Bahía Taberna surge de la unión de tres jóvenes emprendedores que ponen en marcha sus conocimientos de gastronomía rompiendo las normas establecidas. Se ha renovado el ambiente tradicional de una taberna conjugando los conceptos de las últimas tendencias artísticas y gastronómicas. Así se pueden degustar modernos pi...

Ordenar por:

relevancia fecha

15/10/2016

Sorpresa positiva.

Comida mesas altas. Buen servicio, pinchos y raciones buenas y vinos por copas aceptables. Cambian los platos con regularidad y tu te sirves los cubiertos. Fail total con las servilletas... de esas que no limpian nada!!

Pincho de ensaladilla bueno. La oreja viene envuelta en pasta filo y con espuma de salsa brava, creo que sobra la floritura, pero estaba buena. Buenísima la pizza de chipiron y el bonito con tomate correcto.

Tiket medio algo alto.

No obstante, para repetir y probar más cosas.

21/07/2016

Está buena, pero falta algo y sobra factura

Es curioso el local, tiene varios ambientes, de carta, de mesa alta, y una pequeña terraza.
Presentan las cartas envueltas en portadas de discos de Julio Iglesias o Travolta. Está curioso.
Pintxos creativos y normalmente buenos. Rico el pulpo, el risotto y el steak tartar.
Carta de vinos normal, no faltaba ni sobraba nada.

Servicio bien, atento.
Precio: 70€ por persona en la terraza. Lo cierto es que nos pareció algo caro. Sobran 20€.

01/12/2017

cocina sorprendente, local un poco a desmano, personal muy agradable.

31/01/2016

Picoteo de camino al aeropuerto

Si quieres agasajar con una comida típica decente a unos amigos extranjeros de escala relámpago en Madrid, el aeropuerto no es una opción. Buscando en los alrededores de Barajas encontramos este local que figura en las listas de todos nuestros gurús gastronómicos, así que no dudamos en acercarnos.
- La comida:
Obviamente nos centramos en los platos típicamente españoles (aquí sus versiones modernizadas) que todo guiri más o menos aficionado a la gastronomía conoce. Elaboraciones correctas sin grandes sorpresas, salvo el tartar de pez mantequilla, que estaba muy rico, aunque fue la ración más cara y exigua de toda la comida.
- El servicio:
Teniendo en cuenta que llegamos en horario europeo y éramos los únicos clientes, los platos salieron muy rápido.
- El local:
Pequeño, con mesas altas (que quedan muy bien pero son muy incómodas) y decoración industrial con toques propios. Aviso a navegantes: está en una zona residencial con millones de calles por todos lados, así que aún yendo con GPS es fácil perderse.
- Conclusión:
Interesante opción como alternativa a una hamburguesa grasienta en el aeropuerto, aunque no se nos ocurriría ir ex profeso.

08/12/2015

Sorprende para bien (muy bien)

Nueva visita en diciembre 15, lo más memorable, probamos la tarta de queso y su nueva interpretación del tiramisú, espectaculares ambos. El resto de la comida al mismo nivel que en la anterior visita, es decir, muy muy buenos. Después de los chascos que nos hemos llevado con las últimas inauguraciones de sitios con grandes pretensiones, le subo a 5 estrellas y espero que se acerquen al centro a un local más amplio para poder ir a cenar (porque en la zona en la que están, cenar es impensable, da pereza mortal ir y salir de allí).

Visita al medio día entre semana. Está en un sitio bastante inusual para un restaurante de este tipo con ciertas pretensiones (zona residencial alejada de cualquier centro de negocios, comercial…., a tomar por saco en fino). Por fuera no te da más que la impresión de que es un restaurante de los de zona de urbanizaciones con menú del día y terraza de sombrilla de publicidad. Sin reserva creo que ya es complicado conseguir mesa, estaba completo cuando fuimos y casi todo ejecutivos, lo que te da la medida de que es lo mejor que puedes encontrar en la zona (que es un erial gastronómico, la verdad).

