Ordenar por:

relevancia fecha

06/04/2015

No merece la pena

Sitio clásico donde lo haya en Paris centro. Muy cerca de Notre Dame.

La carta no es muy extensa y absolutamente todo estaba en su punto. Destacar que tanto los panecillos del principio, como el Brioche del Foie como el pan para los quesos estaba increíblemente bueno.

La carta de vinos es imposible sinceramente, comparado con otros sitios de Paris del mismo nivel, no hay muchas opciones por debajo de los 100€ por botella.

Dos personas, con cerveza 208€. Por este precio se puede comer en Paris a muy alto nivel.

12/09/2014

Ambiente y buena comida

Benoit es un bistrot de mediano tamaño, con dos comedores (más uno en la planta superior para eventos) en pleno Marais. Es del grupo Ducasse como ya se ha comentado por aquí.

París, luego bebida cara. No voy a comentar más este asunto, que ya nos lo sabemos todos. Nosotros estábamos un poco cansados de más y con pocas ganas de juerga, así que obviamos el vino. Puede que fuera un error, pero mantuvo el ticket en un nivel razonable. La carta de vinos es larga, casi exclusivamente de vino francés.

De entrante, unos panecillos de queso bastante ricos, muy ligeros. Cogimos la carta y nos lanzamos a pedir.

- Foie Gras. Muy bueno, no esperábamos menos, claro. Acompañado de un bollo de brioche cortado y tostado por el lado del corte y de gelatina de carne. 8/10

- Escargots. Excelentes, grandes, un festival de sabor, textura y mantequilla. Se me hace la boca agua recordándolos. ) 9/10

- Salmón salvaje con verduras. El salmón era excelente y la cocción de las verduras en su justo punto. 8/10

- Cassoulet. Como comentan por aquí, las judías venían un poco enteras. Es un plato muy equilibrado pero quizá se añore la contundencia y festival de sabores de una fabada. 8/10

- Souffle frío de limón. Una mezcla extraña entre souffle, semifreddo y helado, rodeando un brioche empapado en Grand Marnier. La mezcla funciona sorprendentemente bien y queda un postre muy redondo. 9/10

- Higos en cookpot. La cookpot es un invento de Ducasse para cocinar manteniendoBLABLABLA. Higos pasados por la olla, acompañados de avellanas, crema agria y helado de cassis. Un plato muy compensado. 7/10

- Al final nos obsequiaron con unos pequeños bombones y bizcochitos.

En general, la comida estuvo estupenda, pero quizá optamos por platos donde prima la materia prima y no tanto la ejecución, de modo que nos queda pendiente poder evaluar ésta. Lo que hemos podido ver de la cocina nos hace pensar que maestría no falta en este restaurante.

06/06/2014

Una gran opción en París.

Benoit es ese típico bistrot parisino que parece salido de Ratatouille. Mas típico imposible: decoración en madera, mesas prácticamente juntas, sillones tapizados en rojo, luz tenue, comida super clásica y caro, muy caro.

Este restaurante del grupo Ducasse está en una situación inmejorable, en la rue St. martin entre el ayuntamiento y el centro Pompidou, muy cerca de la isla de Notre-Dame y tiene una estrella michelin pero ya sabéis que eso en Francia no es que sea la distinción mas exclusiva.

La carta es cara cara, a lo Viridiana, casi ningún plato baja de 30€. Excesivo, aunque debemos tener en cuenta que estamos en una ciudad carísima.

El local tiene 2 comedores, uno en la planta de abajo donde están todas las mesas juntas y otro arriba, mas pequeño con unas 5 mesas con un separación aceptable. Nosotros cenamos, gracias a Dios, en el de arriba y me habría fastidiado bastante pagar estos precios cenando codo con codo con otra pareja de franchutes.

La carta de vinos era de risa, el mas barato 60€, por lo que pedimos media de borgoña que nos sirvieron en jarra. A mi no me gusta gastarme un dineral en vinos ya que me saben parecido, aunque me llamen inculto. El otro día en alabaster pedí uno de Cádiz (siempre suelo pedir que no sea Rioja/Ribera) y me saben todos no voy a decir igual, pero si parecido. Seguramente eso hace 50 años sería impensable, incluso dudo que elaborasen tinto en Cádiz. Creo que las bodegas modifican los vinos como les da la gana.

