Atlantik Corner abre en Madrid como un proyecto que integra restaurante y tienda. La diferencia radica en su especialización: la cocina de influencia atlántica, con especial a...

descripción completa de Atlantik Corner

Ordenar por:

relevancia fecha

21/05/2017

Defectos que lo estropean

Cena mayo 2017

Aunque todo aparentemente sigue igual, he salido con una sensación bastante peor que las otras veces.

Es cierto que el local sigue siendo bastante chulo y que incluso el servicio ha mejorado bastante, siendo mas atentos. Tambien fuimos preguntados varias veces de como fue la cena por camarero, maitre incluso (supongo que sería) dueño. Gran detalle lo del agua de grifo.

Tambien es cierto que la cocina mola: el mix galaico-luso con guiños a otras partes (couscus, tacos,...) da como resultado una cocina basntante pero que bastante rica

Pero hay cosa imperdonables:
- No tenian el carabinero, plato estrella
- La patata de la ensaladilla estaba zapatera, y se notaba menos el pulpo
- Pediamos para compartir, pero sacaban los platos de dos en dos, con lo que el segundo se quedaba frio. Para mi, el peor fallo
- La costilla estaba cruda por dentro
- Las raciones son bastante escasas. Compartirla para 4 suponia salir a una simple cucharada
- El precio subidito: 5 platos, 2 postres, dos botellas de vino normalitas y unos oportos, 162 euros. A diviidr entre 4, salimos a 40 € por cabeza, quedandonos con cierta hambre

Pena penita pena, pues era un local que le tenia cariño porque se le veian maneras. Me temo que le pondré en la nevera...
------------------------------------------------------------------------------------
Madrid. Quien te ha visto y quien te ve. De ser una de las ciudades mas aburridas en lo culinario, donde Pais Vasco y sobre todo Barcelona nos daban cien mil vueltas, se va convirtiendo en uno de los lugares mas entretenidos, variados y sobre todo actualizado que existeno.

Y este es uno de esos sitos en los que se ve esa inquietud. Asi es como lo veo:

El local es bonito, aunque ya me empiezan a cansar un poco esos tonos tan limpios, neo provenzales y asepticos. Un poco de color no le vendria mal. Eso si, luz buena y clara, que se vea lo que comes.

Mesas de marmol, sin mantel. Servilletas de trapos de cocinas. Vajilla y cuberteria aceptable.Un gran punto a su favor es servir agua del grifo sin que te lo pidan (es un detalle chorra, pero siempre lo aplaudo, como en el Mad Grill)

El servicio es, en su conjunto, correcto, sin más.Es verdad que lo principal lo tienen, pues es realmente muy educado, te tratan con diligencia y van perfectamente uniformados, pero les falta esa chispa de empatia que un local "joven" como éste necesita. Un par de detalles: al ser la primera vez, querriamos que nos recomendaran, pero practicamente se limitaron a tomar la comanda. Y por otro, fue cena de compartir y no nos cambiaron los platos entre uno y otro, y al final teniamos una mezcla de bacalao, ensaladilla y huevo frito que no veas...

Pero pasemos a la comida:
- Aperitivo: Una especie de paté de carne de morcillo. Curioso invento, que no estaba mal pero que se le podia sacar algo mas de sabor.
- Braseado de vaca: Lomo de vaca a la brasa. que sirven frio a modo de carpaccio grueso. Muy rico, pues los mojos realzan el sabor de la carne
- Ensaladilla con pulpo: De lo mejorcito de la cena. No se como no se le habia ocurrido a nadie combinar ensaladilla y pulpo a feira. Resultado extaordinario,
- Calamar: Buena pinta tenia. No lo probe
- Bacalao a la bras: Yo creia que asi se llamaba el bacalao a la dourada. Aqui le cambian las patatatas por cebolla. Excelente el punto del revuelto.
- Vierias con huevo firto, picadillo y patatas: Sobran las vieiras o el picadillo, pues se pierden el sabor del molusco con un picadillo de cerdo tan fuerte
- Carabinero con cuscus: Junto con la ensaladilla, lo mejor de la noche. Enorme carabinero al que se le sacan en la mesa el jugo de la cabeza, que mezclado con un cuscus bastante picante hacen un extraordnario plato.
- Torrija: Gran postre, pero era tanta la expectacion que se me quedo en un poco corto. No le encontre la chispa.
- Tiramisu: Tradicional pero perfecto de sabor.