Es muy pequeño, un salón con mesas para menú degustación (no sé, unas 8? y juntitas, había bastante lío y ruido ambiental) y una zona de mesas altas de madera como para 6 personas (de las que están de moda y se comparten con extraños…) donde hay carta y no menú. Ya empecé a notar que hay nivel por el despliegue de camareros y de cocina, que está a la vista, son bastante jóvenes pero bastante profesionales, el maitre/dueño es muy agradable. La carta son dos menús degustación, uno de 4 platos y otro de 5 (con dos postres que se suman). Tomamos el de 4 platos, por persona son 40 euros, está muy bien de calidad precio, ya os lo digo. Hay un aperitivo y cuatro platos que te cantan y adaptan a alergias y gustos. Todos me gustaron, muy recomendables la vieira, las navajas y los guisantes, la caballa me gustó un poco menos, pero sabrosa, su pizza de chipirón que es una de sus especialidades está muy buena. El cochinillo y la merluza que son los platos finales para mí son lo menos logrado, son más básicos. Luego dos postres, el tiramisú estaba bueno pero no tiene demasiado de especial, la tarta de queso la ponen muy bien en otras críticas pero no me tocó, nos pusieron un bizcocho un pelín seco.

Me pareció que por ese precio es una elección buenísima que se está poniendo de moda y es mejor visitar cuanto antes. Lo negativo, que salvo que vivas por la zona, está lejos de todo, el local no vale nada (abstenerse rollo romántico), pero te sorprende culinariamente muy gratamente y eso se agradece mucho hoy en día. Con el menú de 4 platos comes de sobra (las raciones son pequeñas, si eres carpanta quizás no, si estás con la operación bikini te sobra un plato). Te sale con bebida en torno a los 48-50 euros, no es para ir todos los días vaya. Me han comentado que el maridaje está muy bien logrado, con vinos diferentes y buenos. Se ve que le ponen ganas en agradar y en hacer una cocina diferente. Si se acercan al centro se va a poner muy de moda, os lo digo.

spider72

A nosotros nos gustó mucho pero no nos pega nada el local con la cocina

7 de julio de 2015

26/10/2015

Octubre 2015. Picoteo Viernes. 3++

Casi one start up después de la segunda visita a la barra, que de mesa y mantel sigo sin atreverme. El precio sigue asustando y mucho.

Tampoco es, para nada, una barra asequible pero las navajas con garbanzos y la carrillera a low temperature de ayer estaban de nivel y teniendo suerte con el camarero se queda ya una noche magnífica.

3 sugerencias del día más 1 postre con 4 De Paulas [a 3,1€ each], pan y cafés 55 larries.

Paula (ex-Montia) ya no está. Nuevos y ecológicos proyectos.

--------


Abril 2015. Cena picoteo. 3-

Atraídos por el fichaje intergaláctico de su nueva sumiller (aka Súper Paula, ex-Montia) más que por la posición que atesora en la reputada Tripadvisor y después de recorrer 13km desde Panic, vamos, que céntrico no queda, conseguimos plantarnos en este sitio de moda. De moda al menos en el barrio, que bien lo refrenda el petismo del local no siendo, como veremos, especialmente barato.

Local en plan ¿neotaberna? con la decoración industrial ésa que ya aburre algo. Oigan, igual fueron los primeros que la pusieron. Amplia zona de barra con unas 6-7 mesas altas y otros huecos en plan barriles, una mesa redonda y hasta un saloncito con sofá. Aburre pero no disgusta. También terraza "inrue" para quien guste.

Ademas, al fondo y anexo a la cocina, un pequeño comedor con no más de 4-5 mesas, reservado para los menús degustación. Ojo que por lo que entendí, el corto va sobre 40€ y el largo sube a 55€ (7 platos creo que me dijeron), maridajes empezando en 18, aparte. Pues menos mal que no sabíamos esto y reservamos en la barra porque visto lo que vi si salgo de allí sin más de 100 larries sin esperarlo, igual me comen los demonios.