Los entrantes te los sirven como primer plato, es decir, no van al centro, a cada persona le sirven uno debido a lo cual es dificil compartir.

Probamos CARACOLES, un clásico francés y que a mi me dicen poco, en realidad los caracoles me saben al guiso que lleven, en este caso una especie de pesto que no estaba muy allá. Debería haber probado otra cosa. La ración consta de 9 uds.

LENGUA DE TERNERA EN TERRINA, que me pareció curioso porque no sabía que se podía hacer así, pero es como foie basicamente, no tiene ese sabor a lengua guisada, rebozada...
No obstante, bien aunque no pude degustarlo todo lo que hubiese querido por no poderse compartir tranquilamente.

De segundos mi novia eligió SALMÓN CON SALSA BEARNESA que estaba correcto, bien de punto de cocción aunque mejorable y embadurnado con la salsa (prefiero que la sirvan a un lado para no fastidiar el pescado).

Yo tuve suerte y elegí un plato top, lo que mas me gustó de todo lo que probé en el viaje, cocina francesa en estado puro, CAZUELA CON FOIE, MOLLEJAS, CRESTA DE GALLO, RIÑONES, TRUFA, PANCETA Y PASTA (mezclado, no agitado). Climax gastronómico.
El único fallo es que este plato debería estar maridado con Danacol.

En la mesa de al lado, unos japoneses se pidieron un chuletón que tenía una pinta brutal, creo que lo ideal sería un entrante + chuletón y cazuela.

Las fotos no son muy buenas pero como véis no tiene nada que ver con un estrella español. Estamos hablando de que Coque, según los críticos de Michelín, está a la misma altura que Benoit.

De postre quisimos probar una TABLA DE QUESOS de los cuales solo nos sorprendió uno negativamente, y es que olía a abono! En serio... Que asco por Dios!! Eso si, nos echamos unas risas...

Resulta que la tabla era pre-postre así es que después nos ofrecieron postre pero declinamos la "oferta", en primer lugar porque tenían una pinta no muy buena (en realidad simples tartas) y en segundo lugar porque a partir de los entrantes el servicio fue desesperadamente lento, en total 3h de cena.

Hay que tener muy claro donde se va y donde estás, si no os llama la atención no os merecerá la pena gastar en torno a 100€ por persona (90€ nosotros). En mi caso lo vi en el twitter de Mr_gluttony y se me quedó clavado en la mente, o sea que lo tenía entre ceja y ceja y no me arrepiento de haber ido, me encantó cenar en ese entorno y probar la cocina francesa mas clásica, incluso volvería a repetir solo por esa maravillosa cazuela.

4 estrellas que deberían ser 3 por la relación calidad-precio desajustada.

je suis béatrice

Paris...Qué ganas de volver...

6 de junio de 2014

11/10/2012

UN AUTÉNTICO BISTRÓ PARISINO DONDE SE COME GENIAL

Estuve este fin de semana de septiembre en París con mis padres y estuve mucho tiempo pensando donde ir a cenar el viernes y sábado.

Mi objetivo número 1 era L’Astrance, 3 estrellas michelín y considerado de los mejores del mundo. Me resultó imposible reservar aquí y eso que llamé con meses de antelación pero siempre me daban como largas, no sé, la verdad es que no entendía muy bien lo que me decían en francés por teléfono pero la cuestión es que llamé varias veces y nunca conseguí mesa, cosa normal por otra parte ya que aparte de ser lo más de París a día de hoy solo abre de martes a viernes.

Descartado este, pensamos en ir al de Alain Ducasse en el Plaza Athenèe cuyo cubierto cuesta fácilmente 400 euros. Estuvimos pensando si queríamos pagar tanto o no y entre la duda ya se cerraron las reservas.

Luego pensé en L’Atelier así como en Ze Kitchen Gallerie y en varios de los que aparecen en este interesantísimo artículo

elmundovino.elmundo.es/elmundovino/noticia.html?vi_seccion=3&vs_fech...

En alguno llegué a conseguir mesa pero luego viendo fotos de los sitios no me gustó ninguno pues muchos de ellos son de comer en barra o en mesas compartidas o todos apiñados y ese concepto a mis padres no les apetecía.

Así que al final me decanté por dos sitios 100% parisinos, el BENOIT para ir el viernes y del que ahora escribo, y LA TOUR D’ARGENT para ir el sábado y del que tengo uno de los peores recuerdos de mi vida como podéis leer en su crítica.

