A pesar de su popularidad, Arzak sorprende. Sorprende su ubicación (desde fuera parece un restaurante de carretera). Sorprende...

Ordenar por:

relevancia fecha

01/11/2016

El Michelín más cercano

Nuestra mater cambia decena en su edad y por ese motivo nos hemos ido toda la familia a Donostia a comer como gorilas. Estas son las cosas que tenemos. Yo he vuelto con 1.8 kg más del fin de semana y eso que he sido junto a La Reina el que más ha intentado mantener la compostura, pero es que se junta que los míos son voraces y que Donosti no es precisamente una ciudad sin tentaciones. Nos hemos puesto finos a pintxos y a lo que no son pintxos, hemos metido pantxineta al michelín y txacolí también.

Pero el eje central de la visita era una visita a Arzak. Menuda rachita llevo de Estrellas este año, pero que me quiten lo bailado. Una al mes debería ser obligatorio para todo ser humano y creo que hasta tendría que estar subvencionado por el gobierno, cualquier ciudadano podrá ir una vez al mes al restaurante estelar de su elección. En España sólo. En La Guindalera no lo vamos a subvencionar porque no tenemos este tipo de sitios.

La llegada fue buena porque íbamos en una fragoneta alquilada y el Xiquet se pasó de largo , luego retrocedió y fuimos a estamparnos con un taxi que estaba oculto en la oscuridad. Tuvimos el papeleo habitual y entre que estábamos con el taxista arreglando la situación apareció Elena Arzak in person a interesarse por el asunto. Todo muy familiar. Quedense con esto.

El Restaurante Arzak es un pionero del buen comer y sin Arzak no existiría nada. Y tiene ese toque de antigua parada de carretera con empleados de la casa, afirmo ya que de los michelines que he visitado (que son, si no recuerdo mal, Punto Mx, Kabuki Wellington, Diverxo, Santceloni, Akelarre y Quique Dacosta) es el más acogedor, el más cercano y en el que uno se siente más como en una casa de comidas familiar. Ese espíritu es un logro, lo prefiero sobre el esnobismo o el elitismo. No hace falta ir de Justin Bieber por la vida para poder comer bien.

Bueno, todos juntos en familia más contentos que unas castañuelas entramos en el comedor de la planta baja, pequeño y recogido, donde nos recogieron las chaquetas y nos ubicaron. Nos ofrecieron cenar de carta o de menú degustación. Todos tiramos por el menú degustación y dentro del menú degustación nos encantó que era bastante flexible. En muchos de los platos, además de las opciones que venían nos ofrecían alguna otra alternativa , o sea que tenía ese espíritu de “menú del día”. Con las bebidas tenían cervezas Basqueland, punto a favor, aunque no las difundían mucho (punto más en contra) , nos ofrecieron el clásico aperitivo de entrada (vino blanco con lima y amaretto) y aunque no tenían maridaje de vinos como tal nos dejamos llevar por el sumiller que nos recomendó varias botellas según lo que íbamos comiendo. Tres fueron las escogidas y para no variar no recuerdo el nombre de ninguna. Y eso que la primera fue un espectáculo, se que era vino blanco y se que era de La Rioja, por si sirve.

Empieza el festín con unos aperitivos que vienen a ser cuatro bocaditos de distintas cosas entre los que destaco la gyoza de gambas y moringa, aunque la destaco por destacar alguno, todo era extraordinario.

Siguió la cosa por la vía marina. Tuvimos varias opciones sobre la mesa, Erla con patxarán, o Bogavante con polen de abeja (servido sobre una tablet, ahí es nada). Erla estaba bien, pero el Bogavante con polen de abeja se encontraba por encima de cualquier escala.

El siguiente plato, carabineros con krill, fue común a toda la mesa, así como el “huevo rojo espacial”, ambos cosa de otra dimensión.

Volvíamos a tener pescado a elegir, merluza con pinturas de garbanzos, rape o lenguado en caja roja. Nuestra Mare escogió el lenguado y hubo consenso en que goleó a las otras opciones, un lenguado muy sabroso con pak choy y remolacha. Soy poco de pescado pero no me queda más remedio que rendirme cuando me aparecen estos éxitos.

Entre las carnes había dos opciones y al final fueron cuatro, de nuevo esa flexibilidad de la casa: pichón, cordero, carrillera o foie. Pichón creo que era el menos habitual para nosotros . ¡Seguía el festival!. Pero lo mejor es cuando nos preguntaron si tomaríamos algo más y nos sacaron una carne roja que no entraba en ninguno de los pronósticos de la casa y que devoramos con fruición.