De beber, cañas y dos botellas de vino blanco portugues del que lamentablemente no me acuerdo de sus nombres. Precios contenidos (menso de 20) para una buena calidad.

En total, la cuenta se nos fue a 156 € (39 € each) precio mas que aceptable para lo que comimos y sobre todo bebimos. A comentar que faltaban varios platos (chicharro, cocochas, lubina, del vino solo tenian una botella,..). Este detalle, la falta de punch y algun plato no redondo, le dejamos en un muy bueno a repetir, pero no con frecuencia.

Pamplinero

Es un acierto total tanto en barra como en mesa. Los buñuelos de bacalao son increíbles y el pollito tomatero también. Tengo pendiente el carabinero.

12 de enero de 2016

15/11/2017

Miss Migas lo descubrió en septiembre de 2015

Galaico-portugués-mediterráneo

Noviembre 2015

Alexo

Tiananana.... Tiananana.... (Música de misterio)........

11 de noviembre de 2015

20/04/2016

Magnífica cocina atlántica... y ya no solo peninsular

Actualización abril 2016: le paso de 4 a 5 estrellas por lo bien que lo está haciendo

Cómo ha mejorado AC en apenas seis meses!! Es emocionante descubrir un sitio, ir varias veces y comprobar que poco a poco la cocina va asentándose, ganan en confianza y seguridad, arriesgan y hacen cada vez mejor su propuesta. En mi reciente visita probé el pulpo a la brasa, un poco de ensaladilla y el calamar. Todo estaba tan delicioso... El pulpo va acompañado de una crema de calabaza a la que le han añadido un punto de jenjibre que le da un toque increible. Han renovado la carta con nuevas propuestas, desde unos tacos hiperpicantes (supongo que ahora ya la cocina atlántica no solo es peninsular sino también del otro lado del Atlántico, que sigue siendo Atlántico), a un bacalao espiritual (desmigado, con tomate y cebolla y al horno) magnífico o un arroz meloso de impresión. Postres mejorados. Carta más madura y centrada. Vinos magníficos. Precio contenido y razonable y servicio encantador. Para volver muchas veces a seguir disfrutando del crecimiento y maduración de su propuesta.

Septiembre 2015
Poco añadir a lo que todo el mundo está contando de la historia de este local. En mi caso he ido ya algunas veces y va mejorando día a día. Al comienzo no tenían prácticamente ningún vino de los que muestran en la carta pero ya han resuelto esta situación y tienen una oferta interesantísima de vinos portgueses, buenísimos pero poco conocidos en Madrid. Me encantó especialmente la oferta de vinos dulces, que muchos no prueban pero que en Atlantik tienen una gran variedad, a cuál más bueno. La carta es muy interesante, con muchas cosas deliciosas: bacalao a bras, el churrasco (magnífico), la hamburguesa, los pescados y ese homenaje a la pasta con carabineros de La Verónica pero aquí versionado con Couscous. Servicio super amable, mesas de marmol sin mantel pero con servilletas de tela. Muy buena relación calidad-precio. De los sitios a los que apetece volver y de los últimos descubrimientos que me han gustado por la sinceridad de la cocina y la obsesión por el detalle.

Alexo

;)

25 de septiembre de 2015

spider72

En efecto, creo que es una de las aperturas "buenas" de la temporada...Ronda14, otra que prometía se nos cae por el desastroso servicio, que no mejora.

26 de octubre de 2015

14/03/2016

Interesante propuesta galaico-portuguesa en el barrio de las letras.

Marzo 2016. Mediodia.

Segunda visita a este local, que, y aunque nos dejo buenas sensaciones en la primera visita, entendíamos que tenia que mejorar en algunos aspectos, y para ver su evolución, hemos vuelto.

Pues al igual que entonces, salimos sin batir palmas.

Decoración sencilla, agradable, sigue con insuficiente iluminación, desde el punto de vista de la fotografía, el tono amarillento que aparece en las fotos hace que estas no sean atractivas.

Las mesas siguen desnudas, si bien ahora hay servilletas de tela, algo es algo, pero seguimos depositando el pan directamente en la mesa.

Sala atenta y amable, formada con personal distinto al que había en la anterior visita.

Carta sigue siendo breve, con propuestas galaico-portuguesas interesantes, con una oroginal distribución de los platos, no están separados por entrantes, principales, pescados, o carnes, no, están colocados por orden de precios, del plato mas barato al plato mas caro.

Carta de vinos donde ya están disponibles vinos portugueses y algún canario. De lo ofertado nos hemos decantado por un Quinta do Carmo del Alentejo, un vino con sabor fresco y agradable.

