Este local entre Chamberí y Bilbao representa una cocina moderna, de fusión e informal en un ambiente luminoso y de moda. Ya cuentan con platos clásicos como sus albóndigas de rabo de toro pero su carta cambia con cada estación. Además, tienen un menú del día muy atractivo. Precio medio 30-40€.

Ordenar por:

relevancia fecha

13/05/2015

Bistrot fusión redondo. Nada que objetar. Gran calidad. Impecable Servicio y un 10 de RCP.

12-05-2015

Después de un tiempo sin ir a Bacira uno entiende mejor el porqué de su éxito: un servicio impecable, maravillosos los clásicos (anguila + ricota, o tiradito a la Bilbaína) y potentísimos las nuevas incorporaciones, como un maki "mar y montaña" de pescado con una fina capa de Waigu. Una delicia.

Con una botella de vino blanco y cafés, 76 euros y comiendo más de lo que deberíamos.

No tengo palabras. Calidad y RCP de 5 estrellas.

Cuando pienso en los sitios que he cenado últimamente por ese o superior precio, "me se" abren las carnes.

Imprescindible.


19-11-2014 - Cena. 4+

El sitio sigue siendo fantástico, pero me parece que las nuevas incorporaciones de carta aún siendo buenas ya no me sorprenden tanto y dado que el local tiene las limitaciones que tiene, creo que es justo bajar una estrella. Imagino que pronto la recuperará.

NUESTRA OPCIÓN:

Sopa Miso de aperitivo. Buen detalle, que hace fresquito ya.

BLOODY MARY DE SAKE. Es un buen plato: una sopa de bloody mary pero con base de sake para tomar con cuchara y con tropezones al centro de molusquetes: mejillon, berberecho y algún otro que no identifiqué. Sabor potente y picante, pero la textura de los tropezones, especialmente de los mejillones, demasiado grandes algunos, no me acabó de convencer. 13 EUR.

1/2 ANGUILA. Éste es un must. Perfecto, como siempre. No se puede ir a Bacira y no apretarte la anguila sobre ricota. 5 eur

USUZUKURI DE CHICHARRO. Este plato me descoloca. No es de mis favoritos, pero mi acompañante se empeñó y bueno, señority ante todo. Me sigue pareciendo que la salsa Ponzu mata el sabor del pescado. 12 eur. Aún así es notable.

1/2 LUBINA A LA BILBAÍNA. Mi plato favorito. Japón y Bilbo todo en uno. 8 EUR.

TIRADITO DE DORADA. Es la razón de la bajada de una estrella. Plato fuera de carta, recomendado por la Casa. Primero que es el más caro. No es que me importe, Bacira tiene una RCP brutal y hablamos de 14 eur, tampoco es para tanto, pero dejo ahí el comentario.

Un plato generoso de tiradito de dorada con un corte perfecto servido en una pizarra con un pequeño añdido de, creo que vieira (había mucho ruido y no pude entenderlo bien).

En mi opinión muy pasado de sal gorda, alguno de los cortes hubo que "rasparlo" un pelín porque estaba realmente "salty". Aprobado raspado (nunca mejor dicho).

PAN CON ESPECIAS DE CHOCOLATE. Bien, buen postre. 5 EUR.

Con café, agua embotellada y una botella de Leirana que tampoco me volvió loco (normalmente los vinos de Bacira siempre me enamoran, y éste me dejó igual), 83 EUR dos pax.

CONCLUSIÓN: sigue siendo uno de mis sitios de referencia en Madrid, volveré y volveré.

01-10-2014

Menú de mediodía: 13,90 eur.

3 primeros, 3 segundos y 3 postres. Perfectos de sabor, cantidad y presentación.

(postre y/o café).

Incluido el pan, las bebidas y un vasito de sopa miso de aperitivo.

Pena que no trabaje al lado.

Estaba, lógicamente, lleno.

Mi opción:

Tartar de atún + lubina a la bilbaína + tarta sacher.

Quitando la tarta sacher que no me ha parecido ni fú ni fá, el resto es superior a cualquier menú que se pueda tomar a ese precio.


20-09-2014

Me ha parecido menos gente de la habitual, de hecho me dieron mesa de un día para otro sin problemas.

Excelente calidad de todo, han añadido en el "fuera de carta" que está en la carta un bocadillo chino (sí el mollete, exacto) que hemos visto en bastantes sitios, aquí con mollejas como elemento principal que es una pasada.

El resto igual de bueno que siempre.

Con postres, dos botellas de vino y cafes 137 eur 3 personas.

Excelente RCP

Siguen con 5 stars.


02-08-2014

Nueva visita a Bacira. Por los pelos, que no teníamos reserva. Esta vez, benditos "no show"...Probamos nuevas cosas y nos quedamos con los must del sitio:

- Anguila ahumada y albóndiga. Ya comentadas ambas many times...un 10 ambos platos (yo sigo diciendo que la albóndiga es rabo de toro y a mí me gusta pero con reservas, pero soy yo, no el plato). 8 eur + 15 eur.

- Usuzukuri de Chicharro. Muy buena materia prima, pero al ir con la salsa ponzu en mi opinión pierde parte de su sabor. me gustaron más otros, aún teniendo éste una calidad incuestionable. 12 eur.

- Tiradito de Lubina. A la bilbaina. Con su gundillita y todo. Me recordó a los que probé en Nikkei-Luis Arévalo allá por...wow como pasa el tiempo. Excelente en todo. El mejor plato esta vez. 14 eur.

- Carrillera de cerdo, plato fuera de carta, viene con anacardos, pipas y hebras de azafrán...una verdadera pasada. Dulce-salado...un equilibrio imposible para una carrillera compacta que al partirla se deshace en la boca.

Vino: por recomendación de la casa un botella de Guimaro, D,O. Ribeira Sacra. Una delicia, fresco, suave, entró solo.

Con cafés + agua embotellada 90 eur 2 pax.

Lleno hasta las trancas, un martes.

Por algo será.

****************************************************

Una grata sorpresa este Bacira.

Pequeño Bistró en una calle escondida cerca de Quevedo (como nota curiosa no sale en mi GPS). La decoración sin ser rompedora, es más que agradable y la opción del suelo y los frisos de baldosa neumática (que acabarán cansado) le da una comodidad y una estética que por fin se aleja (¡un poco!) del rollito madera decapada gafapasteril.

Servicio atento: explican los platos, atienden tus sugerencias y te corrigen si has pedido poco o mucho. La carta es prolija, aunque nos pareció muy completa de entrantes/primeros y un poco demasiado corta los segundos.

Como nota curiosa tienen una serie de opciones marcadas como "fuera de carta". Pero si te las dan en la carta...¿no serían ya de la carta?...en fin, filosofía nutricional de mercadillo. No me hagáis ni caso.

Nuestra opción:

Tiradito de Lubina. 14 euros. Excelente, me recordó al de Nikkei en la época de Arévalo.

Anguila Ahumada. 8 euros. La sirven sobre queso ricota. La mezcla funciona, aunque es un poco complicado de comer.

Tartar de atún (1/2 8 eur). Lo más flojo de la cena, aunque perfecto de calidad y por ese precio, regalado de cantidad.

Ceviche (1/2). De nuevo grandísima media ración por 7 euros. Bueno, aunque para nuestro gusto un poco pasado de rocoto. Si os la va marcha, perfecto.

Mollejas chimichurri. 11 eur. Poco que añadir. De nuevo un plato muy contundente y sabroso. Perfecto de cantidad. El chimichurri le va like hand and blister a las mollejas.

