El reconocido chef Ále Alcántara es el responsable de platos marca de la casa como la ensaladilla de buey de mar, las croquetas de puchero, las exquisitas gyozas entre otros.

Ordenar por:

relevancia fecha

06/06/2017

El tropiezo

3/6/2017

Bache tenía la fama de hacer una cocina divertida con precios razonables, varias voces acreditadas me lo habían recomendado, así que nada más recibir su newsletter avisando de un menú con un interesante maridaje de jereces, hice la reserva.

La sala pese a ser algo estrecha, está bastante apañada decoración modernilla y distribución en dos alturas, para un grupo la mesa de arriba en la ventana me parece la mejor opción.

Sin duda uno de los puntos a comentar de Bache es su servicio, de trato agradable pero desde mi punto de vista con mucho campo de mejora.

Al pedir este menú nos dicen que lo teníamos que haber reservado con antelación, cosa que como les informamos no se mencionaba en su newsletter.
Pese a que la mayoría de los platos estaban en su carta no hicieron el mínimo intento por adaptarse. Feo detalle, mal empezamos, pero propusimos que nos recomendaran y que nos hicieran un maridaje adaptado.
También pedimos que para probar nos hicieran medias raciones de los que se pudiera. Se cobraron raciones enteras, por lo que las raciones son muy poco generosas.
Los tiempos fueron totalmente incomprensibles, tardaron 45 minutos en servirnos el primer plato, de ahí una cadencia lentísima, haciendo que entre plato y plato nos comiéramos media cesta de pan.

De la comida nada destacable:

SAAM DE ORTIGUILLAS, ortiguilla con una hoja de lechuga iceberg.
SANDWICH JAPOCUBANO. Ni japocubano ni leches, un bao con carne y alga wakame. Más visto que el TBO.
RIÑOLES AL OLOROSO. Ricos, aunque algo grandes para ser de lechal.
PAPADA. Muy melosa y grasa como era de esperar. Descontando la grasa el plato se queda en la mitad.
CURRY DE RAYA. Flojo. Un curry totalmente líquido y sin sabor.

Solo nos cobraron medio maridaje por persona, lo cual por me parece justo por la variedad y cantidad de vino que tomamos.

Prescindiendo del postre salimos a 44€ por persona. En resumen, su cocina no aporta nada nuevo, ni es original, ni está bien ejecutada. Su servicio agrada pero no convence, con detalles que pasan factura.

Adreid.

jaja, lo he titulado exactamente igual

hace 4 meses

fresandco

jajajaja que mejor manera de describir lo vivido

hace 4 meses

17/07/2017

Tropiezo.

De mi primera visita a Bache no recuerdo nada de lo que probé, solo me acuerdo de la terraza, que fue buena opción en un día soleado, y del corte de cocina, informal e ideal para compartir.

La excusa para esta segunda visita era probar un menú maridado con vinos del marco, buen plan pre final de Champions.

Finalmente no pudimos degustar el menú por logística de la cocina, a pesar de estar conformado por platos de la carta, así es que nos hicieron un maridaje con nuestra comanda que viene a ser lo mismo. No lo llegué a entender pero lo prefiero así, de ese modo elijo yo los platos.

Los platos de la carta están hechos para compartir y la cantidad es aproximadamente como una media racion. Realizan cocina fusión, donde ya es difícil sorprender, y mucha referencia a Andalucía, de donde provienen.

Después de 45 desesperantes minutos llegó el primer plato a la mesa, un soso SAAM DE ORTIGUILLAS. Muy flojo.

Después de otra larga espera seguimos con el SANDWICH JAPOCUBANO, fusión donde combinan un bao de carne con alga wakame y [se supone] habano, imperceptible. De nuevo mejorable, y poco sorprendente.

Los baos han supuesto una burbuja y deben ir dejando paso a otras cosas, que por otro lado es bueno que este tipo de restaurantes se vayan renovando y no caigan en la comodidad.

Quizá lo mejor fueran los RIÑONES AL OLOROSO, que precedieron a una correcta PAPADA, elaboración que me encanta, aunque ésta estaba lejos de otras que he probado.

Cuando parecíamos haber mejorado llegó el CURRY DE RAYA, totalmente falto de sabor y, además, líquido. Nada recomendable.

Lo mejor fue el maridaje y su precio, solo 10€ que hace que sea un precio imbatible. Y la terraza.

