Ordenar por:

relevancia fecha

10/12/2013

NUEVO SITIO DE MODA CON COMIDA MUY REGULERA

El pasado jueves noche decidí ir a conocer ATENEO, un nuevo restaurante que se quiere poner de moda y que se encuentra en el edificio del Ateneo Científico, por Huertas.

El local es bastante chulo, con una zona de copas y cocktails y luego el restaurante al fondo. Pocas mesas por lo que pude ver, 6 o 7, aunque en internet da sensación de más grande. Hay alguna mesa con sofá chester que mola.

Un restaurante que se hacer llamar “Restaurant Bar&Club” ya debes saber a estas alturas que la vida que por su buena cocina es difícil que se caracterice. Y ATENEO no iba a ser una excepción. Su cocina es totalmente sin más.

Nosotros probamos un ceviche de corvina (17€) que queda muy lejos del ceviche que puedes tomar en un buen peruano como Tampu o Cevicuchería.

La brocheta de langostino y tomates cherry (9€) es completamente sin más.

De segundo, el tataki de salmón con mayonesa de ají (13€) es correcto.

Me decepcionó en cambió la carne que me recomendaron: carrillera de ibérico con puré de patata trufado (13,50€). La carne no me pareció de buena calidad, estaba muy insípida, algo que intentan disimular bañando la carrillera en un mar de puré de patata.

De postre, el crepe de toffe (5,50€) seguía la línea de los demás platos: sin más.

Al final, con un varias de copas de vino, salió a 78€, es decir 39€ por barba. Me pareció caro para la calidad de la comida.

En fin, que para cambiar de aires y para una cena de amigos sin importar la calidad no está mal aunque CASA MONO, que creo es del mismo grupo, me gusta más.

08/11/2013

Un lugar donde cultura, decoración de autor y buena gastronomía se dan la mano

Ateneo es cafetería-gastrobar, coctelería, y restaurante.
El menú – hecho de madera – se compone de platos para compartir, como el ceviche de pulpo y mango, así como de clásicos de la cocina tradicional, como el salmorejo o la carrillada de ibérico, y de recetas internacionales, como el tataki de salmón. El día de nuestra visita nos trajeron como tapita unos conitos de anchoas y queso fresco, en un cuenco de cristal relleno de arroz. La presentación nos cautivó y su sabor también!!
Los precios de la carta son bastante asequibles. El ticket medio ronda los 25 euros, mientras que, el menú entre semana vale 14,90 euros. También disponen de promociones y descuentos para los socios.
Sigue leyendo en el blog La Madrid Morena: lamadridmorena.com/2013/11/08/restaurante-ateneo-barrio-de-las-letras

15/09/2013

Apañado

Cena en ATENEO, que es un restaurante de nueva apertura ubicado en el interior del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid, de la calle Prado. Se puede entrar, bien por el propio Ateneo, o por la calle Santa Catalina, donde se encontraba la antigua Alpargatería. El local es mono, muy bien decorado, en el estilo de La Mucca, que está justo enfrente. 3 Personas, pretendíamos cenar en plan informal, nada más sentarnos nos ponen una selección de panes y, de parte de la casa, un aperitivo de carne macerada en soja con una crema de queso para hacer boca muy bueno. Aunque en principio pretendíamos pedir varias raciones a compartir, al ver la carta, nos decidimos por una tempura de verduras de entrada y de segundo tres hamburguesas de buey. La tempura de verduras bien de sabor y de cantidad, servida al estilo oriental, con salsa de soja y sésamo. Las hamburguesas bien sin más. Servidas con unos boletus en salsa, patatas caseras y queso provolone. La carne picada a máquina, muy tierna, pero eché en falta un poco más de sabor, para mí que eran de ternera y no de buey (o lo que te suelen poner por buey por ahí, vaca vieja vaya...). El pan de la hamburguesa, tipo bimbo, se deshacía haciendo bastante incomodo comerla. Una sugerencia, podrían poner otro tipo de pan más consistente, tipo mollete por ejemplo y la hamburguesa mejoraría varios enteros. De postre una “fabrica de chocolate”, chocolate en tres texturas, blanco líquido, negro en brownie y en mousse por encima, a pesar del nombre y la descripción nos pareció excesivamente industrial y un tanto insípido. Manteles y servilletas de papel (ahorro de costes, pero queda un poco cutre en un restaurante tan mono). Servicio muy atento, con el maître, pasando frecuentemente por las mesas preguntando cómo iba todo. Carta de vinos correcta, aunque con los precios un pelín inflados. Pedimos un Glorioso crianza, por ser el único que nos pareció con una calidad-precio adecuada (13 €) servido bien de temperatura y en copas adecuadas. Pagamos 73 euros por todo, a unos 25 por barba .Pues qué queréis que os diga… en el estilo de La Mucca, pero mejor atendidos y con mejor calidad del condumio. No es para tirar cohetes, pero si te pilla por la zona, es una opción bastante apañada.