1/2 Albóndigas ahumadas. 11 eur. Son de rabo de toro, untuosas, casi se deshacen. Perfectas de sabor. Presentación muy original, con una campana de cristal que aguanta "el humo". Ya lo vimos en Kitchen Club así que la sorpresa fue menor. En mi caso con el rabo de toro me pasa como con la salsa Teriyaki, son sabores que me matan el resto. Así que me gustaron, pero no me sorprendieron.

Vino La Maldición. 15 eur. Buena recomendación, porque la carta de vinos (muy completa) es rarísima y salvo que seáis unos connoiseurs...suenan casi todos a chinorri.

Con café, aguan embotellada y 3 eur de servicio 81,50 eur 2 pax.

Conclusión: se puede comer por mucho menos (que una vez más nos pasamos un pelo), en torno a 70-75 eur. Por esa RCP Bacira será el nuevo bistrot de moda y le pasará lo que a Tandem o similar a poco que se corra la voz.

Nota: servilletas de tela. ¡Hay esperanza! y palillos chinos que no son de maderita-crac si no dignos. Cambian el servicio de mesa varias veces.

Afortunadamente en este caso la cocina y el servicio acompañan.

Sr Rodriguez

Me alegro de que os gustara. Muy buen sitio

14 de agosto de 2014

volga

No entiendo por qué lo llamas bistrot, si es un restaurante de cocina fusión peruana y oriental, no?Todo parecido con el concepto de bistró es coincidencia.

14 de agosto de 2014

spider72

Victor...para mi un bistrot es un restaurante pequeñito, llevado de forma cuasi-familiar y cercano, a precios económicos. Los bistrós originales eran pequeños locales en Francia que ponían quesos y poco más.

No creo que la palabra bistrot esté ligada al tipo de cocina (que es nikkei fusión como dices tú y digo yo), si no al concepto de local y al precio. Por ejemplo para mi el Atelier Belge es un bistrot (vale, este es Belga, que es casi french) pero la Bomba Bistrot no lo veo yo muy francés (vinos aparte).

Oye que a lo mejor me equivoco. Corregidme y lapidadme, que me va la marcha.

14 de agosto de 2014

spider72

La Rae está sobrevalorada.

Pero vale, lo cambio. A ver, tíos listos: como llamáis a un restaurante pequeñito y familiar...

14 de agosto de 2014

volga

Sí, yo suelo usar bistró para hablar de restaurantes de comida francesa. De hecho, lo de bistró fusión me ha chocado porque para mí:
- bistró= restaurante al que puedo llevar a mi padre o a mis suegros.
- fusión= restaurante al que NO PUEDO llevar a mi padre o suegros.
Pero bueno, no lo decía en plan lapidarte sino para entender en qué sentido lo decías.

14 de agosto de 2014

volga

Y para restaurante pequeño y familiar, Me quedo con la humilde expresión 'casa de comidas'.

14 de agosto de 2014

volga

Uy, lo de gastro- lo que sea, a mí me suena a lo contrario de familiar. Me suena a exceso de ego, a no sólo soy un restaurante, soy un GASTROrestaurante.
Aparte de que me parece una redundancia, pero son cosas mías.

14 de agosto de 2014

spider72

Pues lo siento, pero para una vez que David está de acuerdo conmigo, que os den boudin (por lo del francés). Se queda con Bistro.

14 de agosto de 2014

Javier B.

Yo voy este Sábado. Para mi bistrot haría referencia a un local con menos mesas. Si sigue mantiendo el local del Amasia me pareceria muy grande.

14 de agosto de 2014

Yanzoo

Genial la aclaración de conceptos, ya puestos que entendéis por brasserie?

14 de agosto de 2014

EspaciosSecretos

Brasserie es claramente un sitio en el que te dan la brasa, no??

14 de agosto de 2014

volga

Sé que existe pero no tengo ni idea del matiz de brasserie, nunca lo he usado.

14 de agosto de 2014

spider72

Entiendo que Brasserie es un restaurante similar al bistrot, pero de comida más rápida, más de batalla: croque monsieur, creps, ensaladas y cosas así. El bistrot ya implica una cocina más seria, "lenta" y de más calidad.

14 de agosto de 2014

spider72

pero mientras que la palabra Bistrot se ha vuelto más internacional, creo que Brasserie es solo para rollo muy francés.

14 de agosto de 2014

EspaciosSecretos

El bibo de Dani García lo acabo de guardar y se describe como Brasserie y no creo que sea un concepto de batalla. Yo creo que le ponen el apellido en francés porque queda bonito

14 de agosto de 2014

Lady Spider76

La brasserie es un café-restaurante de ambiente relajado, donde sirven platos u otras comidas. Se espera que haya servicio de mesa profesional y un menú impreso (a diferencia del bistró que no posee ninguno de ellos); a pesar de ello se considera un sitio en el que se sirven comidas de forma informal a la hora del almuerzo. Por regla general una brasserie está abierta todo el día y todos los días de la semana, sirviendo el mismo menú todo el día.

14 de agosto de 2014

Lady Spider76

Viva la wikipedia

14 de agosto de 2014

Lady Spider76

En definitiva un bistró es un restaurante informal y una brasserie lo que viene siendo en Spain una cervecería.

14 de agosto de 2014

Lady Spider76

Mas wiki:

El bistró francés no tiene un estilo de comida definido aunque, por su origen obrero y popular, siempre ha servido platos tradicionales, hechos con alimentos frescos y considerados saludables. El menú de los bistrós, al igual que su decoración, se ha ido renovando hasta llegar a ser a menudo elegante, debido al auge de la comida tradicional y regional. Algunos chefs de cocina anglosajones, como Jamie Oliver y Gordon Ramsey, hacen referencia a este estilo. Algunos bistrós tienen, como antaño, despacho de venta de vinos y otros ofrecen platos de cocina internacional.

14 de agosto de 2014

Lady Spider76

Sin duda podría ser un bistró

14 de agosto de 2014

volga

Yo con esa descripción última sigo sin verlo. Este restaurante no tiene comida 'tradicional' al menos para España y Europa y creo que tenga un espíritu obrero ni popular (el común de los mortales no va a ir alli a comer de menú de diario) a 30ypico el cubierto (que saco de restar 10 € al spider-ticket).
Pero vamos, si para vosotros es bistro, es bistro.

14 de agosto de 2014

Lady Spider76

Tienen menú diario a 13 euros.

14 de agosto de 2014

Lady Spider76

Pero coincido con la definición neobistró como la mas adecuada.

14 de agosto de 2014

volga

Ah, lo del menú está bien, interesante :)

14 de agosto de 2014

spider72

Joer tíos todo esto por el bistro/brasserie

14 de agosto de 2014

Gath

Por lo que cuentas, la nueva carta sigue estando de altura. Buen sitio.

13 de mayo de 2015

spider72

José Luis, a mi me gustó más esta vez que la penúltima...que probé aquella sopa de bloody mary que no me convenció (no sé si aún está).

14 de mayo de 2015

02/02/2015

Nikkei y tranquilidad

- Actualización febrero 2015, subida a 5 estrellas -

Segunda vez que vengo, tras aquel hype inicial cuando abrieron y aquellas buenas impresiones.

