Luz, diversión, una carta muy amplia con influencias de todas partes, lo más cosmopolita y de moda y mucho más tiene lugar en Bibo Madrid, el restaurante de Dani García homónimo al que también tiene en Marbella y que es todo un éxito. Lo más de lo más está aquí, una de las aperturas estrella del 2016.

Ordenar por:

relevancia fecha

12/11/2016

Dani García desembarca en Madrid.

Dani García llega a Madrid en la que ha sido, por su condición de biestrellado, una de las aperturas de este año.

Para quien desconozca a Dani García, es un cocinero que tiene dos restaurantes en Marbella, de donde proviene. Por un lado el restaurante homónimo que está premiado con 2 estrellas Michelín y por otro BIBO Marbella, que sería el típico concepto mas "low cost" al que todo cocinero estrellado se ha apuntado. Y pongo low cost entre comillas porque este, en concreto, no es barato. Pues bien, BIBO Madrid es la copia de BIBO Marbella.

Se supone que conseguir reserva está complicado, pero nostros debimos tener suerte. Llevaba 15 días de viaje y al llegar a Madrid lo que mas me apetecía era comer por ahí. Miré en la web y ponía que estaba completo toda la semana, pero no me fío de las webs de restaurantes, ya que suelen estar desactualizadas, por lo que llame a ver si sonaba la flauta y había mesa para cenar. Había que aprovechar.

En cualquier caso me apetecía comer por ahí y ya era demasiado tarde, así es que aun teniendo reserva para cenar en BIBO nos acercamos a comer a Puertalsol, de Chicote, que es un comodín por su horario continuo, pero fue un error porque después fuimos a cenar sin ningún tipo de ganas.

El local esta situado en un esquinazo del Paseo de la Castellana, mejor imposible. Aparcar puede ser complicado pero tienen servicio de aparcacoches. El fin de semana disponen de Brunch, hay que amortizar la inversión.

Es un local bastante grande donde destaca la excesiva luminosidad. Cientos de bombillas adornan las paredes a una intensidad que llega a ser molesta si estás de cara. También destaca la barra en el centro de la sala pero tampoco puedo contar mucho mas ya que, como he dicho, fui sin ganas y no me estuve fijando.

El servicio no destaca ni por su amabilidad ni por su productividad. Debe mejorar.

La carta toca un poco todos los palos. Hay tapas, clásicos de Dani García, chacinas, frituras, un apartado de crudos (raw bar), otro dedicado al atún rojo, segundos... Cocina andaluza, española e internacional. Y por supuesto no puede faltar una hamburguesa en carta, que suponemos no viene firmada por McDonalds esta vez.

En cuanto a los vinos tienen una carta bastante amplia y que contiene muchas referencias de vinos de Jerez. Punto muy positivo.
En su web también hay una carta de cocktails con fotos que no me ofrecieron en el restaurante. Yo no soy muy de cocktails pero desde luego tienen una pinta brutal. No viene el precio pero ya sabéis que los cocktails siempre van a subir bastante el precio medio.

El pan es una torta de aceite buena pero demasiado grasienta. Te la sirven con mantequilla que pagas en la cuenta a 3€ por persona. Caro y me da igual que incluya el servicio, que no deberían cobrar.

Lo importante: ¿Qué comimos?

Pues para empezar probamos dos platos clásicos de Dani García, el GAZPACHO DE CEREZAS y el YOGUR DE FOIE. En principio no habría pedido gazpacho pero necesitábamos algo ligero. Es un plato que no te va a sorprender pero está bien, suave. No aparece la anchoa que anuncian la carta. Lo que no entiendo es la manía de no dividir las raciones en los platos de cuchara. Un gazpacho/salmorejo/pochas/etc. al centro es una guarrada. A mi me da igual pero no cuesta nada dividir la ración.
El yogur si me sorprendió. Está dividido en capas: Foie, parmesano y oporto. Buena opción.

A la vez llegaron los BRIOCHE DE RABO DE TORO y el BRIOCHE COJONUDO. Se supone que ese brioche es famosísimo pero no nos emocionaron. Me gustó mas el de rabo de toro pero me resultó algo pesado y falto de algún elemento que le diera frescor. No me parece una elaboración lo suficientemente buena como para que lleve marca registrada.

Seguí con un par de OSTRAS Gillardeau Nº2 AL NATURAL y CON DASHI Y POMELO. Me flipan las ostras, no puedo evitar no pedirlas y estas no defraudan en absoluto, de hecho diría que son las mejores que recuerdo en Madrid en la línea de Espai cru, Tickets... Me refiero a ostra con aliño, no al natural. En Madrid he podido probar que recuerde las de Triciclo en Madreat y las de Umiko, sitios de indiscutible calidad, pero me quedo con estas. Al natural me quedo con las de La Bomba Bistrot.

Hay que comentar que el timing de los platos fue malísimo. Nos sirvieron los tres primeros platos a la vez, seguido de las ostras a los 3 minutos, para luego hacernos esperar bastante hasta el siguiente plato. Y después otra larga espera para los postres y cuenta. Un sin sentido.
Me gusta un servicio rápido pero no que me pongan varios platos a la vez, pero sobretodo odio las esperas.

Después de dicha espera llegaron los LANGOSTINOS CRUJIENTES ROBUCHON, plato sencillo pero que me encantó. Unos langostinos de un tamaño importante y perfectos en cuanto a punto de cocción, envueltos en pasta brick con una hojita de albahaca. Muy buenos. La salsa que acompaña es igual a la de la tempura de langostino tigre del 99 Sushi bar. Recomendable.

Con los postres pasa una cosa curiosa:

Las tapas y platos no tienen un tamaño grande, sin embargo los postres son enormes, cosa que aprovechan para cobrarlos bien.
Un postre en un sitio de estas caracteristicas donde muchos platillos y tapas estan en un rango de 6 a 12€, poner postres a 10-14€ no tiene sentido y pienso que aumentan el tamaño de la ración como excusa para subir el precio y en consecuencia el ticket medio. O pasas por el aro o te quedas con las ganas de postre.

Probamos el "SOL DE MARBELLA" (14€) que me pareció un platazo. Se trata de una crema de naranja y azahar en forma de esfera con un pure de almendra en la base y unos bizcochos muy esponjos. Dulce, cítrico, amargor, juego de texturas.

El otro postre, "BIG BABÁ ON FIRE" (10€), es un babá de ron y café con helado de plátano. No me emocionó y además como es tan grande se quedó la mitad en el plato.

El precio final fue 44,5€ p.p. contando un par de copas de La Bota (6€). El ticket medio andará en 50-55€ con botella de vino.

¿Es caro? Si, se paga el nombre y sobretodo se paga el local y la situación, además los postres suben demasiado la cuenta.

¿Merece la pena por ese precio?
Depende de la persona, a mi si me gustó en general y el único punto negativo que le veo es el precio, y no me parece bien tachar a los sitios por su precio si hay buena cocina. Obviamente a mucha gente no le compensará.

A mi me parece un sitio divertido para picar y compartir cosas diferentes, y con variedad para todos los gustos. Un lugar para llevar a personas que no disfrutan tanto de la cocina y que, por tanto, al no dar importancia a la comida buscan restaurantes con mas ambiente, decoración, divertidos... BIBO ofrece eso y además algunos platos que si les pueden sorprender, aunque nunca se sabe con estas personas.

07/11/2017

Una auténtica experiencia gastrónomica

Nada más entrar te das cuenta de que es un restaurante de alta cocina no sólo por la preciosa decoración sino sobre todo por la gente tan estirada que vas a ver por todos lados. Pero dejando de lado la gente, el local es magnífico con su barra circular como si fuera un globo en el medio y sus cuentos de bombillas.