La comida no me gustó, hay fallos en cocina que se pueden mejorar; de este modo podría convertirse en un buen sitio para cenas informales con amigos, no obstante lo peor fueron las esperas insufribles de la cocina. No se puede tardar 45 minutos en servir unas ortiguillas y tardar tanto entre plato y plato, siendo además elaboraciones simples.

Ya puestos nos quedamos en la terraza de copas y pagamos la cuenta, 44€ sin postre y sin contar las copas, precio muy por encima de la calidad de la cocina, que deberían mejorar.

19/12/2016

**Tercera visita 12/2016**

Se repite la historia, siempre me falla uno de los platos... le tocó el turno a la ensaladilla de carabinero. Muy insípida y demasiado fría.

El resto genial, y los platos fuera de carta lo petan.

---

**Segunda visita 07/2016**

Experiencia muy similar a la primera, falló uno de los platos del día: la hamburguesa, que estaba bien, pero comparada con el resto... ni fú ni fá

Buenísimos el salmorejo, y la caballa (tb plato del día)

---

Es el típico sitio al que le pondría 5 stars, cocina fusión muy molona, local muy agradable, son super majos, y el formato medias raciones y compartir me encanta.

Pero se queda en 4 porque a nivel platos me falló el guiso de lentejas (ninguno lo habíais comentado, debe ser nuevo en la carta) que venía pasao de curry, y quizá el relleno de las gyozas de carrillera que me pareció un pelín soso.

Por contra, la sugerencia del chef de patata asada, tuetano, boletus y foie estaba brutal.

spider72

Mmmm sí no me suena a mi las lentejas

29 de octubre de 2015

07/08/2016

Reciente apertura en Chamberi.

13-10-2015. Mediodia.

Mucha curiosidad por conocer la cocina de este joven chef que al margen de su formación, conocimientos, trayectoria, etc, se ha dado a conocer, - al gran publico -, por sus apariciones televisivas.

Del local, poco que añadir a lo ya publicado. Dos plantas, la de calle mas informal, destinada basicamente a tapas, raciones y la planta superior, pues con igual aspecto informal, mesas desnudas (formadas por tablillas con separacion entre ellas, pues bien, la separacion llena de migas. Si tomas la decision de utilizar unas mesas de ese tipo, al limpiarla, uno se debe asegurar que no queden residuos), servilletas de papel, mas bien malillas, silleria un tanto incómoda, cuberteria y platos de tipo informal, haciendo juego con el sitio.

Racion de pan ridicula, cuatro trozos de pan con espesor inferior a un dedo, y unos trozos de picos/regañás, al modico precio de 2€.

Aperitivo previo de un loncha de plátano macho con una crema de berenjena ahumada encima. No esta mal.

Como teoricos primeros y por orden de aparición/desaparición.

- Ensaladilla de buey de mar con emulsión de crustaceos. Interesante. Buen sabor, generosa ración, quizas exceso de mahonesa.

- Croquetas de puchero. Un poco compacta, pero con muy sabor, recuerda los caseros caseros de nuestra infancia.

- Patatas bravas con mahonesa de ajos fritos y brava de chipotle. Patata simplemente frita, mahonesa sin recuerdo sapido al ajo frito, el chipotle no se notaba apenas, solo un tenue recuerdo. No nos ha convencido.

- Gyozas de carrillera. La originalidad del relleno de carrillera, no elimina el aburrimiento que supone, el que todo el mundo ofrezca su propia versión de la gyoza. Ojo, estaba muy buena, pero empieza a ser cansino este tipo de propuesta, por mucho que ingenien acerca de su relleno. Y repito, estaba muy muy buena.

- Patata asada, con tuétano y boletus (Plato fuera de carta, ofrecido como sugerencia). A la vista de la foto y en las redes, me han apuntado que tiene una presentación desfasada y puede que sea cierto, pero en cualquier caso, la sensación en boca, es brutal. La mezcla del tuetano, el boletus y la patata asada es impresionante. Un platazo.

- Caballa en escabeche con tagliolini. Otro recuerdo de los sabores de la infancia. Los escabeches de la abuela, equilibrado, intenso sabor, con una caballa fresca y un acompañamiento de una pasta templadita. Un platazo.

- Piña, tequila y coco. Postre muy fresco. Piña macerada en tequila, coronada con una espuma de coco que le aporta un toque mas que interesante.

Cervezas sin alcohol, hay que conducir inmediatamente despues, nuestros imperdonables cafes con hielo y ponemos punto final.

Como resumen, cocina informal, desenfadada, con buena base, pero con margen de mejora. Habra que darle un tiempo y volver para comprobar su evolución.

spider72

Me esperaba más estrellas con dos "platazos"...my friend.

