Aspen La Moraleja nace en 2002 con el propósito de ofrecer un ambiente único en Madrid. Situado en el barrio residencial de La Moraleja, y en un entorno privilegiado. En su carta apuestan por una cocina sencilla, con platos mediterráneos, y opciones pensadas para compartir.

descripción completa de Aspen

Ordenar por:

relevancia fecha

02/11/2015

nueva carta, mas simple, buena relacion calidad precio y zona.

Aspen es un clásico de la plaza de la Moraleja, su terraza en verano, el pijerio y precios elevados lo que más le definía hasta la fecha. Después de un par de años decidí volver la semana pasada y me ha gustado el cambio. Han renovado el restaurante, la terraza tiene parte cubierta y la carta la han simplificado y salvo algún plato realmente caro, la carta está más comedida, sigue manteniendo esa decoracion como de Lodge ochentero relacionado con el mundo de la nieve, de ahi el nombre. Primeros muy de compartir, pedimos jamón con pan con tomate, correcto. Tomate con ventresca correcta y la tortilla de patata “como Dios manda”, la llaman así pero no lleva cebolla, por tanto no es tan como Dios manda, aunque esta buena. De segundo para 5 pedimos para compartir Chuletón de vaca vieja rubia gallega(50€/kg) y chuletón de wagyu (75€/kg) acompañado de unos aros de cebolla, patatas fritas y puré de patata los tres acompañamientos muy buenos, aunque echaba de menos unos pimientos del padrón. En cuanto a la carne, vinieron a enseñarnosla antes de hacerla, pesada y el precio del kilo, sin duda la de vaca vieja estaba mucho mejor que la de wagyu que estaba sin más. Mucho más potente la de vaca vieja, de gran calidad y además más barata. Por tanto vaca vieja top, wagyu floja y cara.
De postre pedimos la cheesecake estilo neoyorkina, que estaba muy buena.
Nosotros salimos pagando bastante sobre todo por el wagyu, pero pidiendo el escalope, por ejemplo que está buenísimo y unos cuantos entrantes más cenas perfectamente por 35€. Servicio bueno, rápido y atento. Y la sala muy agradable, con algunas mesas encajadas entre sofás, alguna zona más reservada y una barra y terraza para picar algo muy apetecible.

spider72

@BdG...te advierto que tienes unas responsabilidad con nosotros. Nos has descubierto Roka, así que eres de los "trusteibols" y Aspen nos pareció de derribo la última vez que fuímos. Era de nuestros favoritos y hemos asistido a su decadencia.

Después de esta reseña...nos mueves a volver.

2 de noviembre de 2015

spider72

Antes por menos de 50 eur no salías...

2 de noviembre de 2015

18/12/2014

R.I.P. Dos tontos muy tontos. Ahora resulta que las patatas fritas se llaman "chips de patata". Esquiad en otro lado.

En la mítica (y chusquera) película Dos Tontos muy Tontos, llegar a Aspen para conocer a la Srta Samsonite se convierte en una especie de objetivo vital para Jim Carrey y Jeff Daniels.

La escena de los dos subiendo a la estación de esquí en una mini-moto pasará a la historia del cine dado que esta peli se la considera ahora el origen de un subgenero dentro del cine de comedia, la llamada "comedia-gamberra", o algo así.

Bien, pues menos la mini-moto y el frío (ayer hacía buena noche) creo que el resto lo experimenté yo en este Aspen.

Mejor empezar por el principio.

A mi me gusta, o mejor dicho me gustaba, Aspen.Y mucho. He ido decenas de veces.

Antes y después de la reforma. Con su carta más clásica, cuando pusieron toques modernos de cocina asiática con un sushi más que digno y cuando lo quitaron unos meses después.

Siempre fue un sitio dónde comer bien. Clásico, con buen servicio y muy buena materia prima.

Nunca fue un sitio barato pero tampoco era de rejón. En verano su terraza era de las más demandadas de la zona y realmente se estaba a gusto allí.

Llevaba tiempo sin ir, ya las últimas veces noté un cierto deterioro, un fin de ciclo que me movía a elegir antes otras opciones.

Anoche me dejé caer y el resultado fue demoledor. No sé si Joaquín Felipe sigue a los mandos pero la bajada de nivel del local era evidente en todas las etapas: servicio, cocina y carta.

Pasen y vean:

Media entrada ayer noche. Llegamos sin reserva y nos sentamos sin problema.