30/09/2013

Decepcionante

Con la cámara en mano y con un grupo de amigos nos presentamos ante el que esperábamos iba a ser un gran restaurante. En el tercer plato dejamos de tomar fotos ante la mala calidad de la comida y del servicio.

Desde que nos tomaron nota ya toda fue mal, el camarero, de malas maneras, no paraba de insistir en que pidiéramos más comida, no nos aconsejaba, nos exhortaba a pedir más. Bueno, puede que tuviera un mal día y si la comida está buena, pues no pasa nada, un mal día lo tiene cualquiera. Eso sí, el resto de nuestros amigos no pensaban lo mismo y estaban ya enfadados.

Pedimos unas verduras al horno con provolone. Sólo sabían a queso. Vamos, porque veíamos las verduras que si es por el sabor diría que habíamos pedido una provoleta.

Seguimos con unas croquetas congeladas y densas densas.

Con el carpaccio, que apestaba a vinagre a metros de distancia, dejamos de sacar fotos y rezamos para que los siguientes no estuvieran tan malos.

El siguiente plato fue el único que se salvó: un risotto. No estaba para tirar cohetes pero después de las bazofias (sí, bazofias) anteriores lo agradecimos bastante. Eso sí, fue un oasis en medio de una tempestad.

Nos sirvieron el secreto ibérico, lleno de grasa y con unos trozos gordos como pulgares, habiendo quemado el exterior y crudo el interior. Y secos como la suela de una zapatilla.

Los chipirones en su tinta con arroz parecía que estuvieran hechos del día anterior y recalentados en el microondas. Y aún por encima congelados. Creo que aquí es la vez que he estado mas cerca de probar congelados La Sirena. El arroz seco y los chipirones medio frios. Incomible.

Y el último plato fue la otra pieza que se medio salvó: el pato. Grasiento pero bueno, comestible.

Con todo este derroche de simpatía, buen hacer y excelente comida, junto con dos botellas de vino salimos a unos 30€ por persona.

Eso sí, el Ateneo igual de bonito que siempre.

Con la ilusión que nos hacía el cambio de la Alpargatería por éste sucedáneo del Casa Mono... Mira que el Casa Mono ni fu ni na, está bien para tomar una copa... pero éste...

Esperamos que sea porque todavía se encuentran en rodaje, eso sí, no volveremos.

Un saludo

Madrid Muy Chic

Vaya. Qué pena... Con esas fotos tan buenas que hacéis, además.