13 de octubre de 2015

Gath

Decia no hace mucho un conocido entendido en las cosas del comer: " prefiero salir con un "pero que bien me lo he pasado!!" que con dos platos concretos en la memoria ".

De momento no llego a tanto, pero cada dia estoy mas cerca...

Ahora bien, si la puntuacion se pudiera hacer con un mayor abanico, probablemente podriamos afinar mas, en cualquier caso, volveremos para comprobar evolucion.

13 de octubre de 2015

Cristina

Yo lo que no le termino de ver a este sitio es lo gaditano, aunque lo prefiero, porque es lo que me da mas pereza a la hora de ir a probarlo, ya tengo yo mucho gaditano a tiro de piedra como para tener que irme a Madrid a comerlo...

14 de octubre de 2015

Gath

Yo tampoco lo he visto, y mira que me gustaria, a diferencia de tu caso, a mi me pilla algo mas lejos....

14 de octubre de 2015

spider72

De gaditano tiene cero

14 de octubre de 2015

Gath

Salvo el acento de uno de los camareros.... Gaditano de interior....me costó mucho trabajo entender lo que me contaba....

14 de octubre de 2015

09/12/2016

Cumpliendo expectativas (-)

Nueva visita (diciembre 16)

Tras el buen sabor de boca (nunca mejor dicho) de nuestra primera experiencia, volvimos equipados con niños y abuelos. Reservamos y nos dieron la mesa redonda de complicado acceso pero gran comodidad una vez sentados.

Como siempre muy agradable el servicio, aunque un pelín lento. Lo de pelín se queda muuuy corto cuando hablamos de traer la cuenta. Parece que una vez te han servido todo, se olvidan de ti, y esto sí que nos ocurrió también la otra vez.

Para 4 (no cuento niños):

- Croquetas de puchero: personalmente me siguen encantando.

- Saam de ortiguillas por barba (2 raciones): le devolvió los recuerdos gaditanos a mi padre, y eso que lo del picante no lo trabaja...

- Ensaladilla de carabinero: para olvidar... si eres capaz. No me gustó nada. Es una ensaladilla muy del montón, bien montada para que salga un plato bonito, pero con un exceso de ajo que hizo eso, que no pudiera olvidarme de ella en toda la tarde. Del carabinero ni rastro de sabor.

- Raya frita: sencilla, sencilla, y rica, rica.

- Guiso de cazón al curry: sorpresón de plato, con un pescado de gran calidad y un sabor a sudeste asiático que nos enamoró.

- Lomo de vaca con su tuétano: en su punto.

3 postres para compartir que siguen estando algo por debajo del resto de la carta, y 2 ronditas de cervezas: 140 €.

Me parece un precio muy ajustado. Por el recuerdo de la ensaladilla fallida, me dan ganas de bajarle una estrella, pero lo compenso con el cazón al curry.

--------------------------------------------------------------------------
Teníamos ya ganas de comer en este sitio que queda cerca de mi antigua oficina. Cumple completamente nuestras expectativas, con platos de notable alto (aunque quizás sin ningún sobresaliente) y servicio regulero en cuanto a los tiempos de espera. Quizás sea por esa escalera infernal que tienen que superar los camareros.

Todo al centro, para 2:

- Saam. Sabor fino hasta que te encuentras con esa hoja de lechuga iceberg, que si bien aporta crujiente, da repelús a la vista.

- Croquetas: suavísisisimas. Nos encantaron.

- Gyozas de carrillera: con un toque muy artesano. No consiguieron encandilarnos.

- Raya frita. Sorpresa con esta elaboración. Sólo había comido raya a la gallega. Creo que frita resaltan más sus virtudes.

- Oreja de cerdo. Acompañada con una compota de pera, me pareció una combinación estupenda.

- Solomillo de cerdo (plato del día) con judías verdes con jámón. Bien hecho, buen product, ¿para qué más?

- Cremoso de chocolate y mousse de yogur. Bien, sin más.

- Agua y cerveza.

67 euros.

08/10/2016

Cocina fusión española

Le rebajo las estrellas de 5 a 3 tras mi segunda visita.

30 minutos hasta que nos tomaron la comanda y eso que la sala no estaba llena.

Las gyozas de carrillera y croquetas de entrante muy bien pero el curry de cazón con arroz que tomé como principal es de los peores platos que he tomado en ningún restaurante( si exceptuamos los de menú del día), el curry muy líquido, el arroz brillaba por su ausencia y literalmente 5 trozos de cazón...bueno lo de trozos se le queda grande eran cubos de menos de 2 cm de arista.....