VINO: Aspen fue el pionero en esto de las cartas-tabla. Su carta de vinos es una tabla inmensa con todas las referencias (que son muchas). Se hace incómodo en una mesa de dos, pero es seña de la casa.

Mis pupilas se dilatan al metabolizar los precios que leen.

Vale que estamos en La Moraleja, pero esto no es Puerto Banús...los precios son completamente desorbitados: El hombre bala a 28 euros (lo tomé en Villoldo por 20 euros), Pétalos y Camins, mis dos indicadores, a 29 euros (ya son caros a 23 euros...), y suma y sigue...

Pido un hombre bala. El camarero (no voy a entrar en detalles pero nada que ver con el servicio atento y profesional de antaño) me mira y me dice: "ése dónde está".

Pienso en responder "en el Circo Price", pero suspiro y le señalo los vinos de Madrid.

No hay.

La bruja avería.

No hay.

Digo - "venga dígame cual no hay", y me dice "ninguno de estos", a la vez que hace un círculo con el dedo en el medio de la carta.

"ninguno de estos" podía abarcar nosecuantas referencias, porque no sé lo que me dice. No me complico la vida, elijo un caldo fuera del área digital: Camins a 29 euros.

Toma ya.

NUESTRA OPCIÓN:

CROQUETAS PICANTES DE CHIPIRONES. Salen en la carta con una guindillita, lo que se supone que indica que pican. Ni rastro del picante. Ni rastro de sabor. Nada que ver con las maravillosas croquetas de chipirones de Sabores del Mar, recién hechas cada día. Unas bolas compactas con un rebozado grumoso y una masa compacta. 12 EUR.

SARDINAS MARINADAS EN GUACAMOLE SOBRE CHIPS DE PATATA. Mira que ya sabía yo que lo "chip de patata" tenía truco. Seis sardinas sobre seis patatas fritas de bolsa, de las que ponen en los cuencos de aperitivo.

Sonrojante por decir algo. Pena que no teníamos móvil para hacer la foto. 15 EUROS.

Un verdadero despropósito, un insulto directo al cliente.

CANGREJOS BLANDOS EN TEMPURA. No se vayan todavía, aún hay más. Un plato con una fritura basta, todo rebozado con un relleno (se supone que el cangrejo americano) completamente insípido. De vergüenza. 20 EUROS.

STEAK TARTAR. Aspen solía tener el mejor steak tartar de Madrid (o uno de los mejores). Éste no era malo, pero tampoco espectacular. Hubo que pedir que le subieran dos veces el picante y aún así no tenía alma. 25 EUROS.

CESTA DE PAN CON APERITIVO, Una crema que nadie nos dijo que era. 6 EUROS. ¡Toma ya!. 3 eur la cesta de pan x 2 = 6 euros.

Sin cafés ni postre 107 EUROS.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN: Nos pidieron disculpas por la tardanza entre los dos primeros y los dos segundos (Aspen solía tener un equipo perfectamente engrasado).

Yo he trabajado de camarero de BBC muchos años y servir el vino no es tan difícil. Se te puede caer la gota malévola pero no echar todo más fuera que dentro. Y menos limpiar la botella como si la sacaras brillo con la servilleta.

Servicio triste. Trabajadores que antiguamente se les veía disfrutones los note apagados y con desgana.

CONCLUSIÓN: RCP de chiste. Mala cocina sin paliativos. Una verdadera pena. Se me ha caído un clásico. Sic Gloria Transit Mundi, creo que es la frase.

Algo así como "Ya sé por quien preguntas pero no ha venido".

Avelio

Interesante reseña Spider. Siento la mala experiencia.

18 de diciembre de 2014

spider72

Pues doblemente mala Avelio, primero por la cena en sí y luego porque era uno de mis favoritos de toda la vida...

18 de diciembre de 2014

Yanzoo

Yo a este local he ido de copas alguna vez hace ya lo menos 3 años cuando trabajaba por la zona y el ambiente de verdad dejaba mucho que desear... mucha pereza me da ver gente entre 40, 50 o más años comportándose como quinceañeros.. Salir a divertirse sí! hacer el ridículo de verdad que no es necesario...

18 de diciembre de 2014

spider72

@eum sí, pero eso no es Aspen, es Aspen-bar, que está enfrente y que es otro tipo de local, de copas. Nada que ver con el restaurante.