Por encima de todo, el descubrimiento de la planta baja de Bacira (que en la crítica inicial que mantengo más abajo dije que no existía, porque por aquel entonces no existía, fue lo último que arreglaron y decoraron), que es lo que me ha hecho subirle una estrella y recomendarla si es posible. Tal vez de primeras no suene bien comer en el sótano, donde están los baños, sin ventanas y tal, pero que no asuste, porque no hay agobio abajo, y no hay olores ni molestias por los baños para nada. Lo llaman reservado pero no tiene que ser para un grupo único de gente, sino que en nuestro caso, como éramos 4 lo compartimos con otra mesa de 6, y había disponible otra mesa de 6 más. Mesas de madera más grandes, más espacio entre mesas (uno de los problemas que tiene la planta principal), decoración rústica, unas falsas ventanas que te hacen olvidar que estás en un sótano, y un techo preparado para mejorar la acústica y resolver uno de los problemas que suelen tener los sótanos en los restaurantes, que es el exceso de ruidos y eco cuando grupos grandes empiezan a gritar. Cuando después de comer subimos a la planta de arriba y vimos las mesas pequeñas y muy pegadas, y el barullo, tuvimos la sensación de que nuestra experiencia abajo había sido casi otro Bacira, más tranquilo y disfrutable.

Servicio amable, tranquilo, que se toma su tiempo para hablar, explicar platos,... Y además en mi caso, ha sido más un placer el buen trato que nos dieron, después de haber recibido el "en principio no, si eso ya en lista de espera" de varios restaurantes "famosos" de Madrid, al intentar reservar y decir que iba con un bebé. Se agradece encontrar un sitio que te dicen que sí, te meten en el reservado, tienen una trona, te llaman el día antes para avisarte de que el reservado está en planta baja con escaleras por si tienes problemas... Detalles que se agradecen.

Como ya habíamos comido los platos "insignia" de la casa en nuestra primera visita (a saber, la anguila humada, las albóndigas de rabo y los ravioli de morcilla),fuimos a bucear un poco más en la carta, y buscar los que pueden ser los nuevos platos imprescindibles.
Nos ofrecieron además de los platos de la hoja de "fuera de carta" 2 platos más fuera de carta, uno era un plato caliente (supongo que por petición popular) que eran unas alubias de Santa Pau con chistorra negra y chipirones, y un bonito con una salsa japonesa, ambos muy apetecibles pero con los que no nos animamos.

De lo que pedimos, a destacar, sin duda, sobre todo el tiradito de dorada con vieiras de Patagonia y salsa huancaína, con shichimi. Sabor potente, equilibrado, completo, en una ración suficiente. INSTANT CLASSIC.

También bien el mollete de mollejas de ternera con chimichurri, aunque llamen mollete al bao bun, lo que puede ser un guiño pero definitivamente no es lo mismo un mollete crujiente del sur que el bao bun (son distintos, ni mejores ni peores).

El resto de lo pedido:

- Huevo a baja temperatura con patatas, migas y chorizo: Pues eso, saben a unas migas muy tradicionales, pero bien hechas.
- Ensalada cesar (media ración): presentación sobre 2 hojas grandes de lechuga a modo de cuenco, una ensalada césar bien ejecutada, con muchas texturas y sabores.
- Steak tartar con pan de carasau: cortado grande, casi como un tartar de atún,y bastante suave, aunque el toque final picante a mí me terminó gustando. La ración completa es contundente.
- Carrilleta de cerdo iberico, glaseada con teriyaki, crema de lichis, remolacha, anacardos, pipas y almendras con curry: Sobre el papel suena muy bien, muy exótico, y la carne muy buena, muy suave. Eso sí, no termina de haber integración de los elementos, está todo como todo desperdigado, sin integrar, y el teriyaki con el que supuestamente se glasea no le aporta el punto dulzón que se espera. Bien pero esperaba con este plato un Wow! que no llegó.
Postres a lo loco:
- Crema de yuzu, mandarina y mango, con uva tinta y blanca y shots de fresa y limón: saborazo, suavidad, los toques fuertes de los shots de limón y fresa (bolitas de colores frías)...
- Leche y galletas: no me apunté el nombre real del postre, pero al final me recordó mogollón a una tarta Romántica de Frigo (salvando las diferencias entre algo industrial y algo artesano) con un chantilly de vainilla, caramelo, galleta... Ligero y suave. Otro de los grandes postres de este sitio (que buen nivel, por cierto).

Aperitivo con un vermouth Nordesia blanco, con uva Alvariño, y de beber un Pesquera'12 (yo no elijo el vino)

Cafés, y chupitos de crema de orujo por invitación de la casa. No tengo la cuenta, así que no sé cuánto pagamos pero salimos rodando.

Y con muchas ganas de volver, porque fue una comida que superó con mucho las expectativas, y nos mejoró incluso la buena impresión y recuerdo que teníamos de la anterior visita.

-- comentario original --

Tres cocineros, con amplia experiencia por separado en cocinas de renombre y que coincidieron en el Nikkei 225, abren ahora como socios este restaurante. De hecho, como explican en su web, el nombre Bacira nace como anagrama, cogiendo la segunda y tercera letra del nombre de cada socio, cambiadas de orden: gABriel, vICente y cARlos.

También según ellos es un restaurante en el que el Mediterráneo y Asia se dan la mano. En la práctica, ese concepto que suena muy poético, no se aleja demasiado de lo que se está haciendo últimamente en casi todas las cocinas de restaurantes en Madrid y te encuentras en sus cartas: una suma más fusionada o independiente de cocinas del mundo, con una base de cocina tradicional europea (España, Francia, Italia) pero cogiendo de aquí y allá ingredientes o preparaciones de China, Japón, Corea, México, Perú (y en este caso tanto tradicional como lo chifa o nikkei). Y esto te lo encuentras no sólo en restaurantes buenos sino en casi cualquier sitio (por ejemplo en la carta de VIPS). Así que ahora mismo decir fusión o cocina internacional es ya decir poco, porque como concepto no estamos en algo nuevo o sorprendente sino en la tónica general, pero las diferencias entre unos y otros están en la calidad y pericia con la que llevan eso a la práctica en forma de platos, y aquí Bacira me ha dado buena impresión.

El local está en una calle de poco tránsito del barrio de Chamberí (de las que no vas a pasar por ella si no vas específicamente al sitio), cerca del metro Iglesia, y de la plaza de Olavide. Es un local no muy grande, en una sola planta (con una escalera a los baños, en la planta de abajo), con paredes de color blanco con una zona baja de azulejado, techos altos, lámparas de las de bombillas gordas colgando de un cable, una barra donde también se puede comer, y bastantes mesas. En lo de las mesas quizás han metido alguna de más, y están demasiado pegadas en alguna zona (un mal habitual en los restaurantes pequeños por desgracia). En general es luminoso y agradable, con una decoración sencilla y moderna, que ni es muy informal ni demasiado formal. Equilibrado pero no haciéndose notar.

Servicio profesional, y educado, interesados en la opinión del cliente.

La carta te la dan en una tabla con mango, con unas cuartillas agarradas con una pinza de metal, y tiene una primera página de "Fuera de carta" (supongo que se refieren a platos muy temporales) y luego otros platos fijos. Había leído que no era muy larga, pero a mí me pareció una oferta de platos variada y de número razonable, como para volver de vez en cuando y probar siempre cosas nuevas (sobre todo teniendo en cuenta que irán cambiando los 4 o 5 platos "fuera de carta" habitualmente). Algunos (no todos) permiten medias raciones).

Nosotros (dos personas) nos fuimos en esta ocasión a los platos quizás menos "nikkei" de la carta, con la excepción tal vez de la anguila. Pedimos:

- Foie, vainilla, chocolate blanco y brotes (11 €, ración completa sin posibilidad de media): Es una terrina (se sirve en una taza de café grande) de foie con una capa de chocolate blanco, y aceite de vainilla, y algunos brotes por encima. Se acompaña de unas finas láminas de pan crujiente, pero se puede comer casi a cucharadas. Sobra decir que estaba dulzón, y tal vez con demasiada presencia del aceite de vainilla, aunque resultaba equilibrado de sabor y supone una alternativa al típico foie con manzana o algo dulce.