Llegaron los postres que eran también para dormir con dolor toda la noche, comenzando por un granizado de açai con yuzu. A mí ahora me ha dado con el açai y que lo tuviesen en Arzak me puso más contento que unas castañuelas. El doble de contento me puse cuando dijo el Xiquet que me tomase el suyo porque lo del yuzu no le hacía mucha gracia. Pero es que encima seguimos con una especie de mala bestia de chocolate y unos bombones rellenos . Señor, menuda barbaridad.

Fue un menú muy bien puesto. Los aperitivos, 6 platos y 3 postres, 205 € por cabeza y encima una tarta cortesía de la casa para felicitar a la Mare por su cumple.

Cuando voy a Donosti reniego de mi patria Guindalera. Me intento consolar pensando que allí llueve mucho y que de vivir allí mis esfuerzos por mantenerme en forma serían vanos. Pero ya lo dije en verano y lo vuelvo a decir, procede que Donosti nos colonice y en mi condición de monarca ya os digo que estoy dispuesto a ser uno de esos colaboracionistas que ceden la soberanía de su pueblo a cambio de privilegios.

guindillasmutantes.wordpress.com/2016/11/01/arzak-donostia

Gath

Buena reseña Antonio. Por curiosidad, ¿Con cuanta antelacion, para reservas, trabaja Arzak actualmente?

hace 10 meses

Antonio Álvarez

Hola Gath! Lo reservó mi madre con un par de meses de antelación

hace 10 meses

Gath

Gracias Antonio por la info,

hace 10 meses

08/12/2015

Un homenaje a la Calidad

Aquí empezó todo. Arzak fue el primero y se nota.
Casi 4 horas de homenaje y de sorpresa en sorpresa para degustar una de las mejores comidas que se pueden servir hoy en el mundo.

MIman, cuidan y mantienen la materia prima.
Menú espectacular, bodega - cada día mejor- que impresiona y un precio, que si bien no es de ir todos los días, merece la pena para celebrar cosas buenas.

07/05/2014

EL PEOR TRES ESTRELLAS DE ESPAÑA. UNA DE LAS MAYORES DECEPCIONES QUE HE VIVIDO

ARZAK ha sido una de las mayores decepciones gastronómicas de mi vida. Puede ser equiparable a ligarte a una chica en Graff y a la mañana siguiente descubrir que tras esa oscuridad y esos 5 kilos de maquillaje realmente se escondía el mismo embajador de Mordor.

Decepciones de semejante nivel las he tenido en AROLA GASTRÓ, CALIMA, AKELARRE y MUGARITZ. Pero creo la de ARZAK ha superado a todas ellas.

En esta vida nadie nace sabiendo. Y es obvio que, cuanto más controlas un tema, más capacitado estarás para opinar sobre el mismo. Por eso, en esto del comer, es fundamental haber visitado el mayor número de restaurantes.

Si te pasas la vida conduciendo un Citroen C3, un Ford Focus o un Seat Ibiza y un día te compras un Audi A3, considerarás este último un modelo excepcional. Sin embargo, si comienzas a conducir BMW, Mercedes, Ferraris y Porches, tu opinión sobre el A3 variará y es más que posible que no te parezca tan excepcional.

Lo mismo ocurre con los restaurantes. Si una persona, como el que suscribe, ha estado en todos los tres y dos estrellas michelín de España y en muchísimos de una estrella, así como en otros excelentes restaurantes, famosos por ofrecer el mejor producto (D’Berto en marisco, Etxebarri en brasas, Elkano en rodaballo, Kabuki en sushi, etc etc) tienes ya un número de experiencias suficientes para comparar y opinar con cierto criterio.

Esto, lógicamente, puede aplicarse a otros aspectos de la vida. ¿Cómo sabes si la persona con la que estás es la mujer/hombre de tu vida si solo has estado con él/ella? Prueba, compara y ya podrás elegir.

No caigas en el error de conformarte. La teoría del no-conformismo surgió durante una cena en Kabuki entre dos buenos amigos. Esa noche miramos a nuestro alrededor y, visto el percal, -decenas de parejas que no abrieron la boca en toda la noche-, llegamos a la conclusión de que muchos seguían juntos porque se habían conformado. Dos personas se conocen y consideran que el otro es lo mejor que pueden conseguir, no aspiran o no pueden aspirar a más y se ponen a salir juntos. Van pasando los años y, aunque no son plenamente felices, se conforman y, un buen día, con cincuenta años, no se soportan y, muchas veces, esto termina en divorcio. En cambio, hay personas que piensan más las cosas, que se revelan y dicen: ¡coño, yo puedo aspirar a más! ¡no me voy a conformar con esta relación que no me va a hacer feliz! Y estas valientes personas deciden no conformarse, puede que dejen sus relaciones de pareja que hace años que no funcionan y deciden probar, conocer nuevos hombres/mujeres, para, así, poder decidir con mucho más criterio con quién quieren quedarse. Esas personas son quienes tienen más posibilidades de encontrar su verdadero amor o, directamente, quedarse solos por no conformarse nunca.

