Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes franceses en Madrid

Bistro Bla - CERRADO

Ordenar por:

relevancia fecha

06/11/2014

Estupendo lugar, estupendo servicio.

El enésimo local de moda, con dueños famosos, decoración bonita, etc...
Pero esto es el envoltorio. Lo realmente atractivo del local es la atención que desprende Andrea, la encargada. Un barco bonito sin un buen capitán es un barco hundido.
Andrea se ocupa de que te sientas como en casa en medio de una decoración muy cuidada y una carta frances que está muy por encima de la media de este tipo de sitios en Madrid.
Precio razonable y muy buenas copas.

08/09/2014

Una buena opción cerca de Chueca

Ahora que todo el mundo opta por las abarrotadas terrazas madrileñas, es momento de conocer nuevos sitios que durante el invierno siempre están llenos; una muy buena opción es “BLA BLA BLA Bistrot”
Este restaurante de la calle Prim 13, es el lugar indicado para todos aquellos que tengáis debilidad por la cocina de nuestros “Vecinos”; BLA BLA BLA no sólo destaca por su cocina parisina, sino también por su cuidada decoración, que permite que uno tenga la sensación de estar comiendo en una autentica pinacoteca.

gastrotxusan.blogspot.com.es/2012/07/bla-bla-bla.html o exclusivadigital.com

10/10/2013

Me recordó un poco a Pastis y el famoso brunch de Sexo en Nueva York. Creo que la carta tiene hasta el mismo tipo de letra. Ayer precisamente eramos 4 chicas para cenar . Pedimos todo para compartir como viene siendo habitual en nosotras:
Ensalada Carlota, ensalada de tomate con cebolla y salchichón francés (fuet de toda la vida). Bastante rica, al menos el tomate sabía a algo.
Hummouse: un humus con textura de mouse, muy muy rico
Fish & Chips de corvina, ideal para compartir y nada grasiento
Huevos a baja temperatura con champiñones creo recordar, riquísimos.
De postre compartimos la tarta Tatin con vainilla y uno de chocolate cque no recuerdo el nombre y venía con helado de galleta. Los dos postres estaban espectaculares.
De vino, nos pedimos dos botellas de Antídoto, claramente lo pedimos porque el nombre nos hizo gracia y la verdad es que tampoco era tan mal vino.
Lo mejor que con el descuento del club kviar pagamos menos de 20 euros cada una.
Pendiente ir a tomar el brunch un domingo.

11/02/2013

SITIO CHULO PARA UNA CENA DE AMIGOS. COMIDA CORRECTA.

BLA BLA BLA es uno de los nuevos restaurantes de moda que ha abierto por la zona del Tribunal Supremo. Otros que tienen buena pinta son Rita&Champagne o el Perrito Faldero, en los que es más difícil conseguir mesa un fin de semana y que pronto visitaré.

BLA BLA BLA es un sitio perfecto para una cena de amigos. Decorado muy chulo, con gran ambiente y comida simplemente correcta a precios algo subidos pero que ya son normales en Madrid.

Tiene un reservado como para 10 personas muy chulo.

Nosotros éramos 4 y pedimos:

Unos caracoles bourginon (12€). Muy rica la salsa pero el caracol podría ser cualquier otra cosa pues no sabe a nada.

Quesadilla brie (9€). Creo que la del Vips está más rica.

Tartar de atún (21€). Una sorpresa. Me lo esperaba muchísimo peor y está bueno la verdad.

De segundo, me gustó el pollo Cordon Kiev (14€) que es un pollo con mantequilla, gratinado y con una salsa muyyy rica. Un plato diferente que merece la pena probar. La ración es grande así que se puede compartir entre 2.

La hamburguesa de foie (16€) está rica y además viene sin pan.

El carpaccio de roast beef (16€) es totalmente prescindible.

De postre, una correcta tarta tatin con helado (9€) y un sin más mousse de dulce de leche (6€).

De beber, una botella Magunm (1,5L) de Melquior y luego otra normal (38 y 15 euros).

Al final salimos a 40 € por barba. Hombre, con menos vino, por 30 € cenas así que realmente no es muy caro.

Por cierto, servicio algo torpe.

11/03/2012

a vaivenes

He estado ya varias veces en Blablabla y no había hecho antes un comentario porque no tenía claro qué decir. Es un sitio ciertamente irregular en el que he comido fenomenal, otro día regular, otro día nifunifa, otro día mejor... No he conseguido sentir felicidad pero tampoco podría decir que no me gusta. El local es precioso. Tiene un reservado para 10-12 personas estupendo. La carta es cocina francesa pero los platos que he probado de esta cocina no están a la altura que yo esperaba: la sopa de cebolla no es nada del otro mundo, el confit para mí llega demasiado poco hecho, no tiene la piel ese toque crujiente y tostado tan rico, los mejillones, tan franceses, no son como los recordaba... sin embargo tiene una excelente tarta tatin, buen steak tartare, un rico ceviche y unos soft craft rebozados que están sabrosos. El plato de quesos, para ser un restaurante francés, es descartable. Para grupos grandes merece la pena pedir la botella de 3L de Melquior, sale mucho más económica que pedir botellas a granel y al ser tamaño XXL el vino lo agradece.

