+34 915 45 84 48

horario:
  • lun: 12:30-15:30h
  • mar a sáb: 12:30-15:30h / 20:30-23:30h

ver más restaurantes belgas en Madrid

añadir a tu agenda y opinar

Menú Especial San Valentín

hace 3 semanas

Disfruta del Menú Especial que hemos preparado este año para San Valentín, aprovecha para conocer nu...

Nuestros Menú Degustación y sus maridajes

hace 10 meses

¿Conoces nuestros menús degustación? Tortilla de patatas a la belga, mejillones a la marinera, risot...

dice:

Inicio desastroso y remontada

68 sitios, 9 siguiendo, 21 seguidores, 2 descubiertos

está OK está OK

Ayer fui a cenar al atelier con 4 amigos. Había leído cosas muy buenas del sitio y encima tenía una reserva del 30% del tridente, así que me estaba frotando las manos, anticipando el disfrute...

El hostiazo inicial fue chungo de narices. Me explico: llegamos puntuales a las 22:00 y nos sentaron en la mesa
. Nos preguntaron por las bebidas y pedimos una botella de cerveza grande para compartir (Triplet Karmeliet). Comenzamos a charlar mientras esperábamos las cartas para pedir. Nos trajeron unos bastancillos de pan con hummus (muy rico) a mode de aperitivo. Hasta aqui, todo normal. Lo anormal fue pedir la cena a las 22:45. Fue un despropósito. Al rato de ver que no traían cartas a mosquearnos. Allí había mucho movimiento pero nosotros parecíamos invisibles. Al preguntar a un camarero que cazamos al vuelo (nadie se paraba a preguntarnos si estabamos atendidos ni nada parecido) nos dijo que las cartas y la comanda las tomaba sólo la jefa de sala. Vaaaaaya. La susodicho se acercó y se excusó diciendo que "no ltenía cartas disponibles, que estaban todas ocupadas" ¿¿¿WTF???. Y no sabía si me tomaban el pelo o me decían la verdad, pero ninguna de las dos opciones dejaba muy bien al restaurante. Decidimos esperar un poco más, porque en el fondo estábamos de buen rollo y de charleta entre amigos.

Pues de nuevo, otra minutada esperando las dichosas cartas. En un punto, cuando ya llevabamos media hora, pillamos por banda a la jefa de sala (levantando un poco la voz porque parecía que no quería acercarse a nuestra mesa) y le mostramos nuestro malestar por el pésimo servicio. Como única respuesta, obtuvimos un "lo se y lo siento", con una sonrisa más forzada que una mueca de introspección de Jason Statham. Mentalmente ya estaba redactando la crítica de 1-2 estrellas.

Podíamos habernos ido pero a esas horas íbamos a cenar en el burrikin. Nos sirvieron otra ronda de hummus y otros aperitivos, así que nos quedamos. Fueron un martini en unas mini botellas de mirinda, unos pinchitos de queso, y pan con una mantequilla suprema de buena. A los 40 minutos nos trajeron las cartas (aleluya, shurmano) y a los 45 pudimos pedir. Fueron 45 minutos desde que nos sentamos hasta que pedimos. No hay forma de justificar semejante desastre de atención en la sala...Si nos quedamos fue porque teniamos hambre, nos daba pereza ir a buscar otro sitio y porque los aperitivos y la birra estaban ricos, pero creo que mucha gente se hubiera largado antes.

A partir de pedir, las cosas remontaron el vuelo gracias a la labor de la cocina
, que sacó los platos con relativa presteza y con un resultado de nivel.

Pedimos para compartir 4 entrantes, 3 segundos y 2 postres.

Entrantes

- Foie micuit: excelente. Hay que ser muy paquete para cagarla con un foie. Pero este no sólo estaba correcto, sino que estaba deliciosamente preparado.

- Mejillones al curry: aunque los bichos me parecieron un poco reguleros en cuanto a tamaño, la salsa lo compensaba con creces. Absolutamente exquisita. Cuchareamos con las conchas todo lo que pudimos.

- Croquetas de quisquillas: suaves y con sabor. Un pelin por debajo de los anteriores.

- Tortilla belga: rica, pero el entrante más flojo para mi.

