Tono Pastor y César Lopo son los responsables del nuevo Bouet, proponen una cocina con influencias asiáticas y americanas, que definen como "sana, viajera, exótica, sabrosa, con buena ética y producto".