En la comida, pedí varias tapas, no sé si repetiré así que aproveché. El yoghurt de foie me pareció excelente, cremoso, suave hasta que llegas al foie de abajo y con un sabor muy particular. Recomendable 100%. Después vino el brioche de rabo de toro, que es un clásico y que aunque no me impresionó tanto, estaba muy muy rico. La carne desmigada está perfecta. Por último, la ensaladilla rusa con huevo de codorniz es una delicia. Crujiente, nada pastosa y con el toque del huevo y de la ventresca aportando mucho sabor.

Fuera de mi idea original entró media ración de jamón ibérico. No tenía pensado pedirlo pero había un hombre cortando lonchas y ofreciendo mesa por mesa y al final caí, me encanta el jamón y he de decir que estaba buenísimo. Caro, eso sí (14€).

Lo mejor, sin duda, el postre. Sol de Marbella en una noche fría que supone el mejor postre que he tomado en mi vida. Exquisito, cada uno de los detalles del plato estaba sutilmente pensado y ejecutado y el interior del "sol" era casi hasta orgásmico. Riquísimo.

Hay que tener cuidado con la factura que puede engordar fácilmente pero cenar o comer en Bibo Madrid es toda una experiencia gastronómica que vas a disfrutar y recordar y que, en mi opinión, hay que vivir.

05/05/2017

Megasitio de moda con comida informal y divertida- Opción Brunch

Marzo 2017

Fue una de las aperturas más sonadas del 2016 sin duda alguna. La llegada de Dani García (2** Michelín – Marbella) a la capital con BIBO, su formato informal, divertido y para todos los públicos, ha sido la novedad estrella del año pasado y se está consolidando este como uno de los lugares de moda de referencia para los madrileños y también para los que están de paso. El éxito era de esperar si tenemos en cuenta la fastuosidad del local, el concepto que defiende y los detalles que se cuidan. Quien visite BIBO debe saber que aquí a lo que se viene es a disfrutar de una comida sin alardes pero cuidada, viajera pero a la vez cercana, divertida, muy variada, con buen producto, inspirada en lo tradicional pero siempre yendo un paso más allá y nunca, nunca, pretendiendo emular la cocina que Dani elabora en su restaurante estrellado.

En BIBO Madrid puedes comer, tomar una copa, disfrutar de un brunch o tomar un café por la tarde. Un concepto 360º que fusiona lo más cosmopolita del mundo con lo más tradicional de nuestro país.

Sigue leyendo: cocinayrecetas.hola.com/blogclaramasterchef/20170505/bibo-madrid-dan...

27/01/2017

Me gusta aunque con "peros"

Comida. Lunes. 3 personas.

Lo primerete de todo es que en una comida entre semana no espero invertir casi 3 horas en comer. El servicio es lento cual desfile de cojos. Más a más, van como pollo sin cabeza y son parcos en palabras, el nuestro parecía estar en su primer día como camarero...eso sí, todos ultra guapetes y hechos un pincel.

Para empezar, lo bueno es que tienen aparcacoches así que te ahorras estar dando vueltas. Y llegas allí y es todo monísimo, local grande con bien de bombillitas estilo feria de Málaga y techos altos, eso sí, las mesas bien juntitas: no digo más que nos echamos de colegas a los de la mesa de al lado, sólo nos faltó juntar (más) las mesas y meter la cuchara en sus platos. Verdad verdadera.

Y nos sentamos; nos dan la carta y nos ofrecen un poco de jamón que denegamos.

El aperitivo es siempre el mismo. En el de Marbella, hace tiempo ya tomé el pan de focaccia con mantequilla; en aquella ocasión los bordes de la focaccia estaban tiesos, pensé que sería cosa del día pero parece que no. Además un pan de gamba de grosor muy finito y ligeramente picante muy bueno.

La carta es para perderse en ella con todo tipo de entrantes, frituras, ostras y barra de crudos, carnes y pescados con un apartado especial para el atún que no hay que perderse. Insisto, pedid atún. Los fines de semana además ofrecen brunch.

A compartir pedimos:

- 1/2 de ensaladilla rusa con huevos de codorniz. Muy buena, untuosa y fresquita, con la yema de los huevos líquida.

- 1 Yogur de foie: Partiendo de la base de que todo lo que lleve foie está bueno, el yogur no defrauda, eso sí, no lo van a llamar “muerte por foie” porque el sabor no destaca pero el conjunto con la espuma de queso parmesano está más que decente. Yo me podría haber comido otro tan tranquilamente.

- 1 Brioche de rabo de toro: textura esponjosa del pan, la carne que se deshace y queda perfectamente combinada con champiñon crudo laminado y la salsa especial que hace un conjunto delicioso.

- 2 Baby hot dog: muy rico también el bollito de pan, salsa tártara, salchichita y cebolla frita. Bien.

- 3 kimuchi de marisco: Sobre media lima sirven langostinos y vieiras al kimchi bien picaditos. Sin estar mal y siendo de bocado generoso, me lo esperaba más fresco y es que llevan una mayonesa que lo hace pesado y me recuerda al típico y viejuno cocktail de marisco.

- Tartar de atún: espectacular. Es delicioso. La única pega que le veo al plato es la cantidad para el precio que tiene.

En cuanto a los postres casi me peta una arteria cuando veo que cotizan a 12 euros. Veo que en su restaurante de 2 estrellas están al doble así que me consuela saber que los ha puesto "baratos"

- Cheesecake: recomendación expresa de nuestros colegas de mesa y según ellos, que por cierto van a comer a Bibo todas las semanas, el mejor postre de todos. Crema de queso payoyo, frutos rojos y demás frutas (ojo que encontrareis también tomate) y rosas. Entre 3 se come bien, la ración es muy generosa. Rico riquísimo.

- Love spice chocolate: Cremoso de chocolate con especias, biscuit de canela, granizado de cacao y jengibre y chicharrón de chocolate. Muy apto para los chocolateros. Bien sin más.

Total: 7 platos, 1 café, 2 aguas y 1 copa de vino = 40 euros por persona.

Yo me quedé con hambre, así que auguro que una comida feliz ronde los 50-60 euros. Por este precio no lo veo para ir a menudo, claro que hay bolsillos de todos los tamaños, pero conocerlo hay que y yo volvería con gusto.

15/09/2016

Gastrobar con servicio de Gran restaurante

Con una decoración (obra de Lázaro Rosa) cuidada, entre un afterwork y neorest. El local de Dani se define como cosmopolíta y de tapeo andaluz. Un restaurante con carta de tapeo y alma de gran restaurante. La carta tiene de todo y de todos los precios, puedes comer platos, tapas, raciones pero el servicio es como el de un gran restaurante. Valet, rececpción, maitre, muchos camareros y decenas de cocineros... con ese número de empleados el servicio es de 10... pero entre eso y lo que debe haber costado la obra no se si lo rentabilizará alguna vez.

Yendo al grano de la comida. Para mi, que no he probado el restaurante de Marbella, he de decir que me encantó. Grandes sabores en muchos de los platos que probamos, desde el atún con huevo como el gazpacho verde de aguacate.

Yo lo recomiendo ya que, fijándote tú mismo el presupuesto puedes probar la cocina de Dani en un entorno visualmente preciosista.

Aquí os dejo una crónica más completa por si queréis leerla: viajesytapas.blogspot.com.es/2016/09/bibo-dani-garcia-aterriza-en-ma...