Principales

- Raya a la mantequilla negra: exquisita. Preparación en su punto y bien acompañada de un pure muy rico

- Bacalao con muselina: también muy rico, pero me gustó más la raya

- Steak tartar: muy correcto, pero me gustaron más los pescados. Hace poco estuve en un sitio en Alcalá donde me prepararon un steak tartar mejor

Postres:

- Chocolate en texturas: variable según la textura. Me gustaron un par de ellas sobremanera y otras me pareciern más normalitas.

- Tarta fina de manzana con helado: cojonudísima. Crujientita en la base, de excelente sabor y con un helado acompañando super bueno.

Durante los postres vino la jefa de sala (la primera vez que vino ella por su propia voluntad) y nos ofreció una botella de cava por las deficiencias al inicio de nuestra cena). Creo que era lo mínimo que podía hacer.

Regamos todo con Triple Karmeliet, Chimay reserva y otra Noseque Boon de fermentación espontánea. La Karmeliet fue la que más me gustó.

El precio tras el descuento (solo en comida, no en bebida) se quedo en unos 38 pavos por barba, que es un muy buen precio por la calidad de la comida.

En resumen, por la comida se merece 4 estrellacas pero el servicio fue pésimo en la parte inicial, como para ponerle 2. Le dejo 3 estrellas en plan salomónico, con ganas subirle si vuelvo otra vez y tengo más suerte y pillo carta antes que otras mesas ;)

PD: si alguien tiene una imprenta que les haga una oferta a los del atelier para imprimir más cartas, que lo necesitan como el agua de mayo...

opinión completa »

etiqueta: belga

listas: restaurantes

ver comentarios anteriores (1)

eum

Toda la razón!!! Lo de la carta impresentable! Mira que me gusta este sitio pero esos detalles ni en el bar manolo de toda la vida....

hace 5 meses

José Luis Gracia

Una pena que el mal servicio pueda disminuir tu satisfacción por la comida. En nuestra última visita, ya estaba esa jefa de sala, que nos confesó que llevaba pocos días trabajando allí, pero no notamos nada anormal.

hace 5 meses

Atelier Belge (es el propietario)

Hola buenos dias Señor Armenteros,
vengo de leer sus comentarios sobre su cena del viernes por la noche. Solo decirle que para nosotros, antes de todo, darle las gracias por haber venido a conocernos, sobre el tema de las cartas y de la espera, es cierto que no fue una situación normal, de cada errores aprendemos y por eso mi respuesta a sus comentarios.
Desde esta mañana, por mail hemos encargado mas cartas y tambien estamos tomando reservas por franjas horarias, así, de esta manera, ya no habra estos problemas que usted a conocido este viernes pasado.
Volver a darle las gracias por sus comentarios, lo que nos hace crecer y evolucionar cada dia. Espero poder tener la oportunidad de volver a poder recibirlo a usted y sus invitados para que pueda disfrutar de su momento y poder ver que sus comentarios hayan servido para la mejora hacia todos.
Gracias otra vez.

ver comentario completo

hace 5 meses

spider72

Bueno, qué cosa más rara...aunque lo de la botella de cava me parece un detallazo, aunque pelín tardío

hace 5 meses

dice:

Muy recomendable

4 sitios, 2 siguiendo, un sitio descubierto

La comida es mejor, más elaborada y variada que en el sitio original. Además esta en un sitio mucho más amplio y cómodo. Sin embargo, quizás está un poco desangelado y algo de calidez se agradecería. En cualquier caso es muy recomendable

etiquetas: belga, madrid, mejillones

dice:

Belga

532 sitios, 52 seguidores, 15 descubiertos

me gusta me gusta

Nueva apertura en Chamberí de un local que abrió hace algunos años por Plaza de España. Otro con ganas de hacerlo muy bien y que lo consigue, parece obvio pero en pocos sitios se transmite esa ilusión que hace que ya tengan puntos ganados antes de empezar.
Recuerdo con especial cariño el steak tartar, muy rico
También menús degustación ajustados en precio y con posibilidad de maridajes con cerveza, una de sus especialidades
Están en webs de descuentos.

etiquetas: chamberí, menos de 50

listas: Restaurantes

dice:

Directo a favoritos

383 sitios, 17 siguiendo, 12 seguidores, 10 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

un checkin aquí

Trato insuperable y buena comida para este restaurante belga que no conocía hasta ahora.
Los entrantes, como eran para compartir, nos los pusieron directamente en platos separados, me resultó curioso. Los aperitivos, variado y ricos. De entrantes, tortilla de patata a lo belga y croquetas de quisquillas, fantásticas. Como plato principal, el coquelet, y mejillones a la marinera. Riquísimo y menuda cantidad de mejillones, salí rodando! De postre, el sorbete de yogurt con limón. La mesa grande y espaciosa, y el local agradable, tirando a austero y nada ruidoso.

etiqueta: aniversario

listas: Restaurantes

me gusta me gusta

un checkin aquí

Cena sábado Noviembre 2014

Menú degustación con maridaje de vinos (2 copas de blanco, 1 de tinto y 1 dulce).

