Arbola-gaña

Ordenar por:

relevancia fecha

02/12/2009

Bien

La verdad es que en este restaurante he cenaod o increiblemente bien o bastante mal (yo y todos los de la mesa), la ultima vez fue la mal, pero volvere a ver si se repite la primera.

Los dueños son muy amables, la mujer del cocinero (ni idea de como se llaman) es especialmente amable y simpatica.

Tiene una terraza que habren en los contados dias que en Bilbao hace bueno (por lo visto yo no la he visto abierta) que quita el hipo.

El servicio (fuera de los dueños of course) es tipico de Bilbao (ni aunque le des por adelantado una propina de 50 euros los desgraciados sonrien o tienen una palabra amable - personalmente creo que los camareros no estan solo para carretar los platos, son parte muy importante del ambiente de un restaurante... y sin sonreir cuando menos...)

El precio carillo para lo que es, pero las vistas y el diseñaçao se pagan.

Lo dicho volvere.

18/06/2010

Agradable sorpresa

Recomendado por varias guías, en un viaje a Bilbao nos decidimos a ir y sencillamente nos encanto a los cuatro que fuimos, comida un poco minimalista pero excelente, gran servicio e interesantisimo local, cuando vuelva a Bilbao ya se a donde ir...

05/07/2007

bocadorada lo descubrió en febrero de 2007

Restaurante de la terraza del museo de bbaa

Es el restaurante del museo de bellas artes de Bilbao. Tiene una de las vistas más bonitas de todos los restaurantes de Bilbao, ya que el museo de bellas artes está en el parque. Se sitúa en la terraza (3er piso) con lo que como su propio nombre dice, se ven los arboles del parque. Una gozada tanto para un día bueno como para los malos.

Se come bien, no es barato y el servicio por lo menos con nosotros estuvo bien.

Lo lleva Aitor Basabe, del que hablan muy bien y muy mal casi a partes iguales.

11/01/2010

de GARCIA SANTOS
Hay que congratularse del éxito actual de Aitor Basabe, que después de una carrera un tanto errática ha logrado conectar con el gran público. Con el tiempo el que fuera un “enfant terrible” ha ido aclimatándose a las circunstancias y los gustos sin cuestionar su nivel profesional. Hasta llegar a ofrecer una alta cocina posibilista que conecta con un amplio espectro de paladares. Construcciones elaboradas y bastante concretas que transmiten sabores conocidos impregnados de renovadas formas. Siempre disponiendo los elementos en consumada armonía y proyectando sabores afines y delicados. Todo convence, todo satisface, nada impacta; impera la efectividad. Se come muy bien y muy meritoriamente.
Los pimientos 2008 reflejan perfectamente el espíritu del chef: un bizcocho de aceitunas, unas berenjenas, un pimiento del piquillo cubriendo todo y un aire de albahaca y bergamota. También sencillo pero con extraordinaria técnica unos rectángulos de calabaza, confeccionados a partir de infinidad de trozos en juliana, sobre los que descansan unas yemas de huevo líquidas crocantes empanadas con panko El foie gras pochado denota nobleza y un doctoral tratamiento, en verdad manjaroso, contando con la atractiva compañía de una refrescante y rica ensalada de rúcula y macadamias. El tentáculo de pulpo lacado con patatas levemente impregnadas de un toque mágico de limón y sobre un jugo negro de bola de nieve (setas) tiene incuestionable encanto. El rape, como cualquier pescado que aquí se ofrezca, siempre sujeto a la excelencia del mercado, sale consistente y jugoso a más no poder, con el realce de un suave pil pil de perejil y unos ajos cocidos a los aromas de tomillo y soja. Como se vera, nada sobra, ni nada falta; las estructuras son suficientes para ser importantes sin llegar a complicarse en exceso. Y el prensado de morros de ternera con puré de garbanzos y jugo de su cocción con pimientos supone una manera harto diferente de plantear esta carne, toda ella magra y desprovista de las gelatinas, tierna, sabrosa y con los complementos justos y precisos. Y , entre los postres, hay uno ciertamente novedoso, el esponjoso de pistacho con aloe vera y helado de leche, y dos legendarios: el helado de vinagre con tosta de Idiazabal y coulis de jengibre y el milhojas de torta del Casar con coco y chocolate blanco.
La relación precio-calidad es imbatible y el marco, sobre el parque de Doña Casilda, impresionante.

48009 Bilbao (Vizcaya). Alameda Conde Arteche, s/n. Esquina Plaza Eduardo Chillida. Tel.: 944424657
E-mail: arbolagana@euskalnet.net. Cierra: Domingo noche, lunes, martes noche, Semana Santa, segunda quincena de julio y Navidades. Precio: 60/70 €. Menú degustación: 42 €

1.- Pulpo con patatas al limón
2.- Huevo frito con calabaza
3.- Rape con pil-pil de perejil
4.- Esponjoso de pistachos con helado de leche
GARCUI

17/05/2007

lo mejor las vistas

Está en un sitio privilegiado pero la comida nada espectacular aunque se come a gusto. El servicio bastante malo para lo que se espera de este tipo de locales y lo que te soplan.

31/08/2008

Buenísimo

Muy buena calidad.
No tan caro como otros.
Ambiente un poco frío.