Benares Madrid es un restaurante de cocina Indio-Española, combinando ingredientes locales de alta calidad con las técnicas de cocina de la India. Dirigido por el Chef Atul Ko...

Ordenar por:

relevancia fecha

21/12/2016

Sucursal del restaurante indio homónimo en Londres (1* Michelín). Imprescindible el descuento con el Club Kviar!

Benarés es un indio que abrió en 2015 creando bastante expectación por dos razones. La primera por venir de la mano del chef Atul Kochhar, el primer cocinero indio en ostentar una estrella Michelín (en Londres), y en segundo lugar por el enorme local que ocupa, en el cual se situaba anteriormente el que decían era el mejor indio de Madrid, el Annapurna, y que no llegué a conocer.

El concepto no es comida india auténtica, por lo que tendrá sus detractores que compararán este sitio con los indios de Lavapiés. Es normal, se trata de una cocina india de autor, y sin duda resulta mas dificil diferenciar la alta cocina de otras culturas.

El hecho es que estamos de enhorabuena ya que hay que celebrar que cocineros internacionales quieran invertir y abrir su local en Madrid y crear nuevos conceptos, y esto solo indica el gran estado de forma que vive esta ciudad, dificilmente igualable en oferta. Eso si, si Atul busca la estrella lo va a tener mas complicado aquí por los diferentes criterios de la guía (y además en mi opinión no llega al nivel, por lo menos en mi visita).

El local, al principio de la calle Zurbano, me parece espectacular. La entrada con su gran portón y ventanal ya te invita a entrar, aunque es verdad que no parece muy indio. Está dividido en dos zonas, una barra/terraza al lado de la entrada y, al fondo, la sala, con mesas espaciadas (excepto las de dos) y un ventanal que da a un patio interior. También dispone de una mesa mirando hacia la cocina abierta para observar como trabajan los cocineros.

Al llegar te reciben muy educadamente, y en las mesas el trato también es exquisito, lo cual es de agradecer. Resulta raro ver un trato tan servicial.

La carta es similar a la del Benarés de Londres y tiene descuento del -30% del Club Kviar, aunque esta oferta no vale para el menú degustación (65€). Lo bueno es que este menú está compuesto por platos de la carta, es decir, puedes pedir los mismos platos y aprovecharte del descuento, aunque seguramente las cantidades de carta sean mayores y resulte demasiada comida. Nosotros tomamos el menú ya que no me había enterado del descuento aun, pero volveré con la oferta porque hay muchos otros platos que me llaman la atención.

La carta de vinos me parece muy interesante, con buenas referencias y variedad pero, por supuesto, precios elevados. También disponen de carta de cocktails a 15€ cada uno. Son caros pero probamos el passion fruit chutney martini y estaba muy bueno.

Después pedí medio maridaje de vinos, pero no me parecieron nada del otro mundo. Solo me acuerdo de un albariño de bodegas Paco&Lola bastante corriente. El problema es que la oferta por copas es limitada, por lo que o pides que te mariden, o pides botella, y es dificil maridar comida india con un solo vino. Se puede mejorar.
El mejor vino que probé fue un Mosel muy recomendable que tienen por copas y que pedí en el aperitivo.

En cuanto al menú degustación empieza con un aperitivo consistente en PAPADUM, que es un pan de lentejas crujiente típico de India y viene acompañado de unos chutneys de pera, de remolacha y de tomate.

El primer plato del menú es Karara kekda o CANGREJO DE CONCHA BLANDA. Se come con la mano y acompaña arroz inflado, manzana y gelatina de mango. Buenísima la textura del cangrejo rebozado, uno de los platos que hay que probar. Hace varios años cuando probé por primera vez este crustaceo flipé.

Seguimos con el MAR Y MONTAÑA KEBAB. Un muy buen langostino a la parrilla junto con un corte de pollo tikka (marinado en especias y yogur) que llegó poco hecho. El pollo es una carne que no admite un punto de cocción tirando a crudo, por lo que me parece un fallo gordo de cocina. Si el pollo hubiese estado en su punto habría sido un buen plato, pero de este modo resultó desagradable.