Dos poleos (variedad enorme de tipos de azúcar) :P

54€ por cabeza

etiquetas: belga, mejillones, romántico

listas: 01 Conocidos, 04 Precio Medio

ver comentarios anteriores (1)

je suis béatrice

Ya no están en Kviar... Qué pena, lo del 30% estaba muy bien. Ahora sólo tienen la brasserie y por la noche...

hace 3 meses

davidperezf

ojito que ambos son flamantes nuevos bib gourmand, así que probablemente bye bye kviar

hace 3 meses

Sr Rodriguez

Llegué tarde...

hace 3 meses

acme

Joer 54 larries ya no es precio de amigo.

hace 3 meses

dice:

Muy agradable y de calidad

806 sitios, 266 siguiendo, 238 seguidores, 280 descubiertos

me gusta me gusta

2 checkins aquí

Realmente agradable el sitio y con una carta que invita a probar muchas cosas. La ración de mejillones generosa y muy buena pinta, volveré para pedirlo en otra ocasión.

Optamos por el menú degustación con maridaje de cerveza.

Menu:
- Varios aperitivos
- Tortilla de patata estilo belga
- Mejillones a la marinera
- Atún rojo con
salsa de Yogurt (remplazo al Rissotto de Bogavante)
- Coquelet "Brabançonne" y Gnocchi
- Sorbete de Yogurt con Limón

Maridaje:
- Tripel Karmeliet (Reserve) - 8,4%
- Chimay Blue (Grand Reserve) - 9%
- Kasteel Donker Brune - 11%

Cafe fuera del menú, con unos petit fours muy ricos.

Destacar la tortilla de patata, uno de los aperitivos que era una crema de mejillones. El Coquelet no estaba, para nada, a la altura: soso y los gnocchis demasiado poco hechos. Maridaje MUY potente, con 5 copas por cabeza de esas cervezas sales tocado :)

Lo peor fue la persona encargada de la sala, su comienzo en mesa fue ultra desagradable (debido a un intento de cambio en el menú) y, además, iba "dando lecciones" al resto del staff que servía las mesas delante de todo el mundo y que fueron impecables e infinitamente más educados que el. Gran detalle del cocinero al final pasando mesa por mesa a preguntar que tal había estado todo.

opinión completa »

etiquetas: belga, cerveza, mejillones, menu degustación

listas: Comer

dice:

Buena cocina, detalles con el cliente y servicio impecable

131 sitios, 76 siguiendo, 73 seguidores, 10 descubiertos

me encanta, uno de mis favoritos me encanta, uno de mis favoritos

Comida en el ATELIER BELGE, restaurante abierto en pleno Chamberí por el Chef belga Etienne Bastaits tras el originario de Martín de los Heros, que queda ahora como “brasserie”. Teníamos muchas ganas de visitar esta casa por las buenas críticas que está cosechando y resulta que superó con creces nuestras expectativas, les cuento:

Se trata de
un local amplio repartido en dos plantas, en la baja una barra con mesas altas, ideal para tapeo y “afterwork”, y en el piso superior un comedor con unas 20 mesas y la cocina a la vista. Domingo de agosto y media entrada en el comedor. Nada más sentarnos nos ponen una cesta de panes artesanos y una batería de aperitivos de parte de la casa: cacahuetes confitados, palomitas al curry, chips caseros con hummus, una tacita con una suave cremita de mejillones con nata y un cuenco de mantequilla casera. Todo ello acompañado de una botellita con un suave aperitivo de zumo de limón con cointreau para abrir el apetito. Todo buenísimo y hecho en el propio restaurante. Con esta entrada se pueden imaginar que, antes de empezar, ya nos tenían ganados.

