Ordenar por:

relevancia fecha

03/01/2017

Y nos dieron...

Hay que ir.
Hay que volver.
Y volver y volver.
A la hora del vermú. Y tomarlo.
Y también después, y más tarde.
Y hay que tomar tortilla, por supuesto.
Y los embutidos, y más cosas.
Y hay que encontrarse allí con los de siempre y con los que no la conocían.
Y charlar, reirse, escuchar, cantar, recordar...
Y que pase el tiempo.
Y volver a quedar para la próxima.

28/11/2016

Miedo me da decirte lo rico q está su tortilla!

La Ardosa es un oasis en un manantial de especulación y espacios vintage sin alma ni verdad, es un local auténtico que tiene un vermout tan rico que quita el sentido y una tortilla absolutamente deliciosa y que tan sólo mi abuela sabía cocinar así de riquísima.

La Ardosa es de esos sitios que te resistes a puntuar y compartir en redes sociales para evitar que los turistas - como un servidor a veces - que no son más que una horda de devoradores de selfies, check in, instagram y demás veleidades arrastren por el fango de sus voces y flashes esa limpia mirada al pasado.

Volveré, siempre, y prometo hacerlo con el respeto que merece su inolvidable tortilla de patatas

1Falces

A mí la tortilla de La Ardosa me sabe a pollo asado. Y el 95% de los comensales son guirirs, así que compártelo sin miedo.

29 de noviembre de 2016

12/04/2017

Un clasico del barrio y de la ciudad, Bodega

La Ardosa es un sitio que todo el mundo conoce, es un sitio clasico y con solera.
Personalmente le tengo "un poco mania" porque el olor a fritanga y rancio cuando estas alli no se te quita ni con estropajo..y porque el sitio es incomodo...pero es lo que es..una taberna de toda la vida con pinchos y raciones clasicas que estan bien.

Lo que he tomado siempre estaba bueno, no puedo decir otra cosa.
Incluso se lo he recomendado a turistas despistados que me han dicho que donde podian tomar "tapas" en Malasaña...en fin... yo no lo frecuento mucho, pero lo recomiendo hasta a los turistas..ay...

Ah el sitio es Bodega clasica y popular pero los precios son medios.. aunque al precio que esta todo en Malasaña va a pasar a precios populares...que el preico del pincho de tortilla en los bares modernos ya es mas caro que aqui...lo que hay que ver...

Tendre que volver que no he tomado nunca vermut aqui (que fallo..)

09/07/2016

Había que probarlo

Julio 2016.

A las 12 de la noche de un jueves nos hacemos sitio en La Ardosa y hasta nos dan de comer. Probé, por fin, la afamada tortilla y... bien, me gusta, me gusta. Una tapa de salmorejillo que es una mayonesa de tomate, madre mía, qué cantidad de aceite tiene eso. Muy rico, sí, pero pesadito también. No es un sitio barato pero por lo castizo y la buena materia prima merece la pena visitarlo.

----------------------------------------

La Ardosa es un clásico madrileño que no había pisado porque siempre está hasta arriba, pero el domingo caímos por allí a la hora del vermú. Tasca antigua, con decoración cuidada, mesas altas y pocos taburetes. No tienen cañas, son tercios o pintas de Pilsner Urquell o Guiness. 3'50€ la Pils, nada barato. De tapita unas aceitunas bastante buenas, pero no es una tapa elaborada. La materia prima que veíamos pasar tenía muy buena pinta así que pedimos un canapé de oca con arándanos; tuvimos que reclamarla porque no venía. El canapé estaba muy bueno, poco pan y mucha chicha. Dos medias pintas y el canapé nos salió por 9'50€, precio que, para ir de tapeo me parece algo excesivo.

25/02/2018

Charming, always hectic

Great for: vermouth, assorted croquettes, Spanish omelette and artichokes.

Beautiful atmosphere, but usually packed with patrons mostly standing around tall tables. Simple but delicious "raciones", and vermouth.

29/06/2016

Historia

Buenísimo el vermut y la tortilla, yo no se si será la mejor tortilla de patata, pero a mi me encantó (medio cuajada).
3-5-2016

01/05/2016

Saborea España

Taberna castiza-típica-viejuna donde las haya, más conocida que La Cibeles. Homenaje gastronómico de siempre a disfrutar en barra o encima de barriles.

Ya no sé ni las veces que hemos venido aquí... hay algo que nos tienta permanentemente: aquí hacen LA MEJOR TORTILLA ESPAÑOLA (incluida la de mi madre).