BENOIT es un bistró puramente parisino, un sitio auténtico de verdad, alejado de las moderneces de los otros restaurantes. Y es que si lo piensas, coño ya que vas a París mejor ir a un restaurante donde sientas que estás en esa ciudad, ¿no? Y en Benoit lo sientes. En cualquiera de los buenos nuevos restaurantes parisinos comerás de lujo, pero si no es porque la gente habla francés, podrías estar en Madrid mismamente ya que son locales cero auténticos. Por ejemplo en Madrid, si yo soy guiri quizás prefiera ir a cenar a Casa Lucio, Landó, Donostiarra o Viridiana donde veré un ambiente español que en DiverXo donde de español solo tiene a los camareos. ¿No creéis?

BENOIT, sin tener una decoración espectacular, sí que consigue hacerte sentir los encantos de París.

Hay carta en inglés aunque no es fácil de entender. El maitre habla algo de español y eso siempre ayuda.

Nosotros 4 pedimos:

Una Soupe Ecrevisse (28 euros), es decir, sopa de cangrejo que estaba ESPECTACULAR, fuera coñas, de las mejores sopas que he probado. Ración algo pequeña.

Un Ballottine Canar (46 euros) que viene a ser como un paté-fiambre con foie. Muy rico pero cuidado con el precio.

Una ración de 9 caracoles (19 euros). Los caracoles es muy típico de Francia y están francamente buenos.

Esto fue de primero, acompañado de Bouillon Boeuf (fiambre de ternera) que nos trajo el maitre de gratelo así como unos bollitos de queso que se te iba la olla.

De segundo:

Saint Pierre (46 euros) es un pescado especialidad de la casa que estaba buenísimo.

Saute Gourmand (39 euros). Este plato es una pequeña olla con sesos, hígados, foie, carne y una pasta tipo macarrón pequeño, todo bañado en una salsa brutal. Si te gusta la casquería este plato es especatcular.

Dos Filet de Boeuf (42 euros cada uno). Es solomillo de buey muy bueno.

De postre (todos a 14 euros) los profiteroles Benoit (14 euros) que están de rechupete, un Gateau Chocolat (pastel de chocolate) muy bueno y el Souffle Galce delicioso.

De beber, dos tintos, un Chateau Fourcas-Hosten (60 euros) que estaba riquísimo y media jarra del vino de la casa (48 euros media jarra!!) que era un Corton espectacular.

Todo, entre 4, y saliendo hasta arriba de comida, fueron 420 euros, es decir, 105 euros. Para ser París (comer bien es bastante caro), haber comido cojonudamente bien y a gran calidad, me parece un precio perfecto por lo que se lo recomiendo a todo el mundo.

P.D. La especialidad de la casa es el Jarrete de Ternera para 2 que se había agotado cuando nosotros.

13/11/2009

Bueno, pero caro

Yo añadiría algo más a lo que dice eye. Muy cara, pero es lo que hay Es un bistrot ilustrado, que esta unos escalones por encima de los típicos bistrot de Paris. Estuve en este restaurante el 22/09/2009 celebrando el cumpleaños con la misma amiga con la que lo celebramos un año antes en Amsterdam ( en el cinco moscas de mal recuerdo). Esta vez la celebración fue muy diferente en la calidad y el servicio (aunque pagamos la cena a precio de oro) ya se ya se, esto es Paris. La comida es buena, bien elaborada, las terrinas las bordan, una que tomamos de lengua de vaca estaba muy buena. El servicio muy profesional y las instalaciones muy calidas y agradables. De plato fuerte tome una cassoulet que estaba bien salvo por un pero, las judías estaban "un poco enteras" ( duras). Ahora puedo decir con conocimiento de causa que donde esta una fabada... Adjunto la factura de lo que yo pague, que fue solamente la bebida para cuatro personas. Mi amiga pago la comida. Resumen: comeréis bien, aunque en mi opinión el precio no se justifica con lo que dan a cambio, pero estamos en Paris.

21/03/2008

eye lo descubrió en marzo de 2008

la esencia

esencia francesa desde 1912, un bistrot puro, una cocina francesa de lo mas ortodoxa, de la que le dio su fama, abundante, sabia, redonda, compleja.
pertenece al grupo alain ducasse