. Jaime no sólo se surte de productos cercanos, sino que en este caso viaja al lejano Oriente para proveerse de un alga muy sabrosa, que le otorga ese color especial al arroz. Además los berberechos maridaban muy bien. Bravo.

Momento del pescado y en esta ocasión con la madre del mar: merluza romana especial. Especial, puesto que el rebozado nos hace regresar nuevamente a Japón, imperio gastronómico. Jaime en su afán por satisfacer a los paladares más exigentes, no se conforma con un simple rebozado; él lo sustituye por una equivalente a una tempura, que en ningún momento oscurece el sabor de un pescado que destacó por estar tremendamente fresco.

Por supuesto, tampoco faltó la carne. "Joselito" Pibil, vermut de manzana, cuitlacoche, habanero y guacamole. Una especie de carrillera jugosa y tierna que se deshacía en la boca, acompañada de una especie de hongos, que acababa de digerirse saboreando un pequeño vermut imaginario. Sofisticado e ilusorio.

La fiesta finalizó con dos postres. Por un lado, cremoso de chicle y naranja, jengibre, cilantro, choco especiado y crujiente. Uno volvía a tener la sensación de que algo irreal estaba ocurriendo ¿Era un chicle aquello? Fuera lo que fuese, la combinación de sabores salados y dulces sólo estaba al alcance de un verdadero maestro.

El segundo postre, igual de imaginativo: esponjoso de Taramundi, miel y guirlache de nuez, nieve de remolacha y romero helado. Acabó la fiesta con un homenaje a la tierra.. Queso de la zona más occidental asturiana, la inigualable miel de la provincia y las mejores nueces del país, que están en esta tierra. Todo ello acompañado de un fino helado para aligerar todo ello.

Y con los cafés, como es menester en lugares de esta calidad, cortesía de la casa, se nos obsequió con varios dulces. En concreto, unas exquisitas trufas y unas galletas de almendra.

Pura magia gastronómica es Arbidel. Por eso, y si creen en la magia, Jaime el mago les está esperando.

Última visita: 17/03/17

Web del restaurante
Ver ubicación Latitud: 43° 46' 10.97" Norte Longitud: -5° 05' 98.78" Oeste

Calle Oscura, 1
33560, Ribadesella

gastrodisfrute.blogspot.com.es/2017/03/camino-hacia-la-excelencia-ga...

985 86 14 40

Liliana

Gracias por compartir, es un gusto leer opiniones tan detalladas. Tengo pendiente una escapada por Asturias, mirare con atención todo lo que has compartido por Gijón y alrededores.

hace 8 meses

Pello

Gracias a ti, Liliana. Me alegro de que sea una opinión que te haya resultado interesante.

hace 8 meses

Alexo

Y a como se cotizan los menús?? si no es indiscreción..

hace 8 meses

Pello

50 € el menú más ligero y 80 € el más amplio. Todo ello sin IVA incluido y a falta de bebida. No obstante, verdaderamente, los precios son muy competitivos.

hace 8 meses

02/06/2017

Decepcionante

No puedo decir mucho más que "decepcionante" al hablar de Arbidel. Desde que llegamos, que nos sentaron y estuvimos veinte minutos esperando a que alguien viniera a atendernos, ya me olía que la cosa no iba a salir bien...

Pedimos el menú degustación corto:

-Los apertivos y los snacks, tenían su gracia de presentación pero en sabor nada del otro mundo. Como cuatro tapas de bar.
-Anguila ahumada. Pues ni la recuerdo, con eso lo digo todo...
-Meloso de centollo, callos de bacalao y papada ibérica. Fue el mejor plato, el único con sabor.
-Arroz marinera. Una tapita de arroz de esas que te ponen los domingo en el bar de la esquina.
-Merluza romana. Tal cual, merluza a la romana. Un viaje muy largo para comer algo tan simple...
-Joselito pibil. Pues como una cochinita pibil pero frío y como si estuviera del día anterior.
-Cremoso de chicle y naranja. Como comerte un boomerang fundido. Curioso, pero sin más gracia.
-Esponjoso de taramundi. El helado de romero muy rico, lo otro ni fu ni fa.

Esto con el maridaje, que cada vez me arrepiento más de pedir, en total 180 euros.

Y, para colmar el vaso, en medio de la cena el restaurante se queda sin luz.

Lo siento, porque sé que detrás de esto seguramente haya mucho trabajo y dedicación, pero todo el conjunto me pareció una broma de mal gusto...

14/04/2015

Michelin en Ribadesella. Gran cocina.

11-4-2015. Mediodia.