- Media ración de anguila ahumada con ricotta, tomate seco, compota de manzana y quinoa crujiente (la media son 8€): uno de los platos más recomendados, la media ración da bien para compartir dos personas y probarlo. El sabor del conjunto es suave, variado y equilibrado, aunque la anguila en sí se quede un poco insípida (sabe solo al ahumado).

- De los fuera de carta: ravioli de morcilla, piñones, manzana, con salsa de pimientos del piquillo y kimuchi (3 unidades, 10€): una mezcla de sabores todos muy potentes, por lo que la pelea entre ellos queda muy arriba. Vamos, es de los platos con mucho sabor, y en el que ningún ingrediente se pierde. El kimuchi le pega bien a la salsa de piquillos para subirle un poco más el picante.

- Ración completa de albóndigas de rabo de toro (15€ la ración de 3 albóndigas): El otro plato considerado por muchos que ya han estado como imprescindible. Se presenta en una campana con humo de roble, y definitivamente cuando la abren se entera toda la sala. Buen punto de presentación. Las albóndigas son más bien rabo de toro desmigado mantenido en forma de bola con una capa exterior, pero blanditas y poco compactas. Bien, suaves. Pero vamos, para probarlas, y ya, porque no deja de ser el rabo de toro con puré y salsa que se puede encontrar últimamente en casi todas partes.

y postres, todos a 5€:

- Versión del "Drácula": fruta natural, helado de vainilla, gelatina, jarabe de refresco de cola... Sabe bien, y juega con esa nostalgia de los 80 que ya está un poco pasada pero aún colea. Sabe a Drácula, efectivamente, pero tal vez por la trampa de que el jarabe de cola seguramente lleve el mismo aroma artificial que usaba el helado original, por lo que al final el conjunto sabe evidentemente a ello.

- Manzana con citronella, helado de limón, bizcocho de mantequilla: postre un poco más interesante, con trozos de manzana verde muy ácida, impregnada en citronella, con trocitos de bizcocho de mantequilla, migas de galleta, y helado de limón. Muy fresco para el verano, y recomendable si te gustan los ácidos.

Te cobran 1.5€ persona por el servicio (pan, no estaba malo pero no era espectacular), y dan un aperitivo de papa arrugá con chimichurri (casi mojo verde), bastante rico. De beber, pedimos cerveza (cañas de barril de Mahou, 1,75€ cada una) y vino blanco de la casa.

En total 65€ para 2, digamos que no es barato, y tampoco es que saliéramos llenos, pero se pagó con bastante gusto, porque la comida estaba buena. Pendiente dejo probar la parte más nikkei, con los nigiri, los tiraditos...

Buenas sensaciones me ha dejado el sitio, sobre todo porque está empezando y tiene margen de adaptación, y de encontrar su hueco, su público y su definición dentro de ese maremagnum de restaurantes internacionales. Se presta tanto para una comida informal o un menú de diario apañado (tienen menús diarios de 13,90, con 3 primeros y 3 segundos y 3 postres a elegir, que cambian semanalmente), como para una cena en pareja. Mesas pequeñas y pegadas, no lo veo tanto para comidas en grupos, aunque por la posibilidad de medias raciones igual se puede apañar una cena de tapeo para un grupo no muy grande o ruidoso.

Y en la polémica de si es bistrot o no, después de probarlo creo que no, que esto es un señor restaurante, de los de comida seria y elaborada, por mucho que sea pequeño y aparentemente informal (pero no sirven comida poco elaborada o rápida, ni mucho menos)

Dando Tumbos xMadrid

hablais todos muy bien de Bacira, tengo ya ganas de ir!

25 de agosto de 2014

spider72

Genial Victor, tío más que cenar haces una tesis. De acuerdo en casi todo...lo del rabo especialmente, a mí todo me sabe igual...a rabo de bull.

25 de agosto de 2014

volga

Spider, en mi caso no ceno, como, y me gusta informarme antes de escribir, pero suelo hacerlo mitad antes, mitad después de ir al sitio,para no ir demasiado resabiado.
El rabo de toro es el nuevo wagyu, que a su vez es el nuevo buey, que a su vez... No me creo que haya tanto rabo de toro. Vamos, que o a los toros les crece el rabo después de cortarlo como a las lagartijas o no me creo que todo lo que dicen que es rabo de toro lo sea. Y además es un sabor muy plano, muy claro y que admite poca innovación, así que suele saber siempre igual.

25 de agosto de 2014

spider72

Qué bueno Victor. Yo también tengo en cartera el volver ahí con grupo grande...

2 de febrero de 2015

Gath

Buena reseña Victor, por lo leo sigue en buena forma.....

2 de febrero de 2015

Rosalía Martínez (Pi...

¿Por qué soy la única que este sitio la dejó sin más? :(

2 de febrero de 2015

spider72

Creo que casi sí

2 de febrero de 2015

20/04/2015

Excelente cocina en un marco desenfadado

Después de intentar ir varias veces sin éxito, por fin hemos podido cenar en BACIRA. El local está en una esquina de una calle bastante escondida de Chamberí. Decorado en plan “vintage” y en tonos claros, es amplio, luminoso y muy acogedor, se está realmente a gusto. Como sabéis es uno de los restaurantes revelación del año pasado y sigue en la cresta de la ola, como certifican sus llenos diarios y lo difícil que es reservar mesa, sobre todo en fin de semana.

Carta breve de cocina de “fusión”, técnicas orientales y producto nacional, de esas que te apetece probar todos los platos, además en casi todos existe opción de medias raciones, detalle que se agradece.

La camarera que nos tomó la comanda era una auténtica “crack”, simpática y explicando los platos y los vinos a la perfección, así que no tuvimos más remedio que decirle que era la primera vez y que nos pusiera lo que le diera gana (decisión que fue un acierto).

Después de un aperitivo de la casa, consistente en un chupito de salmorejo con huevas de mújol acompañado de pan de gambas especiado, nos puso:

½ ración de anguila ahumada con ricotta, tomates secos, brotes tiernos y quinoa crispy.

Tiradito de dorada con vieiras, tobiko y yuzu.

Bonito a la plancha con salsa de pescado y brotes.

Albóndigas guisadas de rabo de toro con puré especiado de patata.

Todos los platos deliciosos y muy elaborados, una explosión de sabor en cada bocado, destacando especialmente la anguila ahumada y las albóndigas de rabo de toro (que precisamente son dos de sus “clásicos”).

De postre una magnífica torrija caramelizada con helado y salsa de cítricos, que mantienen en carta por aclamación popular a pesar de haber pasado ya la Semana Santa.

Carta de vinos interesante, con referencias poco habituales que se salen del típico rioja-ribera-rueda, de la cual escogimos un blanco L’equilibrista, un vino que ya conocíamos y que maridó estupendamente con la comanda.

Terminamos con un café, acompañado de unos petit fours de chocolate blanco y cereales. Muy buena relación calidad precio, pagamos 76 euros por todo.

Nos encantó el sitio, nos recordó un poco a Triciclo. La fórmula parece sencilla: alta cocina en un marco desenfadado, con un servicio excelente y a buen precio. Lógicamente un éxito seguro. Para repetir muchas veces.

08/05/2015

Muy recomendable, pero le falta punch para 5*

* Abril 2015 *
Segunda visita a Bacira y mejor experiencia si cabe que la primera, pedimos lo que más nos gustó de la primera y algún plato nuevo que también cumplieron con las expectativas,
-Huevo a 65º con migas 8€, muy bueno.
-Albondigas (6€ unidad): un must, muy cremosas, se deshacen, un olor espectacular.
-Niguiri de toro con foie: bien.
-Risoteo setas: lo más flojito, el arroz de pasta no me acaba de convencer.
-Steak Tartar: bueno.
-Pulpo con pure de boniato: realmente bueno.