Después de esta ida de olla pa Camboya vuelvo a Arzak. Vaya timo. Joder. Es que es pensarlo y se me hinchan las venas.

Pues bien, yo, Alberto de Luna, tras haber estado en todos los tres estrellas de España (AKELARRE, BERASATEGUI, RUSCADELLA, CELLER CAN ROCA, AZURMENDI, QUIQUE DACOSTA y DIVERXO) puedo comparar y decir, con criterio, que ARZAK es el peor de todos ellos. El más caro y en el que menos he disfrutado.

Tras ARZAK, el peor es AKELARRE. El resto sí merecen la pena.

Entonces, ¿por qué es tan famoso? ¿Cómo puede mantener sus 3 estrellas y ser considerado el 8º mejor restaurante del mundo?

No lo entiendo, aunque tengo mi teoría.

Arzak tiene tres estrellas desde 1989. No fue el primer restaurante español en obtenerlas, ya que ese honor fue para Zalacaín (hoy cuenta con un estrella), pero sí es el que más años lleva, 25, presumiendo de tener este máximo galardón.

Por otro lado, no hay duda de que podemos considerar a Juan Mari Arzak uno de los chefs más importantes no solo de España, sino del mundo. Fue un pionero de la cocina de vanguardia y puede apreciarse su influencia en casi todos los grandes restaurantes de España. Incluso el gran Ferrán Adriá se inspiró en su trabajo. Ese es un mérito que no se le puede negar.

Considero que estos dos hechos, 25 años con 3 estrellas y el destacado lugar que ocupa Arzak en el mundo de la cocina, son determinantes para que la Guía Michelín siga reconociendo su trabajo con el máximo galardón.

En cuanto a su 8º posición en el ranking, lo achaco a una perfecta labor de marketing y relaciones públicas, gestionada magistralmente por Juan Mari que, a sus años, se debe conocer a todos los críticos y chefs habidos y por haber.

Todo esto explica que lo primero que quieran hacer muchísimos extranjeros que visitan San Sebastián sea ir a cenar a ARZAK. Imagino que en casi todas las guías turísticas de España y, concretamente, en las de San Sebastián, Arzak debe aparecer como el gran restaurante que todo turista debe visitar.

Solo así puede entenderse que, en mi visita del pasado 1 de mayo de 2014, el 98% de los clientes (unos 50) fueran extranjeros: japoneses a dolor, franceses e ingleses abarrotaban los dos comedores del restaurante.

Arzak está ubicado en un caserío familiar, donde lleva décadas dando de comer. Se puede ir andando desde el centro de San Sebastián, aunque lo normal es coger un taxi que, en 10 minutos, te deja en la puerta.

Pese a su apariencia de caserío antiguo, es bastante moderno por dentro. A mí, sinceramente, no me gustó la decoración. Lo comparas con locales como el Celler, Azurmendi o Dacosta y es de risa. Hasta Akelarre, con sus espectaculares vistas, es un restaurante mucho más chulo. Solo DiverXo, hasta que se cambie al nuevo local del Eurobuilding, tiene la sala menos bonita de los triestrellados.

Si tengo que elegir, prefiero mesa en la planta baja, donde comí por primera vez, hace ya 7 años.

Esta vez nos dieron mesa en el comedor de arriba. Este comedor puede ser el de cualquier restaurante elegante, pero no es lo que uno se espera de un 3 estrellas. Arzak no es tonto y aprovecha el espacio al máximo, metiendo el mayor número posible de mesas. Dentro de esta sala, las mejores para cuatro son las del fondo del comedor.

Nosotros, que éramos cuatro, llegamos a las 21:15 y el restaurante ya estaba lleno. Algo normal si tenemos en cuenta que, como os decía, todos los clientes eran extranjeros.

Fuimos a esa hora porque nos esperábamos un menú largo, de varias horas y queríamos tomarlo con calma. De hecho, el principal objetivo de mi viaje Madrid-San Sebastián era cenar en Arkaz.

Llega entonces la primera desilusión de la noche. Nos enseñan el menú degustación y veo que consiste en cinco aperitivos y cinco platos. ¡Sólo cinco putos platos! Diez días antes me había metido quince platos en Azurmendi. Casi se me sale una lagrimilla.

Pero esto no es todo amigos. Qué va. Esto no ha hecho más que empezar.