- A diferencia de la anterior visita, hoy si ha habido aperitivo, un Paté de pato, que mas que paté era un picadillo.

- Queso majorero a la plancha con olivada negra y confitura de tomate. Buen entrante, cantidad generosa, bien plancheado, buen sabor.

- Alcachofas al carbon, con colas de cigala crujiente y piri piri. Sin duda el mejor de los platos consumidos. Generosa ración, impecable alcachofa, muy rica, una cigala con sabor a cigala, quizás el unico pero seria la excesiva livianidad del piri piri, un poco mas de punch no le hubiera venido mal.

- Bacalhau a bras. Sigue en la linea del tradicional plato portugues, con buena presentación aunque flojo de sabor, hoy si se presenta el bacalhau desmigajado y no troceado, lo cual mejora el plato y con el huevo mas liquido y no tan seco, todo ello hace que el plato gane considerablemente. No obstante, tiene una alarmante falta de sabor.

- Secreto ibérico a la brasa con piña caramelizada y ensalada de hierbas frescas. Por calidad de producto, por ternura, jugosidad y cantidad, podría ser un platazo. Pero unas hierbas con un aspecto mortecino, y una piña caramelizada que solo sabe a carne, le penaliza extraordinariamente. Una pena.

- Tiramisinho al vino de Oporto. (Su versión del tiramisu italiano) Repetimos este postre que en la anterior visita nos gustó, sin embargo hoy no estaba igual. No se apreciaba el sabor del Oporto. Hoy no.

Cafés con hielo ponen fin a esta visita.

Las sensaciones no son malas, pero como decía al principio, volvemos a salir sin batir palmas y sin sonrisas, y eso después de dos visitas, empieza a no gustarme.

------------------------

27-9-2015. Mediodia.

Primera visita a este local, por el que, en el poco tiempo que llevan abiertos, han desfilado por sus salas, gran parte de los criticos, expertos, enteradillos y meros aficionados a las cosas del comer.

Nos ha dejado buenas sensaciones, en general, - si bien es cierto que no hemos salido batiendo palmas - , aun tiene un importante margen de mejora. Pero apunta maneras, y para percibirlas, volveremos.

Decoracion, simple, sencilla pero muy agradable, excepto por la iluminacion, y lo digo desde el punto de vista de la fotografia, utilizar luz amarilla hace que las fotos no sean precisamente nada del otro mundo.

Como ya se ha escrito anteriormente, mesas desnudas y servilletas de papel, mas bien malillo.

Sala atenta y muy amable, con ganas de agradar, y sorpresa, en una de las salas un camarero al que conocemos de nuestras visitas a Sudestada y Chifa.

Carta breve con propuestas galaico-portuguesas interesantes y carta de vinos en periodo de creacion, - ningún vino blanco portugues disponible hasta dentro de unos días -, ello nos lleva a inclinarnos por un Paco & Lola.

De las propuestas, nos hemos decantado :

- A diferencia de lo experimentado por algun que otro usuario, no nos han aportado ningun aperitivo.

- Chipiron salteado, papada iberica (inapreciable), sobre tortilla de maiz con chimichurri. Discreto, chimichurri falto de sabor y excesivamente liquido. Si no tienes cuidado, y por encima del chipiron esparces demasiado caldo del chimichurri, corres el riesgo de depositar ese caldo sobre la mesa, o lo que es peor, sobre tus pantalones, camisa, etc.

- Ensaladilla con encurtidos (minimos trocitos diria yo) y pulpo a la gallega. Buena ensaladilla, buen contraste del pulpo y su ajada con la ensaladilla.

- Bacalhau a bras. En la linea del tradicional plato portugues. Buena presentacion y sabor, pero en opinion de un no amante de este bicho, si el bacalhau hubiera estado desmigajado y no troceado, y si el huevo hubiera estado mas liquido y no tan seco, hubiera ganado considerablemente. Pero es opinion personal, no es doctrina.

- Arroz meloso (risotto) con ragout de setas y queso portugues. Buen arroz, buen plato, si hubiera que buscar algún pero, demasiada intensidad del queso.

- Tiramisu al vino de Oporto. Muy buen postre, equiparable a la receta que habitualmente consumimos pero sin el amargor del Amaretto. Muy rico.