El RAPE A LA PARRILLA CON CURRY y vermicelli de sésamo es otro gran plato. El sabor del curry me encantó y me recordó a algunos probados en Asia, además el punto del pescado era correcto. Acompaña una buena croqueta de cangrejo y chutney de remolacha.

Terminamos los salados con el gosht, CHULETA DE CORDERO ASADA AL TANDOOR CON SALSA ROGAN JOSH. El marinado es espléndido, pero no es una carne que se desmiga del hueso como podemos probar en otras elaboraciones. Me parece difícil de comer ya que la carne está demasiado pegada al hueso y en ocasiones resulta chiclosa. Acompaña ARROZ PULAO CON COMINO Y AZAFRÁN, las exquisitas LENTEJAS NEGRAS (es inevitable recordar las de Viridiana, aunque son diferentes) y NAAN, que es el pan típico hecho en el tandoor.

Para limpiar antes de los postres sirven un correcto SORBETE DE FRUTOS ROJOS.

El postre consiste en un surtido de tres dulces también correctos: BHAPA DOI (yogur) DE MANDARINA Y NARANJA SANGUINA, BIZCOCHO DE FRUTA DE LA PASIÓN y CREMA DE CHOCOLATE Y NARANJA. El que mas me gustó fue el primero.

Finalmente fueron 88€ por cabeza sin el Kviar, sin duda subido de precio. No soy de quejarme por el precio pero creo que por esta comida lo justo habría sido 60€ o 65€ como muchísimo. Se nota que viene de la city.

Alexo

Mama mia, que precios...!!

21 de diciembre de 2016

Avelio

Una reseña muy currada Adreid. Habrá que probarlo (con Kviar por supuesto)

21 de diciembre de 2016

Adreid.

Gracias! Con Kviar creo q si merece la pena probarlo.

23 de diciembre de 2016

08/01/2017

Un indio cosmopolita

Estuvimos en Benares justo cuando abrió hace unos cuantos meses atrás. Nos pareció un buen indio, con quizá, demasiadas concesiones hacia el lugar donde se encontraba y un precio tirando a alto, ni por indio, si no en general. No sé si me explico, si no es así háganmelo saber…

Ayer volvimos a Benares, más rodado, con otras expectativas,con ganas…y cumplió.

En Canarias hay un gran conocimiento sobre la comida india (hay una amplia comunidad viviendo allí desde hace muchos años), eso hace que culturalmente sean recetas más asumidas por todos nosotros. A mí personalmente es una comida que me encanta y creo que en España habrá en el futuro (más lejano de lo que me gustaría) un boom de esta cocina.

Vaya por delante que Benares no es el clásico indio, es más, es el clásico indio cosmopolita y de ambiente selecto que uno esperaría. Pero también es cierto que tiene recetas muy clásicas, con un toque españolizado (bien provenga de proveedores o productos).

En esta ocasión probamos unas vieiras espectaculares gallegas con tierra de ajo confitado y cous cous de brócoli, muy buenas. También unos buñuelos con garbanzos con hummus, buenos pero que se parecían bastante a unos corrientes falafel.

A continuación nos decantamos por lo que para mí fue todo lo mejor, los segundos y sus acompañamientos: un cordero Rogan Josh espectacular (una de mis recetas favoritas) y un muy buen Butter chicken. Por supuesto con arroz pulao y tanto dal (lentejas) como punjabi chole (garbanzos estilo Punjab). Exquisito pan (naan).

El local es verdaderamente bonito y el servicio espectacular, amable y cordial. Quizá no estaban todo lo pendiente que deberían de rellenar el vino al pedir una botella, pero al estar el local lleno creo que es algo absolutamente perdonable.