La carta de vinos un poco cara, copas Premium a 9€ no me parece descabellado.

Salimos a 40€ach cenamos bastante y con copa y vino. Asi que gran RCP..

No es extraño que el sitio sea de los más difícil de conseguir mesa en este 2015. Además el servicio fue bastante bueno y agradable salvo para el tema del vino que en ocasiones tuvimos que pedírselo para que nos rellenaran la copa.

Le subo a 5 estrellas porque me parece una buena opcion para cenar en Madrid por un precio correcto, con buen nivel y ambientillo.
--------------------
Buen descubrimiento en una zona (Chamberí) que no suelo frecuentar mucho gastronómicamente hablando… Me pilla lejos y la comodidad de aparcamiento es nula, al igual que tampoco conozco ningún restaurante de referencia por la zona por el que hacer el esfuerzo de ir.
El local está bien, con pinta de bistró francés… de día debe ser más bonito, con más luz o al menos eso aparenta en las fotos.
Como éramos 4, pasamos del menú degustación y pedimos de carta, se sirven muchas medias raciones así que da para probar más cosas.
El estilo de Bacira diría que es de cocina tradicional modernizada… En su carta predomina el pescado crudo en forma de ceviches y platos ahumados.
De aperitivo nos pusieron una crema de remolacha en vaso de chupito, buena y una cesta de pan (el servicio y pan se cobra).
Pedimos todo para compartir:
-Anguila ahumada con un crujiente de cerdo, plato realmente bueno (MUST)…el toque de crujiente le va de lujo para olvidar que comes semejante bicho.
-Huevo a 65º con migas, patatas y chorizo… también bueno, las migas podrían estar mejor pero en conjunto es muy satisfactorio.
-Tiradito de Vieras con una salsa tipo soja, plato muy refrescante y rico. Diría que otro MUST.
-Tartar ligeramente picante de atún, con aguacate y la salsa clásica del tempura tigre de Sushi99.
-Por ultimo rematamos con el mejor plato de la noche… Las albóndigas (a razón de 5€ las albóndiga…) Pero que merece la pena pedir por su untuosidad, sabor y olor a leña.
Postres pedimos la versión del famoso Drácula de Frigo… que es una gran imitación de un helado de frutas del bosque con fresas y un zumo de frutos rojos que está muy bueno..
Y el pan de especias con chocolate, helado de naranja, aceite, pimienta y sal que también nos gustó.

Todo esto con unos cuantos refrescos y agua nos salió a 22€ persona, que está realmente bien para la calidad de la comida. Le doy un 9 en RCP.
Creo que le falta un poco de ‘punch’ en algunos platos para alcanzar esa cima de restaurantes comedidos en precio y que te sorprenden (Nakeima o StreetXo están a la cabeza de este tipo de restaurantes, Sala de despiece podría estar también en la lista) por eso de momento le doy 4*. Espero con el tiempo vayan metiendo más caña a sus platos, pero es seguro que volveré y ojala pueda ponerles un 5*.

29/03/2015

Yo soy "flan"

Segunda visita 28.03.2015

En esta ocasión en la sala de abajo, donde se estaba muy agusto, con mucho más espacio que en la sala de arriba y estupendamente atendidos por una camarera majérrima..

Repetimos la anguila con ricotta, el mollete con mollejas y los callos (Cristino esta desarrollando una preocupante obsesión por los callos)

Y probamos nuevo;

-usuzuruki de chicharro, estupendo
-tirandito de vieiras, también estupendo.
-tartar de atún, buena calidad del atún, menos sorprendente que otros platos.
-makis mar y montaña con salsa chipotle, wagyu y langostino rebozado, espectaculares, cuidado los que no le guste el pincante!
-chipironcitos, también muy buenos

- torrija con helado de canela y soberte de yuzu... Tenía caramelito "requemao" modo arroz con leche.. Yo no soy muy de postres y me encantó!
-tarta de zanahoria, no la probé pero por lo visto gustó más la torrija.

Una botella de pies negros, varios vermuts, varias cervezas.. 38€ por cabeza, realmente con dos platos menos o sin los postres habíamos comido, pero "semos" así de glotones..

------------------------------------------

Una de las cosas que más me gusta hacer cuando voy a Madrid es salir a comer con mis abuelos, fueron ellos los que me llevaron por primera vez al 99 Sushi Bar, al Kabuki, a Viridiana, a Lúa y a muchos otros...

Está vez elegía yo, así dada la confianza que pongo que las opiniones de Don José Luis Gracia, decidí llevarlos a Bacira, mis abuelos son unos abuelos modernos y no les importa comer con palillos, con cucharas o con lo que haga falta, así que estaba segura que disfrutarían mucho.

Llegamos temprano y fuimos de los primero en ocupar nuestra mesa, cuando nos fuimos el local estaba lleno, yo reservé el martes para comer el domingo, no sé con cuanta antelación suele hacer falta reservar, pero imagino que con bastante.

Decidimos pedir todo al centro para hacernos un menú degustación a nuestra manera y nos gustó todo lo que pedimos, no hay acuerdo respecto a cual fue el mejor plato, pero si respecto a que todos estaban buenísimos.

Pedimos;

-1/2 Ración de Anguila ahumada con ricotta, tomates secos, brotes tiernos y quinoa crispy. Para mi abuelo lo mejor de la cena, yo que no soy nada amiga de la anguila, disfruté un montón.

-Niguiri de anchoa, con guacamole y pico de gallo, bueno, pero de los más flojito para mi gusto, es un bocadito de nada y cuesta 4€ cada niguiri, creo que es prescindible.

- Tiradito de dorada con vieiras de la Patagonia salsa de ají y especias japonesas, espectacular, me encantó, dos trocitos para cada uno.. tengo que confesar que yo me comí tres!

- 1/2 Steak tartar con pan de Carasau, me encanta el steak tartar, este quizás era un poco flojo de pique pero estaba muy bueno, tenía algo distinto, creemos que romero y albahaca pero no llegamos a averiguarlo.

- Albóndigas guisadas de rabo de toro con puré especiado de patata, muy buenas, detalle raruno, en la ración venían tres y les pedimos que nos pusieran una más, si la ración son 15€ y vienen tres, porque la suelta nos la cobraron a 6€, es una chorrada pero no encuentro el motivo, no obstante estaban buenísimas.

- Carrillera de cerdo ibérico glaseada con teriyaki con crema de lichis, remolacha, anacardos, pipas y almendras con curry. Plato preferido de mi abuela, para mi un poco dulce de más, pero a todos les encantó.

- Mollete japonés de mollejas de ternera, chimichurri, menta, pepino y ají amarillo, dos para compartir entre los cuatro, os adelanto que los molletes japoneses van a ser las nuevas mini hamburguesas, estaba rico, quizás un poco más de fuerza en la salsa no le habría venido mal.

- De postre mis abuelos un Drácula y una tarta de zahoria, debían de estar buenos porque no dijeron ni pio.

- Nosotros, unos callos.. si, si, ya se que los callos no son un postre, pero es que nosotros somos así, que se le va a hacer... Para mi el mejor plato de la comida, espectacular de mojar y remojar pan, ojo que mi experiencia como comedora de callos es muy escasa (la Maruca, Nakeima y Bacira) con lo cual puede que a un doctor en callos no le gusten, pero a mi me fliparon...

Con un vermut, cervecitas, agua y vino la cuenta ascendió a 127€, unos 32€ por cabeza comiendo mucho y muy bien.

