Infórmate sin compromiso sobre nuestros productos y servicios: • Menú grupos I • Menú grupos II • Menú comunión IV • Tostas frías • Menú comunión III • Ensaladas • Menú del día y menú especial • Menú grupos III • Carta de arroces • Raciones

Ordenar por:

relevancia fecha

08/02/2017

Buena arroceria en pleno barrio de Aluche

Estupenda arroceria en el barrio de Aluche, no es un restaurante barato, ni tampoco algo exagerado de caro, como se dice. Es algo por encima de la media, nada más. Calidad muy buena en general, atención correcta, decoración muy agradable, parking subterráneo.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:
zampurreando.com/2016/07/22/restaurante-aynaelda

11/02/2017

Arroces increíbles en el sur de Madrid

Este lugar está genial para ir en grupo (disponen de parking y zonas reservadas dentro del restaurante).
Muy recomendable el arroz de hongos con ibéricos, el del señoret que no puede faltar y el caldoso.
La atención exquisita teniendo en cuenta que eramos un grupo de lo más numeroso con unos cuantos niños... muchas gracias por vuestra atención (y paciencia).

amarin

Madre mía, hace siglos hice practicas allí! Se hacían los arroces en cadena, con un túnel de secado

12 de febrero de 2017

20/10/2014

excelentes arroces

He ido muchas veces a este maravilloso restaurante. Sus arroces son estupendos y a un precio realmente ainteresante.
No es necesario pedir muchos entrantes si se va a compartir un arroz. Destacar las vieiras gratinadas, o la cazuela de hongos con huevo trufado.
La única pega es que desde que cerraron la terraza a perdido algo de atractivo.

No obstante una sitio a recomendar-

28/08/2013

GRATINAR ES MAL, SOCARRAT ES BIEN

La arrocería Aynaelda está donde Cristo perdió el gorro, en algún lugar perdido a mitad de camino entre Aluche y la Casa de Campo. Lo cual nos entusiasmaba, porque nuestra herencia cultural nos empuja a pensar que a veces cuanto más retirado y escondido está un restaurante, mejor es su comida. Como también pasa en la Comunidad Valenciana, que si te apetece paella a leña, hay que salir de la ciudad.
El local presenta dos zonas donde comer: una interior y otra exterior. Puesto que el termómetro pasaba los 35ºC, nos decantamos por el comedor interior. Silencioso y acogedor, decorado con gusto y lo más importante, con una temperatura agradable.
En una de sus paredes, el Aynaelda se viste de gala y muestra con orgullo todos los premios recibidos. Francamente, nos encantan estos detalles.

Comienza la cata.

ENTRANTES

Una ensalada mixta (exacto, no tenían valenciana) con un predominante sabor a soja, una sepia plancha con mayonesa (aunque la carta decía que era allioli) y unas impresionantes croquetas de bacalao, fueron los entrantes con los que fuimos abriendo apetito mientras esperábamos los auténticos protagonistas de la comida.

Preguntamos por nuestra querida cuchara de madera. Un “no” rotundo fue la respuesta de la camarera, que dicho sea de paso, su actitud fue un poco así.

Al rato, la simpática camarera volvió y sin decir nada dejó en la mesa unos cubiertos especiales que tienen para comer arroz. La mítica cuchara fusionada con tenedor. Curiosa sofisticación, de hace 15 años.

ARROZ DEL SENYORET

En el Aynaelda hacen algo que no hemos visto en nuestra vida. Bueno, hacen muchas cosas que no hemos visto en nuestra vida, pero una de ellas es distinguir en su carta entre el “Senyoret Valenciano” y el “Senyoret Alicantino”.

Sorprendidos, le preguntamos al mâitre cómo era cada uno. Su respuesta fue: “El valenciano lleva pollo, claro” O_O Por segunda vez nos cruzábamos con el Pollo Marinero, ése rara avis absurdo que hay que exterminar de una vez por todas.

Pedimos el alicantino, desde luego. Que aparentemente era el tradicional arroz de pescado con fumé, calamaret, gamba arrocera pelada y rape.
Como siempre, aparentemente.

Hasta a la cámara se le saltaron las lágrimas ante el despropósito que nos sirvieron. Y eso impidió que la foto saliese con nitidez. Una vez pasado el sofoco, hicimos un macro para que puedas apreciar mejor la aberración.

Más que alicantino, el Senyoret parecía italiano. El aspecto era el de un Arroz a la Milanesa en toda regla. Con la salvedad de un color extraño, que recordaba a esa gente que se le va la olla con los rayos UVA.
Y los ingredientes eran todavía más raros: pimiento verde y rojo, trocitos de mero (¿?) secos y duros, picadillo de calamaret y gamba. Una fantástica muestra de la sección de congelados del Mercadona.

El escozor de ojos, pasó al paladar en el momento en que nos llevamos la primera cucharada a la boca. El arroz, gratinado por arriba y pasadísimo por abajo, no tenía nada que evocase a pescado. De hecho apenas tenía sabor. Sólo estresando al máximo las pupilas gustativas es cuando te dabas cuenta de que ahí, delante de tus narices, había un S.A.N.I. (Sabor del Arroz No Identificado). La verdad está ahí fuera.