Actualmente es un establecimiento que se encuentra en club kviar, al 30% de descuento en la factura final, eso hace que probablemente a cualquier persona que lo pruebe le pueda resultar acorde de nivel respecto al precio final.

Desconozco el éxito que pueda tener (por cultura gastronómica india) pero se trata de un lugar donde se come a un nivel altísimo y donde te encuentras muy a gusto. Eso ya es mucho…muchísimo.

Personal: 8

Local: 8

Bodega: 7

Cocina: 7

RCP: buena con club kviar, sin este descuento algo carete.

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval

15/07/2017

El servicio (y el precio) empeoran la experiencia

Me vale de muy poco que cuando me sirvan los platos en la mesa (éramos cinco) vengan cinco camareros para que los mismos lleguen a la vez si antes me han tenido 20 minutos con un vaso con hielo pero sin traerme el agua con gas, o media hora desde que pido la comanda hasta que llega algo de comer.

Hablábamos ya con la comida en la mesa del mal servicio que en general hay en Madrid, poníamos como ejemplo nuestra ultima visita a Alabaster donde pasó ¾ de lo que ha pasado aquí.

El local bien, iba a poner precioso, pero no, simplemente bien, cuidado pero sin olvidar el horterismo hindu (desde nuestra óptica por lo menos, seguramente estaría mejor llamarle kitch moderado), eso si se han dejado una lana en la decoración.

Como digo el servicio de pena, muy malo. Es cierto que muy educados y con mucha parafernalia y pompa pero los tiempos muertos sin bebida o algo que echarse al diente no son tolerables en un sitio de este precio (por ejemplo esto lo hace muy bien De María que te están sacando cosas a todo momento, que según te sientas te ponen una copa de esposo, etc etc etc). Hay que decir que antes de levantarnos nos pusieron una especie de bizcocho, valía más el menaje en el que lo trajeron, muy curioso, que el dulce en sí.

La comida. Conste que nada estaba malo, pero salvo el curry de langostinos nada fue excepcional. El de langostinos como digo era increíble, pero con cinco langostinos (uno para cada comensal) a un precio de 30 euros me parece una pasada. Por ese precio que menos que no rateen con la cantidad de comida (que no hablamos de carabineros).

Otro plato destacable son los cangrejos de concha blanda. Muy ricos, pero están ricos en todas partes.

Impresionante carta de vino y atento somelier.

Caro, carísimo, fuimos sin kviar. Que un restaurante sea caro no es malo si la RCP es buena (y sabes a donde ibas), que no es el caso.

Personalmente una vez y ya esta.

23/11/2016

Gran restaurante, malisima RCP

Comida noviembre-2016

Los planetas se alinearon (kviar, indio, estrella micheln) y alli que fuimos.

En primer lugar el local es de estos en los que ves que se han dejado una pasta a lo bestia (me recuerda a A'barra). Solo la puerta de entrada acojona.

En cuanto al servicio, muy atento, pero el namaste que te dan los camareros de Segovia cuando llegas como que sobra. Me recordaban a Peter Sellers en el guateque..

Vamos al condumio:
- De entrante, un buñuelo de garbanzos y medio chili crab por cabeza
- De segundo, cada uno un curry de pollo o de cordero
- Sin postres
- Cafe (y no todos)
- Una botella de restling con tapon de rosca. Bastane bueno, no obstante

Todo rico, no: muy rico, pero sin quita el sentio.

Y aqui es donde la matan: la broma sale a 80 euros por cabeza. Menos mal que con el kviar se te queda en 55 pavos, que si no...

Revisando la cuenta:
- Botella de restling con tapon de rosca: 35 pavos
- Medio chilicrab: 12 pavos cada uno
- Curry de cordero: 29 pavos

Asi estaba el restaurante: 3 mesas ocupadas nada mas.