18 de diciembre de 2014

Gath

Pues vaya decepcion y eso que decian que con la llegada de Joaquin Felipe, la cocina estaba subiendo. Una pena, con Joaquin Felipe cuando tenia su restaurante en Isabela, sobretodo al principio, habiamos comido muy bien.

18 de diciembre de 2014

spider72

José luis, yo cuento segú me va...así que cada uno opine, porque esta reseña me duele mucho, para mi Aspen siempre ha sido muy especial.

Y lo ví mal en todos los aspectos...

18 de diciembre de 2014

Martingala

Jajaja me ha encantado el momento camarero preguntando dónde estaba el hombre bala...!!
Los vinos, por lo que dices, muy caros sin duda....

18 de diciembre de 2014

Sr Rodriguez

Desde mayo ya no está Joaquin Felipe en Aspen. Parece que ahora está como "chef ejecutivo" del futuro complejo gastronómico Florida (antiguo Florida Park).

14 de octubre de 2015

Gath

Veremos si dura en su nuevo destino o si le dejan desarrollar su cocina. Nosotros disfrutamos con sus propuestas en la epoca del Isabela.

14 de octubre de 2015

Sr Rodriguez

Yo también le conocí en Isabela y nos gustó bastante

14 de octubre de 2015

30/05/2015

Postureo y propuesta cara... acorde con la zona

No me encontraba como pez en el agua. Y eso que era comida de trabajo, de traje y tal... Pero tanto postureo me hacia sentir algo incómodo.

El local muy bonito y agradable, de hecho preferí el interior a la terraza y acerté al estar en una mesa pegada a la gran cristalera.

Ya sabía lo de la carta-tabla de vinos enorme, pero no sabía lo incomoda que era. Una vez que has elegido el vino no sabes donde meterla porque en la mesa no cabe. Literalmente.
Y encima, dos de los vinos que elegimos estaban agotados por lo que tuvimos que volver a la "carga" con la carta... finalmente acertamos y se llevaron el tabloide. Por cierto, precios muy elevados con respecto a otros sitios del mismo corte. Al final Antídoto 2010, Ribera aceptable, pero normalito y que en bodega se compra sobre los 12€, pero que en carta está muy elevado.

El condumio no estuvo mal. La ensaladilla rusa muy rica y abundante y lo digo porque en otros sitios apenas te ponen una bolita de ensaladilla en medio del plato. Las sardinas marinadas con mayonesa de wasaby estaban buenas y acompañaron bien al otro entrante. De segundo lubina, un buen trozo y cocinada en su punto y la hamburguesa de wayu y buey aunque estaba buena, no tenía un gran tamaño. Los acompañamientos aparte, detalle que no me gusta, las clásicas patatas fritas. Café y un GT que tomamos en la terraza donde se está francamente bien.

El servicio correcto.

El precio es muy elevado. Ya sabes lo que te espera cuando sales de la N-I dirección La Moraleja, pero lo considero excesivo teniendo en cuenta la cantidad de sitios con infinita mejor RCP en Madrid.

Eso si, si no te importa pagar algo mas, la experiencia en general es positiva.

07/07/2014

FAMOSO Y CARO RESTAURANTE EN LA MORALEJA

ASPEN es la terraza más de moda en la Moraleja, pudiéndose decir que es el Ten con Ten de la zona.

Millonetis del barrio, famosos y familias adineradas suelen llenar este restaurante y eso que la comida es bastante normalita y muy cara.

Los miércoles parece ser que celebran el día "singles" donde los solteros forrados van a la caza de su presa.

Como en esta vida hay que probar de todo, allá que me fui a comer un domingo a mediodía.

El taxi desde Madrid cuesta unos 40 € i/v. Como los 3 que íbamos bebíamos y no nos la queríamos jugar, taxi y adiós preocupaciones.

La oferta gastronómica de la Plaza de la Moraleja es muy interesante ya que aparte de ASPEN, tenemos un 99 Sushi Bar, El Barril de la Moraleja (muy recomendable), Tse Yang Dim Sum (recomendable), el libanés DULIBAN (muy chula su terraza).

Aunque ASPEN por dentro es bastante chulo, lo más solicitado es su terraza. Desgraciadamente en Madrid no tenemos terrazas con vistas al mar, así que nos tenemos que conformar con terrazas como esta, tranquilas, agradables y bien puestas.