Miss Migas

He leído tanto y tan diverso de BIBO, estaba dándole un periodo de rodaje así que no sé si ir o no...

16 de septiembre de 2016

Andrés Mora Sanz

Ve... no decepciona!

16 de septiembre de 2016

Sergiete

La comida está muy buena. Lo único que no me gustó fueron los "bocabits" de aperitivo y la tortilla de camarones enorme que, no siendo buenísima, aburre un poco. El resto muy muy bien.
El resto es discutible. A mí el local no me convenció del todo pero no está mal y hay ambiente. Bastante ruido. La atención fue buena. Precio tirando a carete, pero ninguna locura.

16 de septiembre de 2016

Andrés Mora Sanz

Lo mismo nos pasó a nosotros con la tortita de camarones... nos cargó un poquito la verdad.

Lo del ruido si que es cierto, por eso comentaba lo de que puede parecer un afterwork con esa barra tipo americana, el ruido y la música

16 de septiembre de 2016

Miss Migas

Ayer me dijeron que era un sitio que cura la depresión. Eso es bueno, ¿no?

16 de septiembre de 2016

monica iglesias

La depresión a m solo me la quitan con una tapa de morena frita, oíste, todo me suena fatal a la vuelta no podre ir mas a ningún sitio... Bueno... Si empiezo por la Tasqueria y luego repito Bacira... Pero nuevos no, pa vosotros

24 de septiembre de 2016

31/08/2016

Decepcionante. 2 platos devueltos y 2 en la mesa sin acabar.

Fui con mi madre y mi hermano a comer en la 4ª mayor apertura del año en Madrid junto con Abarra, Amazonico y 47Ronin (nótese que van enumeradas de mayor a menor presupuesto). Esta estaría a la altura de Amazónico en presupuesto de apertura, rondando los 3 millones de euros y ambos con el diseñador de restaurantes de moda que saca restaurantes como churros (por la rapidez), Lázaro Rosa-Violán. Restaurante bonito, pero mal planteado desde mi punto de vista. ¿Por qué? Pues porque, al contrario que el muy bien dividido Amazónico, en este estas en un comedor diáfano y grande (para 150 comensales según ellos mismos declaran) lo que hace que unido a mucho personal (conté unas 35 personas) hace que te sientas nervioso, que no termines de relajarte. Niños llorando, camareros estresados hablando constantemente en cuchicheos y mirando para un lado y para otro, mucho ruido... La gente, como buenos españoles, se han creído por las luces que están en la feria de Málaga de verdad porque el nivel de las conversaciones era altísimo... En definitiva, como ha dicho Capel: "Ajetreo y decibelios. Informal". Esto estaría bien hasta que entra el factor precio... que a más de 50€ por persona bebiendo agua y refrescos nos pareció muy elevado. ¿Lo justifica la calidad de la comida? Ojalá, pero lo que nosotros probamos, y fueron muchas cosas, fue decepcionate salvo un par de excepciones. Dejo fotos de platos y ticket, para que juzgeis vosotros mismos como siempre.

Personal majo (Bravo por las recepcionistas, muy simpáticas, especialmente una chica gallega majisima. Muy mal, el primer maitre. Típico señor bien pagado con falsa sonrisa que vino a hablar con nosotros y a preguntar que tal todo y cuando le dijimos que no muy bien, se le torció el rostro y se fue a reñir a sus empleados y ya, sin ni siquiera darnos una explicación... De verdad que una explicación en estos casos técnica ayuda mucho a contextualizar...).

Cocina vista con un caos horrible. Dani Garcia publicó un vídeo en FB del día de la apertura donde se ve un caos terrible en cocina, claro que era el primer día. Pues bien, sigue habiendo el mismo caos 1 semana después de la apertura. Creo que la desmesura de la carta, que quiere abarcar demasiado, está dando problemas y es, junto a recetas mal planteadas, quizás unos de los problemas que sufrimos nosotros.

APERITIVOS: Cortezas de cerdo con miso y lima. No sabían a miso y la lima era piel rallada... Esto es todo lo que tiene un 2* Michelin para abrir boca...? Mal empezamos.

PAN: Mini Focaccia con tomate liofilizado. Algo reseca en los bordes, pero aceptable. ¿Lo malo? Que cobran 3€ por cada una que te ponen y no te preguntan al ponerla... así que nos cobraron 3. Pone "pan y mantequilla" en el ticket pero la mantequilla no aparece por ningun lado. Mal.

Momento de postureo gastronómico pidiendo 2 de las 3 tapas salidas de su restaurante de 2* Michelín, YOGURT DE FOIE Y GAZPACHO DE CEREZAS.

YOGURT DE FOIE. Curioso el efecto que la mousse de foie con nata y la espuma de parmesano junto con una reducción de Oporto crean una sensación lactea de estar comiendo un yogurt. Un yogurt "raro", pero si que recuerda. No está muy bueno, pero es curioso. 8,5€ el mini yogurt con Mousse y espuma que tienen más aire que contenido... Mal.

GAZPACHO DE CEREZAS - 7,50€. Esto fue rídiculo. No sabía a cerezas... Anuncian que viene con pistacho, nieve de queso y anchoas. Primera cucharada: no sabe a cerezas y no aparecen los pistachos ni la anchoa. Segunda cucharada: Sigue sin saber a cereza y parece que hay algo parecido a 1/2 cm de anchoa. Tercera cucharada y aparece un pistacho. Y se acabó. Recuento total: 2 pistachos y 2 trozos de 1/2 cm. de anchoa. Sin sabor a cereza y sin ver una triste cereza... Ya no es temporada, pero si pones que algo lleva cereza no está mal verlas... aun se pueden compar, eso sí... a lo mejor el plato ya no es tan rentable. Dani... a vacilar al parque, que hay columpios.

BRIOCHE DE RABO DE TORO. Muy rico. Por fin un respiro a la decepción inicial. Vemos un atisbo de esperanza. Eso sí, no es barato porque son 2 bocados y cuesta 6,50€/brioche. Pero compensa el sabor.

SALMOREJO DE CENTOLLA -12€. Pues nada... que no va a ser nuestra noche. A mi madre le encanta la centolla y el buey de mar, especialmente el coral así que le pedí este plato porque pensé que le iba a gustar y lo que me encuentro es un salmorejo del montón (por debajo de Alvalle) con huevo cocido y trozos de algo que puede ser desde pata de centolla a carne de cangrejo de lata (mucho más probable). Sabor cero. Comida como la que te prepara esa madre apañada que no sabe cocinar pero lo intenta... Pues eso. Da lástima, te lo comes... Claro que tu madre no te cobra....

SASHIMI DE TORO TEMPLADO CON ACEITE DE OLIVA A 180º Y YUZU - 19€ Aquí ya empezamos a sentirnos burlados. 6 lonchas de ventresca de atún cortado no como sashimi (cortes gruesos) sino como un tataki fino y cuando vamos a comerlo... lo primero que notamos es que tiene un sabor muy fuerte y desagradable a pescado y esto sólo pasa cuando el pescado no es fresco (y para sashimi es fundamental). Me digo a mi misma que no es posible en el sitio donde estoy y pienso que quizás es demasiado tiempo en congelador, que al tener tanta grasa, aun congelado evoluciona igual. Quizás el mes de retraso en la apertura ha llenado las cámaras de congelados para no perder producto y ahora lo están sirviendo. Pero no acaba aquí la cosa... Para colmo nos ponen la ventresca mal cortada y el atún cuando no está cortado por alguien que sabe (normalmente formado como sushiman) no es agradable de comer crudo ya que tiene unas fibras muy dificiles de masticar. Lo tuvimos que devolver. Nos piden disculpas.