¿Precio de ese menú? Venga, decid, decid. ¡¡189 Euros!! ¡¡Tócate los cojones Mariloles! Posiblemente sea el Menú Degustación más caro de España. Pensad que el más largo del Celler de Can Roca, un menú de cuatro o cinco horas e infinidad de platos en el que es uno de los mejores restaurantes del mundo, cuesta 180 €.

Aparte del menú, puedes comer de carta. ¿Precio de los platos? El más barato, un entrante, cuesta 49 Euros. Cualquiera de los segundos, carne o pescado, se mueve entre los 65 y 70 Euros. Cualquier postre cuesta 29 Euros. Un ejemplo: un plato de foie fresco con salsa de uva cuesta….¡¡¡70 putos euros!!!! ¡¡Un jodido foie vuelta y vuelta cuesta 70 €!! Joder, que la tapa de foie de la Cuchara de San Telmo, un excelente sitio de pintxos de San Sebastián, cuesta 6 € y ¡está de muerte!

Todo esto hace que me reafirme en mi teoría: Arzak es un sitio destinado exclusivamente a extranjeros, a los que 200 Euros les parece un precio normal y Juan Mari, que no es tonto, se aprovecha de ello.

Cinco platos, 189 euros… Sólo quedaba resignarse y esperar, al menos, que esos cinco fueran una puta locura.

Pero no amigos, no. Mi decepción se multiplicó por mil al descubrir que ninguno de ellos fue excepcional. Ninguno fue para el recuerdo. De hecho, todos pueden calificarse de bien o notable. Cinco platos, 189 € y ninguno memorable. Manda huevos.

Vamos al menú, aunque ni ganas tengo de contarlo.

Empieza con cinco aperitivos que te sirven todos a la vez, llenándote la mesa de platos. Encima que el menú es corto, no sirvas todos los platos a la vez coño. De 1º de EGB.

Estos aperitivos pasan sin pena ni gloria. Un puding de kabrarroka (cabracho), un simple bocado que está rico pero que te lo dan en un restaurante normal y ni te sorprende, un amargo de frambuesa servido en una mini botella de coca cola, bastante sin más. Una anchoa con fresa marinada que está rica, pero no sorprende. Una Gilda de zanahoria y ssam-jang (salsa típica de Corea) que no dice nada. Lo más rico, sin duda, el ravioli de chorizo con tónica que, además, viene servido de una forma muy original, sobre una lata rota de tónica Schweppes.

El primer plato del menú consiste en una manzana inyectada de remolacha, acompañada de foie cremoso y nácar de patata. Son, literalmente, dos bocados. Dos bocados que, por cierto, en carta costarían 49 Euros. Este plato, para variar, no dice nada. Se come tan a gusto, pero uno espera más de un sitio de este nivel.

Al ser cuatro, a dos de nosotros, en vez de la manzana, nos sirvieron un suflado de mandioca hidratada con huitlacoche relleno de cebolla, té y foie. El huitlacoche es un hongo que se usa mucho en restaurantes mexicanos como Punto MX de Madrid. Os aseguro que cualquier plato de Punto MX está más rico que este suflado que, encima, era bastante complicado de comer, pues se caía todo.

Pasamos al bogavante asado con un crep crujiente y hojas frescas. Qué menos que un bogavante con un sabor brutal, ¿no? Pues ni eso. Mucho más rico el del menú de Azurmendi.

En vez del bogavante, yo tomé dos ostras templadas sobre recipiente de sal negra, verduras ahumadas y toques ácidos. Mucho lirili pero poco lerele. Este plato no potencia en absoluto el sabor de la ostra.

Llega el huevo con corteza crujiente y baobab, acompañado de hojas lácteas y cuajados. Este plato no deja de ser un huevo pasado por agua con polvos y crujientes de quesos varios. De coña que, fuera del menú, un simple huevo cueste 49 euros.

Vamos terminando y toca elegir pescado. Yo me decanté por un lomo de lubina levemente marinado con ginebra, patatas coloridas e impregnadas de varios sabores. Viene servido sobre una Tablet (una Philips del año 3 a.C.), algo que entusiasmaba a los guiris, pero que a mí me da igual si el pescado no es una locura en cuanto al sabor se refiere. Estaba bueno, pero ya.

El otro fue un rape con huevas crujientes de bogavante y espino amarillo o cambrón. El cambrón es un arbusto o planta, qué coño más da, que se come todo el sabor del rape. Así que optamos por apartar la salsa de cambrón y tomarlo a pelo.

Terminamos con las carnes y, por fin, pudimos degustar un sabor digno de un 3 estrellas. Yo opté por un excelente carré de cordero con topinambos mientras el resto tomó el clásico pichón. Muy buenos ambos.