Pasamos a la comida. Como es de esperar, los precios son bastante altos. Fijaos en este ejemplo: un brutal rodaballo para 3 en EL PRADAL (espectacular parrilla en S.S de los Reyes) cuesta 44 € y en ASPEN, para dos, está a 60 €, y encima me juego el pescuezo a que ni de coña está tan bueno como el del Pradal.

Creo que con eso os digo todo.

Entre 3, probamos:

Ensaladilla rusa (10 €). Bastante buena.

Croquetas de chipirones en su tinta picantes (12 €). No son una locura pero es otro buen entrante.

Sardinas marinadas con patatas fritas y guacamole picante (15 €). La mezcla de la sardina con la patata me gusta y además el guacamole le da un punto. Recomendable.

Cochinillo lechal (25 €). Para ese precio podía estar mejor. Al final resultaba bastante seco.

Albóndigas de rabo de wagyu (28 €). Ya cansa lo de ver en tantos restaurantes carne de wagyu y kobe cuando la verdad es que lo que sirven no es ni una cosa ni la otra. Os dejo este artículo por si queréis saber más sobre el tema y que así no os den gato por liebre. japonismo.com/blog/mitos-realidades-buey-kobe-wagyu Claro que al típico forrado le pondrá cachondo eso de pensar que está comiendo la carne más cara.

Las albóndigas al final eran una simple carrillera hecha bolas. Por ese precio no merece nada la pena.

Carpaccio wagyu (22 €). Como veis, somos unos pringados y nos lanzamos a todo lo que llevaba en su nombre “kobe” y “wagyu”. Muy flojo.

De postre, lo mejor es la tarta de manzana con helado, eso sí, a 12 €.

En definitiva, no hay ningún plato especialmente rico sino que todos mantienen una línea muy normal, lo que a esos precios hace que no compense. salvo que te la sople el dinero. Sin embargo, pese a eso, tiene muchísimo éxito así que al menos el ambiente está garantizado.

Con un Sierra Cantabria (25 €), salimos a 168 €, es decir, 55 € por barba. Comimos bastante, eso es cierto, pero es un precio excesivo.

No me arrepiento de haber ido pero no creo que vuelva, no tiene nada que me anime a repetir, y menos para ir desde Madrid.

No le suspendo porque el sitio es muy chulo y siempre hay ambiente, incluso para tomar copas, que sino iba al hoyo directo.

17/02/2014

Éxito reinventado

Un referente que ahora se renueva de la mano de Joaquín Felipe a los fogones y del estudio A-Cero al interiorismo.

La base es la misma. Un restaurante de éxito con una clientela asidua no puede abandonar a su parroquia, por eso hay platos que permanecen siempre en carta como la famosa tarta fina de manzana. Por lo demás, cocina mediterránea de mercado con una atención casi maniática al buen producto. Es la obsesión de un cocinero que gusta de viajar a los orígenes de las materias primas para elaborarlas después de la forma menos invasiva posible, presentando platos sencillos, sin disfraces, y que gustan a todos los públicos. Es lo que cuenta.

En la propia carta se avisa de la posibilidad de que no haya ciertos platos, así es la dependencia de Joaquín de lo que llega al mercado cada mañana. A algunos imprescindibles como las croquetas de chipirones en su tinta y la ternera o el atún rojo en tartar, con vinagreta de soja y wasabi, se suman sugerencias diarias que merecen la pena seguirse al pie de la letra. Una rica tortilla de alcachofas fritas o un canelón de pollo con foie y trufa ejemplifican esa huida de la complejidad excesiva del chef. No en vano, Aspen incorpora ahora también más opciones para picar de manera informal en una zona de barra integrada en la terraza.

12/05/2013

Comida de siempre con toque moderno en La Moraleja

Como siempre:
Comida: De acuerdo a lo esperado
Atención: De acuerdo a lo esperado
Mesa: De acuerdo a lo esperado (Servilleta y Mantel del tela)
Presentación: De acuerdo a lo esperado
Emplazamiento: De acuerdo a lo esperado
Servicio: Por debajo de lo esperado, servicio lento
Calidad/Precio: De acuerdo a lo esperado 50 euros por persona con vino y postre.