TAPA DE VIEIRA Y GAMBA CON KIMUCHI - 7€ Esta es una combinación que empieza a verse en todos lados, hasta en el Atlantico de Pepe Solla en Velázquez. Como se enteren en Lateral que se puede servir esto así de fácil y a ese precio, en Septiembre está en su carta... Marisco y "kimchi" (sí, se escribe kimchi y no kimuchi como pone todo el mundo en carta. Los japoneses, que no pueden pronunciar consonantes sueltas, suelen poner "U" o "I" para unirlas como en este caso. No obstante, al pronunciar casi no suenan, generando el sonido auténtico o más bien como a ellos les suena. Para ellos, "FRUIT" sería "FURUTSU", por ejemplo, y es como los japoneses, con mucha influencia anglosajona en su vocabulario, llaman a la fruta. Ésto, da igual cuantas estrellas michelín, presupuesto o super agencia de medios tengas, que al final meten la pata una y otra vez mostrando muy poco respeto, desde mi punto de vista, por las culturas que se fusionan. Hay que ser más responsable y no desinformar, que luego nos pasa como con el inglés, que llegamos a Londres pidiendo un "relaxing cup of café con leche". El plato en sí, plano. Gamba congelada de bolsa del típico cocktail de gamba con una mayonesa mezclada con kimchi de bote y mal balanceada. Resultado desagradable. Nos dicen que estrujemos la lima en la boca después de comerlo porque viene emplatado en una lima... lo intentamos y muy mal. La lima mezclada con los jugos del marisco, suero de la mayonesa y kimchi... desagradable. Hay que darle una vuelta.

En este punto, nos dejan esperando 15 minutos sin comida... Inexplicable. Aprovechamos para visitar los baños por turnos. Mi madre primera, que la edad es la edad... y viene de vuelta indignada: "los baños son mixtos. Yo no me siento ahí, qué asco". En fin... semejante presupuesto y no se pueden hacer baños como dios manda? Encima sin papel. Adjunto foto.

Llegan las frituras por fin..

CROQUETAS DE JAMÓN - 11€ / 3 croquetas que vienen cortadas a la mitad para que parezca más supongo (sino, no entiendo el motivo...quizás para que se enfríen...?). Ni que decir que 11€ por 3€ es desproporcionado... pero bueno. Leyendo a Capel, decía que las croquetas valían la pena y había que probarlas y ... ricas, sin más. No las "empanan" sino que las tempurizan y para mi eso es un sacrilegio... El nivel de indignación de mi madre, ya mayor, sube en aumento... Y yo... "mamá, si es que tu deberías haber comercializado tus croquetas. Ya no se hacen croquetas tradicionales como las tuyas...".

BUÑUELOS DE BACALAO - 11€ / 5-6 UD. De nuevo caros. Estaban ricos, pero de nuevo en cualquier chiringuito de Portugal por 11€ te ponen una bandeja con 14-15 buñuelos de un nivel mayor a estos... El postureo no debería justificar estas cosas...

A pesar de estos detalles, he de decir que de volver a este sitio algun dia probablemente volvería a pribar las frituras porque es quizás de los más aceptable de la carta.

TORTILLA CROCHÉ DE CAMARONES - 12€. De nuevo se burlan de nosotros. Nos dicen que tarda más de la cuenta por la tecnica de fritura y ponen nuestras expectativas por las nubes. Llega una tortilla XL y grasienta como la que más. Masa frita con intenso sabor a pescado. Ya está. Yo no soy de estas tortillas pero mi madre indignada porque "las tortillas de camarones no son así". En fin, no tengo mi propio criterio como para valorarlas. Sólo puedo decir que están muy malas y grasientas. Si así es como deben ser, pues supongo que estaban bien.

CALAMAR DE POTERA ASADO CON RISOTTO DE PASTA DE PIÑONES CON TINTA. -28€ Otro que tuvimos que devolver a cocina y mira que me cuesta hacer esto porque siempre es un golpe en el animo de una cocina y suelo no decir nada, pero a estos precios no puede ser. Un calamar duro y gomoso que daba verguenza. Un rissoto de tinta sabroso pero muy intenso de sabor hasta el punto de que al segundo tenedor ya no quieres más. Decepción de plato. El atún no lo cobraron, pero los 28€ de calamar duro sí. Vergonzoso.

POSTRES: Postres muy sencillos pensados para servir a las masas, alguno más complejo, aunque todos caros. Sabores populares y correctos técnicamente. Gracias a Dios que nos acabamos con buen sabor de boca.

NUTELLA PARA MORIR.- 12€ De nuevo precio desproporcionado. He visto postres de Estrella Michelin cobrados a carta igual de precio. Este es un ejemplo de esos postres populares ya que es simple y apela a instintos básicos. 3 bolas de helado de nutella con nutella pura escondida debajo y palomita de maiz caramleizadas por encima. Y eso es todo. ¿Rico? Si te gusta la nutella, por supuesto.

SOL DE MARBELLA. 14€ Esto lo pedi yo porque me hacía ilusión probar cosas del restaurante de DG oficial al cual no he ido y asi hacerme una idea (al cual por cierto visto lo visto no visitaré aun). Postre bonito y conceptual. Al contrario que el anterior, no apela al estómago sino a la cabeza. Trabaja con naranja amarga y almendra amarga. Por momentos demasiado amargo (sólo me gustó a mi). Se echa en falta 1 ingrediente más (quizás chocolate negro?) que aporte más matices, ya que al 2º bocado ya estás cansado. No lo volvería a pedir, pero no puedo decir que estuviese malo.

Con 1 café, 2 cocacolas, 1 nestea y 1 botella de agua la cuenta se va a 153,50€. Con vino, se podría haber subido bastante. 50€ por persona en estos tiempos se pagan a gusto sólo si la comida está buena, la materia prima es fresca y está bien cocinada. Si falla lo básico, es un problema serio.

Esperábamos mucho más, tanto creativamente como gustativamente y no creo que vuelva en una larga temporada. Probablemente ya en 2017. Entiendo que dirigir equipos tan grandes es muy complejo, pero cuando las expectativas son tan altas y hay proyectos de tanto dinero detrás, el nivel de exigencia también ha de ser alto por parte del cliente.

amarin

Muy buena crítica, ya puede espabilar aunque expones problemas serios de fondo, no de forma. Como estaba de aforo?

30 de agosto de 2016

EandradA

¡Qué susto me ha dado lo de los "platos devueltos"!

31 de agosto de 2016

Pilar Monfort

Jajajaj EandradA no había caído en esa segunda interpretación...! "Devueltos a cocina"... eso sí, la digestión me recordó a las antiguas de StreetXO (antiguas, que la última visita a StreetXO en Agosto fue espectacular).

Amarin, cuando llegamos estaba al 75%. Llenaron 1 turno y medio o así. Y sí, la verdad es que entiendo que tengan que hacer caja cuanto antes y más después del retraso en la apertura, pero esos platos hay que ajustarlos. Quiero creer que Dani Garcia es mucho más que eso... Espero que se siente a comer su propia comida con autocritica y corrija esos platos, que al final la comida es lo principal.

31 de agosto de 2016

amarin

el mal endémico de muchos estrellados, tienen tantos frentes abiertos que no controlan el resultado final o no como lo planearon.

1 de septiembre de 2016

fresandco

Buena crítica Pilar!! Eso sí, no damos una con las nuevas aperturas de Madrid. Habrá que darle tiempo a BIBO, aunque ya son varias las malas experiencias leídas.