El servicio es amable, y como la cocina, a días: algunas veces me han tratado de maravilla, otras de forma más descuidada... Servilletas de papel y precio medio alto para la calidad.

26/08/2013

Mahou te recomienda: Bla, Bla, Bla, Bistrot

Interracial french bistro: así se presenta el Bla bla bla, local de corte definitivamente francés e internacional cuyo fundamento culinario -cocina sencilla preparada por el chef Michel Reynaud con ingredientes biológicos y de calidad- insufla nuevos aires en esa tierra de nadie que queda entre Chueca y Recoletos. Recetas tradicionales parisinas con platos influenciados de Nueva York y México. Nos fascina su estética transgresora, la clientela ecléctica y buen rollo que se respira. Agradabilísimo su salón privado. ¡Gran brunch!

19/12/2011

ni fu ni fa

Se trata de un lugar agradable con una decoración algo forzada, comida un pelín pretenciosa a la que le falta -desde mi punto de vista- "algo más"; ese "algo más" que te hace repetir en un restaurante, o no.
Éramos 8 personas y decidimos cenar allí. Pedimos un vino tinto de la casa (aceptable) y un Rueda. La carta de vinos no era muy extensa y con precios algo elevados, y sin embargo, es incomprensible que no hubiera copas de vino: solo vasos bajos... Creo que si me hubiese pedido un vino de mejor calidad, me hubiera cabreado bastante el tener que bebérmelo en un vaso.
De entradas pedimos mejillones provenzal (muy buenos), tartar de langostino (bueno pero escasísimo) y quesadilla (ni fu ni fa). Como platos principales hubo de todo: entrecot, magret de pato, etc, todo correcto pero nada del otro mundo. En mi caso pedí el steak tartar de buey. Muy bueno de sabor pero escasísimo, pequeñísimo, casi ridículo: con cuatro bocados pequeños (literal) te acababas el plato. Por 19 € me parece carísimo, una estafa.
Los postres estaban correctos pero de acorde con todo: no te sorprenden. Chupitos por invitación de la casa y la cuenta: 35 € por cabeza.
No es de recibo que pagues 35 € y te quedes con hambre, así que no creo que vuelva.
A destacar: la amabilidad del servicio fue muy bueno, lo cual por Madrid se agradece mucho.

30/11/2011

Bistrot y no bistrot

Juego de palabras sin gracia para un lugar sin gracia. Sin embargo lo incorporan a su nombre desafiando lo que va a ser su probable destino: desaparecer. Y si no lo hace debería hacerlo, porque es un sitio perfectamente prescindible ocupando un local que debe ser carísimo, en una de las zonas mas chic de la ciudad y a dos pasos de la Castellana.

Lo primero que no me gustó (dejando a un lado lo del nombre...) fue la iluminación. Como no soy experto en el tema no puedo decir por qué, pero no me gustó. Quieren una media luz pero se quedan en escasez, no está bien conseguido.

Me siento y tengo frío. Cada vez que abren la puerta tengo frío. No se puede tener frío mientras cenas, al no ser que estés tu casa y te apetezca pasar frío. Muy mal detalle.

Seguimos: el camarero no mola. Hace lo que puede, eso sí, pero ni conoce bien la carta ni es especialmente amable ni educado. Es difícil abrir un sitio nuevo y encontrar buenos camareros, es cierto, pero no por ello vamos a conformarnos con un servicio regulero en plan Burguer King. No.

La sopa de cebolla estaba buena. Los mejillones también. El pan, pasable. El steak tartare no era malo (ni especialmente bueno) pero minúsculo. Tanto que se lo comenté al cocinero. No suelo protestar jamás en un restaurante pero que te tomen el pelo y no decir nada me parece una falta de solidaridad con los futuros clientes.

Por último, tras pagar, la vuelta consiste en un billete de 10 euros. Éramos dos: "¿Nos lo puede cambiar?" " No tenemos cambio, lo sentimos".

02/02/2012

Un bistró francés

Comer y charlar. Éste es el objetivo de Bla, Bla, Bla, que ha mezclado la comida francesa inspirada en los bistrós parisinos y en los tan conocidos neoyorkinos como Patis y Balthazar, y la sobremesa española, consiguiendo una "Deliceaux French Cuisine".

Esta en pleno centro de Madrid, en la calle Prim, a un paso del Paseo del Arte de Madrid, y vecino de puerta del Teatro Marquina. Tiene una decoración sencilla, con suelos de madera, sillas y mesas blancas, paredes tostadas y grandes espejos, en tres ambientes distintos: barra, comedor inicial y comedor más amplio al fondo...