Comida para 4 personas en la terraza del restaurante, donde se está muy a gusto y donde los fumadores tienen plena libertad. Carta sencilla pero con multitud de combinaciones gracias a su terminaciones de los platos así como las guarniciones. Compartimos 2 entrantes, jamón Ibérico de alta calidad, suave con buena vitola, y si te dicen que es jamón ibérico, aquí lo pagas y lo es de verdad. Lo acompañan de unos panes con tomate en una especie de soporte metálicom el jamón arriba y el pan debajo. Compartimos igualmente una tortilla de patatas (poco cuajada) y exquisita de sabor. De segundo tomamos todos pescado y es por ello que pedimos un blanco Rueda, Marqués de Riscal, verdejo. Suave, afrutado... ya lo conocemos, íbamos a lo seguro. Los pescado fueron rape, muy bueno y servido en plan moderno; tartar de atún (personalmente es un plato que no me gusta) pero aquí al parecer es exquisito, acompañado con aguacate... El tercer comensal pidió Lubina y acertó. Yo me pedí un taco de atún rojo a la plancha muy poco hecho, con trigueros de guarnición, muy sabroso, tierno y la verdad que todos fueron un acierto. De postre compartimos el postre que hay que pedir al principio de la comida por aquello de ser caliente y tener que prepararlo, Tatín de manzana con helado de vainilla, muy logrado, 1/4 por persona, lo justo para acabar endulzando una buena comida. Al margen del servicio lento, se come bien y el local estaba lleno siendo un día entre semana; buena sensación, viendo que funciona y hay rotación. La Máquina está justo al lado.

04/07/2013

Restaurante de La Moraleja

Un restaurante en La Moraleja para gente guapa, ejecutivos de negocios sobre todo los días laborables y mucho pijo los fines de semana. Tiene una terraza bastante grande, y cuando hace buen tiempo se llena por la noche de gente tomando copas, pues tiene también un bar enfrente del mismo nombre. El dueño es el mismo del Flanigan de Puerto Portals, al que van mucho los miembros de la Familia real en verano., si bien el restaurante de Mallorca esta más especializado en arroces. Los precios son acordes con la zona y el tipo de público, altos. La comida, buena sin ser nada sobresliente. Tienen buena tortilla de patatas y la especialidad es el steak tartar, bastante bueno, aunque no es ni mucho menos el mejor de Madrid. Prefiero el de Sacha, por decir uno que me viene a la mente. No es mal sitio para ir con amigos y luego tomarte una copa.

12/02/2015

Años sin ir, en Agosto lo estaban renovando.
Joaquín Felipe es ahora el jefe de cocina.

18/09/2012

Buena elección

Aunque sigo leyendo religiosamente esta página cuando necesito información sobre algún restaurante; reconozco que hace muuucho tiempo que no actualizo, así que ya que estamos en Septiembre y como es tradición hacer una lista de propósitos para este curso; incluiré la intención de ir incluyendo mis nuevos descubrimientos siempre que sean decentes (o no) en el 11870 , a ver cuánto me dura…

Empecemos por Aspen, donde estuve cenando en su terraza hace un par de semanas.
El sitio es muy agradable, en la plaza de la moraleja, terraza cuidada, rodeada de vegetación , sombrillas y setas de calor,.. y gente guapa, como no podía ser de otra manera por esa zona.
El servicio es muy bueno, los camareros super amables, nada estirados como se podía esperar (también por aquello de la zona).

En líneas generales me gustó mucho, es un buen sitio para ir con pareja, con familia o como con un grupo de amigos en plan tranqui (abstenerse despedidas de solteros y similares).
Para tomar la cañita previa (costumbre importante) tenemos la barra de La Máquina que está al lado , aunque por la zona se echa de menos algo más desenfadado en ese sentido. La máquina es muy seria, normalmente con matrimonios talluditos que no se hablan, y que como se aburren te miran de arriba abajo cuando entras, (y eso que yo soy muy discreta).

Pues bien, en Aspen, en función de lo que pidas en la carta, puedes salir desde 30€ por persona a 70€ (nosotros nos quedamos en unos 120€ para dos). Los segundos son muy variables, ya que tienes desde hamburguesas a 14€ a platos de pescado sobre 32€.

Me gustó mucho el tortillín, el steak tartar y una ensalada de temporada con espárragos verdes y queso. También el solomillo muy rico.
Un buena opción para el postre es la tarta tatín de manzana (heredada del antiguo 4 estaciones). Ojo, hay que pedirla al empezar la cena.

Restaurante de notable para quedar bien sin arruinarse.

