En el barrio madrileño de Chamberí se encuentra este bar con cocina que ofrece la posibilidad de comer todos los días y a cualquier hora. Su carta se basa en platos mediterráneos de mercado, fundamentados en productos muy frescos y de calidad. Aquí se sirven desayunos, comidas, platos del día, cenas y cócteles.

Ordenar por:

relevancia fecha

18/05/2012

SANTO TOMÁS, UNA Y NO MÁS

Es difícil valorar este bar. Si atiendes a su decoración la nota es alta. Curro en el tema y "chapeau" el local es casi espectacular: amplio, cálido, moderno y distinto. Aquí le doy las 5 estrellas pero como no se trata de un museo, sino que es un lugar al que vas a comer y a beber, pués sinceramente la nota no pasa de un 2. Comida mediocre donde las haya. Hamburguesa de menú infantil, pizzas del montón y bobadas varias. El vino un robo. Sin embargo, siendo mala, la comida no es lo peor. Lo peor es el ambiente "pijobobo" cuajado de gente supuestamente guapa que ajenos a la que está cayendo, disfrutan en la barra pagando al grupo tragaluz la decoración del local a golpe de copita de vino a 4.50. Copita de vino que te cobran por adelantado como no lo hace ningún bareto de barrio. En resumen, el OOOOH!! que sientes al entrar se transforma en un ASCO DE SITIO!!! cuando pagas y te vas.

07/12/2011

Un poco timo

El sitio en si es muy chulo, no vamos a negarlo, y la ubicación es fantástica pero......es el típico bar donde te tratan "según quien seas" lo cual me parece lamentable a estas alturas de la vida.
Es carísimo y el servicio bastante maleducado y tardón.
Nos cobraron 26 euros por:
2 "cócteles" vitamina (sin alcohol): 8 euros por un mix de zumos de frutas de bote,
1 tosta de roast beef y cebolla caramelizada 10 euros ! no solo eso sino que tardaron unos 20 minutos en traerla, increíble... todo esto a media tarde cuando no había más que dos mesas ocupadas.
Y el camarero con muy malos modos, encima.
La chica que parece ser la jefa es muy amable eso si.
Por un lado me quedé con ganas de probar cosas nuevas porque la carta pinta bien aunque recalco super caro todo, pero no creo que lo haga, no me gusta nada como tratan a los clientes.

14/11/2011

Mal vamos

He llegado a la conclusión de que me he vuelto viejo pues no termino de asimilar las nuevas tendencias de la restauración madrileña. Y no hablo de lo que se cocina sino del tipo de servicio. Me pondré en plan abuelo cebolleta: En mis tiempos ibas a un restaurante por primera vez y un amable maître te recibía como si fueras todos los días y unos camareros agradables y discretos te atendían de igual manera. Ahora, vas a un sitio de esos "pijos de moda" y te recibe una señora o señor que te saluda lo justo, “te gestiona” como un “producto” que figura en una lista y te aparca en la barra a esperar o en la mesa si hay sitio. Posteriormente el servicio de mesa te atiende con un ritual de manual, con la justa deferencia para no caer en la grosería. Todo muy bien “procedimentalizado”, todos cortésmente fríos. Estas son mis disquisiciones después de ir un par de veces al Bar Tomate.

A lo dicho anteriormente, que puede interpretarse como subjetiva percepción, añado un dato objetivo que viene a demostrar que el procedimiento no funciona. En mi última visita (dos personas) nos aparcaron en la barra hasta que la mesa estuviera preparada. Mal empezamos. Pedimos dos riojas crianza y la camarera nos sorprende con un “sólo tenemos reserva”, ¡vaya, pero si hay crianzas en la carta! Mal seguimos. Pedimos, pues, dos Marqués de Murrieta, único vino de Rioja en barra, y ¡Atención! Una vez servido, la señorita nos exige el pago inmediato ¡Como si estuviéramos en un cutre cuchitril noctámbulo! Mal acabamos. El vino en cuestión a 4,50€ la copa. Es obvio que aquella ocurrencia no era fruto de una manía personal de la camarera, sino del procedimiento de la casa, que parece ser una extraña mezcolanza entre el que se sigue en un toma-copas cutre y una cadena de hamburgueserías: Primero paga y luego bebe. De pinta, pintamos bien, quiero decir que no la tenemos de irnos sin pagar de los sitios. Por si algún forofo duda.

Del aparcamiento de la barra pasamos al de la mesa y nos sentamos a cenar calentitos. ¿Qué cenamos? Unas alcachofas fritas, que por cierto celíacos y personas a régimen, son rebozadas; un carpaccio de carne que está bien y una hamburguesa normal con unas malas patatas fritas. De vino una botella de Emilio Moro joven, pues esa noche ya estábamos hartos de Rioja.

El asunto en total, pidiendo platos muy baratitos y con la broma de la barra, se puso en 60€.

Creo que queda todo dicho.