Debo confesar que para este dia Arbidel no era mi primera opción, pero las pensadas inicialmente tenian todo su aforo completo, recurri a las alternativas, y afortunadamente, ahora puedo decir, que no solo no me arrepiento de la elección sino que la elección ha sido todo un exito.

Quien me iba a decir a mi, que en un lugar como Ribadesella me iba a encontrar con un lugar como este.

En una calle centrica de este pueblo, medio tapado de la vista de los que transitan por aqui, se encuentra esta joyita.

Local pequeño, no caben muchos comensales, lleno a rebosar, paredes con decoracion diferente cada una de ellas, amplio personal en sala, con reparto de funciones y con buena sincronización entre ellos y la cocina, que se adivina pequeña.

Buena carta de vinos, amplia, buena representación de DO's, precios contenidos, y con algunos vinos muy interesantes, entre ellos un verdejo Malcorta de Javier Sanz elaborado con una uva recuperada, sabroso, que nos acompaño la comida y del que no dejamos ni una gota.

Tienen carta y dos menus: el Villadesella 2015 y Un paseo por el Arbidel" de 8 y 12 pases, a 35 y 65€ con maridajes a 15 y 20€ respectivamente. Con posibilidad de cambios por intolerancias, alergias, etc.

Nos decantamos por el largo, y no nos arrenpetimos.

- Aperitivos y snacks:

- Bombón de foie con compota de manzana y kikos
- Copa (cabecero de lomo) de Joselito
- Torta de camarones y caviar de algas sobre semillas de amapola
- Croquetas de boletus y copa.
Cada uno en su estilo, bien, a destacar la torta de camarones.

- Gazpacho de manzana verde, sardina marinada y queso de Pria. Platazo, texturas, saborazos, ....

- Langostino tigre sobre crema de zanahorias y comino y tocineta ahumada. Bien, pero mas normalito.

- Vieira en escabeche de sidra y pomelo rosa. Otro platazo, tecnica, buen gusto, ....

- Pulpo asado con parmentier de arbequina y su jugo emulsionado. Pero ¿donde estamos? ¿Solo tiene una estrella?....

- Ravioli de morcilla trufado con manzana, setas y queso Varé. Toma sabores, .....

- Pote de berza y repollo, foie asado y lacón. Diferente, texturas, ....

- Rape asado con cuscus, tallarines de calamar y caramelo de cigalas. Para levantarte y aplaudir.

- Virrey desespinado, jugo de cangrejos del Sella, hinojo y estragon. Rico, suave, jugo intenso de sabor.

- Solomillo con foie, trufa, patata y brotes. Buena calidad de carne, pero mas visto.

- Tarta de manzana caliente, crema de vainilla y helado de canela. Otro para levantarte y aplaudir.

- Leche fresca, mango especiado, kiwi eco y chocolate helado. Frescor en boca para terminar un buen disfrute.

Cafes con hielo, y unos petit fours formados por brownies de pistacho y gominolas de papaya, ponen fin a este gran experiencia.

Como diria un ilustre de este portal (spider72) venid, no os vais a arrepentir.

Bermar

Crítica perfecta. Claro que iremos.

14 de abril de 2015

Gath

Muchas gracias Bermar.
Para mi ha sido un completo descubrimiento, me parece increible que en un pueblo donde el unico sitio que esta en boca de todo el mundo, es Gueyu Mar, pueda haber un restaurante de esta calidad y del que se hable tan poco.

14 de abril de 2015

07/12/2014

Arbidel, la joya de Ribadesella

Hablar de Arbidel , es hablar del Estrella Michelín más barato de este país. Al menos, en la edición 2014. Y no nos lleve a engaño, barato si , pero de una calidad enorme. Al frente se encuentra Jaime Uz, un ex de Kursaal del gran Martín Berasategui y de Zuberoa. Restaurante coqueto, de pequeñas dimensiones, con una terraza apetecible, cuando las inclemencias del tiempo lo permitan. Adosado a una pensión del mismo nombre, para ofrecer la experiencia completa: calentar el estomago y dar descanso al viajero.
Arbidel se mueve con carta y con un menú degustacion "Ribadesella 2014", al increíble precio de 30 euros, sin bebida. Una locura, dado la calidad del producto que ofrece. Algunos platos los calificaría de memorables, pero para eso vamos a contar la experiencia al detalle. El citado menú consta de cuatro aperitivos, cinco platos principales y dos postres...

Leer mas en:
eltricliniumdealvaro.blogspot.com.es/2014/12/arbidel-la-estrella-con...

02/04/2014

La nueva estrella Michelin en Asturias.