4 de septiembre de 2016

27/07/2017

Bibo Madrid de Dani García

Resumen
VISITADO: Mayo de 2017
PRECIO: €€€ (menos de 35€ por persona sin bebidas). Se puede pasar deesa cantidadcon facilidad.
DISTINCIONES: Bodega; Pintoresco; Recomendado

BiBo es un local tan mediatico que cuando entras por primera vez tienes las sensación de haber estado allí antes. Das tu nombre, te acompañan a la mesa y empieza el paseo de camareros, todos ellos sincronizados como una maquinaria muy bien engrasada, amables y dispuestos a satisfacerte.

Precio:
─ La nota de esta comida fue de 45€ por persona todo incluido y de 33€ por persona sin incluir las bebidas (vino, agua, cafés, cervezas, refrescos, copas…).

Platos:
─ Servicio de pan (3 x 3€). Correcto. Te traen un plato con unas cortezas de cerdo y una salsa que combina bastante bien, asimismo un pan al que le llaman focaccia y un poco de mantequilla. Me parece exagerado cobrar 3€ por esto teniendo en cuenta que el comensal no lo ha pedido.
─ Ensaladilla con huevos de codorniz (1 x 7,5€). Excelente. La ensaladilla realizada con patata machacada y una mayonesa bastante sabrosa que valía la pena por sí misma, pero la originalidad de poner los huevos y mezclar la ensaladilla con la untuosidad del huevo, me pareció una idea excelente que quizás repita algún día en casa. El plato que se ve en la foto lo venden como media ración y me pareció de un tamaño correcto tirando a abundante.
─ Brioche de rabo de toro y de picadillo (2 x 6,5€). Es un trozo de pan de brioche del tamaño de mini hamburguesa que por dentro va relleno de los dos productos indicados. Me pareció muy bueno el de rabo de toro, el más famoso del local, y nos dejó más o menos indiferentes el de picadillo.
─ Milhojas de queso y foie (1 x 14€). Bueno. Eran varios trozos de foie que entre medias llevaban una lámina de manzana y la parte superior un trozo de queso. Remataba todo el conjunto una lámina de caramelo. Bueno como he dicho, pero nada que llamara la atención, personalmente, me gusta más el que hace David Pastor en Irreverente.
─ Croquetas de chipirones en su tinta (1 x 11€). Muy buenas. Son cuatro croquetas de tamaño normal cortadas a la mitad siendo la gran diferencia que el rebozado es una especie de tempura. Muy sabrosas y según vas comiendo te va gustando más aunque yo he hecho de menos algún trozo más de chipirón, no por el sabor, sino por encontrar en la boca diferentes texturas.
─ Tataki de atún de almadraba (1 x 20€). Bueno. La ración me pareció sencillamente ridícula pues cada trocito que se ve en la foto salió a casi 3€. Si la razón es que el producto es exquisito y muy caro, en ese caso no tiene ningún sentido servirlo con una salsa de salmorejo y aceituna negra picada que al final enmascarada el sabor del producto principal. Decir que la salsa del salmorejo y la aceituna negra tenían un sabor excelente. Francamente no entendí el plato.
─ Atún con tomate guisado, huevo y patatas paja (1 x 11€). Bueno. Lo pidió Lucía pues estaba mal de la tripa y no quería comer cosas crudas y la verdad es que fue el plato más contundente de toda la comida y gracias a él salimos satisfechos de la cantidad. Es un plato muy sencillo pero muchas veces las cosas sencillas dan una gran satisfacción.

Postres:
─ Sol de Marbella (1 x 14€). Excelente. Aunque el precio me sigue pareciendo demasiado elevado hay que decir qué tanto por presentación, como por sabor y por tamaño fue el mejor plato de la comida y una buena forma de terminar la misma.

Bebida
─ Agua (2 x 3,50€).
─ Sela, Rioja (1 x 29€). Es el hermano pequeño de Roda pero esta muy rico. Entiendo que con la bodega tan extraordinaria que tienen los precios tengan que ser elevados, pero creo que deberian revisarla y dar cabida a vinos que puedan estar por debajo de 30€, hay algunos pero son una verdadera minoría.

03/01/2017

Mucha luz y alguna sombra

Cena diario - enero 2017

Segunda visita al local de Dani García en Madrid. Inspirado en la feria de Málaga, miles de bombillas iluminan un espacio amplio y diafano, decorado en un blanco inmaculado. Barra redonda a la entrada y al fondo una gran cocina vista con una extraordinaria extracción, porque no hay humo ni huele para nada a comida. Una legión de cocineros y camareros se encargan de atender al respetable. Ambiente desenfadado pero postureo máximo. Música, niños y niñas bien, algún futbolista y algún famosete de la tele.

Cuatro personas, pedimos todo a compartir:

Ensaladilla rusa, con la patata muy machacada, y una mayonesa muy sabrosa, servida con finas obleas de trigo. Buena.

Croquetas, de chipirones en su tinta y de chorizo, en lugar de rebozado, tempura, lo que las hacía más ligeras. Bechamel cremosa y nada de grasa. Muy ricas.

Milhojas de queso de cabra y foie, coronado por una lámina de caramelo cristalizado. Francamente bueno.

Ceviche de marisco de concha (mejillones, navajas, almejas, etc.), servido en un exprimidor de cristal que dificultaba bastante apañar la leche de tigre. No destacó.

Tataki de atún de almadraba, que sirven encharcado en una salsa que me pareció de mango o papaya, y que se comía todo el sabor del pescado. No entendí este plato.

Gazpacho de cerezas con anchoas, servido con queso blanco rallado congelado. Un clásico de Dani García que no defraudó.

Brioche de rabo de toro, otro "must" de la casa, el bollo esponjoso y el rabo ligeramente picante. Imprescindible.

Lubina en adobo, frita tipo bienmesabe y servida en su espina también frita. Un plato que te transporta al verano y a la playa.

Terminamos compartiendo un helado de nutella con palomitas. Sorprendente y agradable el contraste dulce/salado. Buen broche final. Tambien tomamos unos cafés que se sirvieron acompañados de sus correspondientes "mignardises"

Carta de vinos muy completa pero subida de precio, pocas referencias por debajo de los 30 euros. Cayó una botella de Almirez de Toro y un Ribera Corimbo, ambos muy ricos, aunque el segundo se sirvió un pelín calentorro. Mención especial para el pan y la excelente mantequilla francesa que sirven de acompañamiento.

Servicio con ganas de agradar pero muy regulero (o inexperto, que también puede ser). Los platos fueron servidos sin un orden lógico, por ejemplo se sirvió la ensaladilla antes de poner la bebida, y el gazpacho llegó casi al final de la cena. Además, uno de los brioches acabó en la camisa de una de las comensales. Un detalle feo fue ofrecer un chupito (de Ruavieja), que pensamos se ponía para compensar las manchas de la camisa, aunque luego fue cobrado religiosamente (a 8 euros cada uno, más de lo que cuesta la botella entera).

En cuanto al precio, carete, salimos a 56 € por persona. Pues bueno, todo está rico aunque ningún plato nos pareció espectacular, y es que a este sitio se acude no sólo por la comida, el local y el ambiente también hay que pagarlo.

Alexo

Aaaaay.. el viejo timo del Ruavieja.... pues ya les vale a estos con el nivelito que se les supone.

4 de enero de 2017

1Falces

8€ un chupito de Ruavieja... jajajajajajaja.