- Torrija con helado de caramelo (Fuera de carta). A pesar de servirlo incompleto, - habitualmente se sirve con unas lineas de chocolate blanco por encima, y que al contacto con el calor de la torrija, se deshace y ofrece un buen contraste de sabor, o eso nos han contado, y digo contado, dado que em el nuestro no estaba - , es un muy buen postre.

Cafes con hielo ponen fin a esta visita.

Como decia al principio, nos ha transmitido buenas sensaciones, suficientes como para volver proximamente.

Avelio

Buena reseña Don José Luis. De acuerdo en todo. A nosotros tampoco nos pusieron aperitivo :-(

27 de septiembre de 2015

Gath

Muchas gracias Don Avelio. Me siento reconfortado al ver que no somos los unicos. No obstante y ya fuera de guasa, el sitio apunta maneras.

27 de septiembre de 2015

Miss Migas

Creo que a una servidora también le gustaría más el bacalao como a ti José Luis, y desde luego que deberían cambiar esa luz porque a los maniáticos fotógrafos como nosotros nos han hecho el agosto con la que tienen.

28 de septiembre de 2015

02/03/2016

un cuatro plus, y considerando la zona mas que destacable

febrero-16, visita pendiente a este sitio desde hace mucho, pero es que nunca hay tiempo para tantas cosas a probar... y con lo fans que soy yo de lo portugues así en general... pues le tenía ganas y no me ha defraudado.

entre tres, probamos: ensaladilla con pulpo a la gallega, un inventazo, muy buena combinación, y un pulpo muy sabroso. Alcachofas con cigalas, buenísimas las alcachofas, un poco insípidas las cigalas y no aportan mucho, pero sólo por las alcachofas merece la pena el plato. Carabinero asado con cuscus, muy bueno el carabinero y la mezcla con el cuscus realmente buena, un plato simple pero con buen producto, rico. Huevo frito con vieira y picadillo, aquí a medias, el picadillo es demasiado fuerte y se come la vieira, el plato en si no es malo pero la vieira ni se nota . Bacalao espiritual, buenísimo, de lo mejor de la comida, un bacalao parecido a las natas, con bechamel al horno, genial para compartir... es una elaboración clásica portugal muy bien hecha, no hay mucha fusión en este plato pero merece la pena

los postres tienen un nivel también bastante alto, un tiramisú al oporto, pero sobre todo la torrija es para no perdérsela...

el nivel de la comida, entonces, bueno. Las cantidades no son enormes, suficientes pero no son platos portugueses en tamaño, son mas tamaño español... la única razón para no ponerle las 5 estrellas es el precio, con la comida y una botella de un espumoso portugues (un champagne falando en prata) se nos fue a 50 euros por persona... no es barato, pero teniendo en cuenta la zona tampoco es carísimo...con invitación a un oporto realmente bueno, eso sí! la verdad es que salimos muy contentos y sin importar pagar ... el sitio es bonito, el servicio es agradable... aunque no te ponen mantel en la mesa que somos modernos... mira una moderna!

pues se puede repetir sin pensarlo mucho...

Pamplinero

Esa torrija :)___

3 de marzo de 2016

20/02/2016

Bailar no es lo mismo que poner un bar

Comida del viernes.

Hay detalles que te fastidian...y por eso hay que contarlos, para que, por si acaso lo ve el dueño del negocio trate de cambiarlos.

El local sigue teniendo completamente desaprovechada la zona de la barra de la entrada, pero bueno, esto es un dato objetivo.

Que el viernes que es día laborable no tengan menú del día no es razonable, teniendo en cuenta que el resto de la semana lo ponen, pero bueno a lo que vamos...

Dos mesas, dos camareros, uno de ellos con una chaqueta de lana (se supone que si tiene frío se puede poner una camiseta interior, o un chaleco, o la clásica chaquetilla) mal efecto, que no estamos en el pueblo recogiendo setas.

Pedimos una botella de vino tinto (eso es para variar) de la zona del Douro, y hubo que pedir cubitera para enfriarlo porque estaba caliente...

Pedimos bacalao "a bras", sigue siendo de los mejores de Madrid.

Risotto de setas y queso portugués , malísimo. A casi 18 pavos, un poco timo. Lo recordábamos mejor de otras visitas.

Picantón con patatas asadas y citricos, un pollito enano asado a baja temperatura bastante bueno.

Torrija con bola de helado. También muy buena.

Precio 70 euros

Por este precio hay otros lugares en Madrid con mejor RCP... espero que Nuno, el bailarín que esta siempre al pie del cañón salga y los visite. No sé si volveré.

amarin

El picaton suele pesar 800/1000 gr, si le quitas los huesos se queda en poca cosa.