Coqueto y pequeño restaurante con unas pocas mesas en la parte antigua de Ribadesella. Jaime Uz tiene años de andaduras, y hace algún tiempo que recaló en esta villa antes marinera.
Reservamos un sábado, y luego se llenó la pequeña sala. Pedimos el menú degustación que tiene muy buena relación calidad precio. Por 30 euros sin bebidas, puedes degustar unos cuantos platos, no grandes raciones, y postres y quedas más que satisfecho. La carta de vino tampoco es cara. Me quedé con las ganas de pedir a la carta, pero quizás para otra vez. Degustamos 7 platos- se me pasó la foto a uno, al 5to- y 2 postres.

Comida más que correcta, unos platos mejor que otros, y quizás abundando algo demasiado en las espumas, pero reconozco que dan juego para un menú degustacíón en que todo tiene que estar pensando al milimetro.
Estupendo el gazpacho de manzana, o el bocarte marinado, algo demasiado tostada el jugo de la carrillera, y correcto el bacalao. El primer postre, a nuestro entender, mejor que el segundo. Lo dicho un menú con altibajos, pero más que correcto. Deberían cambiar alguno de los cuadros que tienen como decoración en la sala, pero ya no estaríamos hablando de cocina, sino de "arte". La cocina en parte también lo es. El servicio de camareros, amables y profesionales, quizás la chica algo más espídica. Y Jaime Uz, como siempre observador y amable. Le deseamos suerte, que creo que ya la tiene. Su carrera de años, ya ha dado frutos.
El local tiene una pequeña terraza con toldo, y sus mantas coloristas para el fresco.

17/06/2012

Un gran descubrimiento

Alta cocina en Ribadesella a un precio espectacular. El menú degustación que Jaime Uz nos propone cuesta solo 29 euros, incluye el vino y consta de 4 entrantes, una tapa, 4 platos y postre. Cocina original, de gran restaurante, pero a un precio alejadísimo de estos.

viajesytapas.blogspot.com.es/2012/04/restaurante-arbidel.html

13/07/2011

Nueva cocina asturiana en la villa

Este es un sitio distinto dentro de la oferta de Ribadesella, puede que viniendo de Madrid no resulte tan interesante, al fin y al cabo es intenta dar un aire moderno a la cocina asturiana. Lo cierto es que ese papel ya lo desempeña muy bien la Huertona. En cualquier caso, hay que reconocerle el ajustado precio de su menú degustación, muy interesante, su buen servicio y la decoración del local.
Si pasas muchos días en Ribadesella, como es mi caso, el Arbidel merece una vista, si vas de paso, quizás haya opciones mas típicas que visitar.
En línea con otros locales del pueblo, tiene una interesante oferta de ginebras a un buen precio.

10/10/2012

Muy bueno y original el menú degustacion, pequeñas raciones creadas solo para el (no se encuentran en la carta). Por lo mismo en otro sitio te cobrarian casi el doble. El único pero, que el vino de la casa del menú desmerece un poco.

10/04/2012

Excelente relación calidad - precio. Decoración muy cuidada. El precio de los menús es muy bueno, en muchos casos con un recorrido revisado de los clásicos asturianos.
Se vaya de paso o se pasen unos días en este precioso pueblo, una visita a este restaurante nunca defraudará.

12/11/2009

Muy recomendable para disfrutar de una gran cocina a un gran precio

Desde julio del 2009, Jaime Uz y su equipo dirigen El Arbidel con gran tino, como he podido comprobar hoy por vez primera (y no será la última). Jaime estuvo cuatro años con Martín Berasategui en los restaurantes guipuzcoanos Kurssal y Larzabal. Y otros tres en el Zuberoa. Lo que os puede dar cuenta de como se las gasta el bueno de Jaime.
Probad los menús (Uz o Arbidel) y entendereis la maestría de este hombre en la cocina ... y por 25 € con vino incluido ... Yo tampoco me lo creía al ver la carta, pero os aseguro que he comido mejor que alguna boda que otra. El servicio muy esmerado y atento, y el local muy coqueto y acogedor. Por razones de trabajo (y de ocio) voy a ir unas cuantas veces ... Enhorabuena Jaime.

08/02/2010

Excelente

A parte de que Jaime sea gran amigo, he de decir que el sitio merece la pena un visita, el resto de ellas las hará cada uno por su cuenta, porque repetirán. Viviendo en Madrid, como es el caso, cada vez que subimos a la tierrina aprovechamos para ver el mar y visitar a "Mito" todos se apuntan. En cuanto tenga un momento subire las fotos. Un fuerte abrazo Jaime. Volveremos.