Ordenar por:

relevancia fecha

17/07/2015

English food

Agradable bar de copas, en especial gintonics y restaurante en tono british.
Con un amplia carta de ginebras, a mi parecer demasiado caro, 15 € el gintonic.
El fish&chips estaba bastante rico.
Decoración moderna, vandarguista y con un cierto aire pop. No falta el "chester" de la entrada.

17/05/2014

Comida que deja un poco que desear

Están abriendo demasiados sitios en Madrid que parecen prestar más atención a la decoración que a la comida, y el Bristol Bar es uno de ellos. Un sitio grande, con decoración de temática inglesa... tal vez algo recargada, pero el espacio es amplio y cómodo y eso se agradece mucho.

Pero la comida creo que no está a la altura. Yo pedí un fish and chips que estaba bastante bueno, con un rebozado sabroso y crujiente, pero que venía acompañado de unas patatas medio fritas y blandas y un puré de guisantes bastante malo. El pollo tikka massala que pidió mi acompañante, sin embargo, era un completo desastre: el curry estaba bastante insípido, el arroz venía pasado y el pan naan estaba completamente chicloso.

Ambos platos, bebidas y un café (no demasiado bueno, por cierto) salieron por 30€, que tampoco me pareció un precio acorde a la calidad de lo que comimos.

16/02/2015

Sólo copas.Hip!

Para tomar la primera ...... Amplia selección de Ginebras, que no las mejores........
Para comer, nada de nada..........

Hip!

09/09/2013

Decepción

Acudi a este local porque tenia entendido que era referencia en el mundo del Gin tonic y la verdas esque me esperaba mucho mas.
La decoracion del local no esta mal y el ambiente es agradable pero la preparacion y el servicio de los gin tonic deja mucho que desear. Fruta seca, hielo muy normalito y preparacion minima. Como tomarse un gin tonic en una discoteca cualquiera pero en copa de balon.
No sirve de nada tener 80 ginebras premium si luego una camarera antipatica te pone cuatro hielos, te echa una corteza de limon de hace dos dias toda seca, no te aromatiza la copa, te pone una burrada de alcohol que en lugar de tomarte un Martin Millers te estas tomando una
GINEBRA DEL LIDL. y para rematar te ponen una tonica caliente a toda pastilla con lo cual la burbuja se fue de paseo porque yo no la cate.
A favor de este local tengo que decir que la copa de balon estaba limpia.
UNA GRAN DECEPCION

30/03/2012

Pues debo suscribir lo dicho ya por aqui. Templo del gin-tonic??
A ver, no es cuestión de que se excedan en la liturgia, pero qué menos que si su fama viene de la ginebra, se tomen unas mínimas molestias como enfriar la copa, servir gran cantidad de hielo, aderezar cada ginebra con algo distinto....qué menos. No se tarda tanto y se agradecería.
El detalle de tener las botellas con "pitorros" en plan garito me parece un detalle de lo más feo.
Por cierto, tomé ISH, ginebra que publicitan bastante (a tenor de la gran imagen del escaparate) y ha sido la peor de esa marca que he tomado.
No creo que vuelva. En Madrid sobran sitios de 12-14 eur la copa y que la sirvan mejor que aqui es sencillo.

25/07/2011

pionero gin club

El más auténtico gin club de Madrid. Amplia y cuidada selección de vinos y espirituosos, especialmente ginebras claro, supervisada por la enóloga Ellie Baker, que se complementa con una carta de platos con clásicos británicos como Fish & Chips. Ellie y Fran Amejeiras son los propietarios, también responsables de la ginebra ISH. El local sirve auténtico brunch & english breakfast que también puedes tomar con un digestivo Gin&tonic, un Bloody Mary o Champagne.

Chulazo

Te has pasado un poquito no? que el sitio no es para tanto ni de lejos.

21 de octubre de 2011

17/09/2013

No esta mal para comer

Es un bar de copas y gintonics especialmente. Sólo he estado para comer con un precio de menú de 11,90€ y esta bastante bien. Cada plato tiene un toque especial.

09/11/2011

Vergüenzas de la Pérfida Albión

A la entrada una barra con un sofá chester bastante chulo, que quieras o no recuerda a Friends, y mesas altas. A continuación un pasillo con una pared de botellas Ish (que mira que está mala esa ginebra). Después el comedor. Tonos rojos y grises, estilo pseudo-clásico y casi en penumbras.