De postre, te sirven un trufón enorme que, lógicamente, está medio hueco y queda en cuatro bocados de mierda cuando le echan por encima un jugo de naranja. Se acompaña con un bombón de chocolate negro con limón.

Esto fue todo amigos. Con un Ossian 2011 y un Roda 2008 (50 euros cada uno), salimos a 860€ entre cuatro. Una cuenta muy parecida a la que pagamos diez días antes en Azurmendi y ni punto de comparación.

Durante la cena sale a saludar Juan Mari Arzak y se interesa por cada mesa. Lógicamente no me atrevía a preguntarle si me veía cara de guiri para timarme de esa manera, pero ganas daban. Recuerdo que al lado teníamos a un hombre cenando con una china y, justo cuando aparece Juan Mari, el señor se levanta y grita ¡Arzak! como si hubiera visto al mismísimo Jesucristo. Ese señor se habría comido un ravioli de caca de Juan Mari.

Una vez se retira Juan Mari, aparece su hija Elena, que heredará el restaurante. Inteligentísima esta transición de un crack del marketing. A Elena también me dieron ganas de preguntarle si me veía cara de ser un amarillo para timarme así, pero opté por callarme.

Como en la vida gastronómica hay que ir conocer todos los restaurantes para poder opinar, en absoluto me arrepiento de haber ido a Arzak. Además y como soy buena gente, sirve para que pueda advertiros y deciros que jamás se os ocurra visitarlo. Antes Zuberoa o Berasategui. Incluso Mugaritz, donde, al menos, te descojonas con el paripé de los platos. Kokotxa o el Mirador de Ulía (ambos con 1 estrella) me gustaron más si tenemos en cuenta la relación calidad-precio.

En fin, una noche para el olvido que sólo sirve para saber a qué restaurante no debo volver. Que no es poco.

acme

Maestro, eres un maestro. Entonces la cosa queda así: . Arzak ni pisarlo y saltar de flor en flor ¿no?.

Coño, por lo menos los petit four parecían comestibles,...

7 de mayo de 2014

Adreid.

Está claro que los mayores van perdiendo su capacidad de innovación, pero es que es de coña, cuesta que a restaurantes que lo merecen les den estrellas pero luego no se la quitan a nadie. No tiene emoción.

7 de mayo de 2014

ALBERTO DE LUNA FANJ...

jaja, ARZAK ni pisarlo!! Salvo que uno de tus objetivos en la vida sea probar todos los 3 estrellas, cueste lo que cueste. Yo ya lo he cumplido pero si no estás tan loco como yo, hay millones de sitios que merecen más la pena que ARZAK. Mismamente AZURMENDI, donde ya estás tardando en ir.

7 de mayo de 2014

acme

Apuntado Azurmendi, ahora bien no sé para cuando porque la excursión es importante aunque la idea de ir desde Santander es explorable.
Me apuntó también lo de no A3

7 de mayo de 2014

Olio

Alberto eres un poco terrorista, pero tus críticas, con las que no siempre coincido, resultan divertidísimas. Con esta me acabo de ahorrar una visita, y una pasta.

7 de mayo de 2014

ALBERTO DE LUNA FANJ...

Gracias Olio. Si todos coincidiéramos con las críticas, la vida sería muy aburrida. Diversidad de opiniones es fundamental. El estilo terrorista es marca de la casa. De críticas serias y aburridas está internet lleno por eso yo busco ofrecer algo diferente.

Acme, si estás en Santander, el plan cogerte a Bilbao (1 hora) un bus Supra por la mañana (12), luego taxi a Azurmendi, y luego bus de vuelta a Santander (20:00) me parece la mejor opción. Yo no lo hice porque no subo a mi madre a un bus pero por mi lo hubiese hecho encantado.

8 de mayo de 2014

Bermar

Joder por fin un tío que dice, y tiene las narices de decir, una verdad como un templo. Yo no me creí a mí mismo y por eso tuve que tropezar de nuevo. Me alegro que te hayas creido a la primera.
Yo si que me arrepiento de dar dinero a estafadores. Bueno, el Ossian merece la pena.
Te felicito por la crítica.

