Bar Velódromo

Ordenar por:

relevancia fecha

04/05/2013

Retro, no hipster, agradable

Buena música, decoración señorial, añejo, clientela de todo tipo. Grandes ventanales con luz natural.
Un buen sitio para tomar el vermouth a media mañana de forma tranquila. Mucha prensa a disposición de los clientes.
Dispone de un enorme billar clásico que le da un toque muy chulo a uno de los rincones, así como la escalera de madera que preside el centro del local.
Los aseos impecablemente limpios con un diseño heterogéneo entre clásico y moderno.
Como en toda Cataluña, nada de aperitivo con la bebida, a pesar del elevado precio. Personal un poco despistado con la comanda pero correctos en todo momento.

16/01/2011

Un clásico reinventado... pero con esencia

Es uno de los bares más históricos de Barcelona. De hecho, hasta Jordi Pujol lo cita en sus memorias. El hecho es que, como otros tantos locales, llego a los 90 en peligro de extinción y creo que llegó a cerrar. De mano de la cervecera Moritz de Barcelona, ha vuelto a abrir y es uno de los sitios de referencia para tapear algo en la ciudad condal.

El local es maravilloso. Tiene todo el encanto de un lugar clásico y con personalidad. En la restauración han sabido conjugarlo a la perfección. Tiene una sala a pie de calle y un nivel superior. Todo muy bien decorado.

Los platos también están muy bien. Puedes tapear o comer, y suelen servir a todas horas. Recuerdo especialmente el revuelto y un bikini (el modo de llamar al mixto en Catalunya) con trufa que estaba muy bueno. Y en los postres, no puedes dejar de probar el pan con chocolate, aceite y sal. Delicioso.

¿Para beber? Una Moritz, claro.

Sobre los 25€.

22/02/2011

Un buen sitio, desde luego. Buen ambiente, servicio profesional y la comida variada y buena, precio medio. La cerveza Moritz se pide también combinando la suave y la tostada: es una mulata. Las bombas son parecidas a las croquetas (3 bombitas la tapa), las croquetas ricas (2 croquetas, un poco pequeñas también), la esqueixada con una pasta de aceituna rica y los huevos estrellados con butifarra con muy buen sabor (indicaba la carta que eran ecológicos).

18/03/2013

Hacía mil años que no iba y hace poco lo he vuelto a visitar.
Me ha hecho ilusión el reencontrarme en este histórico megaespacio y ver que sigue tan bien como yo lo recordaba.

21/09/2010

Ofrecer desde desayunos a cenas cada día de la semana de 6 de la mañana a 3 de la madrugada.