Servilletas de papel. Y de las cutres. Pedimos que nos las cambiaran por unas de tela pero no tenían otras. Y para colmo mantelito individual en polipiel roja, con un par. A partir de ahora pregunto al reservar, y si tienen servilletas de papel va a ir su santísima madre. Pero de dónde sacarán los redaños para cobrarte 60 pavos por comer y poner servilletas de papel.

Y la zampa. Manda huevos, que diría algún ex Ministro. Y a qué precios.

Selección de quesos ingleses (19,50 €) que a pesar de ser un plato recomendados por ellos no supieron decirnos cuales eran, así que es posible que me equivoque, aunque creo que no. Dos sin ningún interés, un brie, 100% british como todo el mundo sabe, corrientito, y un cheddar al que tuvimos limpiar los puntitos de moho blanquecino de llevar mucho en la nevera. El otro, el único un poco interesante, un buxton blue, pero como no me alimento con cosas podridas no puedo opinar.

Bombón de mi-cuit (14,00 €): mitcuit con manzana confitada y frutos secos. Nada del otro mundo, y menos a ese precio, pero no estaba malo.

Roast Beef (22,50 €). No sé si en algún momento estuvo rojo y sangrante, que es como mola, pero como lo sirvieron sobre un plato caliente lo que llegaron fueron tres trozos cauterizados. Por lo menos la salsa estaba buena.

Tarta de queso y lima con base de jengibre (7,50 €), buena de sabor pero con la textura de un ladrillo.

Tal vez para dar credibilidad todas las camareras, menos una española a la que desde el principio distinguimos por el gestillo, son hijas de la Gran Bretaña. A la altura del local.

La carta de vinos moderna y variada, aunque los dos primeros vinos que pedimos estaban agotados. ¿Casualidad o ganas de engordar la carta? Al final probamos un Olvena (18,00 €) que no me gustó, y esto sí que no es culpa de ellos. La de destilados muy buena, amplia y bien presentada. Lo que no entendí fueron los precios ¿Bluecoat más barata que Brokers? Pues a beber Bluecoat.

En mi opinión un buen bar de copas, caro e impersonal pero bueno, que en el ansia de rentabilizar las horas muertas fracasa como restaurante. Está visto que no basta con tener mesas y salida de humos. Parafraseando a Churchill, sangre, sudor y lágrimas les va a hacer falta para convertir esto en un verdadero restaurante.

Si quieres leer mi opinión más ampliamente, la de mi amigo Mengano, ver las fotos de nuestra comida, o saber que nos parecen otros locales, pásate por lascomidasdefulanoymengano.com.

24/02/2012

...quería hablaros de un local al más puro estilo british, pero de los chulos chulos, y sin salir de Madrid, el Bristol Bar. Este local cuenta con varios espacios, la zona de copas donde está la barra y varias mesitas altas, otra zona de mesas bajas perfectas para comer y la zona más especial de todas, recientemente inaugurada, el Churchill Loungue. Todo decorado con una cuidada y actual estética british.

Sigue leyendo en tictactable.com/tictacnews/bristol-bar-madrid/1031

18/04/2010

¿Y este es el templo del gin-tonic en Madrid?

Tiene una selección de más de 60 ginebras, vale.
Tiene varias tónicas para combinar (entre ellas la Fever Tree, tan de moda, y la Fentimans), muy bien.
Pero cuando a uno le cobran 14,50 euros por una Bull-dog con Fentimans (y aún más si al sitio algunos medios le otorgan el título de "templo de gin tonic"), lo menos que se puede esperar es que te preparen el combinado de una forma decente. Quizás no haga falta todo el ritual (tan teatrero como eficaz) con que elaboran el gin-tonic, por ejemplo, en los restaurantes D. Giovani, pero es que aquí te lo preparan de cualquier manera, casi como te lo servirían en cualquier bareto de carretera.
Eso sí, a la cinco de la tarde de un sábado, estaba casi lleno.

Laura Sanabria

Aficionada al gin-tonic que soy, no me apunto este sitio si no lo preparan con mimo, como dices ;) Me gusta que se tomen su tiempo. Cambio de ginebras según los días (London y cuando la tienen Plymouth), pero siempre con Schweppes, excelente mezcla de sabores afrutados y amargos.