Pedimos unas croquetas de quisquilla, suaves y cremosas, que vinieron con un pulverizador de limón y unas hojas de perejil frito, sabrosísimas. Unos mejillones al vino blanco con patatas fritas, ración abundante, con molusco gallego de calibre medio pero muy tierno, en el punto adecuado de cocción, muy buenos, y es que tratándose de un restaurante belga no podíamos irnos sin probar este plato. Por último, raya a la mantequilla negra (un clásico), servida sobre una emulsión de patata, el pescado con la carne firme y sabrosa, excelente.

Pedimos todo a compartir y las raciones fueron repartidas individualmente para cada comensal. Al final, con los aperitivos de la casa, sin proponérnoslo, nos montamos un auténtico menú degustación.

De postre otra especialidad: chocolate belga en varias texturas (blanco, negro, amargo, en espuma…), magnífico broche para una comida de un excelente nivel.

Para terminar, café solo con hielo, una vez más acompañado de varios “petit fours y mignardises” de parte de la casa (un macaron, una mousse, un trocito de brownie… vamos, esto es un no parar).

Carta de vinos no muy amplia pero con vinos muy bien elegidos y bien de precio. Nosotros pedimos un Coto de Gomariz 2012, un ribeiro blanco con algo de crianza en barrica, que maridó espectacularmente con todos los platos.

Al final de la comida, pasada del Chef Etienne por las mesas interesándose por cómo había ido la cosa. Nosotros tuvimos con él una agradable charla, en la que aprendimos un montón, y pudimos comprobar que sabe muy bien lo que quiere y cómo hacerlo: una cocina basada en platos belgas adaptados al gusto español (con materia prima de calidad, más ligeros y con menos grasas animales), todos los productos (hasta el pan) elaborados en el restaurante, una buena bodega (también de cervezas), detalles con el cliente y un servicio impecable.

Pues, efectivamente, el servicio es atentísimo, las mesas están perfectamente vestidas, y tienen una vajilla y copas de calidad. Pagamos 71,00 € (dos personas), beneficiándonos de un descuento del 30% por reservar a través de la Web del Tridente (algo bueno tiene que tener quedarse en Madrid en agosto). En muy pocos sitios de la capital se puede encontrar esta relación calidad-precio.

Salimos con una sonrisa de oreja a oreja, deseando volver a probar los platos que nos comentó Etienne que iba a incluir en la carta de otoño. Para volver muchas veces y recomendar sin ningún género de duda. Le auguramos un futuro prometedor.

opinión completa »

dice:

Hoy he comido como un Rey

908 sitios, 159 siguiendo, 226 seguidores, 171 descubiertos

me gusta me gusta

2 checkins aquí

Junio 2014. Almuerzo Domingo Proclamación. 4++

Segunda visita al Atelier donde hemos podido observar una importante evolución en la cocina de Etiene Bastaits. Bueno, igual no es tal evolución sino que en aquella primera visita fuimos a los clásicos como la raya, el steak tartar y los mejillones (una y no más Santo Tomás, que
uno es gallego y hay productos que mejor no tomar en el extranjero) y aún habiendo comido bien, me quedó mayor recuerdo del servicio y el pimple cervecil.

El nuevo local es, indudablemente, un paso adelante. En dos plantas, la de la entrada con gran barra y algunas mesas altas para picotear (Spider, ¿de qué coño de comedor hablas abajo?) y arriba un amplio y elegante salón con cocina semivista.

Servicio bastante correcto aunque un poco aturullado. Cadencia un poco lenta y algunos fallos en el servicio de las bebidas es lo único que puedo reprochar.

Con respecto a lo importante, hemos comido fenomenal. Cocina con muchísima intención con lo que recomiendo huir de esos mejillones y arriesgarse, que no es tal, con su propuesta más elaborada.

Tomamos, todo para compartir y emplatado individualmente:


- Timbal de aperitivos. Como ya ha dicho Bea te bombardean con una buena serie de pequeños bocados. Destacó en nuestro caso la crema de mejillones (que realmente nos sabía a champiñón) y los grissini con crema de garbanzos. Con los panes llegan la imprescindible mantequilla.

- Carpaccio de Vieiras, aceite de vainilla, puré de calabaza, chips de champiñones, yogurt y cacao. Platazo de altísimo nivel. Fresco y muy armónico.