Por cierto, que nosotros conozcamos, es el único sitio de Madrid donde sirven Urquell de barril, si, con sus tiempos, sus golpes, su temperatura, su vaso... ¡un espectáculo de cerveza!

Después de jalar todos los platos de la taberna, vamos teniendo claro nuestros fijos. Así que para dos recomendaríamos:

- Dos medidas pintas de Urquell
- Dos pinchos de tortilla
- Media de salmorejo
- Media de alcachofas
- Media de adobo

Quien pida estos manjares y no salga satisfecho que se lo haga ver pues paladar de teja ha de tener.

Servicio profesional y rancio como ellos solos, solo sonríen cuando cierran. Los fines de semana está a reventar. En ocasiones veo guiris.

RCP. Cojonuda

Ps. Los que tengan problemas de espalda que vayan meados o cagados de casa. Si vais sabréis el porqué.

03/04/2016

Tortilla buenísima

De vez en cuando, si estoy de paso por el barrio a media mañana, me dejo caer por esta bodega centenaria del barrio de Malasaña. La tortilla es de las mejores de Madrid, poco hecha, riquísima. Eso sí, pincho y coca cola pasan de 5€, aviso a navegantes!

Tiene una peculiaridad: para ir al baño (y no sé si a algún otro comedor o dependencia) hay que pasar por debajo de la barra.

10/12/2015

¡Qué precios! encantador espacio.

Media pinta 3,50.-, cocacola 2,95.- y pincho de tortilla 2,95.-
Exquisita tortilla que merece su fama.
Local digno de visita, consumición y recomendación al fin y al cabo.

04/10/2015

La Ardosa, con sus cosas de hace años..

3+

121 años nos separan del de la fundación esta casa, lo que la convierte en uno de los pocos restaurantes que se pueden decir centenarios de la capital.

La Ardosa, mantiene ese aire de bodega típica madrileña, con una iluminación tenue y un decorado lleno de botellas de distintos licores y cuadros que te transportan a otra época. Una barra separa las 2 partes en las que se divide el local y en ella atienden hacia un lado y hacía el otro sus difíciles camareros, santo y seña de este tipo de sitios..

La pinta, que no caña, la ofrecen de diversas marcas importadas, entre ellas la mítica Guiness o la Checa Pilsner Urquell, cerveza de un cuerpo excelente y con un amargor final maravilloso. Sin olvidar el vermut de grifo de Reus, clásico de las bares madrileños de antaño que desaparece poco a poco... Su carta está dominada por los clásicos, unas chacinas variadas, croquetas de diferentes tipos, ensaladilla rusa, conservas, algunas verduras, algún revuelto, rabas.

Aunque realmente hay 2 platos estrella; por un lado su tortilla de patata, una de la mejores de Madrid, con un punto perfecto, huevo poco cuajado y trozos de patata irregulares; donde al servir un pincho las patatas se desparraman por los lados acompañando a una yema que ha dejado de ser del todo liquida pero que todavía los arrastra…ya solo por este pincho merece la pena conocer La Ardosa.

Por otro lado, tenemos su salmorejo, servido con picos, huevo y un poco de jamón y que para mí es excepcional…sobre todo por su textura, totalmente lisa, como si de la más fina de las cremas se tratara, y por su sabor no demasiado agresivo pero con una fortaleza perfecta.

De lo demás, destacaríamos los palitos de berenjena en tempura, con un rebozado muy logrado y sin prácticamente grasa. Las alcachofas, tan tiernas que se sirven abiertas y con sal maldom por encima.

Sin olvidarnos de las croquetas, nos dan a escoger entre variedades tan dispares como cabrales, jamón, carabinero, cecina, bacalao o rabo de toro, aunque todas sabrosas por nuestra parte recomendaríamos especialmente las de cabrales. Por último los calamares rebozados, también perfectamente fritos y una vez más, nada aceitosos. Todos ellos representan una alternativa digna de sus platos estrella.

Amigos, la cada vez más escasa primavera empieza en Madrid, las calles se llenan de gente, sus noches se templan y es el momento perfecto para salir a disfrutar. En la calle Colón, al lado de la ahora muy de moda Fuencarral, está la Bodega de La Ardosa, con sus cosas de hace años.

29/10/2015

Tabernilla típica madrileña desde 1800... Muy mítica, donde tomarte un buen pincho de tortilla(delicioso) o una tortilla con callos.
Las croquetas de cabrales son buenas y las fabes con calamares también se dejan comer.

El sitio es bastante oscuro, y tiene una zona "clandestina", a la que se accede por detrás de la barra que me pareció muy graciosa.

Un sitio donde tomarte platos típicos madrileños bien hechos en un ambiente castizo.

La fachada es preciosa.