Si os sobra el dinero, id

Alexo

Estas son las cosas que cabrean de las webs de descuento y eso que para mi Kviar es la mejor. Los precios vienen, de salida, inflados, para compensar el descuento, o no traen el IVA incluido como he visto en algunos, o tienen letra pequeña (como que las recomendaciones fuera de carta no entran en la promocion y resulta que todo está fuera de carta......), o un sinfín de trampas. Me temo que este entra en la primera categoría, porque vamos, 30 pavos por un curry (un curry señores.....!) con cuatro o cinco trozos de cordero es de juzgado de guardia.....

23 de noviembre de 2016

Alvaro Armenteros

por esos 30 pavos o un poco más comen dos en cualquiera de los indios de Lavapiés. Y no se como nada mal

23 de noviembre de 2016

Miss Migas

Madrecita, pues si había sólo tres mesas se lo tendrán que replantear...

25 de noviembre de 2016

Gloria in the sky

Y mira que es un sitio al que le tengo ganas pero esos precios para un restaurante indio me parece un sinsentido.

26 de noviembre de 2016

nindiola

Ayer fuimos y la comida estaba bien, sin más. El servicio malo y el precio desproporcionado.

15 de julio de 2017

28/10/2016

ESPECTACULAR TERRAZA INTERIOR

Fui al Benares por pura casualidad. Era el cumpleaños de mi marido y había reservado en Habanera, donde entramos y nos dieron una mesa minúscula al lado del refrigerador. Sabía que ibamos al Habanera por la decoración del restaurant y no precisamente por su cocina, entonces al ver semejante ubicación, decidimos marcharnos y entrar en el Benares.
Tuvimos mucha suerte, porque esa noche (jueves 21,00hrs) no estaba lleno el local, y la anfitriona fue encantadora y nos dijo que teniamos la posibilidad de sentarnos en la terraza del fondo, donde hay un estanque precioso.
El restaurant fue una sorpresa para mí, cuando lo ves desde afuera te parece solo un restaurant mono de la calle Zurbano, pero una vez que empiezas a entrar ya ves la diferencia y la elegancia, pero cuando entras al estanque, la sorpresa es gratamente mayor.
Debo decir que era justo lo que buscabamos, un sitio con atención de primera, Buena cocina, tranquilidad y elegancia. No es un restaurant de postureo, sino un restaurante de alto stand para gente que quiere probar la aunténtica cómida hindue, exquisita y además en un restaurante de primera.
Nuestra elección fue dos entrantes: croquetas de garbanzos y cangrejo en cama de arroz inflado y gelatina de mango. Luego de segundos pedimos, langostinos con vegetales en salsa de mango y coco, y cordero al curry, para acompañar arroz basmati y lentejas.
Todo exquisito y nada parecido a nuestra comida tradicional. Por ejemplo, pensé que las lentejas serian como las típicas lentejas que comemos en España, pero no, eran más una crema, con un sabor mucho más intenso.
Para beber mi marido pidió vino blanco y yo elegí un cóctel sin alcohol de yogurt con mango y jengibre. Este ultimo debo decir que fue lo único que me defraudó en toda la noche, además por su precio (9 euros) pensé que me iba a sorprender, pero no era más que un yogurt con sabor a mango en un vaso minúsculo.
Toda la comida fue simplemente deliciosa, muy bien presentada y platos con porciones generosas. El ambiente magnífico, nos sentimos todo el momento fuera de Madrid, una atención inmejorable, pendiente de los detalles.
Debo decir a quienes se animen a visitar este restaurante que lo hagan si hay espacio en su terraza del estanque, porque creo que ese el el punto más valioso, que hará que la experiencia sea realmente inolvidable (además de su extraordinaria comida) , porque aunque el restaurante es precioso, es realmente esta terraza lo que lo hace diferente.
En cuanto al precio, si que es un restaurante costoso, pero lo vale, y tampoco es algo impagable. Nosotros pagamos 126 euros (sin postre y solo con el coctel de yogurt y la copa de vino) pero para una ocasión especial, merece la pena TOTALMENTE!!!