4 de enero de 2017

Alvaro Armenteros

Ruavieja a 8 pavos. De juzgado de guardia. Detalles como este te joden una buena cena

4 de enero de 2017

Avelio

Ya sabéis, si os ofrecen aquí un chupito no piquéis, que os lo cobrarán a precio de ginto premium. Debe ser marca de la casa pues lo mismo le paso a Gath.

4 de enero de 2017

Adreid.

8€?? En serio?? No lo pagasteis no??

4 de enero de 2017

18/12/2016

¿con que lo comparamos?

Este BIBO nos ha planteado el problema de donde colocarlo, ¿informal? ¿segundo restaurante de un estrella? ¿restaurante al uso?, depende de lo a lo que creas ir le encontraremos unas virtudes u otras o unos defectos u otros. En nuestro caso íbamos pensando en algo informal (hasta cierto punto) y la experiencia fue estupenda.

La sala es bastante bonita, más allá de gustos particulares es espaciosa y con una iluminación agradable (fuimos de día), y aunque al sentarnos tardaron en servirnos demasiado luego estuvieron muy pendientes, en el servicio de vino bastante atentos, de hecho no pensábamos ni que lo tuvieran. Servicio muy amable que nos aconsejo y nos ofrecio dividir todo en 2 mitades para que probaramos más cosas, y carta enorme (aunque no tenían uno de los platos que pedimos).

Aperitivo: una deliciosa crema de verduras y un pan de tomate con mantequilla, haciendo un día frío una elección genial.

Brioche de rabo con champiñón: Una maravilla de plato, casi pedimos otro de lo que nos gustó, no os lo perdáis.

Patata a la feria de Marbella: plato sencillo pero rico.

Yogur con foie: nos lo sirvieron demasiado rápido junto con el brioche y la patata a la feria, y nos decepciono, para nosotros el peor plato claramente, demasiado yogur quizá.

Flor de Lubina con Daikon: Lubina cruda con salsa de yuzu soja y jengibre, una cosa espectacular, fantástico sabor y el daikon le aportaba un genial toque crujiente.

pluma a la parrilla: plato muy muy abundante, ojo, pero de un sabor riquisimo, acompañada de una especie de brócoli, que más tarde descubrimos que era Bimi, y que le da el toque perfecto, platazo.

De postre y como estábamos muy llenos optamos por 2 copas de equipo navazos 46, un palo cortado de llorar de bueno (10 eurines la copa eso si).

Para beber 2 cervezas y una botella de Juvé y Camps Milesimé, que estaba buenísimo, a 28, muy buen precio, y ojo, el vino más barato rondará poco menos de ese precio.

Después de probar BIBO Madrid sigo sin tener claro en que liga ponerlo así que siendo objetivos solo queda la del precio, unos 65 por persona con un nivel de disfrute muy alto y sobre todo, con algún plato sobresaliente, nosotros preferimos platos sobresalientes con alguno menos bueno que un buen nivel medio sin nada que te impresione, pero eso es muy personal, y para su rango de precio nos parece una excelente opción.

Miss Migas

Yo tendré que pasarme dentro de poco, después de lo que contáis ya no puedo evitarlo más.

18 de diciembre de 2016

29/08/2016

Gath lo descubrió en enero de 2016

Mas luces que sombras. Valoracion a revisar en proximas visitas.

Agosto-2016. Mediodía.

Primera visita a este local recientemente abierto y que a pesar de llevar muy pocos días en funcionamiento y haberlo hecho en pleno mes de agosto, ya goza de plenos de ocupación. Así como el que no quiere la cosa, fue llegando clientela hasta completar todo el aforo.

Lo primero que llama la atención es la decoración del local, espectacular, muchas luces en paredes y techos que cuando luzcan -al mediodía obviamente no lucen-, auguran un espectáculo visual digno de apreciar. No obstante al mediodía no son necesarias, la luminosidad del local es mas que suficiente. Según he leído, parece que la disposición de las luces se debe interpretar como un homenaje a la feria de Málaga.

Local amplio, sin ser exagerado, con la cocina al fondo y a la vista. Una especie como de barra circular y central, presidida por una imitación de un globo aerostático, muy vistoso.

Muchas mesas, con manteles individuales y correcta separación entre ellas.

Mucho personal tanto en sala como en cocina, y cuando digo mucho quiero decir mucho, y todos moviéndose sin parar, hasta el punto de que si tienes la curiosidad de estar pendiente de la actividad que te rodea, causa estrés.

Carta de vinos mas que correcta, con las principales DO's presentes, y con precios mas que razonables, como ejemplo el seleccionado, un Botani malagueño, uva moscatel de alejandria, a 22€ con iva.

Carta de comercio, sin sorpresas, coincide exactamente con lo publicado en su web, esto que parece una tontería, no lo es tanto, por desgracia, encontrar diferencias entre lo publicado en web y lo ofrecido en sala, está a la orden del día. Aquí no se produce y por ello es digno de destacar.

La carta es amplia, muy amplia, de carácter informal, con propuestas variadas, sugerentes y con precios muy razonables. Hay mucho margen para volver varias veces. Atención, las raciones son generosas.

Como no tuve el gusto de conocer la cocina de Dani Garcia, en ninguno de sus establecimientos, no puedo establecer comparaciones, creo que en este caso, puede ser positivo, no tengo referencias propias, solo de oídas o visuales.

Para esa primera visita, hemos seleccionado, para compartir entre dos:

- Aperitivo: Cortezas de cerdo especiadas, junto con unas manzanillas Goya. Agradables, picantitas que han acompañado bien a la manzanilla.

- Brioche de rabo de toro. ( Brioche de rabo de toro desmigado, laminas de champiñón, salsa DG y rúcula). Colosal, había visto fotos y leído buenas impresiones de este brioche, pero creo que se han quedado cortos con los calificativos. Me temo que estará presente en las futuras visitas. Delicioso.

- Brioche cojonudo ( Brioche con desmigado de chorizo de Ronda, cebolla dulce, salsa chipotle y huevo frito de codorniz). Solicitado por la curiosidad que suscita su nombre, y que una vez degustado, corroboro. Se nota la potencia del chorizo junto con la suavidad de la cebolla dulce y el postgusto de la salsa.

- Ensaladilla rusa ( Patata machacada, aove mayo, ventresca de atún y huevos fritos de codorniz al ajillo). Existe otra versión, sin los huevos fritos. Es una buena ensaladilla, diferente por la presencia de la patata machacada, untuosa, muy agradable, pero la próxima vez la probaremos sin el huevo frito, personalmente creo que no mejora el plato.

Hasta aquí todo ha llegado a la mesa con una cadencia quizás demasiado rápida, y tal vez para compensar -dicho en sentido de broma-, se produce un parón de 13 minutos, tan incomprensible, que la persona que nos atiende en mesa, y para quitar importancia al mismo, nos cuenta : " Parece que han ido al Jerte a por las cerezas"

- Gazpacho de cerezas 2000 (Gazpacho de cerezas, nieve de queso fresco, anchoas, pistachos y albahaca). Plato clásico de Dani Garcia, y que sin ninguna duda, ha merecido la espera. Un platazo, directamente. Otro de los que habrá que repetir en futuras visitas.

Nuevo parón, tan incomprensible como el anterior aunque con menor duración. Eso si, cuando este finaliza, aparecen, juntos, los tres platos restantes. Esto, para mi, es un fallo importante, máxime si tenemos en cuenta el tamaño de la mesa, que no impiden pero que dificultan su ubicación.

