LA formación parisina y la estancia en EEUU marcan la cocina de André Lechien en El Albir dentro de su cocina asiática de pulcritud, equilibrio, precisión, armonía y contrastes en un híbrido entre Japón y la culinaria vietnamita.