Me declaro "flan" de Bacira.

spider72

Y yo fan de tus abuelos...¡joé qué guay!. Los míos del bar de abajo no pasaban...

24 de noviembre de 2014

je suis béatrice

Disfrutad de vuestros abuelos los que podáis, que es un lujazo tenerlos. Me han dado ganas de volver a Bacira...

24 de noviembre de 2014

spider72

Too late for me, I am afraid.

@cristina pues no está mal tu "callo currículo". Yo los de Nakeima ni idea, pero La Maruca y Bacira son muy buenos. Montia también los hace chulos...

24 de noviembre de 2014

Cristina

Si, tengo mucha suerte de poder disfrutarlos!!!! Spider, no me hables de Montia que es una espinita que tengo y con la estrella a ver si soy capaz de conseguir mesa...

24 de noviembre de 2014

Gath

Excelente reseña Cristina, y muy agradecido por tu mencion.

24 de noviembre de 2014

Gath

Buena rereseña Cristina. Como habeis podido comprobar Bacira sigue en plena forma.

29 de marzo de 2015

10/10/2014

No me enamoré, lo siento

Es la sensación de 2014 y todos dicen que es el nuevo Triciclo, y la verdad es que ganas, entusiasmo y acogida no les faltan. Así que había ganazas de conocer la cocina de estos tres cracks de la fusión. así que allí que fuimos.

Está bien que puedas pedir medias raciones, porque nos dio la oportunidad de probar un poco de todo.

-Tartar de atún picante con aguacate, alga wakame y pomelo rosa: me gustó sobre todo la salsa kimuchi, un locurón. El tartán rico, sí.

- tiradito de merluza a la bilbaína: pssss... mucho vinagre. A lo mejor es que no es my cup of tea, como dice el Spider.

- Huevo a 65º con sus migas, patatas y chorizo: bueno, pero eché de menos algo de intensidad

-Anguila ahumada con ricotta, tomates secos, brotes tiernos y quinoa crispy : sin duda lo que más me gustó, por sorprendente e intenso

-las famosas albóndigas de rabo de toro: buenas, sí, peero... con todo lo que se habla de ellas, no sé... simpático el detalle del ahumado, pero si lo pienso, no sé si una de estas albóndigas vale los 5 euros que vale cada unidad.... mucha tela,no?

postres
- el falso drácula: me divirtió y sorprendió mucho, buena cantidad además, un postre gamberrete y que cumple su función: evocar el famoso helado y tu infancia

- Pan de especias con chocolate, helado de naranja, aceite, pimienta y sal: el toque de sal y pimienta le da un punto sorprendente, pero quizá vi un poco seco el pan; tal vez con brioche o un pan bombón hubiera estado mejor...? no sé

Cortesía de la casa un vinito dulce muy majetón

con agua grandota y agua con gas (entre semana no se bebe) a 30 euros por cabeza. Que no es caro.

Supongo que volveré;hay enusiasmo detrás del proyecto y honestidad.

coktail de gambas

La carta... bacira.es/carta/4585683102

24 de julio de 2014

acme

Ese local está gafao....

24 de julio de 2014

Sr Rodriguez

¿qué era antes?

25 de julio de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

amasia, y antes creo que txirimiri y antes no sé q mas

25 de julio de 2014

Sr Rodriguez

joder, Amasia !! es verdad

25 de julio de 2014

Gath

Disfrútalo, estoy convencido de que te va a gustar,...

26 de septiembre de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

tengo a fer allí, en una central perdida de la mano de dios a horas de Astaná :_(

26 de septiembre de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

no puedo corasao! está enclaustrado en una central en la que vive en barracones, en medio de la nada más absoluta. No tiene un puñetero destino que motive o al que pueda acceder :_(

26 de septiembre de 2014

22/11/2014

Estupendo

Por fin un restaurante que responde a las críticas y a las expectativas creadas. Buen producto y bien tratado con precios más que contenidos. Esperemos que no cambie ni muera de éxito.

Apetece todo y todo probaremos, para empezar la anguila ahumada es algo que no debes perderte por su sabor por su equilibrio y porque estár sencillamente cojonuda. Tonterías algunas pero con sentido. Pásate.

**********************************************
Segunda visita: de nuevo todo perfecto en sabores y equilibrio. No te pierdas las Albóndigas guisadas de rabo de toro con puré especiado de patata y el Tartar de atún picante con aguacate, alga wakame y pomelo rosa. Aunque aquí uno siempre acierta.

****************************************************
Tercera visita: Decidimos probar los platos de la nueva carta, sorprenden menos que algunos de los eliminados. El tataki de atún con cuscús, chutney de mango y piparras y los chipirones encebollados correctos pero sin locura, mejor los callos al curry.

spider72

de momento pregunta a Sergiete lo del éxito...15 días de lista de espera

17 de octubre de 2014

Yanzoo

Me apunto las sugerencias para mañana!!

31 de octubre de 2014

04/09/2014

¿QUÉ TIENE BACIRA QUE NO TENGAN OTROS?

Bacira nos invita a “una experiencia gastronómica donde el Mediterráneo y Asia se dan la mano”. Proyecto de un trío de ases al estilo Triciclo que después de su encuentro en Nikkei 225 deciden emprender su propio negocio en el barrio de Chamberí.

Se encuentran con el local del efímero Amasia y se lanzan al abismo de la restauración madrileña en pleno mes de julio. Momento bien arriesgo, nos comenta el camarero que nos atiende en sala, “…pero estamos muy contentos. Ya tenemos lleno el próximo sábado y el siguiente y el siguiente. Y mañana y el viernes también…” Y es que cuando los madrileños simpatizamos con un local, vamos a muerte, lo lanzamos al estrellato y lo colocamos en un abrir y cerrar de ojos en los primeros puestos de la lista de top ten!

Y efectivamente es un concepto interesante, que no novedoso, como decía recuerda a Triciclo en la idea de profesionales del gremio que se asocian para crear proyecto propio con una fórmula informal, de precios más o menos ajustados (así, así), local desenfadado (en este caso recuerda más a una gran taberna bien puesta) y cocina elaborada (más gastronómico éste que aquel).

Miércoles 3 de septiembre 22,30 horas local a rebosar, incluso un poco más tarde alguno que otro, copita en la barra (¡qué marchita de diario, un lujo!)

Llegamos apurados después de sesión de cine, pero puntuales. Nuestra mesa no es de las mejores, nos castigan en un rincón del local, aunque la verdad es que mesas buenas buenas podemos considerar tres, las tres que no se montan casi literalmente sobre las de los lados y que ocupan el lugar central del amplio local con algunas columnas que aportan calidez al espacio. El zócalo en tonos verdes, grises y blancos le imprime ese toque tabernario muy acertado. Mesas y sillas blancas muy sencillas gama Ikea con camino de mesa y buenas servilletas de tela en un verde intenso. Vajilla blanca de corte nórdico.

Tardan un poco en ofrecernos la carta, pero a partir de aquí los tiempos son correctos. Los platos se distribuyen en tres bloques, Para empezar…, Para seguir… y Dulces recuerdos. Además, un primer apartado de Fuera de carta. Como ya casi es obligado, algunos de ellos se ofrecen en medias raciones.

Aperitivo de yogurt griego, remolacha y huevas de mujol. Bien, pero mejor más pequeño, menos remolacha para equilibrar el sabor de todos los ingredientes. Rebanadas de pan especiales, pero correoso (1,5€ cubierto/ p).