Seguir leyendo en yosilose.com:
yosilose.com/hombres-restaurantes.php?articulo=1215

13/05/2011

Cómo dice su tarjeta DELICIEAUX FRENCH CUISINE...hay que apostar por lugares así en Madrid...espacio "fresco", (por españolizar el término "cool")....invita a la relajación en pleno centro de Madrid a un paso del Paseo de Recoletos. Para empezar unos cocktails excelentes (el daiquiri de sandia, soberbio...), pocas objeciones a la comida, buenos vinos; la relación calidad-precio inmejorable.
Restaurante muy recombendable y que se presta a una buena charla de sobremesa con amigos.

30/12/2011

Una y no mas...

Había leído en un medio financiero que era casi como comer en Balthazar y como hay que probar cosas nuevas y Balthazar es de esos sitios donde hay que ir en Nueva York pues ahí he ido hoy mismo.

Y ni de broma...

El sitio muy normal, ni americanada ni tasca, bistró tampoco..
La comida pues eso, como en cientos de sitios de Madrid, de Nueva York, de donde sea y el precio no lo vale.

¿Qué tomamos las dos personas que fuimos?

1.- Quesadillas de brie buenas sin mas. Un detalle sería que el guacamole abundara, nos anduvimos peleando por el.
2.- Mejillones al vapor bien, nada que ver con los que me tomé unos días antes en "La buena vida" que eran de esos, de llorar.
3.- De segundos para compartir dos tartare (de atún y de carne con patatas reguleras)

¿Qué nos costó?

Con propina, dos copas de vino, una coca-cola, agua, dos cafés y sin postre 73,50 euros

Con lo que lo dicho "una y no más"....

25/11/2011

Para repetir

La decoración del local me pareció relajante y, no se porqué, con cierto aire campestre. Reconozco que es una impresión personal y, por lo tanto, subjetiva, pero ¡ojo! he dicho "campestre" no "rústico".

El contenido de la carta es bastante apetecible, lo que puede conllevar cierta indecisión, pero la camarera es superatenta y muy agradable. A nosotros nos hizo una serie de sugerencias que resultaron ser bastante acertadas.

Las quesadillas me encantaron. La próxima vez no las comparto. El cebiche también estaba muy aparente.

De segundo pedí el steak tartar y aunque me preguntaron el punto de picante, nuestros criterios no son coincidentes. Lo pedí medio (para evitar sorpresas irrecuperables) y lo encontre muy, muy suave. Estaba bien, pero lo prefiero más fuertecito.

El precio no lo recuerdo, quizás unos ochentaytantos o noventa euros por dos primeros, dos segundos, dos cafés, agua y vino (que tampoco recuerdo cual era a pesar de que me gustó mucho, ¡Ay, esta memoria!)

Conclusión, habrá que repetir.

29/02/2012

He ido un día para probar y creo que tuve algo de mala suerte con la comida, pero el servicio reaccinó muy bien. Tengo que volver otro día para darle una segunda oportunidad a ver si me engancha.

El local está bien decorado, amplio y con luz.

Manteles y servilletas de papel.

14/10/2011

Cocina francesa en un ambiente tranquilo

Llegamos pronto y el local estaba vacío, poco a poco fueron llenándose algunas mesas pero, para ser de los últimos en abrir en Madrid aún no se llena.
Me gustó el menú en forma de mantel, con varias propuestas de menús, para medio día, de sólo un plato o para la noche.De hecho recomiendo pedir el menú de noche (29€), pues nosotros pedimos casi lo mismo y salimos a 40€ persona.

Como entrantes; parmentier con huevo, no lo habíamos probado nunca y nos gustó, también los mejillones a la provenzal, que le pedimos dieran un toque de picante y resultaron buenos.
De principales; steak tartar y tartar de atún; estaban bien (con el steak tartar si nos preguntaron el nivel de picante que queríamos, que había leído en otras críticas que no lo preguntaban) pero resultaron un poco pequeñas las raciones (yo creo que les falta un 50% más de ración), además, el tartar de atún estaba macerado, recordaba al plato japonés, más que francés, aunque estaba rico.

De postre tomamos la tarta tatín, muy buena, aunque huboi un detalle que no me gustó; al preguntar por el postre la camarara nos recomienda esta tarta, mi aocmpañante, que no la conocía, pregunta que cómo es; y le indica que viene con una bola de helado de vainilla, al ver la nota resulta que la tarta cuesta 6€ pero con helado de vainilla 9€!!, no es por el dinero, sino por el feo detalle, además de que creo que es excesivo el precio para ese postre

El menú que comentaba de 29€ incluye; el parmentier, los mejillones, un entrecotte, la tarta tatín y un benjamín de champagne Mumm (37.5 ml), así que yo creo que merece la pena.

Por cierto, también fui “ilusionada! Con el daiquir de sandía que comentaban x aquí y resulta que ya no tienen cocktails (sólo mojito).