Ordenar por:

relevancia fecha

12/10/2008

comer picando bueno, bonito y barato

está en la calle arrabal, así que si vas de negocios por la ciudad o de visita, es una buen sitio para hacer la parada.
4 mesas para comer. en la carta, es todo de picoteo, pero servido en platos.
quedaros con los huevos rotos, el entrecott, las rabas, y el flan de queso y el brownie de chocolate. un camarero muy majete y siempre dispuesto. por unos 18€ comes muy bien.

Te recomendamos:

25/02/2008

que rico que rico

pedir la hamburguesita imprescindible. buenisimas las alcachofas.
buen sitio, bonita decoracion, tipo tasca. y buena gente siempre. siempre esta lleno.

irene martinez

pues tuviste suerte..... los pinchos no tienen nada de buena pinta, parecen hechos el día anterior. Ah!!! y siempre está vacío, nada de ambiente.

9 de febrero de 2011

22/07/2007

Alf lo descubrió en julio de 2007

Cenar de pinchos y tapas

Este sitio está muy bien para comer o cenar de pinchos y tapeo. Está en la zona de bares de Santander, en la zona del Puerto Chico.
Tiene una barra larga y al final unas 4 mesas pequeñas que reservan para cenas o comidas, aunque si vas a tomarte solo una cerveza o un vino y no hay gente ara cenar te puedes sentar tranquilamente.
Suele haber bastante gente por lo que si quieres asegurarte una mesa lo mejor es reservar, sobre todo si es fin de semana.
Además de tapas y pinchos tienen buenas ensaladas, roscas y platos originales para repartir.
Entre los pinchos a destacar el "submarino, la milenaria, la hamburguesita" y los de queso de cabra con anchoas y salsa de higos.
Entre los platos la ensalada de higos pasos y parmesano, y la milhojas de solomillo.
El servicio es muy bueno y para los queseros, siempre ponen una tapita de queso al pedir una consumición.
Otro dato que puede ser interesante es que cogen tickets restaurante, y puedes llevar tu propia botella de vino si te apetece disfrutarla con unos amigos tomando allí algo. El descorche son 4,50 euros.
A mejorar la extracción de humos, no es que el sitio huela mal ya que como os decía está genial, pero el día que estuvimos cenanado en una mesa, al salir la ropa olía un poco a cocina.