Mira que tras la primera visita se lo había recomendado a todos mis conocidos pero de verdad que quedé realmente insatisfecho.

Además hay que añadir el pequeño detalle de que te cobren el pan que te ponen sin pedirlo y que además no está indicado en la carta por lo que, que me corrijan si estoy equivocado, es ilícito que te lo facturen si no está indicado en la carta....

Quizás le de una tercera oportunidad , la primera vez salí satisfecho, pero el recuerdo del cazón es demasiado poderoso.

10/10/2016

Cocina bien, servicio mal

Tercera visita a Bache, las anteriores mas que correctas.
Mesa a las 15h, nos acomodan y tal y de primeras ya tardan en traernos la carta y el aperitivo, 15:30h y ahí seguimos, `por lo que entre el hambre que apretaba y que nos tenían olvidados "nos hacemos notar", se nos acerca el camarero y nos dice que va a "intentar" tomarnos él la comanda, a lo cual respondo "no creo que sea muy complicado".....en fin, nos toco BACHE en el servicio.
Bueno vamos al turrón:
Ensaladilla de carabineros: lleva una especie de mayonesa japonesa con kimuchi, rica pero el carabinero cuesta encontrarlo, sobre todo el sabor, mas patata que otra cosa.
Croquetas de puchero: top, la abuela lleva razón, son muy ricas.
Bao Japo-cubano: a mi me gusto, a los otros comensales les pareció que venían un poco desequilibrados de cantidad, y estaban en lo cierto, de sabor muy rico.
Taco pollo a la pantoja: muy rico, de lo que mas gustó.
Saam de ortiguillas: a mi que me gusta el sabor y la textura de las ortiguillas me gustó.
Gyozas de carrillera: muy top, quizás un poco mas de salsa mejor.
Curry de cazón: de sabor de curry bien, pero no entendí muy bien ese plato, la textura del cazón, la falta de un poco mas de arroz o poner un bol al lado con más, no sé no me enamoró.
Cabezada de cerdo:sabor muy rico y de textura pues al que le guste como a mi va bien.
Postres varios, 3 para ser mas exactos, correctos.
Aguas varias, coca cola, copa de vino y botella de Forlong
Total 45€ per cabeza, 4 comensales.

Lo dicho la comida bien pero los tiempos desesperantes, salimos de comer a las 18h y entre plato y plato mucha distancia, debe de mejorarlo pq sino hace aguas x ahí, como excusa se les había roto el wifi y no podían ordenar las comandas via tablet o aparatito, por lo que recurrieron a la vieja usanza, se le perdona por el nivel de la comida, por ello las 4 estrellas y no las 3.
Volveremos

17/06/2016

Bache, un trocito de la tacita de plata en Madrid

Bache, además de un lugar típico de comidas en Cádiz, es el restaurante del televisivo chef Álex Alcántara, situado en el madrileño barrio de Chamberí (Calle Rodríguez San Pedro 2).
Se trata de un local de dos plantas: la que está a la altura de la calle más informal y la planta superior más destinada a una cena más tranquila. La decoración es correcta: colores claros y mucha luminosidad en todo el restaurante, con cuadros de motivos andaluces en las paredes(que no falten los toros, of course). En cuanto al mobiliario, prima la informalidad: mesas y sillas sencillas, manteles individuales de papel, cubiertos y platos en plan retro,… En definitiva, el continente es más que correcto para el tipo de sitio del que estamos hablando. Pero pasemos al contenido que es lo que de verdad importa: la comida.

La carta es de las que me gustan: cortita y al pie. Tenemos 13 raciones para picar o compartir con precios entre los 8 y 14 €; 2 platos principales: Magret de pato (18 €) y lomo de vaca (25 €) y 4 postres (a unos 6 € la unidad). Priman la materia prima y su elaboración, con algunos recuerdos a la cocina andaluza pero con una pequeña vuelta de tuerca.
Nosotros decidimos obviar los principales y probar los máximos platos posibles, así que pedimos 5 raciones para 2 y nos quedamos bastante bien. Todo ello regado por una botella de albariño Veiga Serante (22 €).

Comenzamos el carrusel: de menos a más y no de forma intencionada, sino que fue así de verdad. Los platos empezaron muy flojetes pero terminaron arriba.