- Caracoles a la mantequilla, con tomate liofilizado, albahaca y ajo. Estupendo sabor también. Me acabé el pan mojando la salsita.

- Cabillaud (bacalao), muselina y crumble, patatas confitadas rellenas de puerros y quisquillas. Las patatas riquísimas y el bacalao, también, aunque una vez corregido el defecto de sal con una estupenda de arcilla. La trajeron con el plato con lo que ya en la cocina tenían claro que podía pecar de ese defecto. Hablando al final de la comida con el chef nos dijo que para su gusto lo prefiere con poca sal pero que estaba claro que no cuajaba con el gusto español.

- Coquelet "Brabançonne": gnocchis, muslo relleno de Nueces, pasas y orejones de albaricoque. Muy bien resuelto este plato también con un excelente punto de cocción de la carne, a baja temperatura. Otro platazo.

No hubo sitio para postre.

Con carrusel de cervezas, seis al final incluyendo Lindemans de cereza y frambuesa para la señora, banche de namur, karmeliet triple, du bocq,... Cafés con mignardise y animada charleta con Etiene para poner final al evento a un precio extraordinario: 69 euros total para dos (sin Kviar se irían a unos 100 que tampoco me parece descabellado)

Este partido lo jugué bien ¿eh?, que en Kviar solo dejaban de Martes a Jueves pero uno es aguililla y se pilló el descuentillo aprovechando el festivo. Por cierto ¿Qué se celebra el 19 de Junio?.

Saludos Cordiales.

------------------------------------------------------------

Febrero 2012 (Almuerzo Sábado)

El sitio, pequeño pero muy agradable, estaba petado. Las mesas están muy juntas, varias en sitios de paso y, por tanto, ruido habitual cuando nos juntamos más de dos grupos españoles en cualquier sitio que no sea una Iglesia.

Variada cerveza belga que puedes maridar con el menú (del vino con pocas y extrañas referencias, mejor pasamos). La comida buena, pero lo mejor de todo es el servicio que empieza con las recomendaciones que te hacen para construirte un menú degustación a tu medida, compartiendo pero emplatando individualmente. Lo mismo con las cervezas si eres más de probar que de salir del local haciendo zetas.

De aperitivo, una sabrosa crema de bogavante. Mantequilla de romero y cestita de panes variados siempre sobre la mesa.

Lo más prescindible son los mejillones. Ya lo suponía yo cuándo un conocido belga dejó de hablarme de 'sus' mejillones cuando probó los 'míos', gallegos. La salsa, de cerveza chimay, estaba buena y las patatas tres salsas, cuidado con la de dijon, bien fritas pero lo mejillones pequeños y para mi demasiado normalitos. Además, me parecen demasiados. Otra cosa es que sea típico y no te puedas ir de Bruselas sin tomarte unos mejillones con chips.

La raya con mantequilla negra, deliciosa y el steak tartar, alegre, como a mi me gusta y servido con 4 patatas fritas gruesas y una pequeña ensalada de finas hierbas.
Con el café, te ponen un vasito de mouse de chocalate.
Con agua y cervezas belgas incluyendo, Duvel, Kriek, Hoegaarden Kwak,... salió por 73€ total para dos.

Lo mejor, que son más amables que los Fernández. Asi da gusto.

Le doy 5 estrellas. Volveré

Regards.

PS: Servilletas y mantel de tela boss.

opinión completa »

ver comentarios anteriores (3)

José Luis Gracia

Buena reseña. Le tengo ganas al sitio, pero me falta tiempo.

hace 8 meses

eum

Ay los caracoles! Que ricos!
El 19 el Corpus, en Toledo es fiesta grande en el resto de ciudades es uno de esos festivos de quita y pon según calendario laboral...

hace 8 meses

Alexo

Gran reseña. Con el dto. todo un pelotazo!

hace 8 meses

spider72

Me he releído mi comentario...yo hablé de comedor arriba y una especie de cafetería con barra abajo...

hace 8 meses

Avelio

Excelente reseña. Pasa a la lista de pendientes, a poder ser con el descuento Kviar.

hace 8 meses

acme

Pues tienes razón Spider, te había entendido algo de un comedor abajo que no estaba bien. A veces oigo voces...

hace 8 meses

dice:

Muchas luces y alguna sombra

388 sitios, 53 siguiendo, 30 seguidores, 5 descubiertos

me gusta me gusta

un checkin aquí

Cena jueves 23 de Enero, reserva hecha a través de Clubkviar (30% de descuento).

