+34 915 45 84 48

horario:
  • lun: 12:30-15:30h
  • mar a sáb: 12:30-15:30h / 20:30-23:30h

ver más restaurantes belgas en Madrid

añadir a tu agenda y opinar

Menú Especial San Valentín

hace 3 meses

Disfruta del Menú Especial que hemos preparado este año para San Valentín, aprovecha para conocer nu...

Nuestros Menú Degustación y sus maridajes

hace 12 meses

¿Conoces nuestros menús degustación? Tortilla de patatas a la belga, mejillones a la marinera, risot...

94 sitios, 8 siguiendo, 10 seguidores, un sitio descubierto

está OK

Grandes expectativas con este sitio y no se si por eso mismo nos decepcionó un poco o si es que nos equivocamos al pedir.

Los camareros muy amables aunque no sabían muy bien las cervezas que tenían de barril. Nos trajeron la carta de cervezas, hay una gran variedad.

De aperitivo nos pusieron unas palomitas caramelizadas, cacahuetes
y unos dados de queso, todo esto estaba bueno pero sin más. Sí que hay que destacar dentro del aperitivo un humus con grisinis, unas botellitas de contreau con piña colada y una crema de mejillones con espuma de pimienta que estaban realmente buenos.

Una vez vista la carta nos decidimos por:

- Gaufre dulce salado relleno de espuma de queso Fresco y Yogurt, pesto de albahaca, tomate confitado y aceitunas negras (13,6 €). El relleno estaba muy bueno, pero el gaufre era una masa bastante pesada.

- Mejillones a la marinera con vino blanco y nata (18,55 €). Estaban buenos pero nada especial, eso si, las patatas fritas estaban muy ricas.

- Raya a la mantequilla negra, con alcaparras y puré de patatas (21,9 €). La salsa de alcaparras estaba muy fuerte y se comía el sabor del pescado.

Al postre esta vez no llegamos, una pena.

La cena, con una cerveza y sin postre salió por unos 40 € persona.

opinión completa »

etiquetas: 40€, belga

dice:

Belga

531 sitios, 52 seguidores, 15 descubiertos

me gusta

Nueva apertura en Chamberí de un local que abrió hace algunos años por Plaza de España. Otro con ganas de hacerlo muy bien y que lo consigue, parece obvio pero en pocos sitios se transmite esa ilusión que hace que ya tengan puntos ganados antes de empezar.
Recuerdo con especial cariño el steak tartar, muy rico
También menús degustación ajustados en precio y con posibilidad de maridajes con cerveza, una de sus especialidades
Están en webs de descuentos.

etiquetas: chamberí, menos de 50

listas: Restaurantes

dice:

Belga con pretensiones pero bien

10 sitios, 2 siguiendo, 11 seguidores, un sitio descubierto

me gusta

Comida en la semana grande las comidas y cenas navideñas, no estaba lleno, ocupado por familias y amigos, no ambiente de trabajo. Hacía frio (y dale con ahorrar con la calefacción) pero mesas espaciosas y separadas aceptablemente aunque insisten en juntar a los pocos comensales en las mismas zonas, porque para qué quiere alguien un poco de privacidad o comodidad??
Camareros sonrientes y amables pero muyyyyy lentos y a pesar de tanta sonrisa no me parecieron especialmente buenos o eficientes (creo que había poco personal). Tardaron mucho en venir a tomar nota y entre platos, tardó mucho el pan y la bebida, poco atentos a los ritmos vaya, eso sí, de la escuela de la sonrisa, que se agradece, pero vamos, que eso es sólo una parte del buen servicio.
La decoración es un pelín fría, nada más entrar está la barra, no hacer caso que echa un poco para atrás, en el piso de arriba el comedor, madera y poco más, lo dicho, bien al estilo francés básico, yo no diría que es un restaurante con encanto (nada de primeras citas). El de Martín de los Heros tiene más (es más pequeño también, ese sí vale para primeras citas).
La carta, belga con pretensiones de alta cocina (rollo deconstrucción un poco y eso) y mucha crema y nata claro. Lo importante para empezar, el pan, buenísimo (caliente y varias variedades, pero cuando se acabó ni preguntaron si queríamos más), la mantequilla muy buena, también ponen de entrante extra una espuma de mejillón bastante rica (y yo no como mejillones). La carta de vinos aceptable pero con poca originalidad.
Compartimos el foie, muy bueno y acompañado de una especie de torta de bizcocho medio dulce medio salada, es de ese foie que se sirve muy grueso y no sabes si untar o comer en trocitos (me gusta más que se pueda untar), pero el conjunto muy bueno. De segundo, raya para mi acompañante, la probé, muy buena y hecha con un aliño muy adecuado. Yo tomé el pollo relleno, estaba bien pero el relleno estaba separado del pollo, ya os digo, rollo moderno, y bueno, pues no es lo mismo que cuando se cocina junto...
Postres: el tiramisú, otra vez en partes, eso sí que me parece destrozarlo, los sabores por separado buenos pero eso no es un tiramisú. El hojaldre de manzana (10 minutos de preparación), muy tostadito y mucha manzana, no es exactamente el típico hojaldre español sino un poco más compacto de masa, muy bueno. Con el café te ponen unos chocolates que están muy buenos, se agradece el detalle.
Precio tirando a carete.