8 de mayo de 2014

el tío del periódico

con dos cojones, si señor.
Gracias por la advertencia

29 de junio de 2014

14/12/2014

9,5 ESTRELLAS

Alguna vez he comentado los problemas que generan el hecho de que en este portal se tenga que calificar de una a cinco estrellas. Pero después de estar en Arzak en noviembre de 2014 me han desaparecido los problemas. Si hasta ahora he calificado con cinco a dos restaurantes, considero que hay un nivel superior de seis a diez estrellas y, como el 11870 no me deja ponerlo, lo pondré en el título cuando me haga falta. Arzak es otro mundo. Un precioso local muy sencillo aparentemente, con mesas algo juntas, decoración y servicios de mesa excelentes pero con una cierta intención de seguir pareciendo una “casa de comidas. Un servicio excepcional, de la máxima eficacia, todos encantadores, con un punto de campechanía y cordialidad exquisito. Perfecto, otra vez. No voy a comentar los platos de nuestra comida (adjunto foto) pero sí recalcar las extraordinarias facilidades para cambiar platos del menú previsto: así, mi acompañante prefirió cambiar el bogavante por las angulas que estaban en la carta fuera del menú y lo hicieron encantados; también pudimos elegir los pescados y las carnes, y probamos cuatro postres diferentes.Tampoco voy a hablar de coste, sólo decir, que una copa de vino de aperitivo, vino durante la comida y cafés no aparecieron en la factura que fue estrictamente del precio de dos menús. Todos los platos maravillosos de sabores, acompañamientos, colores, presentación y algunos muy divertidos. Todo, todo, excepcional... Es otro mundo.

16/02/2014

El mejor restaurante en el que he estado

Estaba incluso nervioso al llegar, cómo nos apetecía!

Esquisita atención, te sientes siempre atendido, nunca te falta de nada.

Cada plato una sorpresa en la presentación y en los sabores.

Juan Mari se pasa por las mesas saludando encantador haciéndose fotos con todos los que se prestan.

Nos encontramos con Elena, su hija, a la salida y estuvimos un buen rato hablando con ella, un encanto la mejor cocinera del mundo!

A ahorrar para volver lo antes posible!

28/05/2013

Casi perfecto

No es necesario que me pronuncie sobre la calidad de su cocina, que para eso están los críticos y los compañeros de profesión. Tan sólo un postre del menú degustación no nos sedujo, pero para gustos los colores.
En cuanto a la atención y servicio, excelentes tanto el jefe de sala como los distintos camareros que nos atendieron, todos encantadores, amables y con la rapidez debida en un local de esta categoría. Sin embargo, el sumillier queda por debajo de la calidad de servicio de sus compañeros, algo altivo a mi parecer.
Estuvimos un rato hablando con Juan Mari pues tenemos un amigo común que ejerce como chef en Acapulco, discípulo suyo, y estuvo francamente encantador.
En cuanto a los precios, altos con respecto a otros restaurantes de su categoría. El menú degustación en sí no es caro para lo que ofrece, pero el precio de los vinos es desmesurado con respecto a su precio de mercado. La sala no es que fuese espectacular, incluso el servicio de caballeros es extrañamente pequeño.

27/02/2013

Gran decepción

Visitado el 25/09/04

En nuestro 11 aniversario de boda decidimos ir a uno de los grandes. Decir que era nuestro primer 3 estrellas, que tuvimos que hacer 1.100 kms en coche ida y vuelta, pagar hotel, que de aquellas las redes sociales de internet no existían y que lo que conocíamos de Arzak era lo que salía en los medios de comunicación tradicionales. En ese año Arzak era lo más de lo más y supongo que nos esperábamos un local extremadamente elegante, con un servcio excepcional y una comida fuera de serie.

Bien, pues ninguna de las 3 previsiones se cumplieron. El local, totalmente anticuado, "clásico" que diría un agente inmobiliario, "feo" que diría una persona de la calle ( bien es verdad que esta parte veo en internet que ha mejorado ya que han hecho una remodelación completa ). El servicio, correcto, sin más. Y la comida, ni fu ni fa. Únicamente recuerdo con algo de sorpresa un excelente "pichón en sobre para chupar" y los "clips de cogollos con mango".
En la parte positiva, los vinos a precios contenidos y que nos invitaron a 2 copas de cava.
En cuanto al precio, hace 8 años, 265 eur 2 personas, sensiblemente inferior a lo de ahora, por lo que veo.

07/04/2011

Excelencia sin emociones

Post completo: gastromaniacblog.com/2011/04/restaurante-arzak-paseo-gastromania...

Por fuera nos recordó un poco al estilo de Casa Coque (Mario Sandoval), por el diseño clásico de la fachada que esconde un restaurante de líneas más minimalistas y modernas en su interior. Nada más entrar una sala con la barra y unos sillones.

Carta en mano nos decidimos sin pensarlo en el menú degustación (180€) para poder probar un poquito de todo lo mejor que se cuece en esta cocina. Una cerveza para ir calentando motores y para acompañar nuestro menú un cava Gramona III lustros.