17/07/2017

No se justifica el precio

Fuimos a Benarés atraídos por una oferta del Club Kviar de un 30% de descuento, digo esto al comienzo, porque yo no iría pagando el precio de la carta, de hecho, no creo que vuelva incluso con descuento. Me reafirmo en una opinión, pagar una pasta por comida india no tiene sentido, Benares es un restaurante con un servicio súper atento (casi excesivo), una cuidada decoración y una gran cocina, pero al final comes unos ingredientes muy básicos (fenomenalmente elaborados, eso sí).
Empezamos con un plato menos tradicional (o de fusión), la corvina macchi amritsari, una decepción, es una corvina rebozada, algo grasienta, con exceso de condimento. En los platos principales apostamos por lo tradicional, un chicken butter masala, que estaba excepcional y curry de cordero (muy bueno), acompañado de arroz, lentejas (que también nos decepcionaron) y pan naan. El postre, totalmente prescindible, una mala crema catalana a la que habían dado ciertas ínfulas asiáticas especiándola. Con un vinazo (gran bodega) y el descuento, salimos a 60€ por barba, sin el descuento eran 75€. Sé lo que me habría costado sin descuento porque la primera factura que me presentaron no lo tenía, un mal final para un servicio impecable. Es muy feo tener que reclamar el descuento, a nadie le gusta hacerlo y solo provoca malos rollos.
En resumen, para comer platos tradicionales indios hay opciones mucho más baratas y de calidad en Madrid. Había que probarlo…

22/05/2016

Pasaje decepcionante a la India. Sabores planosy empacho de Namastés. Sala regular para ese precio

Segunda visita a este Benarés, esta vez en la zona de barra/terraza un domingo tarde.

La culpa sin duda, es mía. Esto se lo hacen a Gandhi y ni resistencia pasiva ni nada, les quema el local.

2 vinos indios de la nevera a 6 eurazos cada uno.
1 cocacola 4 euros.
1 agua mineral (de litro para 2 niños, y por supuesto sin avisar) a 4 euros.

Total: 20 euros. Para todo lo demás...Mastercard (aunque llevad también la VISA por si no hay límite con una sóla)

Eso sí: un bol de panchitos variados y un bol de aceitunas con "nuestra mezcla masala de especias" que a mi me supo a la vinagreta de las aceitunas de variantes de Hermanos Martínez, que sin estar malas (todo lo contrario) lo más cerca que han visto la India ha sido en algún calendario de viajes Barceló.

En fin, ustedes mismos.

***********************
Tenía yo muchas ilusiones en este Benares que al final se han quedado en nada.

Como preparación me casqué durante el fin de semana Pasaje a la India, La Ciudad de la Alegría (siempre he sido fan de Patrick Swaize, pobre) y hasta Indiana Jones y el Templo Maldito (más por la ambientación que por la comida, que en esta peli no es lo más recomendable).

Después de ver, ya con palillos en los ojos, "Un viaje de 10 metros", yo esperaba encontrar un local de alta cocina, sí, pero que reventara de India por todos los lados: olores, colores, sabores...lamentablemente lo que he tenido es una cocina aburrida y plana a base de ser "apta" para todos los públicos con un precio que me ha dejado más tieso que la rasta de un Sij.

Local: decorado por el Estudio Cousi, los mismos del TCT. Pues muy bonito. Estos chicos dominan como nadie la luz y los materiales para hacer locales cálidos y acogedores. Lamentablemente sólo se nota que esto es un restaurante Indio por una proyección que se dispone en la pared de un patio central con estanque, muy en la línea del difunto Pan de Lujo. Si le cambio el cartel y le pongo cualquier otro pues también vale. Todo neutro y politicamente correcto. Como todo en Benares.

Barra a la entrada un poco absurda: mesas de cuatro o unos pequeños taburetes impracticables. Al entrar te invitan a tomar un cocktail "estilo Streetxo") pero desistimos porque la verdad es que el bar te echa de allí a fuerza de ser incómodo.

