Brezlgwölb

Ordenar por:

relevancia fecha

24/01/2018

Taberna vienesa correcta

Sitio ubicado en una callecita en el centro pero apartadilla de las más transitadas. Ambiente rústico y acogedor. Estuve en la planta de arriba y no vi la de abajo, que creo que es tipo cueva.

Cocina austriaca tradicional hortodoxa. Nada de variaciones modernas ni por asomo. Cocina contundente, especialmente para una cena, pero abren hasta tarde y si no quieres cenar a horarios centroeuropeos, pues te salva.

Probamos el tipiquísimo wiener schnitzel que, para el que no lo sepa, es un escalope de ternera muy habitual en todos los restaurantes de Viena. Estaba bien pero no supremo. Debe haber sitios mejores para probarlo.
También una "Jägerpfandl" (algo así como sartén de cazador) que constaba de lentejas con carne ahumada de cerdo, bacon, y knödel, que vienen a ser una suerte de relleno como el del cocido (a base de pan, leche y otros extras). Ligerísimo para una cena, jaja. Estaba bastante rico pero va mejor para una comida, la verdad.

Acompañamos con uns brezels (esos panes en forma de lazo típicos de aquí y de Baviera). Estaban bien, pero los he comido mejores en la Oktoberfest, la verdad.

De beber, cerveza Ottokringer (la más habitual en la ciudad) pero su versión estacional (más tostada y sin filtrar) muy rica y agua onhe gas bitte! (aqui si no dices nada te la traen con gas)

Y de postre, otro clásico: el Apfelstrudel. Lo pedí con "cream" pensando que sería la salsa de vainilla pero era nata montada de bote. Lost in translation. Pinchazo. Mejor pedirlo con vainilla (helado o salsa) . La tarta estaba deliciosa. Lo mejor de la cena.

El servicio fue correcto.

48 pavos por todo. Precio muy razonable.

Un sitio correcto sin cosas malas pero tampoco que brilla en exceso (quizás la tarta). Lo dejo en 3,5 estrellas.

09/08/2014

Excellent Option in Center Vienna

It is difficult to find but it deserve the effort

07/04/2012

Recomendable 100%

Lo conocimos a través de 11870 y decidimos probar. Nos encantó. Fuimos después de la ópera y completó una noche estupenda.
Se encuentra en un bonito y tranquilo recoveco. Tienen unas mesas en la calle en la que se puede estar hasta las 23:00, porque la normativa local impide que permanezcas en ellas después de esa hora, independientemente del ruido que estés haciendo. No importa porque el servicio se ofrece a trasladarte amablemente al interior, donde se puede disfrutar de una decoración muy acogedora e íntima. Al hilo de esto, el servicio es encantador, muy amable. Tienen carta en inglés, lo que es muy de agradecer.
En cuanto a la comida, está muy buena. Comimos un gulash, potente y sabroso, y un filete de ternera (no el schnitzel, pero no me acuerdo del nombre) ligeramente especiado y buenísimo.
Al final, unos 35 euros por cabeza, pero con vino (carete, por cierto) y postre. Para mí, merece la pena.

07/12/2011

Encantador

Uno de esos sitios que uno espera encontrar en sitios como Viena o París: un restaurante oscuro, con velas, donde todo parece llevar igual años y años. La comida está muy buena y muy bien de precio. Muy recomendable.

07/01/2009

ideal para cenar

Un sitio super romántico, con iluminación a base de velas y luz muy tenue, en el centro de Viena, a escasos metros de Am Hof y casi esquina con la Juden-Platz, en un callejón fácil de encontrar si vas con el mapa de 11870. El servicio es encantador, chapurrean un buen inglés y son extremadamente amables y rápidos. Yo fui a cenar (no tuve que reservar, pero era enero) y el local estaba puesto en plan maderas, muy rústico pero con su puntito vienés. Muy buen rollo. Abren desde las 11.30 am hasta la una de la mañana, aunque la cocina la cierran a las once de la noche (nosotros fuimos pasadas las once y media y nos dieron de cenar sin problemas)

La cocina, vienesa, cuenta con los platos típicos. Nosotros pedimos el plato más típicamente vienes, el Snitchel (escalope), un vino blanco riquísimo de la zona y tarta de manzana (buenísima). Salimos por menos de 25 euros x persona. Además de rico es barato. Me encantó: un restaurante bonito, muy acogedor, con una buena cocina, buenos vinos y bien de precio. Lo mejor para rematar un día en Viena.

17/01/2007

Pachi pum lo descubrió en enero de 2007

Comida típica en Viena

Este sitio nos lo recomendó una amiga y la verdad es que no nos defraudó. En el centro de Viena, callejeando un poco, se llega a este restaurante típico vienés. Decoración cuidada, sitio íntimo y tranquilo, ideal para una cena en pareja. En verano tiene terraza en la calle y puede estar muy animado. La comida está muy buena. No es barato, pero tiene un precio asequible y una tiene la sensación de estar en el corazón de viena comiendo los platos típicos. Nos salió por unos 30 € la cena. Bebimos cerveza austríaca y los platos eran tan abundantes que no nos los pudimos acabar. Lo recomiendo.

17/09/2007

Comida típica cerca del centro

Me encantó este restaurante. Fui dos noches a cenar siguiendo la recomendaciones de 11870.com .Esta en una callejuela, pero cerca del centro, a cinco minutos andando de la catedral. De precio está bien, sin ser barato y se come bien. Tienen comida típica de Viena, como Snitchel o el bizcocho con vainilla que probamos .El servicio bueno y atento. Tiene terraza, ideal para las noches de verano.