18/02/2011

A mi me parece un VIPs, mejorado

Wanabe, Wanabe, Wanabe...
Yo fui a cenar acompañado un jueves cualquiera, al llegar lo encontré lleno de gente lo cual me dio buena espina, la decoración es preciosa "bueno a mi acompañante así le parecia", para que nos vamos a engañar. y el sitio parece que esta bastante de moda (nos dieron mesa para 15 min y la verdad es que fueron 10)..
Cosas que no me gustaron:
La comida. (sin más, la hamburguesa sinceramente no sabia literalmente a nada), igual que en el VIPs. Pero mas pequeña y mas cara, habían quitado del menú el atún "lo cual me importa un bledo si no fuera porque no me explicaron porqué".
Nos tomamos un vino en la barra esperando y nada mas servir el camarero nos dice que le paguemos "viva el tasca pepe".. 8 Euros por dos blancos, sin una miserable tapa..., (es que hay que pagar a todos los del grupo). "Me parece mal pagar nada más ser servido en un sitio que se las da de molón", "sera porque la gente se va del restaurante sin pagar??" que triste.
El servicio, justo y poco más, nada del otro mundo, un poco mediocre.
Precios, ni caros ni barato, pero ya sabes si pagas 11€ por una hamburguesa de 50g de carne es caro "no es por la cantidad, es por el sabor"??... y un blanco por 4€?..
La decoración a mi acompañante le encanto, a mi, ni fu ni fa.. pero es cuestión de gustos..
Personalmente no creo que vuelta, quizás a tomar una copa con un grupo, pero no seré yo el que proponga hace el Wanabe..

28/06/2010

las modas son así

de fama inmerecida. fui a una comida de trabajo, nos pusieron en zona de fumadores. ambiente muy pijo (de esos pijos que dejan de ser divertidos pero que mi acompañante decía que pensaba ya no existían). la comida, entre correcta y pichín pichán, igual que el servicio. además, en 6 meses han subido precios por la cantidad de gente que va. la verdad no lo entiendo. las modas son así

10/12/2009

Prescindible

En Madrid sucede a menudo que determinados sitios se ponen de moda sin que su fama sea merecida. El Tomate es sin duda uno de ellos. Si quieres comer al lado de Nati Abascal o Jaime Cantizano, este es tu sitio; si quieres comer bien, no.

Lo primero que sorprende al entrar al local es el ruido. Más mesas de la cuenta y una pésima acústica se han confabulado para hacer que este lugar sea un patio de vecinas gritonas, pijas, pero gritonas. Después los manteles de papel. No puedes pretender ir de estupendo con manteles de papel. No. Lo mismo del servicio, alborotado y de formas toscas.

Que no, que no. La carta aburrida, no aporta nada, un poco de todo y más de lo mismo. Tampoco se caracteriza por la calidad de sus ingredientes ni por su elaboración o en su caso simplemente descongelación.

Como colofón, se confundieron con la cuenta. Va a ser que no me convence.

02/04/2011

Despues de esperar dos semanas fuimos a 5 personas a cenar, esperando pedimos tres vinos esperando al resto y ni un misero panchito nos pusieron, y con lo de esperar a dos personas nos tuvieron esperando los segundo porque se les olvido pedirlos en la cocina, cosa que arreglaron con decirnos que nos invitavan al postre. Pagas como unos 40 euros por una cena tardia y sin simpatia por parte de sus empleados.

31/10/2009

Menudo Tomate

He pasado por el recién inaugurado (lunes pasado) BAR TOMATE, del grupo Tragaluz. Un sitio al que el nombre le viene al pelo. Menudo tomate tienen con el servicio.
Todo de diseño, muy fashion, muy juvenil, muy informal. Mantelitos y servilletas de papel. Carta que incluye platos que se sirven desde las 11,30 de la mañana hasta las 12 de la noche de manera ininterrumpida. Todo pensado para comidas ligeras e informales. Y para comer a un precio razonable, de entre 30 y 40 euros.
Habrá que esperar al rodaje (aunque no creo que ahora cobren menos que cuando lo acaben) pero la primera impresión no es demasiado buena. Platos con sabores neutros, planos, con la excepción de las pizzas, de masa fina y crujiente y con buenas coberturas. Por lo que he podido ver en el abarrotado comedor es lo que más se pide.
Lo que tomamos: dos ensaladas, una de tomate escaso de sabor con algas y bonito en escabeche; otra de berros, manzana y chatka. Las dos muy normalitas, tirando a sositas. La citada pizza (de tomate seco, burrata y albahaca), que fue lo mejor de la comida; y unos canelones trufados tan faltos de interés como de temperatura adecuada. Como postres, chocolate blanco y negro con helado de café, que no estaba mal, y unas fresitas que supuestamente debían estar gratinadas y a la pimienta. Ni una cosa ni la otra.
Ruido, poca luz, sillas incómodas (incomodísimas), y como les decía al principio, un tomate de servicio: las cervezas calientes, los canelones fríos, al menos presencié tres caídas de cubiertos o de vasos (una sobre una clienta), cafés que llegaban a las mesas antes que los postres...
Eso sí, todo muy fashion. Va a ser un sitio de moda que tendrá llenos diarios (ya los tiene y acaba de abrir). El éxito parece asegurado. Pero por razones extragastronómicas.

18/11/2011

Caro para la relacion calidad/precio. Vende diseño y gastronomia muy al estilo "Barcelona" pero sin conseguirlo. Lugar para dejarse ver y en mi opnion nada mas.
Probarlo esta bien pero no volveria

09/08/2010

No entiendo la fascinación por este sitio. Tienes que llamar con 2 meses de antelación para conseguir mesa para cenar en fin de semana y total por una pizza o una hamburguesa.
Además son antipáticos. De verdad, que no lo puedo entender....
Me quedo mil veces con Lamucca.

08/08/2010

Para mi este sitio tiene la fama inmerecida..fui a comer y la decoración está bien tampoco nada del otro mundo..pero la comida es más que normalita...no entiendo esta fama que ha cogido...no repetiré hay sitios muuuuuucho mejores