- Tortilla de camarones XL. Tamaño descomunal, una unidad es mas que valida para 3 o 4 personas, aún para 2 es excesiva, y si tenemos en cuenta - espero que sea producto de un mal día-, un excesivo sabor a aceite que anulaba cualquier otro sabor, el resultado es que no ha sido una buena elección. Aspecto similar a las afamadas de Angel Leon, pero - al menos hoy-, muy lejos de estas, por calidad. Y mira que tiene bichos en abundancia, pero cuando no es posible pues no es posible. Se deshacen en la mano, son difíciles de cortar, y cuando te miras los dedos, dan grima del aspecto aceitoso que presentan.

- Guaca-guisantes-burrata. ( Molcajete con guacamole, guisantes, burrata rota, hierbabuena, pipas y nachos). Otro plato que por fotos, me motivó a pedirlo. No me ha gustado. Soy consciente que no es la versión mejicana, pero desde esa versión hasta llegar a un producto insulso, sin chispa, sin sabores diferenciados, soso, plano, hay mucho margen de mejora.

- Lubina macerada en adobo y frita, con un toque de salvia. Platazo, para repetir y recomendar, aunque me han instado a probar, en próxima visita, otra versión que hacen con pimienta, me han asegurado que es un platazo.

- Big Baba on fire ( Baba impregnado de ron y café, helado de plátano, crema de vainilla). Excelente postre, con una impregnación muy equilibrada.

- Cafés con hielo para no variar y ofrecimiento de copichuela final, uno que es facilón, acepta un simple chupito de apenas un dedo de altura - en sentido horizontal no vertical-, de un licor muy clásico, Amaretto, que fue convenientemente incluido en factura (8€)

Como resumen, un local amplio, bien montado, bien atendido, con una carta amplia y con muchas posibilidades. Tiene sombras, es cierto, aunque son las menos, sombras que pueden ser producto de llevar poco tiempo abiertos, y de necesitar tiempo de rodaje y de asentamiento. Tiene un gran potencial de crecimiento, dentro de las ofertas informales en la capital, y hablando en términos de gastro, puede ser el numero uno, sin ningún problema y con diferencia respecto a su competencia.

Ramon Garcia

Parece que finalmente en agosto

8 de agosto de 2016

Gath

En efecto, olvide actualizar la info...

8 de agosto de 2016

Mims

Están en ello...

8 de agosto de 2016

14/10/2016

El low cost de un dos estrellas en raciones pequeñas

Tengo que decir que me ha llevado un buen rato decidirme con la puntuación y, finalmente, me decanto por un 3 estrellas.

El local como tal es un virtuoso de la iluminación. Nunca se vieron tantas luces ni bombillas juntas. Original decoración, con techo altos y un globo estático predomina la zona de los combinados y las copas. Alrededor, todo son mesas y gente. Una única estancia muy espaciosa donde el color blanco y la luz es lo que predominan.

De chiripa que me dan una reserva para 5 aunque finalmente fuimos 4 para un jueves de octubre de 2016. Allí acudimos a nuestra cita I.R,B.A, P.C. y yo.

Estuvimos atendidos perfectamente a lo largo de toda la cena, para mi gusto, quizás un poco agobiante, para B.A., encantada con tanto cambio de plato. Nuestro camarero, muy majo, era lo más parecido a un click de playmobil. Un súper pijo con el pelo a lo moderno y perfectamente trajeado. Parecía que había salido de mismísimo Uria o Cuatrecasas.

Pedimos:

- Brioche de rabo de toro (6,5 euros): una delicia de pan y de carne que se come de un bocado. Sugiero pedir uno por persona. Muy recomendado por todos las personas que conozco que han venido a Bibo.

- Salmorejo de centollo (12 euros): muy buena la presentación pero sin demasiado sustancia. Se trata del caparazón del centollo que viene servido con Salmorejo y en el centro un poco de carne de centollo. Bueno, rico, pero te sabe a poco y la elaboración no tiene misterio.

- Ostras (6 euros la unidad): Petición exclusiva de B.A. Una hermosa ostra que fue devorada en menos de lo que canta un gallo.

- Tartar de lomo alto de atún de Barbate (22 euros): al igual que el centollo, muy buena presentación. Servido el tartar en un plato con forma de sardina. El sabor y la calidad bueno. La cantidad, como todo lo anterior, escasa.

- Pluma ibérica: Deliciosa. Carne servida en tiras con un toque de plancha acompañada de una especie de brócoli. Nos vuelven a cambiar el plato y los cubiertos.

- Steak Tartar con foie rallado (22 euros): un 10 también a la presentación. Como está fue mi petición estuve muy atenta a su sabor y textura. Aparentemente habían mezclado ya la carne con una especie de salsa, posiblemente algo de mostaza, que no suele ser habitual aunque tan pronto lo probé, me quedé muy contenta. No tanto con la cantidad. A ver, pedí un Steak tartar no un donuts de Steak tartar!!!! Lo digo porque lo trajeron con el hueco del centro ... Ay que manía en este tipo de sitio de dejar a la gente con hambre! A ver, que comprendo que no se trata de saciar estomágos sino paladares pero que en el punto medio está la virtud, ¿no?
Lo del foie no lo veo en este plato pero como me gusta tanto pues para el buche pero creo que no acompañaba muy bien a la carne.

- Croquetas cremosas de tinta (11 euros): de nuevo que nos cambian los platos. Si esto está muy bien lo que pasa que quizás demasiado para como pedimos nosotros que lo hacíamos todo para compartir, con lo cual, lo que llegaba al plato, era prácticamente un par de bocados.

Y de postre, que tengo que decir QUE SON LOS MÁS CAROS QUE JAMAS HAYA VISTO, rondando los 11 y 12 euros, pedimos para compartir:

- Love spicy of chocolate (11 euros): Personalmente no me gustó nada. Distintos tipos de chocolates amargos y picantes.

NO ME GUSTÓ: Las raciones ligeramente pequeñas, los precios de los postres insusltántemente caros, el servicio continúo de agua embotellada que sube y sube la factura y que me quitaran en centro de mi Steak tartar!! Tampoco acogí con agrado que cobrarán el pan con mantequilla, que tampoco lo pedimos como sucedía con el agua, y que se supone que, de cobrarlo, debe ser algo simbólico, no 3 euros por persona. Al final entre el agua y el pan con mantequilla no pedido sumaron más de 20 euros.

Para beber, pedimos una botella del Bierzo: Pétalos, muy recomendable y a un precio razonable.

La guinda del pastel fue la chorrada que me respondieron cuando les pregunté por el nombre. ¿Por qué Bibo y por qué el globo? Bibo porque se "vive" pero como son distintos cambian la v por la b. Mi cara ante esta respuesta fue un cuadro, claro!!! Y a lo del globo, porque aterrizaron en Madrid, y de ahí, BIBO MADRID. Con todos mis respetos, pero vaya chorrada chiripifláutica de historia!!!!!!!

ME GUSTÓ la comida en general, con todas las salvadades dichas anteriormente, pero realmente la comida es muy buena, el local y la ubicación inmejorable y el servicio y la atención exquisita. Continúo cambio de platos y cubiertos.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:
- Jueves octubre 2016
- Cena
- 4 personas
- 45 euros persona

Yanzoo

no sé yo si voy a "bibir" esta experiencia...