Mesas amplias y bien vestidas. Las mejores (que no la nuestra) las que están más "pegadas" al patio del estanque.

Dos fórmulas: menú cerrado a 65 eur/pax + bebidas o a la carta. Elegimos la segunda fórmula. Viendo lo visto y después de intercambiar opinión con JLG, sin duda recomendamos el menú. Sale más barato y hasta creo que los platos son mejores.

NUESTRA OPCIÓN:

MAR Y MONTAÑA. Un plato que se supone para compartir. Servido en tabla, dos gambas-tigre (o similar, no soy experto en seafood), dos muslos de picantón y 2 trozos de lubina al horno (aceptables según mi criterio pero pasados según el de mi acompañante). Servidos con chutney de menta. Sin estar malo, no nos resultó nada sorprendente. 26 euros.

POLLO MURG. Sorpresa cuando este pollo es el mismo de los dos muslos de "mar y montaña". De nuevo servido en una tabla. De nuevo nos falta sabor. No está malo, pero a este precio y con todo lo que Benares tenía detrás me falta mucho para sentir algo de la India en mi mesa. 23 euros.

CORDERO ROHAN JOSH ATULS. Pensé que era el acompañamiento, pero no, era el propio cordero servido en un simple bol de cerámica. Lo mejor de la comida que no pasó de regular en cuanto a sabor y gran fiasco de presentación. Servido con arroz (que se paga aparte). 29 EUROS + 9 EUROS

SURTIDO DE PANES. Aquí estaba yo más ilusionado que Musambani antes de meterse en la piscina...pues nada: 3 obleas de pan con una textura y un sabor muy parecidos. Tampoco. 9 EUR.

BOTELLA DE VINO INDIO SULA. Grandísima sorpresa este vino Indio. Afrutado y con una gama de sabores completamente diferente a lo que estamos acostumbrados. Maravilloso y redondo.

Con dos copas de champagne a 12 eur/unidad y dos tés, salimos a 166 eur dos personas. Caro.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Desde que pasas por la puerta todos y cada uno de los empleados te saludan con un "Namasté" y esceifican el saludo juntando las palmas. Esto que tendría cierta gracia si te lo hace sólo la persona de recepción, por ejemplo, se convierte en una astracanada cuando desde la puerta hasta tu mesa cada uno de los empleados con los que te cruzas deja lo que está haciendo para saludarte (hablamos de unos 8 ò 10 namastés nada menos). Si a esto sumamos que la persona que te lo hace ha nacido, por ejemplo, en Chamberí, pues queda aún más raro. Yo me sentí un poco ridículo.

6 euros un té de lo más normal no es de recibo.

Los petit foour (ver foto) son impresentables para un local de este nivel.

CONCLUSIÓN: Con este precio y con estrellas michelín a sus espaldas, esperábamos muchísimo más de un local del que nos ha decepcionado casi todo, aunque esto, como todo, es sólo cuestión de opiniones.

Eduardo

Por la patilla para luego escribir bien del restaurante???.:):), (es broma, desde aquí mi repulsa a todos los descerebrados que insultan y faltan al respeto "solo" porque no te guste alguno de sus establecimientos)

15 de septiembre de 2015

spider72

jejeje. Touché. Estos estaban en Londres, así que me gustó pero no me pareció la locura, eso sí sin pagar las cosas saben muuuucho mejor, eso es cierto.

15 de septiembre de 2015

Alexo

Siempre nos quedara Lavapies.....

19 de septiembre de 2015

CubaLibre

¿Me podéis recomendar algun Indio bueno bonito y barato? Gracias.

19 de septiembre de 2015

spider72

En mi opinión, tandoori station sin duda. Si no hay sitio, sagar (sí, el de chicote)

20 de septiembre de 2015

Miss Migas

Shapla II en Lavapiés no está para nada mal por su RCP.