*Pan con aceite para mojar.
Empieza el festival y nos llueven los entrantes…
*Puding de kabrarroka con kataifi
*Maíz, morcilla e higos
*Anchoas con fresa marinada
*Arroz amarillo crujiente con hongos
*Humo de jamón con tomate

Continuamos…
*Menhir de ostras
*Cromlech y cebolla con té y café
*Angulas y codium
*Patata bogavante y copaiba
y para acompañar una ensaladita con tapioca
*Huevo con temblor de tierra
Uno de nuestros favoritos dentro del menú. Huevo a baja temperatura… delicioso!
*Nuez roja y merluza
La nuez roja estaba hecha con salsa vizcaína, pero gelatinizada no se apreciaba mucho el sabor.
*Rape marea baja

¿Un poco de caza?
*Pichón con su menú en cortezas
*Estucaza

A punto del desplome…
*Jugando a las canicas de chocolate
*Helados: Chocolate, vainilla, maracuyá, manzana asada
Hidromiel y fractal fluido
*Piedra de pistacho y remolacha

Y ya para reventar…
*Ferretería Arzak
Súper original y rico.

Un menú degustación en toda regla. En resumidas cuentas un menú servido como es de esperar en un restaurante de categoría como lo es Arzak (3 estrellas Michelin), con un excelente producto, no hay duda, y una técnica impecable. Sí, original, sin acrobacias gastronómicas innecesarias, sabores y aromas reconocibles. A nuestro parecer muy correcto todo, pero quizás nos esperábamos algo más... No más comida desde luego, pero algo nos dejó vacías (incluida la cartera ;-) No nos ha "emocionado" ¿Pedimos demasiado? ¿Nos hemos vuelto demasiado exigentes? Tal vez con el tiempo y un largo curriculum de restaurantes visitados nuestras expectativas se hayan subido a la parra, pero cuando pagamos 180 € por una menú degustación esperamos emoción en cada bocado... y eso es lo que nos faltó. Servicio muy bueno y el ritmo de los platos también. Menos mal porque las largas esperas entre plato y plato son cruciales a la hora de poder llegar hasta el final.

Tanto Elena (hija de Arzak y su mano derecha) como el propio Juan Mari nos preguntaron si todo había sido de nuestro gusto. Es agradable sentirles cerca en la sala, eso es lo bueno de tener pocas mesas pero muy bien atendidas.

15/05/2011

Arzak - El origen de los grandes restaurantes

A pesar de su popularidad, Arzak sorprende. Sorprende su ubicación (desde fuera parece un restaurante de carretera). Sorprende su decoración (moderna y minimalista pese a ser un “clásico”). Sorprenden sus aseos (de lo mas sencillo, con una única puerta, de manera que desde nuestra mesa, cuando entraba o salía alguien del baño, veíamos la taza del wc). Sorprende su clientela (había tres mesas con niños comiendo espaguetis) y sobre todo, lo más importante: sorprenden sus platos.

Su carta no es excesivamente extensa y en la misma, una recomendación: Si quieres descubrir la esencia del restaurante, debes probar el menú degustación. Obedientes nosotros, esta opción elegimos.

Al consultar la carta del menú degustación te indican sencillamente:
- Entretenimientos Arzak
- Entrante
- Pescado
- Carne
- Postre

Al optar por el menú, te dan a elegir entre uno entre tres pescados y una entre tres carnes. Y a partir de aquí, empieza la sorpresa. Los aperitivos, bocaditos muy curiosos y con mucho mimo:
- Puding de kabrarroka con kataifi (una especie de croqueta)
- Maíz, morcilla e higos
- Antxoas con fresa marinada
- Arroz amarillo crujiente con hongos
- Humo de jamón con tomate (con té verde congelado con nitrógeno líquido; muy espectacular)

Los entrantes, tres, platos bastante grandes que dificultan el acceso al pescado y la carne:
- Cromlech de foie y cebolla con té y café (se comía con las manos, como un cucurucho de foie)
- Bogavante coralino
- Mejillón y huevo espolvoreado. ¡GENIAL!

Sin lugar a dudas, mi plato favorito fue el pescado: Rape marea baja. Consistía en un rape a la plancha impresionantemente presentado, en un plato que simulaba un fondo marino y donde se comía todo, dándole un toque diferente al pescado en función del adorno con que se acompañara. Las conchas oscuras eran de mejillón, la blanca, de azúcar (que pegaba sorprendentemente bien con el sabor del pescado), los corales, de pimiento y las estrellas, de curasao. Ver foto.

Para la carne elegimos Pichón asado con maíz y flor de azahar y Cordero con romero y cúrcuma. A mi parecer las opciones ofertadas para las carnes eran demasiado fuertes después de tantos platos.