opinión completa »

etiquetas: belga, carete, detallista, pan muy bueno, para tomar raya

dice:

Directo a favoritos

385 sitios, 17 siguiendo, 12 seguidores, 10 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

un checkin aquí

Trato insuperable y buena comida para este restaurante belga que no conocía hasta ahora.
Los entrantes, como eran para compartir, nos los pusieron directamente en platos separados, me resultó curioso. Los aperitivos, variado y ricos. De entrantes, tortilla de patata a lo belga y croquetas de quisquillas, fantásticas. Como plato principal, el coquelet, y mejillones a la marinera. Riquísimo y menuda cantidad de mejillones, salí rodando! De postre, el sorbete de yogurt con limón. La mesa grande y espaciosa, y el local agradable, tirando a austero y nada ruidoso.

etiqueta: aniversario

listas: Restaurantes

me gusta

un checkin aquí

Cena sábado Noviembre 2014

Menú degustación con maridaje de vinos (2 copas de blanco, 1 de tinto y 1 dulce).

Dos poleos (variedad enorme de tipos de azúcar) :P

54€ por cabeza

etiquetas: belga, mejillones, romántico

listas: 01 Conocidos, 04 Precio Medio

ver comentarios anteriores (1)

je suis béatrice

Ya no están en Kviar... Qué pena, lo del 30% estaba muy bien. Ahora sólo tienen la brasserie y por la noche...

hace 5 meses

davidperezf

ojito que ambos son flamantes nuevos bib gourmand, así que probablemente bye bye kviar

hace 5 meses

Sr Rodriguez

Llegué tarde...

hace 5 meses

acme

Joer 54 larries ya no es precio de amigo.

hace 5 meses

dice:

Muy agradable y de calidad

836 sitios, 270 siguiendo, 241 seguidores, 289 descubiertos

me gusta

2 checkins aquí

Realmente agradable el sitio y con una carta que invita a probar muchas cosas. La ración de mejillones generosa y muy buena pinta, volveré para pedirlo en otra ocasión.

Optamos por el menú degustación con maridaje de cerveza.

Menu:
- Varios aperitivos
- Tortilla de patata estilo belga
- Mejillones a la marinera
- Atún rojo con
salsa de Yogurt (remplazo al Rissotto de Bogavante)
- Coquelet "Brabançonne" y Gnocchi
- Sorbete de Yogurt con Limón

Maridaje:
- Tripel Karmeliet (Reserve) - 8,4%
- Chimay Blue (Grand Reserve) - 9%
- Kasteel Donker Brune - 11%

Cafe fuera del menú, con unos petit fours muy ricos.

Destacar la tortilla de patata, uno de los aperitivos que era una crema de mejillones. El Coquelet no estaba, para nada, a la altura: soso y los gnocchis demasiado poco hechos. Maridaje MUY potente, con 5 copas por cabeza de esas cervezas sales tocado :)

Lo peor fue la persona encargada de la sala, su comienzo en mesa fue ultra desagradable (debido a un intento de cambio en el menú) y, además, iba "dando lecciones" al resto del staff que servía las mesas delante de todo el mundo y que fueron impecables e infinitamente más educados que el. Gran detalle del cocinero al final pasando mesa por mesa a preguntar que tal había estado todo.

opinión completa »

etiquetas: belga, cerveza, mejillones, menu degustación

listas: Comer

dice:

Buena cocina, detalles con el cliente y servicio impecable

143 sitios, 85 siguiendo, 82 seguidores, 10 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos

Comida en el ATELIER BELGE, restaurante abierto en pleno Chamberí por el Chef belga Etienne Bastaits tras el originario de Martín de los Heros, que queda ahora como “brasserie”. Teníamos muchas ganas de visitar esta casa por las buenas críticas que está cosechando y resulta que superó con creces nuestras expectativas, les cuento:

Se trata de
un local amplio repartido en dos plantas, en la baja una barra con mesas altas, ideal para tapeo y “afterwork”, y en el piso superior un comedor con unas 20 mesas y la cocina a la vista. Domingo de agosto y media entrada en el comedor. Nada más sentarnos nos ponen una cesta de panes artesanos y una batería de aperitivos de parte de la casa: cacahuetes confitados, palomitas al curry, chips caseros con hummus, una tacita con una suave cremita de mejillones con nata y un cuenco de mantequilla casera. Todo ello acompañado de una botellita con un suave aperitivo de zumo de limón con cointreau para abrir el apetito. Todo buenísimo y hecho en el propio restaurante. Con esta entrada se pueden imaginar que, antes de empezar, ya nos tenían ganados.