Reservamos bastante pronto, a las 21:00, y encima llegamos casi 10 minutos antes de la hora, así que cuando entramos solo había dos personas en la barra tomando algo y fuimos los primeros en sentarse en las mesas del restaurante propiamente
dicho.

La sala es pequeña y con las mesas muy juntas, pero pese a ello es muy acogedora y está bien puesta, así que se está bastante a gusto. Hay tres personas en sala, la maître, que nos toma nota y nos sirve la mayoría de los platos, que en nuestra opinión es un poco seca y fría, poco agradable, aunque podía tener un mal día, un chico joven francés, que nos sirve las cervezas y parece más simpático y otra chica que nos sirve algún plato y que también es bastante maja.

Decidimos pedir una cerveza mientras empezamos a mirar la carta, yo una Le Fruit Defendu y mi mujer una Kriek.

Antes de traer la cerveza nos trajeron un refrescante aperitivo de triple seco con limón y azúcar, en una minibotellita muy chula y junto con las cervezas una bandeja con varios aperitivos, palomitas de maíz (¿?), cacahuetes glaseados, un trocito de queso especiado, grissini con humus y una finísima patata frita. Buena presentación y buen detalle.

Nos costó un poco decidirnos, tienen una carta bastante variada con muchos platos apetecibles. Cuando nos decidimos y nos toma nota la maître llega la primera gran decepción de la noche, al pedir una ración de mejillones nos dice que si no nos importa nos ponen solo media cazuelita, porque no les quedan muchos... se nos tuerce un poco el gesto y le decimos que el principal motivo de venir a este restaurante fue precisamente las ganas de mejillones de mi mujer, pero nos responde tajantemente que nos pone solo media cazuela, sino a lo mejor no tendrán mejillones para todas las cenas del día.

Pues nada, nuestro gozo en un pozo, llegando los primeros al restaurante, nos quedamos con las ganas de más mejillones. En mi opinión, si en ese momento tienes para ponerme una ración no es problema mío si has calculado mal, ponme la ración y si al final de la noche se te terminan ya le dirás al que pida más tarde que no te quedan... mal detalle que hizo que empezáramos la cena con mal sabor de boca.

Cuando terminamos de pedir nos sirven una deliciosa crema de mejillones servida también de manera muy original en otra botellita pequeña, y una rica mantequilla de romero con una cesta de minipanecillos de varios tipos.

Comenzamos la cena con las croquetas de queso de cabra, contundentes y con un buenísimo sabor, a nosotros que somos muy queseros nos encantó el potente sabor a queso que tienen. Vienen servidas con perejil frito, que le viene como anillo al dedo y un spray de limón, que le aporta un toque cítrico agradable, muy recomendables.

En este momento hubo un inexplicable parón de más de 20 minutos que rompió por completo el ritmo de la cena. En ese tiempo nos terminamos las primeras cervezas y pedimos otras, esta vez decidimos la misma para ambos, una Te Deum Roja.

La espera se hizo muy larga, hasta que por fin trajeron la media cazuela de mejillones a la marinera con cerveza belga, mejillones muy pequeños y con muy poco sabor, en un caldo muy rico con marcado sabor a mantequilla pero en el que no conseguimos apreciar ningún matiz de la cerveza belga. Totalmente prescindibles en mi opinión, aunque a mi mujer le gustaron mucho y se quedó con ganas de más. Venían acompañados de unas pocas patatas fritas en su punto y tres salsas, ketchup, mayonesa con mostaza y mostaza de dijon.

Con la larga espera mi cerveza voló, así que pedí otra, esta vez una Gordon Finest Scotch, que nunca había probado y que me sorprendió gratamente.

Llegó entonces el que para mí fue el plato de la noche, el Skrei (una variedad de bacalao noruego) y tuvieron el detalle de emplatarlo por separado, ya que dijimos que íbamos a compartir todos los platos. Absolutamente espectacular, el pescado en su punto de cocción, con una salsa increíble, puré, mejillones y quisquillas. Un plato redondo.