3 de octubre de 2013

25/10/2013

Buena opción por Huertas

Visita Octubre 2013
Andaba reticente de venir a este local por las pocas referencias en el 11870, pero como tampoco quiero ser un trendie, accedí, aunque algo mosca.
Sin duda, la primera impresión y bastante buena es la decoración del local, bastante currada. Está repartida en 2 plantas. Nosotros estuvimos en la de abajo, que me pareció mas recogida y agradable.
Hay buena separación entre las mesas. El personal es atento, tanto el encargado como las camareras, y el servicio rápido (incluso puede que demasiado).
La comida no cumplió con las expectativas del local, aunque si le doy el aprobado. Eso si, la carta no encontraréis nada singular. Parecen copiadas de unos sitios a otros (tartar de…, secreto iberíco, carrillera…)
De entrante pedimos unas verduras a la parrilla con provolone. A mi me gustaron, pero con el provolone no soy objetivo… no obstante, las verduras estaban cortadas con máquina, y con el queso no diferenciabas el calabacín de berenjena.
De segundo pedimos secreto ibérico, bastante normalito que mejoraba por la confitura de tomate y el bacalao gratinado con miel, que fue lo mejor de la cena, riquísimo en textura y sabor, con el toque un poco dulce de la miel que le daba un punto estupendo (el pero sería que estaba fuera de carta sin precio y subía 4€ en nuestra elección inicial)
De postre una especie de mousse cítrica que estaba rica.
Con un Rioja Glorioso (14€)
Total 60€.
Creo que es una buena elección si se está por la zona, aunque esa noche sin reserva no aceptaban a nadie, y eso que vimos bastantes peticiones.
Para acabar, nos tomamos una copa en la barra de la entrada, una zona muy agradable (aunque algo pequeña) donde tomarte una copa bien preparada sin que te asalten el bolsillo.
Lo mejor el local y el bar, creo que le falta mejorar algo en la comida para tener subir 4, le doy un 3+.

20/10/2013

Bien.

Me esperaba más, depués de tanta publicidad como han hecho.
Ambiente un poco viejuno un sábado por la noche.
Atención excelente de los camareros. Comida correcta.
Foie con frutos del bosque: buenísimo.
Ensalada de Gorgonzola: muy rica también.
Los segundos estuvieron más regulares: tataki de salmón, correcto, pero sin más. Secreto ibérico, lo mismo.
De postre, la creme brulé eexquisita.
40 euros por persona.

05/09/2013

Rosalía Martínez (Piti) lo descubrió en septiembre de 2013

Un nuevo espacio gastronómico en pleno Ateneo de Madrid.

Que la cultura está de capa caída no es nuevo. Que el Ateneo, otrora cáliz de nuestra cultura, está en peligro de extinción, tampoco es nuevo. Por eso es loable que abran un espacio gastronómico en alianza con los chicos de Casa Mono para ver si pueden revitalizarlo. Y aunque seas de esos que creen que Mo Yan es un tipo de pan o que Saramago es una chica muy maja, si este espacio sirve para que el Ateneo no desaparezca me doy con un canto en los dientes.

Al lío.

Como os digo está en el interior de una de las instituciones artísticas y culturales más emblemáticas, el Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid. El nuevo espacio se organiza en tres zonas completamente diferenciadas y comunicadas entre sí: coctelería, cafetería-bar de tapas y restaurante. Todo ello envuelto en el diseño de Lázaro Rosa-Violán.

La oferta gastronómica está basada en la cocina tradicional española con matices internacionales, tanto en versión restaurante como en formato tapas. Hay cosinas como Cceviche de pulpo y mango, las croquetas de jamón ibérico o los huevos de corral con patatas paja, arroz meloso o Fettuccine Alfredo’s hamburguesa de buey... y postres. Me gustaría probar el que se llama la Fábrica de Chocolate. Propuestas que se encuentran también en su carta de tapas, disponible durante todo el día en la cafetería y la coctelería. BNuena selección de vinos.

En cuanto a cócteles hay muchos míticos (mojito, el daiquir...i) y por supuesto
gin tonic. Cómo no

Como dije, el espacio está diseñado por Lázaro Rosa-Violán(Aristocrazy o Inditex,) en estilo decimonónico. Y se pueden hacer eventos.

La verdad es que tiene buena pinta.

12/02/2014

Cultura, buena comida y decoracion se dan la mano

Aqui puedes ver mi experiencia completa:

blogdemimano.blogspot.com.es/2013/10/ateneo.html