Bar El Puente

Ordenar por:

relevancia fecha

14/07/2012

Globez Lopez lo descubrió en julio de 2012

Los mayores placeres son sencillos

Riocaliente es un pueblín atravesado por los ríos Riensena y Jo, parece que este último tiene una temperatura constante de 4ºC y de ahí el nombre del lugar que, sin duda, le puso alguien con sentido del humor. Es conocido por tener una de las mayores concentraciones de hórreos de Asturias, 21 en total, la mayoría tricentenarios y ahora es algo más popular por formar parte de la ruta pedestre del “camín encatau” invento reciente del Ayuntamiento del Concejo de Llanes para darle vidilla a la zona.

Reconozco mi condición de hedonista (de disfrutólogo, como inteligentemente se ha denominado un usuario de esta web) y, como tal, creo que el culmen de un placer es que, además, sea sencillo.

El Puente es un bar de pueblo atendido por sus dueños, agradables conversadores con sus vecinos y con los que llevamos yendo tiempo por allí. Es pequeño y acogedor, aquí los lugareños se toman un algo, se concentran para ver correr a su admirado Alonso y por las noches las copas que correspondan ese día, por lo que su horario es, más o menos, abrir cuando quiere el dueño y cerrar cuando toca.

Aquí no se come. Hay buena sidra que mantienen fría en el río, extensa variedad de cervezas, no en balde su dueño atesora una colección de más de 2.000 botellas llenas (youtube.com/watch?v=YnWRrQdvsp4) y para acompañar conservas, aceitunas varias, patatas fritas, algún embutido y los cacahuetes con cáscara como en toda Asturias.

Paramos poco dentro del bar, lo justo para darse un rato de charleta, el asunto es sentarse justo a la ribera del pequeño pero siempre caudaloso y limpio Riensena, junto al puente que da nombre al bar, y dejar pasar el tiempo mientras va cayendo la botella (o botellas) de sidra, con calma como aprendes de los asturianos, para ir sintiendo como se te va poniendo esa nubecita en el coco que sólo la sidra consigue, justo en ese lugar y con ese entorno. Aceitunas, patatitas, berberechos,… algún día leyendo La Nueva España, la mayoría simplemente “estando”.

Hay sitios más importantes en Asturias, paisajes más idílicos, pueblos más lucidos, pero sentarnos aquí y echar un buen rato es un placer sencillo que disfrutamos como en ningún otro lugar.

madridevoltion

Porque la sidra a temperatura de rió, no sabe igual. Asturias en estado puro.

23 de noviembre de 2012