PAELLA VALENCIANA

No tuvimos más suerte con la Paella, a la que no llamaremos “Valenciana”, por respeto a todos los Mestres Paellers (especialmente a nuestros padres y madres) que siguen la tradición, transmitida de generación en generación, para elaborar el plato más internacional de nuestra gastronomía.

Ni el mismísimo Satanás tiene un horno tan potente como para churrascar así el arroz. Cómo no, detrás de este gratinado garrafal, se refugiaba un arroz maltratado y por supuesto, huérfano de socarraet.

Y más pimiento. Aclaremos que no debe resultar extraño encontrar pimiento rojo en algunas Paellas Valencianas que se hacen en la Ribera y en otras zonas de la Comunidad Valenciana. Y la verdad, estaríamos encantados de que nos hubiesen dado esta justificación. Aunque visto lo visto, suponemos que en el Aynaelda piensan que la única Ribera, es la del Duero. ¿Pero echarle pimiento verde? El pimiento verde sólo puede significar una cosa. Correcto, estás en lo cierto. Posiblemente estemos de ante un Diseñador de Paellas. Esa mítica figura que no se conforma con el azafrán ni con el pimentón para darle color al arroz. Y tira de cualquier ingrediente que tenga a mano, sea un espárrago, un pimiento verde o una zanahoria. Todo vale cuando sigues los impulsos estéticos más que sencillamente, la tradición.

Para rematar, un hecho curioso. Cuando probamos la Paella, todos nos miramos pensando lo mismo: “Juraría que sabe exactamente igual que el Senyoret”. A ver, probemos de nuevo. Efectivamente, el sabor de esta Paella era exactamente igual al del Senyoret. ¡El mismo fenómeno S.A.N.I.! Esto nos hace pensar que preparan un Caldo Paranormal que usan para elaborar todos sus arroces y darles ese toque de sabor superficial y vacío que no sabe a nada. Pero lo curioso es que tampoco sabía a nada la alcachofa, ni el garrofón ¡ni tampoco el pollo! Este caldo es muy destroyer, nano.

Vamos, que la diferencia entre un arroz y otro, es que uno lleva carne, garrofón y alcachofa que no saben a nada; y el otro tiene gamba y mero que tampoco saben a nada. Ilustraremos la similitud a través de un juego, por cierto, nada original. Encuentra la diferencia: ¿Sabrías decir qué foto corresponde al Senyoret y cuál a la Paella? Nosotros tampoco.

Cómo reluce el brillo inconfundible del Caldo Paranormal, ¿eh? En fin.

LOS POSTRES

Para darle algo de sabor al asunto, nos metimos entre pecho y espalda una Tulipa de Helados y una Tarta de Queso. Muy bien la tarta, que de pronto estaba brutal. Al pedir mistela nos sacaron una tinta. OJO: Nos encanta la mistela tinta, y aún más cuando es una bobal de la terreta, pero sacarla sin especificar que la única mistela que tienen es tinta, es otro signo de desconocimiento cultural total.

Nos explicamos. Cuando en la Comunidad Valenciana pedimos una misteleta, todo el mundo espera la típica mistela blanca de uva Moscatel de Alejandría. Si la única que tienes es tinta, incluso si tienes otro licor dulce tinto, lo mejor es recomendarlo o decir que solo se tiene tinta. Pero sacarla como si fuera la mistela de toda la vida demuestra desconocimiento. OTRA VEZ. Pero bueno, menos da una piedra… (bueno, de dar nada, que nos clavaron 3 eurazos por cada copa).

EL PRECIO

La ración de Senyoret está en 14€ y la de la Paella en 13,40€. No acabamos de entender muy bien esos 60 céntimos de diferencia, ya que prácticamente son el mismo arroz. ¿Será por el extra de Caldo Paranormal que necesita el Senyoret para contrarrestar el festín congelado que atesora?

En total, salimos a unos 33€ por cabeza, teniendo en cuenta que comimos cinco y pedimos cuatro raciones de arroz. Aún así es un precio que, si no tenemos en cuenta la aberración arrocera, no está nada mal en comparación con lo que te encuentras por ahí.

Si quieres seguir leyendo el post, (falta lo mejor) pueder terminar de leerlo en comunidadpaellademadrid.com/aynaelda-i-valoracion-1

Un saludo,

10/01/2015

Arroz para guiris

Curioso lugar. Enmedio de ninguna parte.
Barra bulliciosa. Carta irregular.
Arroces pretenciosos pero totalmente prescindibles.
Al menos es barato.

02/02/2014

Muy completito.

Que buenos los arroces,sobretodo el de carabineros,la calidad se paga,menos mal que te dejan pagar con tarjeta,siempre voy invitada,pero es una arrocería muy buena,se preocupan Mejor el comedor de arriba,abajo la barra está muy muy llena.
Hay un parking donde dejamos el coche,por mi parte un 10 y mi más sincera felicitación a estos cocineros tan simpáticos.