13/07/2012

Creo que he ido a Aspen 3 veces, la primera a comer con mis padres, la segunda a picar algo en la terraza por la noche y la tercera de comida familiar otra vez. Hablan de Aspen como uno de los sitios con los mejores steak tartar de la capital, y la primera vez vive dios que lo fue. Un steak tartar clásico hasta en la presentación, con prueba previa y unas patatas fritas dignas de acompañar el tartar. El picoteo de la segunda vez no lo recuerdo como una locura, pero la terraza es muy agradable y la compañía compensó con creces que creo que deberían limitarse a los clásicos que bordan y no unirse a la moda de la cocina de fusión. Y esta última vez que llegué tarde, acalorada y sin muchas ganas, fue bastante decepcionante. El servicio inmejorable como siempre, con camareros profesionales no advenedizos como los que abundan por ahí, la terraza muy agradable pese al calor, pero la comida… fue un chasco. El steak tartar… me lo dieron a probar y de picante no estaba mal, pero estaba caliente, le faltaba chispa y si bien la carne estaba cortada en trozos grandecitos (puede que demasiado incluso) no la habían cortado bien y cogías un trozo y salían 5 en ristra… la merluza que pidieron otros pues de esas que te hacen desear haber pedido una congelada… olía a pescado (no sé si me explico, pero el pescado fresco huele a mar, no a pecera, quiero pensar que fue culpa del calor…) y por último y para salvar la comida pidieron un arroz con verduras muy sabroso y en su punto. En fin, que todos podemos tener un mal día y no por eso nos van a dejar de hablar, asi que volveré, espero que para constatar que de verdad era solo eso, un mal día de la cocina.

26/04/2012

Restaurante con encanto, muy buena comida y buen servicio en La Moraleja.

Lugar muy apropiado para comida de negocios.

Carta variada con comida española 'de mercado' y algunos platos singulares como el risotto, el steak-tartare y las hamburguesas.

Los precios son similares a los que se encuentran por esa zona.

Lo mejor la terraza un jueves o viernes de primavera u otoño. Compartiendo algunos entrantes y uno de los deliciosos postres.

Para tomarse un almuerzo 'gourmet' relajado en una buena terraza entre semana.

27/06/2011

Terraza

La verdad es que cada vez que voy a la zona de la entrada de la moraleja me siento un poco incomodo segun llego, ademas de lo imposible que es aparcar, luego el publico en general que llena a reventar los distintos restaurantes no pueden ser mas pijos, por sooopy que lo juro.

El Aspen en realidad es uno de ellos que segun me dicen lleva mas años alli que la propia plaza y que tienen un steak tartar que quita el sentido. Al final no lo comimos, pero nos dimos al picoteo peruano, a un pesimo pan con tomate y a una muy buena ventresca. No esta mal la comida, hay que decirlo, no han descubierto la pólvora en absolutamente nada, pero he de decir que me ha gustado mucho por dos cosas.

Primero, el servicio era excelente, gente preparada, amables, respetuosos, guardando las distancias, un poco caos en el tema de uqe ofrecían a cada uno, a nosotros nos sirvieron volando, pero tambien nos trajeron otros platos que no eran nuestros y qeu rechazamos y tan contentos. Y lo segundo, es por el precio. No era nada caro, bueno en datos objetivos es caro con cojones, pero tan caro como el 99% de los bares dentro de la M-30 (se ha perdido el norte sobre lo que es caro o barato con el euro) y desde luego ni con el cuidado local y el cuidado servicio....

En fin, que me planteare Aspen como una posibilidad cuando vuelva a ir a la Moraleja.

24/02/2012

El invierno ha tardado en llegar, pero está claro que al final lo ha hecho -con unas ganas locas, por cierto- y con estas temperaturas, que le congelan a una las ideas, un consomé bien calentito, pues como que apetece ¿verdad?

Aspen, uno de los establecimientos más acogedores de La Moraleja, ha preparado para estas fechas un riquísimo consomé de ave o buey, para disfrutar a cualquier hora del día, desde la 13: 00h hasta las 12:00. Así que estoy por irme corriendo a la terraza de invierno y tomarme uno al lado de la chimenea a ver si entro en calor…

Sigue leyendo en tictactable.com/tictacnews/restaurante-aspen-la-moraleja/1020

18/02/2013

Un clásico de la moraleja

Se come bastante bien y servicio bueno. Tampoco es brutal.. Pero vamos bien. Tienen que adecuar sus precios a la realidad de España. Mesas cómodas y con espacio.