21 de febrero de 2016

18/01/2016

Septiembre 2015. Almuerzo Domingo. 3+

Agradable local y almuerzo hoy en el abierto "recién" Atlantik Corner, que se define, en boca de sus papis, como fusión galaico - portuguesa. De fusiones y fisiones ya estamos todos curados de espanto.

Por cierto que ya nos podríais agradecer a Avelio y a mi que hayamos renunciado a nuestros compromisos gastronómicos del fin de semana para cubrir el doble reportaje de éste y de Ronda 14.

Local agradable, sencillo pero bonito. Buen servicio también, complementado con el dueño que se pasaba frecuentemente a preguntar y comentar. Cocina lenta y con algún despiste, imagino que cosas del rodaje. Pocas mesas ocupadas.

Carta apetecible, sin orden, anima a compartir al centro. No hay medias

Escogida la de vinos, centrada en Galicia y Portugal, pero la parte portuguesa aún no ha llegado. Escasa (y cara) oferta por copas. Cerveza Heineken....

Muy rico el arroz meloso con setas y queso da Serra da Estrela (muy difícil de conseguir dicen), aunque eché un poco en falta algo más de contundencia en el "compango". Ración algo justa.

Buen bacalao á bras aunque un poco salado de más e insípida la lubina marinada. Brutal la torrija a los postres.

Todo esto con buen pan, agua y aperitivos en los que destacó una sabrosísima croqueta de zorza, todo sin coste adicional, más dos cafés hubiesen sido 54€. Precio decente.

Luego va el gili de acme y entre el rollo de que todo lo que pedíamos de beber no había, que por copas me parecía carillo, que la carta estaba en diagonal y que debía yo estar apampanado pues nos fuimos por un godellito que estaba bueno oigan, pero que al final me enteré de que andaba por los 43 larries, que hombre por un godello pues como que me dolió mucho. Y es culpa del bodeguero que el As Sortes 2014 anda por los treintaypico en tienda.

Bueno, que para una parada técnica para seguir dándole al taladro por la tarde nos salió la bromita algo cara aunque de esto no tuvo toda la culpa el Atlantik.

En finx...

Gath

Sitio interesante por lo que contais todos los que ya habeis pasado por alli y aunque te doliera, no te culpes, As Sortes es un muy buen caldo, y bien merece la pena disfrutar una comida con un vinazo como ese.

20 de septiembre de 2015

acme

ciertamente el vino es muy logrado. Y se disfruta mejor pensando que costaba cuatro duros. Me he pasado la comida diciendo que había triunfado y que era un jefe buscando vinos buenos y baratos. Me faltó sacarme una medalla.

20 de septiembre de 2015

Sr Rodriguez

Y qué hace el garito sin poner el precio a la carta? Igual es S/M

20 de septiembre de 2015

acme

Qué sí que lo ponía, pero en diagonal....Aunque no vale de excusa que algo avisaron.

20 de septiembre de 2015

Sr Rodriguez

Gallegos... :)

20 de septiembre de 2015

Miss Migas

No tiene mala pinta, no. Aunque con ese vino todo se mira de una manera mejor; ciertamente fue un acierto pese a que sea de los que duelen.
Eso sí, efectivamente, gracias D. Acme y D. Avelio por el trabajo de campo.

21 de septiembre de 2015

14/04/2016

Muy rico!

He comido de carta y de menú, que viene siendo la carta en raciones más pequeñas. Ahora, son 14,50 si no recuerdo mal.
Eso sí, muy sabroso todo. Y el local decorado con mucho gusto.

Avelio

Ojo que los viernes no hay menú. Porqué? Vaya usté a saber...