20 de septiembre de 2015

je suis béatrice

Sagar, en la Guindalera sin duda.A mi el Tandori las ultimas veces que he ido ni fu ni fa, y es más caro que el de chicote.

20 de septiembre de 2015

CubaLibre

Es verdad no había caido en los que salieron con chicote, me apunto también el de lavapies. Muchas gracias chicos

20 de septiembre de 2015

eat&love Madrid

A nosotros nos gusta mucho Moharaj en Lavapiés: cutrillo, pero de los sabores más auténticos de Madrid (hemos estado por La India y es de lo que más se parece).

20 de septiembre de 2015

spider72

Anotamos moharaj! Mola!

20 de septiembre de 2015

EspaciosSecretos

Era la apertura a la que más ganas le tenía de la temporada y ya es la segunda opinión negativa que me llega

20 de septiembre de 2015

spider72

Espacios...ya sabes que esto es según le va. Nosotros íbamos muy ilusionados

20 de septiembre de 2015

EspaciosSecretos

Los restaurantes asiáticos de alta cocina son complicados

20 de septiembre de 2015

Lady Spider76

Sobre todo por empeñarse en quitar sabores y dejar cocinas de una fuerza y aroma insuperables en cocina adaptada a los "gustos" mediterráneos.

21 de septiembre de 2015

Gath

Siento envidia sana al ver que muchos de los usuarios pueden escribir sus comentarios, a mi me ha tocado en la tómbola, como en los ultimos findes, la papeleta que dice: Pagina no encontrada.

21 de septiembre de 2015

spider72

A mi me va bien (la página digo, la vida según los días...)

21 de septiembre de 2015

Miss Superlike Aveli...

No te digo nada porque nosotros tambien llevamos un fin de semana para olvidar

22 de mayo de 2016

11/05/2017

SIN MÁS

Local muy bonito y muy agradable la parte delantera con buen tiempo, lo único que es difícil no compararlo con el anterior y la verdad es que se comía mucho mejor antes.
Precios muy altos pero el local merece mucho la pena, se come muy bien pero calidad/precio no está a la altura

02/01/2017

Indio muy europeizado

Restaurante indio muy ostentoso, con servicio atento, quizá demasiado.
El menú tiene platos bien elaborados pero a los que le falta chispa y sabor para ser cocina de la india. En mi opinión demasiado adaptado a los sabores europeos.

28/07/2016

Indio fino (sin rock&roll)

Vaya por delante que fuimos invitados (aunque sé más o menos por cuánto saldría la cena). Un menu degustación normal y otro con maridaje.

- Comenzamos con unos entrantes a base de unos snacks hechos con lenteja y salsas variadas. Rico aunque no para morirse.

- Seguimos con vieiras con coliflor en texturas. La coliflor desmerecía bastante a las vieiras que estaban en su punto.

- Langostinos especiados, pollo tikka y verduras tandoor. Plato completo aunque no demasiado sabroso. En especial echamos de menos más fuerza en el langostino, que tenía una percha tremenda.

- Rape tandoor. También rico pero escaso de sabor también.

- Jarrete nihari con arroz, lentejas, y naan. Cuando ya pensábamos que no podíamos más, llegó el plato fuerte. Este sí, con más vigor que los anteriores.

- Sorbete, selección de postres y petit fours. Me gusto especialmente una crema de yogur con sabor a rosas que, por lo visto, es un postre típico indio de las casas más humildes.

Y diréis, pues este chico tampoco está muy emocionado con Benares y le ha dado 4 estrellas... Pues sí, la razón es que, aparte de no tener que pagar al final, el maridaje fue de muchas, muchas estrellas. Me sorprendió totalmente. Sin duda lo mejor de Benares:

- Glaç: Macabeo-Xarel-lo, Parellada. Para mí el más flojito (no soy muy fan de estas variedades tipo Cava) y sin embargo encajaba a la perfección con la vieira.