Para empezar, con el cubierto (1 € por cabeza) nos pusieron la correspondiente cesta de pan con trozos de pan tierno y unos picos/regañás (simplemente correctos) acompañados de un aperitivo: Loncha de plátano macho con una crema de berenjena ahumada. No estaba mal, pero quizás algo fuerte la crema (no apto para cualquier paladar).
Y enseguida empezaron las raciones servidas por los camareros del local, unos gaditanos muy atentos en todo momento aunque con unos tiempos entre plato y plato excesivos (el propio Alejandro, que se pasó a saludar al final, hizo mención a “problemas en la cocina”).

Ensaladilla de Buey de Mar/Emulsión de crustáceos (8,5 €)
La verdad es que era uno de los platos que más vimos salir de la cocina, y habíamos oído hablar muy bien de él, pero no nos llamó la atención. Una ensaladilla sin más, servida de forma original pero con demasiada mahonesa y poco sabor a marisco (también porque la emulsión de marisco era muy muy escasa).

Croquetas de puchero – 6 uds (8 €)

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2016/06/17/bache

06/07/2016

Original y riquísimo! Difícil elegir que pedir con la carta tan sugerente!

Un MUST de Madrid es sin duda el Restaurante Bache. La palabra Bache según nos explican significa "lugar de comidas típico de Cádiz". Pues no hace falta irse hasta Cádiz para probar este exquisito restaurante porque lo tenemos en pleno barrio de Chamberí, en la Calle Rodríguez San Pedro 2, casi esquina con la calle San Bernardo.

Puedes ver el reportaje entero en el blog gastronómico Comiéndose Madrid:

comiendosemadrid.blogspot.com.es/2016/07/bache.html

Que aproveche!

17/04/2017

Buena opción por Chamberí

Mejor en la 2ª planta. Mucha posibilidad de medias raciones. El aire de Cádiz sólo en acento de camarero y en Barbazul. Recomendable, más si es kviar. Creo que también trabajan menú o plato del día.

12/06/2016

Ay, qué bien cenamos!

Pues sí, cenamos muy bien, en su terraza, tranquilamente, bien atendidos, con unos camareros amables, sonrientes, gaditanos y sobre todo profesionales (que no todo es apariencia). Con un vino muy aceptable (El Señorito), unas croquetas de puchero bastante buenas (un pelín más sabrosas las de la Emualda), las gyozas de carrillera realmente ricas, triunfo de crítica y público. La salsa buenísima. El taco de pollito casi lo más flojo, acabamos con la caballa a la brasa espectacular. Son raciones pequeñas así que además tomamos postre, su tiramisú (muy rico) y la crema de yogur que estaba aún mejor. Y para rematar nuestra copita..., vamos, una gran cena, Y vino el cocinero, encantador, a saludar a todas las mesas, no solo a las de amiguitos... La cuenta ajustada, 120 euros (éramos tres).

07/03/2016

muy recomendable

Mira que cada vez me gustan más los restaurantes que dan la opción de medias raciones, así puedes probar más cosas.

Al tema, viernes tarde, comida para 2, un pequeño homenaje, unas copillas de vino blanco para ir abriendo apetito, un aperitivo que te ponen, cuatro croquetas, 1 de bravas, sandwich japo-cubano (muy rico), pulpo a la brasa sobre lombarda (curioso y rico), steak tartar (muy bueno), lomo de vaca con su tuétano (merece mucho la pena), regado con un rosado, zutanita, (muy bueno, y curiosa explicación que te dan :)). Mención aparte para el postre, merece la pena dejar hueco, probamos el cremoso de chocolate picante con crumble y espuma de tomillo, y, bizcocho de té verde con chocolate blanco/polvos de kikos, no sabría elegir con cual quedarme, de modo que mejor pedir los dos :). Dos pedro Ximénez y 3 cafés. Nos invitaron a los postres, total, 122€.

Muy majetes, estuvimos hablando un rato al final con Ale Alcántara, que nos preguntó que tal y eso, (ya no quedaba más gente) muy majete.

La única pega, por poner alguna, que la mesa era un poco incómoda, arriba, a poder elegir, la mejor la que da a la calle, todo cristalera.

Resumiendo, se come muy bien, sitio más que recomendable.

Rosalía Martínez (Pi...

lo que ya estaría de lujo que es las raciones (y las medias) fueran un poquito más generosas en cantidad... sobre todo en sitios que van de andaluces :D

7 de marzo de 2016

OVerGon

es andaluz al estilo madrileño ;)

7 de marzo de 2016

30/08/2016

Cádiz fusión

Me gustó muchísimo. Cuando vuelva intentaré dar una opinión con más fundamento, je, je