15 de abril de 2016

20/01/2016

Oasis en territorio enemigo

Sábado por la noche, habíamos caído detrás de la linea enemiga, en el barrio de las letras , y teníamos hambre, fuimos a refugiarnos en triciclo pero imposible, los flyers de restaurantes horribles silbaban a nuestro alrededor, alguno casi nos alcanza, no había tiempo para llamar a los refuerzos buscando en 11870 porque cuando nos ponemos a mirar la web nos eternizamos, de repente por pura casualidad nos encontramos frente a la puerta de este sitio, y parecía apañado, entramos y trato muy amable, local agradable y encima no estaba abarrotado asi que nos sentamos, la carta parecía decente así que nos atrevimos, la carta de vinos y la marca de la cerveza les delataba, restaurante portugués, no hay muchos en Madrid hasta donde yo sé, pedimos zorza con huevo y vieiras, en principio puede parecer una combinación imposible pero lo pruebas... y efectivamente la combinación es imposible, pero si comías por separado la vieira del resto la verdad es que estaba muy rico todo, especialmente la zorza, también probamos un taco de ternera, rico a secas, y un queso majorero frito con aceitunas que estaba cojonudo. Pedimos varios vinos portugueses por copas, muy ricos y caros. Después se acercaron los que parecían los dueños y estuvieron charlando con nosotros un rato sobre Portugal, majísimos. Conclusión, ya tenemos un refugio por la zona en el que se esta a gusto y la comida esta buena, no es que vayan a descubrir nada en el panorama culinario, pero a veces también se trata de sentirse bien en un sitio, y aquí nos sentimos estupendamente.
PD: no es nada caro.

04/01/2016

Portugal y Galicia en la mesa

Acudimos al local con la recomendación fervorosa de mi hermano (amigo del dueño, el simpático y atento Nuno Goucha) y tras comprobar que aparece en prácticamente todas las listas de restaurantes revelación de 2015.

El local es agradable. Más allá de la decoración minimalista, las mesas son grandes y están separadas de las demás, algo que empieza a ser un lujo en estos tiempos que corren en los que tantas veces tienes la sensación de estar compartiendo mesa con el vecino. En este caso, no es así, y se agradece.

El servicio es atento y procura estar pendiente de la mesa con eficacia, manteniendo un ritmo perfecto en la llegada de platos o para rellenar las copas cuando es necesario. Las explicaciones respecto a los platos e ingredientes son correctas y en ningún momento se hacen de más o de menos. Para acompañar la comida nos dejamos aconsejar por Nuno, y disfrutamos de un tinto del Alentejo. Tiene bastantes vinos de Portugal y Galicia, que no son especialmente conocidos, así que casi mejor dejaros aconsejar. En nuestro caso fue un acierto.

En cuanto a la comida, como siempre, vamos con niños, aunque uno de ellos ya empieza a dejar de serlo y comparte menú con los adultos. El más pequeño disfruta como el enano que es de una hamburguesa que le encanta y que no podemos evitar probar. La calidad y el punto de la carne son perfectos, tanto como el queso y la panceta ahumada que la acompañan.

Los tres que compartimos platos empezamos con una ensaladilla de pulpo y unas vieiras con huevo que nos divierten. Tanto en el caso del pulpo, como especialmente en las vieiras, vienen al punto, perfectamente marcadas y la combinación con el huevo y los chips resulta deliciosa.

La comida continúa con un canelón de merluza con piel de gamba (un fuera de carta que nos impresiona gratamente) y unas alcachofas con colas de cigalas crujientes. El canelón es un acierto en textura y sabor. En cuanto a las cigalas con alcachofas, el plato está buen compuesto y apoyado en una preparación también perfecta de punto de las alcachofas.

Tras este mid season pasamos al secreto de cerdo con piña y un entrecot de rubia gallega con pimientos y patatas (también fuera de carta), más contundentes y que también resultan un acierto.

Por fin, llegamos a los postres. Las torrijas que todo el mundo recomienda se revelan como IMPRESCINDIBLES. No podéis dejar de probarlas. Están hechas con bizcocho, no con pan tradicional, coronadas con una teja de chocolate blanco y acompañadas de una bola de helado. Nuestro chico mayor termina con la suya en un santiamén, afirmando que es uno de los mejores postres que ha tomado jamás.

En resumen, un local bien situado, con una cocina notable y un servicio a la altura. Volveremos. Seguro.

spider72

Es un gran sitio sin ninguna duda. Cómo anduvo (o andó, que creo que ahora hasta vale y y todo...) de precio?

4 de enero de 2016

Pantagruel

Hola, spider. Anduvo ;-) muy bien de relación calidad-precio. En torno a 40 euros por cabeza con vino de nivel, dos platos por comensal, postres y café...

4 de enero de 2016

spider72

perfecto entonces...sigue bien.

4 de enero de 2016

Pamplinero

Esa torrija es una obra de arte. Se echa en falta aquí que tengan cervezas portuguesas (Sagres, Super Bock...) o gallegas. Los Douros que tienen son buenos.

2 de febrero de 2016

Pantagruel

Esperamos volver un día de estos para confirmar las buenas impresiones. A ver si todo sigue igual (de bien) Habrá que decirles lo de las cervezas...

3 de febrero de 2016