- Sula: Chenin Blanc. Vino indio con un sabor muy peculiar. Me gusto mucho la experiencia viajera.

- Vel'uveyra: Godello. Íbamos subiendo de fuerza. Yo, que soy berciano y conozco el Godello, reconozco que este, con su toque de madera, me dejó flipado.

- Riesling Troken: Riesling. Otro vino que no es el Riesling de toda la vida. Más madera.

- Flor de Vetus: Toro. Un vino de Toro que no lo parece (para lo bueno) y que maridaba muy bien con el plato de cordero. Aguantaba también el picante.

- Ariyanas David: Merlot. Vino dulce echo en Malaga por unos guiris. La historia que tiene detrás es tan buena con el vino mismo.

Salí rodando, y con cada uno de los vinos en mi cabeza.

Resumen: 4-*

20/07/2016

Comida India

Voy a salir un poco de los comentarios normales de que si es muy caro, que si Annapurna era mejor (que por cierto, era igual de caro), para centrarme en la comida.

La comida de Benares es la mejor comida india que se puede comer en Madrid, sabiendo donde vas evidentemente, hay que esperar un toque mas por el precio, pero es que lo consiguien.

Imprescindibles los currys de langostinos, de cordero, el rape y el butter chicken.

Bodega muy bien.

Salgan de cliches y vengan a disfrutar.

12/09/2017

Magnífica cocina india en un local precioso

Septiembre 2017

Me ha encantado.

Yanzoo

Y a mí que este sitio me dejó totalmente igual.....

15 de septiembre de 2017

10/04/2016

La India más sofisticada

Después de haber triunfado en el barrio de Myfair, Londres, con el Benarés original (estrella Michelin ya en el año 2007) Atul ha seguido creando nuevos espacios, como Indian Essence, en Kent desde 2012; y Sindhu, abierto en 2014 en Marlow. Enamorado de España y de su gastronomía, el chef hindú ha querido abrir ahora en nuestro país la primera sucursal del afamado Benarés londinense. El local que ha elegido, en la calle Zurbano, y dónde casualmente ya había un restaurante indio de buen nivel, ha quedado espectacular. Y es que hay que tener en cuenta que el concepto de restaurante indio que Atul Kochhar maneja no tiene nada que ver con el que estamos acostumbrados: aquí se aspira a una estrella Michelin, por lo que tanto el espacio como el servicio están cuidadísimos (todos los camareros en sala saben lo que hacen y son todos encantadores).

Lo primero que llama la atención es la zona de bar, especializada en cócteles de autor con combinaciones imposibles de aires exóticos: Passion Fruit Chutney Martini, Mumbai Martini, o la Margarita de Azafrán… Nosotros probamos un par y estaban espectaculares. Además, en en el bar ofrecen platillos rápidos inspirados en la street food india, para ir haciendo boca.

Pero vamos a lo importante, la carta de Benarés. La propuesta gastronómica de Kochhar no se anda por las ramas: busca la autenticidad y por eso la mayoría de los platos se basan en recetas indias muy tradicionales, eso sí, muy bien presentadas y elaboradas con una materia prima espectacular. ¿Pegas? En nuestra opinión pecan de haber querido adaptarse demasiado al paladar español: se echa en falta un punch un poco más especiado y picante (si tú tampoco le tienes miedo, coméntalo al pedir para que el chef lo tenga en cuenta).

La propuesta en general, a pesar de faltarle ese toque spicy que tanto nos gusta, está a un gran nivel. Eso sí: también se paga. Aunque nos han gustado mucho los platos de Benarés, hay que tener en cuenta que quizás su precio es bastante elevado para un tipo de cocina que, aún refinándose con un buen producto y técnicas de altura tiene, al fin y al cabo, unas bases muy populares.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/benares-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

17/06/2016

Correcto. Altibajos, pero algunos platos ricos. De los mejores hindús de Madrid, aunque eso no sea decir mucho...