Para empezar:

-Anguila ahumada con ricotta, tomates secos, brotes tiernos y quinoa crispy (8€ ración). Buenísima. Para mí fue una grata sorpresa porque descubrí que sí me gusta la anguila, lo que no me gusta es la anguila macerada en soja de los japos. Cantidad más que generosa con buena calidad del producto. De lo mejor de la cena.

-Niguiris de atún rojo (8€ , 2ud). Estaban ricos, pero la calidad del atún no estaba a la altura del precio.

-Tartar de atún picante con aguacate, alga wakame y pomelo rosa (8€, ½ ración). Bueno, el picante se les olvidó por completo, la combinación con el aguacate y el pomelo muy acertada, pero el tartar no se presentó armado, con trozos de atún en tapas en lugar de cortado en dados. Quizás quieran darle un toque distinto, en la foto que aparece en su web es como yo lo esperaba, pero podéis comprobar en la mía que el parecido es lejano y no creo que lo justifique que fuera media ración.

Para seguir:

-Bacalao confitado con crema suave de ajos tiernos y piparras (16€ ración), que tomó mi pareja. Buen producto y ejecución perfecta.

-Tiradito de vieiras con tobiko, brotes, cortezas y yuzu (12€). Yo pedí el tiradito de lubina, lo prometo, pero el camarero escuchó vieira. Acepté tomármelo, él se disculpó hasta la saciedad. No había problema, de hecho hacía bastante tiempo que no tomaba vieira, me gustan, pero si tengo otra opción siempre me decanto por ésta. A pesar del error estaba muy muy bueno. Las pequeñas cortezitas un puntazo.

Mi verdadero pesar fue no haber pedido las albóndigas de rabo de toro, pero me rajé pensando que serían demasiado fuertes para cenar. En la mesa de al lado fueron más valientes y que pintaza…! Quedan pendientes.

Para acompañar la cena tomamos un blanco Navaherreros 2012 D.O. Madrid, uvas albillo y macabeo (16€), muy bueno. Carta de vinos con referencias muy interesantes a buen precio. Además de vinos blancos y tintos, tienen un apartado de vinos espumosos y otro de vermut, generosos y una cerveza artesanal.

Terminamos con un dulce recuerdo, nuestra versión del “Drácula” (5€) con fresas, grosellas, coulant de fresas y helado de vainilla. Riquísimo.

Con una botella de agua con gas pequeña, 78,50€.

Restaurante con un formato muy de moda con cuidada cocina fusión a precios razonables. La cuestión es que se empieza a globalizar la oferta y ya es difícil encontrar la verdadera identidad de muchos establecimientos; acaso es que no tenemos que buscarla…

En rigor, 3,5 estrellas. En nuestra próxima visita optará a 4.

Gath

Muy buena reseña.

4 de septiembre de 2014

gastrolola

Gracias!!!!

4 de septiembre de 2014

Miss Migas

Vaya, coincidimos en fecha y hora!! Y comimos similar!!

5 de septiembre de 2014

spider72

Buena reseña Lola, aunque yo le pongo 5. Me pareció mucho mejor que Triciclo y más barato. La verdad es que al leer tu opinión me parecen pocas stars que te gusto mucho casi todo

5 de septiembre de 2014

gastrolola

Quizás tienes razón Spider, pero aún tiene casi 4 porque de los tres primeros realmente solo me pareció q estuviera a la altura de lo q esperaba la anguila, así q voy a ser dura y voy a mantener las 3. Prometo volver este invierno con muchas ganas de subir puntuación porque creo q promete. Con respecto a Triciclo tengo muchas ganas de volver porque yo fui al principio de su apertura y el concepto entonces era totalmente novedoso, pero es imposible, siempre completo!!!

6 de septiembre de 2014

Pilar Castellanos Fe...

Bacira ha sorprendido a propios y extraños, yo ya he ido cuatro veces y tengo una nueva reserva para dentro de quince días. Hoy he probado el menú del día que no lo había hecho hasta ahora, me ha encantado. Me encantan todos sus platos, calidad y precio inigualable, todo cocinado con mucha ilusión y mimo. Me encanta que los cocineros salgan a hablar e incluso sirvan algún plato a los clientes. Un servicio muy bueno. Se lo recomiendo a todo el mundo y sobre todo muy buena idea lo de las medias raciones. Solo me queda felicitarles

26 de septiembre de 2014

26/04/2015

Buen restaurante fusión con gran RCP

Primera visita a Bacira, que seguro no será la última.

El local es muy agradable, el servicio muy amable y lo más importante, los platos son originales y están muy buenos. Esto hace que, si quieres cenar un fin de semana, tengas que hacer la reserva con bastante antelación.

Como era la primera visita nos recomendaron los clásicos:

- Anguila ahumada con ricotta, tomates secos, brotes y quinoa (5 € media ración). Impresionante combinación. Para repetir.

-Tiradito de dorada (14 €). Bastante bueno.

-Maki de mar y montaña (15 €). Plato fuera de carta, waygu flambeado, bonito deshidratado y chiplote. Una mezcla muy rica.

-Albóndigas de rabo de toro (6 € unidad). Están ahumadas con roble. Estaba muy buena, pero con todo lo que hay en la carta no volvería a pedirla.

- De postre, torrija caramelizada con helado de canela y sopa de lemongrass (5 €) que estaba espectacular, y un Drácula (5 €) que no me gustó demasiado.

Con 2 cervezas, 2 copas de vino y un café salimos a 40 € persona, por lo que la relación calidad-precio es muy, muy buena.

03/06/2015

Bacira, oferta redonda en cocina fusión.

En cuanto a cocina novedosa y diferente puedo decir que Bacira es de los sitios de los que más contento he salido en el último año. El buen servicio, la amplia oferta, la maravillosa cocina y una relación calidad precio increíble es una fórmula perfecta para triunfar.

La carta de Bacira es una mezcla llamativa de productos, platos de diferentes partes del mundo y técnicas novedosas que hacen que elegir sea una tarea muy complicada. En nuestro caso nos dejamos llevar y dejamos que eligieran por nosotros.

Empezamos por la anguila ahumada con ricota, un plato excepcional. Me encanta la anguila, y en este caso, muy suave y con un acompañamiento que la hace un plato fresquísimo y ligero.

Sigue leyendo en cookinganddisfruting.es/2015/05/bacira-oferta-redonda-en-cocina-...

02/12/2014

Impresionante

Se define como de cocina fusión pero es mucho más que eso. Es una cocina impresionante con unos sabores perfectamente combinados, originales y sorprendentes.

Platos tradicionales como las migas, normales pero retocados como el cerdo agridulce, la albóndiga o sabores de lujo como las navajas con bergamota.

El servicio es de 20. Atentos, interesados en el conford del cliente.

Un sitio que merece la pena visitar y que llegará lejos. Puedes leer la crónica entera aquí: viajesytapas.blogspot.com.es/2014/12/restaurante-bacira.html

14/10/2014

gordolobo lo descubrió en julio de 2014

el famoso Bacira

Los "gastrobares" son el "nuevo ladrillo" en Madrid. No paran de abrir y abrir... aunque muy pocos sobrevivirán al año. Bacira puede que sea uno de ellos. Al menos se les ve más personalidad y ganas que a otros.

Me gustó la propuesta desenfadada y las cosas que probé me gustaron. Tiene pinta de que irán variando, o eso espero, la carta según temporada. La sala es muy agradable y el personal trata de ser atento (aunque a veces se despistan dejando algún plato usado en la mesa demasiado tiempo).

Para los fans del pescado, como es mi caso, hay muchas opciones.

Mejoraría un poco el tema vinos. Al pedir vino blanco por copas, no hay manera en Madrid de escapar del "tenemos Rueda".