27 de mayo de 2010

Chulazo

A mi hace poco me paso un tanto desagradable, fui con un compañero de trabajo y mi jefe a tomar un gin tonic después de comer un jueves, y efectivamente, en este sitio que como local ni fu ni fá nos cobraron por 3 beefeter 24 con fever tree 14.50 € por cabeza, mi jefe el primero que dijo que era un robo (y eso que dinero no le falta), creo que han cogido demasiada fama, el local ha salido publicado en varias revistas de ocio, y la dueña inglesa super borde se ha endiosado, a mi no me vuelven ver el pelo.

8 de noviembre de 2010

24/08/2012

Lugar adecuado para encontrar la ginebra que mejor se adapte a tu gusto. Tienen gran variedad. Pero nada más.
Con algunas carencias, no transmiten esmero en el servicio, a pesar de cobrar 12€ por cualquier copa.
Merece la pena visitarlo para comprobar que... NO ENCONTRARÁS TABURETES MÁS INCÓMODOS EN TODO MADRID!!!!

07/05/2009

gintonic!

Es un bar de copas y restaurante. La comida no es su principal fuerte, pero no se come mal. El pastel de cabracho me pareció sorprendentemente bueno! Lo mejor de este sitio es, sin duda, los gintonics. Tienen una carta espectacular con los diferentes tipos de ginebra, cada una con la explicación de lo que las hace diferentes. También te preguntan con qué tónica la quieres, pero para eso es mejor dejarte recomendar por la camarera - a nosotros nos tocó una chica inglesa encantadora.
No es buena idea quedar aquí si pretendes cenar y marcharte a casa, que las ginebras están muy buenas y animan mucho jeje..

11/10/2010

Gin sí, comida no.

Estuve el sábado comiendo en este sitio, previa reserva.
Es un local bastante bonito, con mesas separadas y sillas cómodas, bien decorado. Eso es lo que más me gustó del sitio.
Las camareras muy british, hablaban siempre muy bajo, nunca les entendías, ni entendían ellas lo que les decías.
Pedimos para compartir una ensalada garden, un pastel de cabracho y una tartaleta de verduras.Decidimos no pedir platos principales, ya que no había leído muy buena opinión de ellos, y por 20 euros sin iva para estar malos... (después de lo visto, me alegro de la elección)
Nos trajeron de entrante de cortesía melocotón con pulpo... sí, nosotros también flipábamos... pensábamos que eran patatas con queso (más lógico para el local, pero bueno...), bastante malo, sería mejor que prescindieran de eso.
La ensalada, desastrosa, consistía en unos brotes de lechuga y otros de espinaca (todos sin cortar los rabos), con un poco de tomate, maíz y cebolla roja testimonial. Eso aderezado con algo de vinagre de Módena; de lo peor que he probado en cuanto a ensaladas.
La tartaleta de verdura más bien era verduras fritas/cocidas en tulipa. Bastante sin más, nos esperábamos otra cosa. Puede que bonito, pero...
Y el pastel de cabracho pues... fue lo mejor, aunque tampoco me pareció excelente. Los frutos rojos casi no se notaban, y tenía espinas. También lo denominaría más que pastel, mousse o paté.
Pedimos un chupito de ginebra y sin más, muy fuertes, creo que después de haber bebido ginebra durante una época de mi vida, ahora que me he hecho casi abstemia no tengo el estómago para esas experiencias.
Postre no pedimos, pero viendo lo previo y los precios, preferimos dejarlo y tomar después un chocolate con churros en algún lugar seguro.
La cuenta, 44 euros. Sin más, no muy caro (también pedimos poco), pero salimos los dos bastante desencantados.
El lugar, aunque bonito y cómodo, no era agradable, y las camareras siempre estaban de pie mirando.
Eso sí, creo que se llenó para comer, supongo que estará de moda, porque ni el servicio ni la comida lo valen.
Por cierto, que los de al lado pidieron un sandwich y patatas fritas, tal vez en este sitio sea una sabia elección. También vi a varios con el pastel de cabracho; en mi opinión estaba algo fuerte, pero tal vez sea la mejor elección.
Yo, desde luego, puede que repita para tomar un gin-tonic; para comer, ni hablar.