14 de octubre de 2016

19/04/2017

Cojonudo

14/04/17
Local a lo grande, de techos altos, paredes iluminadas estilo Feria de Abril y una curiosa barra coronada por un globo aerostático.
La comida deliciosa, sorprendente y de alto nivel. Los brioches de cojonudo,... cojonudos. La berenjena asada, espectacular. Y el solomillo de atún de almadraba, de lo mejor que he probado en mucho tiempo, con un toque a parrilla sensacional. Todos los platos que vimos circular tenían muy buena pinta, lo que induce a realizar una nueva visita.
Agradable atención de los camareros, correctos y amables.
Carta de vinos caros, con pocas referencias por debajo de 40 eur, lo que no es lo mismo que carta de vinos cara, ya que los precios no están excesivamente inflados. Me explico, Alión a 67 eur o PSI a 48 eur son vinos caros, pero para un restaurante están muy bien de precio. Nos decidimos por un sencillo Pétalos del Bierzo, a 28 eur, que acompañó perfectamente la comida.
Caro el servicio de pan y mantequilla, que consiste en eso, pan y mantequilla, a 3 eur pax. El gin-tonic ( GVine, 16 eur ) un clavo total; mejor tomarlo en el cercano Marieta, a 10 eur.
La música suena bien, pero no es de mi gusto.
Lo peor, las feas e insulsas mesas, que desentonan totalmente con las bonitas sillas, estilo Vittorio&Luchino.

23/02/2018

Haciendo caja

Comida febrero-2018

Confirmado: los estrellados soportan la cuenta de resultados de su casa matriz mediante sus restaurantes satelites.

Entiendo que soportar los gastos un restaurante de estrella michelin es muy dificil, pues en un sitio donde hay mas gente currando que comensales, tener que innovar todos los dias con unos platos cada vez mas logrados, dedicar tiempo a investigar, cuidar cada detalle de la decoracion, mesas, vajilla, servicio, etc. y que todo, todo, sea perfecto cuesta mucho. Mucho mas que los 200 pavos que te cobran.

Para compensar, lo que se hace es :coger un local centrico, lo decoramos muy chulo, ponemos algunos platos sencillos que se parecen en un poquito a los de la casa madre, escribimos el nombre del cocinero estrellado en la puerta con un "by...", buena campaña de marketing/influencers, multiplicamos por dos el precio de lo que cobrariamos en un sitio normal, y ya tenemos hecho el negocio para tapar el agujero de la casa madre.

Glass Mar me molo, y los platos estaban buenos y raciones grandes, y los camareros eran muy simpaticos. Streetxo es una maquina de hacer pasta con cola todos los dias, pero esta currado. Pero este Bibo... ni el servicio, ni los platos, ni nada me ha sorprendido. Bueno si: el precio. Por ejemplo, siguiendo mi linea de pedir el segundo vino mas barato, esta vez me ha tocado Luis Cañas que costaba 25 euros. En bodega sale a 9,15 €, es decir, un 165% de margen.

Pero bueno vallamos al lio.

Pedimos para 3, una de ensaladilla (tocamos a una cucharada) que no estaba mala pero en el bar de mi barrio hacen una igual, un milhojas de foie (minusculo) y unas croquetas (tocamos a una por cabeza), que estaba muy buena la de jamon

De segundo, un tbone de atun a repartir entre 3 (tajadita jsuta ara catarloa, muy grasosa, pero que a mi me gustó) y un ravioli de rabo de toro.

Con cafes, sin postre, salimos a 45 e por cabeza. Personalmente, una caca de RCP.

Tachado de la lista de pendientes y de pensar volver a ir

Sr Rodriguez

Vallamos a que de, de 9.15 a 25 es...,280%. Aprox?

23 de febrero de 2018

Prwll

Xacto. O lo que es lo mismo un 180% más del 100% que cuesta, es decir, de beneficio

23 de febrero de 2018

pandachorizo

VALLAMOS

16 de abril de 2018

14/12/2016

Un espectáculo

Habíamos escuchado en general opiniones negativas de Bibo, pero nos apetecía probar, para poder hablar. En primer lugar destacaría la decoración, es cierto que no se come, pero te hace la visita mucho más agradable y en segundo lugar el servicio, atentos, educados, e innumerables, yo creo que tocábamos a empleado por comensal.
Probamos para empezar alguno de los clásicos como el gazpacho de cerezas, impresionante el toque de anchoa, el brioche de rabo de toro, un acierto y los langostinos robuchon, estos, quizás algo más prescindibles. De segundo compartimos el T-bone de atún, que es un plato impresionante, pero te tiene que gustarte el atún y no importante la grasa. Es un plato un pelín grasiento, que se corrige en parte con la lechuga que le acompaña. De postre tomamos sol de Marbella, que es como un plato muy vistoso.
Nos aconsejaron muy bien con el vino y salimos a 60€ por persona, no es barato, pero es una experiencia muy agradable.

06/11/2016

Gran local con comida a la altura (a pesar de lo que se dice por ahí)

Una de las aperturas del año en Madrid, es imposible no pensarlo. Entre otras cosas, por lo difícil que es encontrar un hueco en su apretado libro de reservas (y mira que es grande el sitio).

Personalmente, le tengo un gran aprecio profesional y personal a Dani García y seguramente algo influya (aunque no quiera) en mi valoración, pero intentaré ser lo más imparcial posible.

Para empezar, en este caso quiero hacer una distinción entre ambiente y local. El local es verdaderamente espectacular, es de esos lugares que si estás en NY o Londres dices en alto…”cómo mola, esto en España no sabemos hacerlo”, pues mira sí que sabemos y además me parece que el punto andaluz-cosmopolita es todo un acierto. En el caso del ambiente, he de decir que es casi de lo que menos me gusta, porque se ha convertido en un sitio “de moda”, con todo lo malo que eso conlleva, ustedes ya me entienden y si no es así me preguntan y contesto.

¡Y vamos allá, a comer y beber!

La carta es divertida, llena de referencias andaluzas (me encanta), muy amplia (¿demasiado?) y se nota que cada plato está pensado para ser compartido. Para empezar, un pan exquisito, tipo torta de aceite, acompañado de una buenérrima mantequilla francesa. El pan y aperitivo cuestan 3€ por persona, sí, pero oye pocas veces te parece tan bien pagarlo. En nuestro caso nos decantamos para comer por el clásico y archicopiado gazpacho de cerezas, queso, pistachos y anchoas, buenísimo, nada que no se haya dicho ya de él. También probamos la media de ensaladilla con huevo frito, cantidad amplia y un sabor delicado y suave, buenísimo. Continuamos con las croquetas de jamón y calamares en su tinta, muy buenas, cremosas y con mucho sabor (para mí mejores las de jamón),pero en Madrid las hay mejores. Y por último….el T-Bone de atún. Exquisito, buenísimo, aunque quizá demasiado (incluso para 2 personas) si quieres probar más cosas. La verdad es que me parece un plato espectacular, dado que se acompaña de unas hojas de lechuga y cebolleta aliñadas, que aligeran la untuosidad del atún. No sé si está pensado para hacerlo de esta forma, pero si haces barquetas de lechuga con el atún a la brasa dentro está de muerte. Atractiva carta de postres, no pudimos catarlos porque el atún nos dejó saciados del todo, aunque los precios son llamativos (casi todos costaban 10 o 12 euros). A la siguiente los probaremos, porque pienso repetir.

Bodega muy surtida, con grandes referencias y sobre todo una amplia gama de amontillados, palos cortados, manzanillas y vinos de jerez. Olé, un placer para todos los que somos unos enamorados de este tipo de maridaje (que va con todo). El servicio, no muy cercano, pero quizá es complicado en un local tan amplio y despampanante.

Bodega: 8,5

Personal: 6

Ambiente 5 / Local 9

Comida: 8

Precio medio: 40€-50€ (pero la horquilla de precios es muy amplia)

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval