La Botillería del Café de Oriente

La Botillería del Café de Oriente, situada frente a la Plaza de Oriente se presenta como el lugar ideal en el Madrid de los Austrias para disfrutar de unas buenas tapas, raciones, paellas y/o tostas ya que la cocina de la Botillería está abierta durante todo el día.

descripción completa de La Botillería del Café de Oriente

Ordenar por:

relevancia fecha

30/12/2011

Vayamos por pasos :

Por la situación del café (en plena plaza de Oriente) merece mucho la pena, por las vistas, por la atención de los camareros. 5 estrellas

No pedímos café sino té. 2.95€ por cada uno. No son buenos, nada de nada. Bastante decepcionante que sean de bolsa, como los de Hornimans ("el sabor de una taza de tééééééé!!!!)

Las tartas tienen muy buena pinta y el café también. Precios desorbitados para los cafés: el más barato 3.10 €

Se habla más inglés que español : guirilandia (obvio)

Id al baño, sólo por ver la cristalera que hay en el techo y las escaleras de caracol

¿Está ok?

24/02/2012

Té frente al Palacio Real

Tomar té frente al palacio real con los primeros rayos de sol despues del frio invierno es una gozada
El té de bolsa muy rico y el servicio regular tirando a mal por la lentitud, un sitio para venir sin prisas ^_^
Al no ser fumadora me agobia no poder disfrutar bien de la terraza por la gente que fum alrededor

10/03/2007

Jesús Encinar lo descubrió en marzo de 2007

Merendar en invierno. Terraza en verano

Uno de mis cafés preferidos de Madrid.

Cuando más me gusta es los fines de semana para desayunar, está tranquilo y te atienden de maravilla, ideal para un domingo de periódico y café con amigos.

La terraza en verano también está muy bien, sobre todo al atardecer con las vistas al Palacio Real. El sitio es fantástico y no te dan los sablazos que meten en las terrazas de la Plaza Mayor.

Otro momento bueno es quedar con amigos antes de ir a una ópera en el Teatro Real para tomar un chocolate con churros o con picatostes, pero conviene quedar al menos una hora antes porque enseguida se llena... todo el mundo tiene la misma idea.

El público suele ser gente con cierta edad, con sus abrigos de piel y sus corbatas. Tiene ese encanto que sabemos reconocer los que venimos de provincias.

27/12/2007

Buenas vistas y buen gusto.

Lo conozco desde hace tiempo, cuando trabajaba por la zona. Unos compañeros de trabajo me llevaron un día entre semana a comer allí, porque decían que el menú diario era bueno y no muy caro (unos 12 € por persona). Me quedé impresionada, porque normalmente los menús del día son un engrudo de primer plato, una suela de zapato frita de segundo y un yogur semi-caducado de tercero, aquí encontré que dentro de la variedad del menú, donde puedes elegir entre varios primeros y segundos, encuentras que todos ellos están muy bien cocinados. Si es carne, en su punto, si es pescado, no con sensación de que te lo acaben de descongelar para ponerlo en el plato. Tienen bastante imaginación a la hora de elaborar el menú, y además, cuidan que no se pasen del punto de sal, para que no tenga problemas la gente con hipertensión. En cuanto a los postres, deliciosos. La mayoría son caseros, y os aseguro que he probado cosas sorprendentes en este sitio (como una mousse de chocolate blanco con queso roquefort, que quitaba el sentido).
Si en lugar de comer de menú prefieres irte a la carta, encontrarás platos también muy ricos, aunque más caros, claro, y algo más escasos (porque otra cosa que tiene el menú es que con hambre no te quedas, asegurado).
Si en lugar de comer prefieres ir a tomar café, té o cualquier otra cosa, también podrás hacerlo, tanto en el interior (con una decoración curiosa) como en el exterior, en su terraza que perdura en invierno y verano. Todo ello con unas curiosas vistas al Palacio de Oriente y a la Plaza, que merecen la pena.
Para eventos y celebraciones tiene un salón pequeño, de unos 50 o quizás pelín más comensales, en la planta del sótano, donde puedes ver restos de un antiguo depósito de agua (creo). Es realmente curioso. Si bajas al baño, de camino, puedes asomarte para verlo.

30/09/2007

Café con encanto

Un Café ambientado perfectamente para la zona en la que se encuentra. Decorado al estilo antiguo o clásico esta ambientación encaja perfectamente con las vistas al Palacio Real.

Para mi es un buen sitio para charlar tranquilamente en esas tardes de invierno cuando anochece temprano con el Palacio Real iluminado. Eso sí, no espereis encontrar mayoría de gente jóven porque la media de edad es alta, por eso, es un buen sitio para estar tranquilo. Para el que le gusten los cafés al estilo antiguo este sitio merece una visita.

10/06/2007

Encanto decimonónico

La botillería del café de Oriente es ideal para sentarte en verano en su terracita con vistas al palacio de Oriente
En la terraza los precios son los de la zona así que se pagan las vistas ( una cocacola en torno a los 4 €).radicionalmente el servicio era muy bueno, aunque estuve hace unosdías y fue muy muy leeento, nada que ver con los camareros de siempre.

La botillería del café de oriente es también estupendo para un desayuno una mañana lluviosa de invierno, o cualquier día para comer (tienen menú de mediodía por unos 11-12 € que merece la pena).

Un "must" sobre todo para visitas de gente fuera de Madrid y a quien le pueda impresionar el "lujo" y este stipo de sitios clásicos.

04/04/2007

Un lugar con encanto

Yo también "de siempre" me he acercado al Café de Oriente, al que está en la entreplanta con sus espejos, sus percheros, sus puntillas y un aire de otros tiempos.
Para el desayuno tienen todavía esos croissants con consistencia y sabor, cada vez más difíciles de encontrar.
(Buena idea lo del chocolate con churros, Jesús!. Ultimamente andaba yo buscando alternativas a San Ginés, que ya no es lo que era...)
Uno de mis momentos preferidos es ver entrar a los pícaros pajarillos de la plaza de Oriente, que revolotean como Pedro por su casa a la búsqueda de alguna miguita que llevarse al nido.
Qué ganas de volver a pasarme por allí !!

22/05/2009

Vista impresionantes

Delante del Palacio de Oriente en un lateral del Teatro Real es donde se encuentra situado este cafe. La terraza es muy buena y el servicio atento y diligente. Merece la pena descansar a la sombra y ver el espacio que lo rodea.

11/03/2007

De siempre

Cuánta razón en lo que de ella se explica. Mágico lugar para los tranquilos desayunos de fin de semana.