Pedimos unas croquetas de quisquilla, suaves y cremosas, que vinieron con un pulverizador de limón y unas hojas de perejil frito, sabrosísimas. Unos mejillones al vino blanco con patatas fritas, ración abundante, con molusco gallego de calibre medio pero muy tierno, en el punto adecuado de cocción, muy buenos, y es que tratándose de un restaurante belga no podíamos irnos sin probar este plato. Por último, raya a la mantequilla negra (un clásico), servida sobre una emulsión de patata, el pescado con la carne firme y sabrosa, excelente.

Pedimos todo a compartir y las raciones fueron repartidas individualmente para cada comensal. Al final, con los aperitivos de la casa, sin proponérnoslo, nos montamos un auténtico menú degustación.

De postre otra especialidad: chocolate belga en varias texturas (blanco, negro, amargo, en espuma…), magnífico broche para una comida de un excelente nivel.

Para terminar, café solo con hielo, una vez más acompañado de varios “petit fours y mignardises” de parte de la casa (un macaron, una mousse, un trocito de brownie… vamos, esto es un no parar).

Carta de vinos no muy amplia pero con vinos muy bien elegidos y bien de precio. Nosotros pedimos un Coto de Gomariz 2012, un ribeiro blanco con algo de crianza en barrica, que maridó espectacularmente con todos los platos.

Al final de la comida, pasada del Chef Etienne por las mesas interesándose por cómo había ido la cosa. Nosotros tuvimos con él una agradable charla, en la que aprendimos un montón, y pudimos comprobar que sabe muy bien lo que quiere y cómo hacerlo: una cocina basada en platos belgas adaptados al gusto español (con materia prima de calidad, más ligeros y con menos grasas animales), todos los productos (hasta el pan) elaborados en el restaurante, una buena bodega (también de cervezas), detalles con el cliente y un servicio impecable.

Pues, efectivamente, el servicio es atentísimo, las mesas están perfectamente vestidas, y tienen una vajilla y copas de calidad. Pagamos 71,00 € (dos personas), beneficiándonos de un descuento del 30% por reservar a través de la Web del Tridente (algo bueno tiene que tener quedarse en Madrid en agosto). En muy pocos sitios de la capital se puede encontrar esta relación calidad-precio.

Salimos con una sonrisa de oreja a oreja, deseando volver a probar los platos que nos comentó Etienne que iba a incluir en la carta de otoño. Para volver muchas veces y recomendar sin ningún género de duda. Le auguramos un futuro prometedor.

opinión completa »

dice:

Muy recomendable

4 sitios, 2 siguiendo

La comida es mejor, más elaborada y variada que en el sitio original. Además esta en un sitio mucho más amplio y cómodo. Sin embargo, quizás está un poco desangelado y algo de calidez se agradecería. En cualquier caso es muy recomendable

etiquetas: belga, madrid, mejillones

dice:

Hoy he comido como un Rey

928 sitios, 161 siguiendo, 241 seguidores, 181 descubiertos

me gusta

2 checkins aquí

Junio 2014. Almuerzo Domingo Proclamación. 4++

Segunda visita al Atelier donde hemos podido observar una importante evolución en la cocina de Etiene Bastaits. Bueno, igual no es tal evolución sino que en aquella primera visita fuimos a los clásicos como la raya, el steak tartar y los mejillones (una y no más Santo Tomás, que
uno es gallego y hay productos que mejor no tomar en el extranjero) y aún habiendo comido bien, me quedó mayor recuerdo del servicio y el pimple cervecil.

El nuevo local es, indudablemente, un paso adelante. En dos plantas, la de la entrada con gran barra y algunas mesas altas para picotear (Spider, ¿de qué coño de comedor hablas abajo?) y arriba un amplio y elegante salón con cocina semivista.

Servicio bastante correcto aunque un poco aturullado. Cadencia un poco lenta y algunos fallos en el servicio de las bebidas es lo único que puedo reprochar.

Con respecto a lo importante, hemos comido fenomenal. Cocina con muchísima intención con lo que recomiendo huir de esos mejillones y arriesgarse, que no es tal, con su propuesta más elaborada.

Tomamos, todo para compartir y emplatado individualmente:


- Timbal de aperitivos. Como ya ha dicho Bea te bombardean con una buena serie de pequeños bocados. Destacó en nuestro caso la crema de mejillones (que realmente nos sabía a champiñón) y los grissini con crema de garbanzos. Con los panes llegan la imprescindible mantequilla.