Mención especial a los postres, muy currados. Ganas de probar el resto.

spider72

Qué curioso tu comentario de los vino, a mí siempre me ha parecido muy cuidado en Bacira, con muchos vinos raros pero buenos y muy ajustados de precio

14 de octubre de 2014

gordolobo

De precio sí, bien. Me refiero a que pregunté por una copa de vino blanco y me dijeron "¿un Rueda va bien?" Si tenían todos esos vinos, creo que hubiera sido más seductor "pues mire tenemos X, Y , Z ., etc.... "

14 de octubre de 2014

spider72

Sin duda yo es que lo del Rueda me mata también

14 de octubre de 2014

Pio Pio

Fuimos a cenar los amigos (6 personas) el viernes pasado y fuimos unánimes: el mejor restaurante al que hemos ido de Madrid.
Dos amigas llegaron antes y se pidieron una caña mientras nos esperaban. Creo que es la mejor caña que he probado en mi vida, perfectamente tirada y con la temperatura justa.
La camarera que nos atendió de maravilla, nos aconsejó pedir todo para compartir y poder probar de esta manera más cosas. ¡Gran acierto! De los 9 platos destaco por orden las alcachofas con foie, las albóndigas de rabo de toro, el tartar de salmón y la anguila ahumada. El resto de platos también muy ricos pero estos cuatro se salían.
Al llegar a los postres, una de las personas comentó que no podía tomar ninguno por ser intolerante a la lactosa. La prepararon un sorbete especial que además no incluyeron en la cuenta, pedazo de detalle.
Todo con 3 botellas de vino y cafés, salimos a 38 euros cada uno. Excelente relación calidad-precio.
Super recomendable para ir con familia, amigos o en pareja.

10 de marzo de 2015

16/02/2015

Súper recomendables

Ya lo ha dicho más gente, pero Bacira está en el mismo local que la arrocería Balear (hace ya varios años que cerró) y más recientemente el Txirimiri, que sigue manteniendo otros locales por Madrid. Después hubo otro sitio, asiático, que no llegué a probar. Es un local que me trae buenos recuerdos.
Después de esa breve introducción histórica, comentar que el local está agradablemente decorado, que es acogedor, y el servicio atento y amable, sin atosigar.
Al enfrentarte a la carta de Bacira lo primero que me sorprendió es que me apetecía casi todo y que teniendo en cuenta lo que iba a tardar en volver (habíamos reservado la mesa con más de un mes de antelación), tendría que elegir bien. Por ello se agradece la posibilidad de pedir medias raciones (disponible en muchos de los platos). Así pudimos probar cinco platos y dos postres para dos personas.
Al final escogimos el tartar de atún picante con aguacate, impresionante, grandes trozos (identificables) de atún, (no como aquel que me dieron en Banzai Recoletos), ligeramente picante y muy bien acompañado por el pomelo y alga wakame. Tiradito de lubina, una delicia, la media ración es perfecta para llevarte un gran recuerdo de este plato y, para acabar los primeros, un niguiri de anchoa del cantábrico, memorable y sorprendente. En los segundos, pedimos carrilleras de cerdo ibérico, sabrosas y acompañadas de frutos secos al curry, quizás el acompañamiento de crema de lichis era excesivo y robaba el protagonismo, pero era estaba aparte, con lo que no fue un problema. Y también una corvina con arroz negro, un plato muy interesante, lleno de texturas y contrastes.
En los postres también nos sorprendieron con una tarta de zanahoria totalmente distinta a las usuales y un postre de chocolate en tres texturas que me gustó, pero no me impresionó.
Con vino 45€ por barba, súper recomendable, volveremos, si encontramos mesa.

Ertriki

Gracias por la recomendación Michael, es un sitio fenomenal

19 de mayo de 2015

27/05/2015

Mucho primor y cuidado tanto del personal como de comida pero....

Aquí os dejo nuestra experiencia en Bacira el pasado 1 de noviembre a mediodía.

yanzoo.es/bacira-restaurante

spider72

Huy esto lo quiero leer yo...

2 de noviembre de 2014

Gath

Y yo, que dentro de muy poco, le toca el turno.

2 de noviembre de 2014

Lady Spider76

Pues si la experiencia es como la nuestra te encantará. Eso si, hay platos excelentes y otros que te dejan que ni fú ni fa.

2 de noviembre de 2014

Gath

No, si somos repetidores, la anterior ocasion salimos con sonrisa de oreja a oreja.

2 de noviembre de 2014

Lady Spider76

Ya decía yo!

2 de noviembre de 2014

Gath

Claro, estoy leyendo últimamente en las redes unas opiniones no tan positivas como al comienzo. Por ello tengo curiosidad por conocer la opinión.

3 de noviembre de 2014

Gath

Siento discrepar de tu reseña Eum, nosotros estuvimos ayer domingo, es cierto que pedimos cosas diferentes a vosotros, pero la impresion con la que salimos, es de una importante mejora en cocina. Todavia no he hecho la reseña, si he subido las fotos y nuestra nueva calificación.
Ahora bien, lo importante es esto, que las opiniones fluyan aunque sean discrepantes.

17 de noviembre de 2014

spider72

Esto hay que re-chequearlo. Especialmente porque JLG me ha desbancado en Bacira...y oye, una competición es una competición :D

17 de noviembre de 2014

Yanzoo

Sí!! he visto tus fotos JLG y tienen una pinta estupenda. Tomaré buena nota de tu comanda para la próxima vez que surja el volver. Valorar un sitio cuando sólo has ido una vez es complicado y a veces injusto como puede ser mi experiencia. Pero "así nos pareció y así lo hemos contado" :-)

17 de noviembre de 2014

Gath

Me parece fenomenal, casi uno debe opinar en funcion de sus impresiones, y las vuestras me son muy utiles y validas. Solo manifiesto discrepancia, pero dentro del respeto que me merece vuestra opinión, seguramente mas experta que la mia, yo, en definitiva, solo soy un comilón.

17 de noviembre de 2014

spider72

Ahora cantos regionales...

17 de noviembre de 2014

Gath

Spider, lo de haberte superado en chekings es injusto, y lo digo sin rubor, en un plazo de 15' hice dos chekings, no estaba seguro de haber hecho el primero y en la app del movil, no salia, luego pensé que no lo habia hecho, ... , cosas de la edad, al llegar a casa y cambiar de aparato vi que estaba duplicado. Mis disculpas.

17 de noviembre de 2014

spider72

jajajaja...nada nada en la guerra no hay disculpas...¡sin piedad!

17 de noviembre de 2014

Lady Spider76

Eso me pasó a mi en Hattori...a todos nos pasa alguna vez.

17 de noviembre de 2014

Sr Rodriguez

ya ya...

17 de noviembre de 2014

13/01/2015

Excellent quality of the ingredients and innovative recipes done to perfection

You are going to enjoy Bacira from the entrance to the table talk. It’s a Mediterranean (with an Asian touch) restaurant, bright and fresh decorated in Chamberi neighborhood.

The secret: excellent quality of the ingredients and innovative recipes done to perfection. The place is so comfortable, the light, the space, you could eat here forever.

They offer a sample menu for 30€, and a daily menu for 14€. If you prefer to choose from the menu you can go for something light and fresh like Ceviche, or a typical Spanish recipe: Egg with bread (migas), potatoes and chorizo (we order half plates to try more dishes).

For main dishes I’ll suggest the Oaxtail meatballs, with mashed potato, it will melt in your mouth! Or you can try the Grilled smoked octopus, incredible soft.
Amazing desserts, so you have to make room for them.

It’s a great place to go with friends, family or your partner, the place will let you have a conversation, and if you go for lunch, the light from the windows will make you feel as good as the amazing food.