Bueno, al lío:

Llegamos y nos tienen preparada una mesa alta supletoria (sacada de la terraza) a la entrada y en todo el paso. Y eso que llevábamos reserva desde el Jueves. Protestamos y ni caso. Aparte de lo ridículo de la mesa y de que me dieron la cena a base de empujones de todo dios que entraba y salía, me parece que en un sitio de estos precios o ¿aspiraciones? deberían cuidar un poco estos detalles. Si es taberna lo es para todo amigos. O eso o al menos avisar que no cuesta un carallo.

El servicio en general bien y digo en general, no todos y cada uno. Me suele gustar dejar la copa de vino en la zona de la mesa que me da la gana. No toques mis cosas, please.

Carta corta a base de pintxos y raciones todo bastante elaborado y con buena pinta aunque muy, muy escaso.

Corta y simplona oferta por copas, que sorprende más si cabe al ver la excelente carta de la zona de restaurante. Espero que con la incorporación de Paula mejore este punto.

Del comercio nos dejamos aconsejar por el simpático camarero que nos hizo un grandes éxitos de pintxos que nosotros terminamos completando con un excelente rabo de toro. Muy bueno también el cordero, que preparan a baja temperatura, deshuesan, entarrinan y acompañan con una hoisin. "Típico" huevo a low temperature con trufa y parmentier de patata, que no por típico deja de estar bueno y curioso el sashimi de viera. Lo más prescindible, la focaccia de chipirón.

con 2 "irrepetibles" manchuelas, 2 godellos y 2 cafés, 63€ total para dos. Me pareció caro para las cantidades.

Con estos antecedentes, me de reparo apostar por el menú degustación, a pesar de que si en sala está Paula hay una parte que está asegurada.

No obstante o estoy yo muy fuera de onda o..¿no es un poco pasote ofertar menús a esos precios?. ¿Alguna opinión que avale ese gasto?. ¿Estamos locos?.


Cordialismo.

Sr Rodriguez

De lo que recuerdo coincido en la focaccia y en las cantidades.

25 de abril de 2015

EspaciosSecretos

Yo tomé ese menú degustación en la parte del restaurante y si bien nos gustó la comida nos dejó la sensación de ser caro para lo que era. No nos pilla nada lejos y sin tener mal recuerdo, no hemos vuelto.

25 de abril de 2015

acme

David, en barra rioja, ribera y me sacaron el manchuela de milagro, igual fue la camarera.
Espacios, ¿recuerdas algo el menú?. Es que del corto el camarero dijo algo de 4 pinchitos que me puso los pelo de punta. Espero que no haber entendido bien.

25 de abril de 2015

EspaciosSecretos

Llevaba algunos platos tipo cocina creativa (pocas cantidades). Recuerdo unos pétalos de cebolla, un albaricoque a la plancha con mascarpone y repollo, pulpo con quinoa y ajete, algo de oreja y unos pétalos de cebolla.

26 de abril de 2015

acme

Ok gracias. Yo lo único que vi fue un plato bastante grande al centro de calabacín cortado en láminas muy finas y con una salsa por encima.

26 de abril de 2015

acme

acá una foto con los menús. También hay uno de 24€ aunque de éste no pone mucho. tripadvisor.es/ShowUserReviews-g187514-d803211-r245934311-Bahia_...

26 de abril de 2015

Sr Rodriguez

Pedir un vino DePaula y que te digan que Paula ya no trabaja allí....:)

26 de octubre de 2015

27/05/2015

Fantástico todo: comida, servicio y precios

Taberna Bahía es un sitio que no os podéis perder. Da igual que no esté en el centro de Madrid, id a cenar, o un sábado al mediodía a pegaros una comilona como Dios manda.

El local tiene varias zonas, con toques modernos y acogedores. Pero lo mejor es lo más importante: la comida y el servicio, ambos insuperables. Me detengo un poco en la comida porque es de justicia: aquí encontraréis mezclas que os llamarán la atención y que, en principio, pueden no pegaros nada. ¡Lanzáos a la piscina y probadlas! Todo está buenísimo. Y la relación calidad-precio me parece francamente buena. Un restaurante capaz de poner luz a los días más oscuros.