Se acaba el menú con una orgía de postres. 5 preciosos y grandes platos, para compartir entre los dos, con el chocolate como principal protagonista. Como debe de ser:

- Sopa y chocolate entre viñedos: Racimo de uvas de chocolate, tiernas y semifrías. Delicioso.
- Jugando a las canicas de chocolate (sólo había tres canicas para repartir entre 2… Cachis!!)
- Hidromiel y fractal fluido (una tarta de limón con salsa de cochinilla. Muy vistoso)
- Piedra de pistacho y remolacha (lo bautizamos como “buenimalo”, porque la sensación al meterlo en la boca era áspera y no demasiado buena, pero dejaba un sabor agradable en la boca)
- Helado de chocolate y helado de macedonia.

Con los cafés nos presentaron también unos dulces espectaculares, hechos de chocolate negro, blanco, cola e incluso peta-zetas. Muy bonitos y también riquísimos.

El precio del menú era de 175 €/pax. Un poco mas caro de lo habitual en este tipo de restaurantes, pero está claro que hay que pagar la tercera estrella y el nombre y reconocimiento. No me parece caro. Lo que sí que me pareció caro fue el precio de los aperitivos. Según te sientas te ofrecen un aperitivo para beber y con los postres, un moscatel. Pedimos una copita de cava y por cada una nos cobraron 12 €, cuando la botella en carta costaba unos 40 € y por el moscatel, 6 € por persona… Desorbitado.

Por lo demás, el trato exquisito aunque un poco raro. El maître desapareció a mitad de nuestra comida, habiéndonos prometido un cd con fotos de los platos para que lo usáramos si queríamos colgarlas en alguna web, pero nunca llegó.

Para terminar, sinceramente, no hemos sabido distinguir el valor añadido que otorga la tercera estrella. Hemos ido a restaurantes de dos y una estrella que no tienen nada que envidiar. Supongo que será una cuestión de suerte. Pero a modo de resumen, la experiencia fue muy muy buena.

30/10/2012

Mejor restaurante de España

Poco más que decir. Ah si, que es caro pero que hay llevarlo ya descontado de casa.

jcm

pendiente de conocer

2 de noviembre de 2012

26/11/2009

Me impresiono

La verdad es que fui a regañadientes y me impresiono‚ creo que los 150 € mejor pagados en comida de mi vida (ojo eso es lo que pagamos cada uno en la mesa NO entre todos!!). Asi es la vida‚ primero a comer con Jose Mari Arzak y luego al cesped de Anoeta a ver un concierto‚ en fin.

El menu degustacion fue delicioso‚ muchisimos platos (todos como dice el su nombre de degustacion) y todos muy muy interesantes‚ sabrosos‚ muy bien presentados.

el servicio excepcional‚ en todo momento contestaron a todas nuestras dudas‚ explicaban los platos de maravilla y incluso salio el propio Arzak a saludar (como antaño Paquirrin en los conciertos de su madre).

Los postres algo increible.

Muy muy bien‚ pero no para todos los dias (u años) ;-)

14/09/2010

Cena en Arzak, una Noche en la Ópera

Aquí es donde mayor problema hemos tenido para describir los platos de Arzak y contaroslo... Describir un plato es como intentar describir cada nota de una ópera, con mil sabores en la boca. Se puede analizar un plato de Arzak como el fondo de un cuadro renacentista, donde están los pequeños detalles y te quedas prendado de una mancha de color azul.
Como siempre pedimos el menú degustación porque es la mejor forma de probar muchas cosas. Además, si algo del menú no te apetece, te lo cambian por otro de sus platos. Hay unos entrantes fijos y luego los pescados y las carnes se eligen entre los platos del día.

Para los que os interese el tema, dejo fotos y critica de los platos que probamos en mi blog

la-cocina-creativa.blogspot.com/2010/09/restaurante-arzak-una-noche-...

14/04/2010

No sólo es comida

La comida es fantástica. En su mayor parte exquisita y la presentación ¡Qué presentación!, Espectacular, de bonita y original.

Pero el servicio... el servicio no tiene nombre. Tuvieron errores de aficionado. Y el sumiller, un borde que no sabe hacer bien su trabajo, porque no es de recibo que si trae una botella en mal estado (y lo estaba) te lo discuta de forma impertinente (hay maneras y maneras) y encima el que se mosquee sea él.

Yo creía que para las estrellas Michelín no sólo se valoraba la cocina sino el conjunto de la atención al cliente.

Pongo valoración de tres estrellas, porque considero que muchos de los platos que tomarmos eran excepcionales.