- Carpaccio de Vieiras, aceite de vainilla, puré de calabaza, chips de champiñones, yogurt y cacao. Platazo de altísimo nivel. Fresco y muy armónico.

- Caracoles a la mantequilla, con tomate liofilizado, albahaca y ajo. Estupendo sabor también. Me acabé el pan mojando la salsita.

- Cabillaud (bacalao), muselina y crumble, patatas confitadas rellenas de puerros y quisquillas. Las patatas riquísimas y el bacalao, también, aunque una vez corregido el defecto de sal con una estupenda de arcilla. La trajeron con el plato con lo que ya en la cocina tenían claro que podía pecar de ese defecto. Hablando al final de la comida con el chef nos dijo que para su gusto lo prefiere con poca sal pero que estaba claro que no cuajaba con el gusto español.

- Coquelet "Brabançonne": gnocchis, muslo relleno de Nueces, pasas y orejones de albaricoque. Muy bien resuelto este plato también con un excelente punto de cocción de la carne, a baja temperatura. Otro platazo.

No hubo sitio para postre.

Con carrusel de cervezas, seis al final incluyendo Lindemans de cereza y frambuesa para la señora, banche de namur, karmeliet triple, du bocq,... Cafés con mignardise y animada charleta con Etiene para poner final al evento a un precio extraordinario: 69 euros total para dos (sin Kviar se irían a unos 100 que tampoco me parece descabellado)

Este partido lo jugué bien ¿eh?, que en Kviar solo dejaban de Martes a Jueves pero uno es aguililla y se pilló el descuentillo aprovechando el festivo. Por cierto ¿Qué se celebra el 19 de Junio?.

Saludos Cordiales.

------------------------------------------------------------

Febrero 2012 (Almuerzo Sábado)

El sitio, pequeño pero muy agradable, estaba petado. Las mesas están muy juntas, varias en sitios de paso y, por tanto, ruido habitual cuando nos juntamos más de dos grupos españoles en cualquier sitio que no sea una Iglesia.

Variada cerveza belga que puedes maridar con el menú (del vino con pocas y extrañas referencias, mejor pasamos). La comida buena, pero lo mejor de todo es el servicio que empieza con las recomendaciones que te hacen para construirte un menú degustación a tu medida, compartiendo pero emplatando individualmente. Lo mismo con las cervezas si eres más de probar que de salir del local haciendo zetas.

De aperitivo, una sabrosa crema de bogavante. Mantequilla de romero y cestita de panes variados siempre sobre la mesa.

Lo más prescindible son los mejillones. Ya lo suponía yo cuándo un conocido belga dejó de hablarme de 'sus' mejillones cuando probó los 'míos', gallegos. La salsa, de cerveza chimay, estaba buena y las patatas tres salsas, cuidado con la de dijon, bien fritas pero lo mejillones pequeños y para mi demasiado normalitos. Además, me parecen demasiados. Otra cosa es que sea típico y no te puedas ir de Bruselas sin tomarte unos mejillones con chips.

La raya con mantequilla negra, deliciosa y el steak tartar, alegre, como a mi me gusta y servido con 4 patatas fritas gruesas y una pequeña ensalada de finas hierbas.
Con el café, te ponen un vasito de mouse de chocalate.
Con agua y cervezas belgas incluyendo, Duvel, Kriek, Hoegaarden Kwak,... salió por 73€ total para dos.

Lo mejor, que son más amables que los Fernández. Asi da gusto.

Le doy 5 estrellas. Volveré

Regards.

PS: Servilletas y mantel de tela boss.

opinión completa »

ver comentarios anteriores (3)

José Luis Gracia

Buena reseña. Le tengo ganas al sitio, pero me falta tiempo.

hace 10 meses

eum

Ay los caracoles! Que ricos!
El 19 el Corpus, en Toledo es fiesta grande en el resto de ciudades es uno de esos festivos de quita y pon según calendario laboral...

hace 10 meses

Alexo

Gran reseña. Con el dto. todo un pelotazo!

hace 10 meses

spider72

Me he releído mi comentario...yo hablé de comedor arriba y una especie de cafetería con barra abajo...

hace 10 meses

Avelio

Excelente reseña. Pasa a la lista de pendientes, a poder ser con el descuento Kviar.

hace 10 meses

acme

Pues tienes razón Spider, te había entendido algo de un comedor abajo que no estaba bien. A veces oigo voces...

hace 10 meses

descubierto por: amibu

primera foto: Jesús Encinar

quién ha ido más: Fernando Encinar (3)

  • hoy: 3
  • última semana: 113
  • último mes: 448
  • en total: 35.336
  • check-ins: 27