31/12/2012

Arroces estupendos

Uno de los sitios donde voy a menudo y recomiendo a amigos. La estrella son los arroces, hay variedad para todos los gustos (secos, melosos y caldosos) a los que cogen muy bien el punto (sólo en una ocasión nos han traído un arroz que no nos ha gustado demasiado) hay también algunos entrantes muy ricos, me gustan especialmente las papas arrugadas con pulpo.

Las paellas son bastante abundantes y por ejemplo para 4 personas con 1 arroz para 2 personas + unos entrantes os podéis quedar bien (aunque si vamos con hambre pedimos 2 arroces para probar diferentes), y por supuesto si sobra te lo ponen amablemente para llevar.

Los fines de semana es casi imprescindible reservar, porque se llena. Lo peor es precisamente eso: que se llena y hay mucho bullicio (y si te toca al lado de una mesa con niños de los que ya nos imaginamos todos... puff, el horror). En verano tienen una terracita muy agradable y si lo que quieres es simplemente tomarte algo en barra, te ponen tapas ricas con la bebida.

Recomendable!

05/11/2010

Arroces fuera de lo convencional

No suelo venir mucho por la zona de Aluche pero Aynaelda bien vale la pena el trayecto. Un local gigantesco en el que por lo que me cuentan hace 20 años había una pista de patinaje sobre hielo. Ahora es una arrocería con una carta amplia en la que es fácil encontrar desde arroces tradicionales a otros más creativos y algún plato de premio.

Lo mejor para mi, los arenques con aguacate y aceite de arbequina. Un plato delicioso y suave.

Las raciones son generosas así que cuidado con lo que pides. Con un arroz para dos comimos cuatro y sobraba. Probamos un arroz meloso con bogavante que era una delicia. Los platos son enormes, imposible irse con hambre.

El local es grande y bien puede servir para comidas de navidad, fiestas o casi diría que bodas y similares. Hay pocos locales que yo conozca tan amplios. El servicio lo encontre eficaz y cortés. Poco habitual en sitios tan grandes. A mediodía suele estar lleno. Yo fui a una cena y no estaba muy lleno con lo que se hacía cómodo aunque era raro estar en un sitio tan amplio con pocas mesas. Cenar sale por unos 30-40 euros.

Manteles y servilletas de tela.

10/01/2011

arroces, vino y profesionalidad

Es muy de agradecer que cuando vas con familia y niños pequeños a un restaurante, se den cuenta de esas pequeñas cosas como: ponerte en un sitio amplio, traer la comida de los niños en primer lugar,etc; y esto lo cumplen a la perfeccion.
El local es el sueño de todo restaurador, amplio(2 plantas), bien decorado y con una terraza impresionante. La barra acoge buenos vinos y tapas clasicas..
La carta es de las mas extensas que he visto jamas, muchos entrantes, ensaladas, gran variedad de arroces, carnes y pescados. La calidad de los arroces no esta exenta de buena materia prima y coccion( pedimos el meloso de pulpo y trufa; excelente). Las carnes son muy abundantes, casi en exceso( recomiendo la mini hamburguesa de presa iberica).
En cuanto al vino podras elegir en una de las mejores cartas que he visto.
Y por ultimo decir que el trato es impecable!!!!. Bueno no digo nada mas por que va a parecer que soy de la familia del dueño......

02/09/2012

Es un restaurante que conozco desde hace tiempo. Si quieres comer arroz es un valor seguro. Arroces sorprendentes, mi debilidad es la de hongos con ibéricos. Local muy agradable y espacioso, eso si, reserva porque es difícil encontrar sitio (sobre todo fines de semana).

03/05/2010

Fecha de la visita 25/04/2010
Para ir a este restaurante tuve que hacer 19 Km. desde mi casa.
Me sorprendió la distancia que hay desde mi casa hasta Aluche, como engañan los espacios con construcciones, parece que Aluche esta relativamente cerca y hay 19 Km. desde la zona de Concha Espina.
Confirmo y estoy de acuerdo en casi todo lo que dice Jesús Encinar, con un añadido, un domingo al mediodía es MUY ruidoso, se llena de mesas de familias de mas de seis comensales en general, que no hablan entre si, se vociferan, pero aun así recomiendo ir por la relación precio calidad que ofrecen, que es muy buena. A gloria C.G le diría que le diera otra oportunidad a este restaurante y que si fuera pidiera alguno de los arroces que ofrece su carta.
Otro si digo, voy a empezar a reivindicar los espacios sin niños de padres mal educadores que los dejan en el restaurante a su libre albedrío, jodiendo a los comensales que no tienen por que aguantar a ese tipo de padres.

bonnie and clyde

100% deacuerdo con el tema del ruido en este local. Yo lo tengo sólo en mente para verano, ya que abre su terraza y se está de muerte. De hecho hoy voy. Es decir, 1 o 2 veces al año y siempre en la terraza (es lo que recomiendo)

24 de julio de 2010

11/05/2013

Lo conozco hace tiempo y me parece un lugar de referencia para tomarse un buen arroz. El hecho de que tengan parking facilita bastante. Uno demis preferidos.