Después nos dieron a probar el steak tartar a ver si estaba a nuestro gusto, para mi mujer estaba perfecto, para mí un poco falto de power, así que me dijeron que me lo ponían más picante sin problema. Volvieron a darme otra prueba, esta vez más alegre y en un punto que me pareció perfecto. Emplataron por separado y acompañado de patatas fritas con sus salsas como habíamos decidido (nos dieron opción de patatas o tostas) y de una fresca ensaladita. Estaba tremendo de sabor, pero en mi opinión un poco picado de más, a mí me gusta en trozos un poco más grandes, pero eso ya es cuestión personal, otro plato muy recomendable y gran detalle el dárnoslo a probar hasta dejarlo al gusto.

Aunque estábamos ya llenos no queríamos irnos sin probar un postre que nos recomendó un amigo y que en carta nos llamó mucho la atención: el Todo chocolate, que consiste en 3 chocolates con 8 texturas distintas. Nosotros que somos súper golosos disfrutamos mucho con este postre, "divertido" de comer y muy muy rico.

Junto con la cuenta nos trajeron unos vasitos con una mousse de chocolate muy rica también.

Con el descuento se quedó en un precio imbatible para todo lo que comimos y bebimos (63 € los dos), sin el descuento habría que sumarle 27 euros más.

Cuando terminamos la cena salió de cocina el chef a saludar a las pocas mesas que quedaban todavía con gente y a preguntar qué tal todo. Hablando con él le dijimos que no nos parecía bien lo de los mejillones, se disculpó amablemente y nos dijo que sólo los reciben los viernes desde Holanda y que la próxima vez avisáramos un par de días antes para que nos reservaran una ración en caso de que se les agotaran.

A modo de resumen decir que tienen muy buenos detalles pero hay otros que tienen que pulir como el tema de los mejillones, los tiempos (sobre todo el interminable parón) y un poco el servicio, que habíamos leído en muchas críticas que era inmejorable y que en nuestra opinión tiene margen de mejora (no nos aconsejaron en ningún momento nada, ni comida, ni cantidades ni lo que he leído de recomendar qué cervezas tomar para maridar la cena, aparte de que la maître podría ser un poco más agradable). Si mejoran estas cuestiones podría subir a 5 estrellas, volveremos en un tiempo a ver qué tal.

opinión completa »

etiqueta: belga

ver comentarios anteriores (5)

acme

¿La krierk te la han puesto en su super vaso?. Ainss, tengo que volver al Atelier,...

24 de enero de 2014

Naidek

Sí, todas las cervezas en sus respectivos vasos, cosa que se agradece. Se me pasó hacerle foto.

24 de enero de 2014

acme

... Y por cierto, totalmente de acuerdo con lo de los mejillones. La materia prima es una kk si la comparas con el gallego, pero no los del Atelier, cualquiera que tomes en Flandes. Y no lo digo sólo yo, también un medio-pariente belga-entero que tengo que pidió papas la primera vez que probó unos de las Rías Baixas, sin salsas ni mariconadas,....

ver comentario completo

24 de enero de 2014

Naidek

jajajaja divertida anécdota. Nosotros estuvimos hace un par de años de viaje por distintas ciudades belgas y unos mejores que otros, pero en general no son ninguna maravilla. La verdad es que si vuelvo a pedir mejillones en Atelier o similares será por la parienta, que le encantan aunque para mí no sean nada en especial.

24 de enero de 2014

acme

Es que el vaso de kriek mola mil

24 de enero de 2014

Naidek

No sé si estamos hablando del mismo... El de la kriek es una copa más o menos normal y corriente con el nombre de la birra y poco más, se puede ver más o menos en el fondo de la foto de la fruit defendu. No sé si kriek tiene más copas distintas, pero que yo conozca no.

24 de enero de 2014

Naidek

Es posible que te refieras a la Kwak?

24 de enero de 2014

acme

tienes toda la razón, se me ha ido totalmente la olla. Es la kwak, con su vaso estilo pipeta con soporte de madera.

24 de enero de 2014

tu opinión

¿qué valoración le darías a Atelier Belge?

para no volver no me gusta está OK me gusta me encanta, uno de mis favoritos

explora Madrid!

¿sin ideas para esta semana?

te descubrimos las propuestas, planes y sitios que no te puedes perder en Madrid!

descubierto por: amibu

primera foto: Jesús Encinar

quién ha ido más: Fernando Encinar (3)

  • hoy: 1
  • última semana: 113
  • último mes: 700
  • en total: 34.396
  • check-ins: 26