Si queréis ver fotos y saber más: lascenasdeingrid.com/2015/05/22/taberna-bahia

05/10/2015

qué suerte tenerlo cerquita

Me encanta este sitio. Tanto si te sientas dentro y tomas el menú degustación y te dejas querer o bien comes en la zona de mesas altas algo más informal. Barato no es, pero muy buena relación calidad-precio. Volveré unas cuantas veces... seguro. Eso sí, hay que reservar, que es chiquito y tiene su fama (bien merecida).

10/03/2014

la excursión bien merece la pena

O vives por el barrio o acabas concluyendo que la Bahía Taberna está donde Cristo perdió el mechero... o un poco más allá. Pero la excursión merece la pena porque se come muy bien y el servicio es encantador. Me gustó bastante que tuvieran buenos vinos por copas (un godello entre los blancos o tintos italianos riquísimos). Hay dos zonas, la de la entrada alrededor de la barra donde en mesas altas o bajas comes a base de pinchos y raciones, y un recoleto espacio con pinta de restaurante donde te sientas para comer el menú degustación sorpresa: no sabes en qué consiste ni tampoco cuánto cuesta pero te van sacando platos que se le ocurren al cocinero. Creo que volveré un día a probarlo porque de lo que comí, me gustó mucho más lo que era fuera de carta que lo que podías escoger en el menú (aunque lo que me propusieron fuera de carta estaba un pelín por encima en precio que lo que podías elegir en carta). Entre los pinchos, muy ricas las bravas aunque la salsa en espuma no me convenció; la misma salsa la usan para la oreja rebozada, y no se si es una feliz idea. Excepcional una melanzane parmigiana (fuera de carta) y un tartar de vieira igualmente rico. El salmón rojo en sashimi, también fuera de carta, deberían incluirlo desde ya porque es un plato triunfador. El steak tartare no merece la pena, no está a la altura de las exquisitices que puedes pedir. En cuanto a los postres no terminan de estar lo suficientemente dulces como para ser considerados tales. Mejor la cheesecake (con frutas, curioso) que el tiramisú, que puedes acompañar con un buen vino dulce (que te ofrecen al pedir los postres, un acierto con el que me ganaron! qué poca tradición hay de ofrecer un vino para acompañar el final de una comida

Sin manteles y con servilletas de papel. El equipo de sala fue encantador, realmente amable. Precio medio: 40€. Para comer o cenar a base de picoteo no me parece especialmente barato pero quizá pedí algún plato que hizo subir la cuenta porque en general el precio de los pinchos es comedido, entre 6 y 10 euros.

28/11/2014

Estupendo y recomendable 100%

Un restaurante estupendo, el servicio es atento, correcto y siempre pendiente. Déjate aconsejar con por cualquiera de ellos sobre los platos y cantidades a pedir. El local es amplio, luminoso, moderno y bien decorado. Siempre cuentan con platos nuevos que sorprenden. Ya he estado varias veces y seguro que seguiré repitiendo.

03/03/2013

Bahía, bien merece un viajecito

Lejos, muy lejos de casi cualquier sitio y escondido, muy escondido. O gps o muerte. Local sencillo y correcto con zona de barra y veladores y mesas para sentarse frente a la cocina a la vista. En los fogones Daniel, formado en Madrid en la escuela de Salvador Gallego, un mago de la cocina y muy joven, simpático y cercano, que tuvo la deferencia de compartir nuestra sobremesa.
Personal de sala muy joven y simpático, solo oscurecido por el supuesto experto en vinos, un poco más distante que el resto del personal.
La cocina, pues casi de 10. Fantásticos pinchos de oreja, foie, pizza de chipirón, correcta ensaladilla algo más flojita y la joya de la corona, un tartar de solomillo de verdad, un steak tartar fantástico (por favor, no me parece bien que cobréis el pan tostado que acompaña al tartar). Postres bien presentados y correctos. La única pega la carta de vinos con referencias interesantes pero multiplicadas por tres el precio. Una pequeña corrección a la baja lo haría más atractivo. Buenas copas servidas con parafernalia del circo du soleil para justificar el precio. Sobre 30 euros por persona con vino. Ah, fantástica cerveza y muy bien tirada